jueves, 25 de agosto de 2016

Paquetitos de peras y chocolate

Y las vacaciones llegaron a su fin... ¿Cómo han estado? ¿Cómo los está tratando el mes de agosto? Les diré que a mí el descanso se me ha escapado con la velocidad de un fórmula uno; pero, que lo he podido disfrutar bastante: descansé (que lo estaba necesitando tanto como respirar), comencé a darle forma a algunos nuevos proyectos, me divertí experimentando en la cocina con nuevos platos, disfruté de buena compañía, me puse al día con un montón de películas, leí unos cuantos libros y me permití andar sin prisas, con el ritmo del antojo y la cadencia del sentirse relajada. Eso sí, los he extrañado mucho y siento una alegría enorme por volver a encontrarme con todos ustedes para compartir mi cocina. En honor a este reencuentro y para festejar la gran aceptación que ha tenido el Primer cuadernillo de recetas para descargar e imprimir de Bouquet Garni (A propósito de ello: ¡Gracias! ¡Mil gracias a todos ustedes quienes lo descargaron y me hicieron saber que les había gustado, resultándoles de gran utilidad!) los recibo con un capricho dulce de lo más sencillo - a la vez que sabroso - que pueden preparar hoy mismo para tomar el té, la merienda o un rico desayuno.




En la cocina en general, y en la pastelería en particular, hay parejas que se llevan de maravillas, se potencian y amalgaman como si hubieran nacido los unos para los otros. Esto mismo ocurre con las peras, almendras y chocolate. ¡No me digan que con solo nombrarlos y saber que ocuparán papeles estelares en una receta no se les alegra el corazón! ;)

Pues, hoy la cosa viene de paquetitos crujientes y doraditos por fuera con un corazón tierno y untuoso por dentro como para darnos un gusto, un capricho de vez en cuando con pocos (pero, lucidos) ingredientes y un ratito de preparación. ¿Nos ponemos a cocinar?




Lavamos muy bien 4 peras más bien duritas, las pelamos y cortamos en cubitos. Luego, las salteamos en 2 cucharadas de aceite de coco (puede ser en manteca/mantequilla) y le incorporamos 1/2 taza de vino generoso (si hay niños en casa, pueden omitir este ingrediente). Dejamos que el calor fuerte haga su trabajo, ayudando a cocer la fruta y a evaporar la mayor parte del alcohol. Una vez que esto ocurra, bajamos el fuego y continuamos cociendo hasta que se reduzca el líquido. Añadimos 2-3 cucharadas de azúcar integral/mascabo (todo depende de cuán dulce pretendan el relleno) y cocemos a fuego mínimo hasta que caramelice la fruta. Reservamos hasta que se enfríe.




Luego, incorporamos a la fruta ya fría y cocida 3/4 taza de almendras molidas y 1 taza de chips de chocolate (yo utilicé semi amargo). Integramos muy bien y reservamos hasta preparar la masa de hojaldre que utilizaremos.

Si bien el hojaldre preparado en casa es una excelente opción, no siempre disponemos del tiempo y el entusiasmo que requiere su realización. Entonces, podemos comprarlo en panaderías o comercios en donde sabemos lo preparan de muy buena calidad. En mi caso, utilizo masa de pastelitos (un dulce frito muy popular en mi país que suele prepararse, mayormente, para celebrar fiestas patrias, con rellenos de dulce/pasta/carne de membrillo o de batata y abundante baño de almíbar más decoración de granas/fideos de colores) porque la fábrica de pastas donde la adquiero hace un trabajo estupendo, logrando un producto de alta calidad y sabor inigualable. Sin embargo, si no consiguen masa de hojaldre de buena calidad o de pastelitos también pueden utilizar masa de empanadas/empanadillas.




Sobre la mesa de trabajo, disponemos las porciones de masa (si es hojaldre, cortaremos cuadrados del tamaño que más nos apetezca) y sobre la mitad de cada una de ellas ubicamos una generosa porción de la mezcla de fruta, almendras y chocolate. Entonces, humedecemos los bordes con agua (o con huevo batido) y cerramos cada una, cubriendo el relleno. Apretamos bien los bordes para que, al hornearse, no se abran y le realizamos un repulgo (el que les guste, les quede mejor o les parezca más decorativo. En este caso, cerré los paquetitos haciendo presión con un tenedor sobre el borde de masa porque me gusta el dibujo que presentan al dorarse). 

Ubicamos cada paquetito en placa para horno humedecida con rocío vegetal, los pintamos con huevo batido, mezclado con 2 cucharadas de agua potable (si lo prefieren, pueden utilizar agua en lugar de huevo) y le espolvoreamos por encima una lluvia de semillas de amapola. Por último, cocinamos en horno fuerte hasta que se doren.

Servimos templados o fríos, acompañados de un rico té de nuestra preferencia o un aromático café que nos seduzca.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Con estas cantidades se obtienen unos 20 paquetitos, realizados a partir de recortes de masa de hojaldre de unos 10-12 centímetros de lado.

Para este tipo de recetas, lo idea es que la fruta no se encuentre muy madura sino, más bien, firme para que al cocerla no termine convirtiéndose en puré, desmereciendo el producto final.

En lugar de este relleno, pueden utilizar manzanas con pasas y almendras, frutos rojos con mermelada de frutillas y nueces picadas o bananas caramelizadas con avellanas molidas y chocolate picado.




Como ya les indiqué, no es necesario utilizar vino generoso para preparar esta receta; sin embargo, le aporta mucho sabor al relleno. En su lugar, pueden emplear brandy o, en caso de haber niños en casa, pueden reemplazarlo por misma cantidad de jugo de naranjas.

De igual modo, pueden espolvorear semillas de sésamo sobre cada paquetito antes de hornearlos, en lugar de las de amapola. 

Si lo desean, pueden reemplazar la masa de hojaldre por masa filo, respetando el hecho de que cada paquetito deberá estar formado por una superposición de 3-4 capas de masa unidas por manteca clarificada o aceite de coco (también puede ser cualquier otro aceite). En ese caso, no será necesario pintar con huevo batido para adherir las semillas para la decoración final, ya que la materia grasa que utilicen para pincelar la masa será suficiente.




¿Qué dicen? ¿Me acompañan con estos caprichitos dulces? ¿Qué les ha parecido mi propuesta? De corazón, espero que les guste y los conquiste con su sabor delicado y tentador. En casa, les encantan y no quedan, en un abrir y cerrar de ojos, ni las migas cada vez que los preparo :)

Les deseo una excelente semana. Pásenla muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y anímense a experimentar en la cocina que siempre algo bueno resulta ;) ¡Hasta la próxima!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Fanette Design/Tracy Martin Scrapbook Designs/Palvinka Designs/Studio Flergs/Bouquet Garni Recetas 


 



viernes, 29 de julio de 2016

No te pierdas el Primer cuadernillo de recetas para imprimir y descargar de Bouquet Garni Recetas

Pst... ¿Hay alguien por ahí? Sé que este blog está de vacaciones y así permanece, pero me acerqué para recordarles que quedan pocos días para poder descargar e imprimir el Primer cuadernillo de recetas de Bouquet Garni con un montón de Sopas exclusivas que no han sido publicadas aquí, porque el cuadernillo fue creado especialmente para los seguidores del blog.




Por eso, les recomiendo que se apresuren para descargar su ejemplar, puesto después del 31 de julio pasará a la historia, quedando como un lindo recuerdo para quienes lo conserven ;)

Visiten la entrada Primer cuadernillo de recetas para imprimir y descargar de Bouquet Garni, sigan las instrucciones y diviértanse cocinando.

Pásenla lindo y... ¡Nos vemos en algunas semanas! 

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

viernes, 15 de julio de 2016

Hamburguesas de cebada y lentejas

Antes que nada, quiero agradecerles enormemente la estupenda acogida que ha tenido el Primer cuadernillo de recetas para imprimir y descargar que he preparado especialmente para los seguidores del blog. Y, además, quiero darles mi más profundo agradecimiento a quienes han recomendado en sus propios blogs el cuadernillo, invitando a sus seguidores a que se den una vuelta por mi cocina. De corazón: ¡Mil gracias por su generosidad!

Les recuerdo, a propósito de esto, a quienes todavía no lo han descargado, que aún están a tiempo porque el link/enlace de descarga estará habilitado sólo hasta el 31 de julio y, luego, será un lindo recuerdo que podrán conservar aquellos que se han tomado el trabajo de seguir las reglas para la descarga (bastante sencillas y comprensibles, según creo). A propósito de eso, ni el requerimiento previo de hacerse Seguidores del blog (en caso que no lo sean todavía, claro está) ni la descarga en sí misma implica conocimientos especiales, solicitudes extrañas ni demora más que algunos poquitos minutos. De modo que los remolones ¡¿qué están esperando todavía?! ¡Vamos! ¡A moverse o se quedarán con las manos vacías! ;)

Y ahora sí, a lo que hemos venido... La receta de hoy es muy fácil y práctica, como todas las de hamburguesas vegetarianas. Fácil porque se preparan en un rato, con ingredientes que tenemos en casa, y prácticas porque podemos hacer cantidad, congelarlas y utilizarlas cuando más nos convenga. En sándwich, al plato, con ensaladas o acompañadas de una guarnición/acompañamiento caliente nos pueden resolver una comida o salvarnos de un apuro con muchos nutrientes, abundante sabor y bastante gracia.




Aquí, les he traído unas hamburguesas de cebada perlada y lentejas que les gustarán muchísimo, permitiendo, además, incorporar la cebada en otra receta del menú diario.




Bueno... ¡Basta de charla! Y nos ponemos a cocinar ;)

Cocinamos 250 gramos de cebada perlada, dejando que se pase un poquito (es decir, que quede apenas algo pastosa, ligeramente pasada del punto justo de cocción) y la reservamos hasta que se entibie.

Entonces, en un bol mezclamos la cebada que habíamos reservado junto con 1 taza de lentejas cocidas (yo utilicé lentejones, pero pueden emplear las que tengan en casa o las que más les gusten). 

Con minipimer, procesador de alimentos o robot de cocina, procesamos la mezcla hasta obtener una pasta más o menos homogénea. En mi caso, como me gusta que se puedan reconocer, al menos, algunos de los ingredientes de la preparación, dejo la masa/pasta un poquito rústica, con algunas lentejas a la vista, por aquí y por allá.





Entretanto, incorporamos 1 taza de queso rallado (yo empleé Provolone; pero, pueden utilizar el que tengan a mano) y agregamos 1 cebolla, 1 zanahoria y 1 zucchini/calabacín, cortados en brunoise y salteados previamente en 1 cucharada de aceite de coco (en su lugar, puede ser el que más les apetezca). Condimentamos con sal, pimienta, nuez moscada, 1 cucharadita de orégano y 1 cucharadita de cúrcuma, y mezclamos bien hasta integrar todo. 
 



Luego, tomamos porciones de la pasta con una cuchara y rellenamos con ella una cintura/aro de metal del tamaño que más nos guste para nuestras hamburguesas (hay quien las prefiere gorditas y generosas y quien las escoge algo menos rellenitas).

Por último, las pasamos por el empanado que hayamos elegido. Puede ser pan rallado tradicional, copos de papa deshidratada, panko/pan rallado japonés o, como en mi caso, por una mezcla de avena en copos y copos de maíz sin azúcar molidos o procesados a los que les añado una mezcla de semillas de sésamo blanco, negro e integral.




Para cocinarlas, podemos optar entre freírlas, hornearlas o prepararlas a la plancha-chapa-asador-barbacoa. Yo elijo hornearlas (a fuego fuerte hasta que se doren de ambos lados) porque me gusta mucho el resultado que obtengo, dejando las hamburguesas bien doradas y crocantes por fuera mientras que esconden un corazón cremoso y bien sabroso por dentro.

Después, es hora de disfrutarlas en sándwich o al plato acompañadas de ensaladas, purés de vegetales o verduras asadas. Como ven, es una comida estupenda para cualquier momento del año: podemos comerlas calentitas o mientras disfrutamos del mar, la playa y los paseos al aire libre ;)




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Los lentejones de la receta pueden ser reemplazados por lentejas coral/rojas, amarillas, belugas, pardas, verdes... Recuerden que para su cocción, lo ideal es dejarlas en remojo previo por entre 8 y 12 horas, junto con una hoja de laurel (que también utilizaremos al cocerlas porque ayuda a eliminar los inconvenientes desagradables que pueden provocarnos, a nivel intestinal, cuando las consumimos). Asimismo, debemos cocinarlas en agua fría y, en caso que requieran más agua para terminar este proceso, ésta también deberá estar fría. Lo ideal es hacerlo a fuego bajo o medio, manteniendo un hervor constante.

Como saben, prefiero cocinar las lentejas yo misma; sin embargo, si lo desean, pueden utilizar lentejas enlatadas. Eso sí, en ese caso, recuerden enjuagarlas muy bien para quitar todo vestigio del líquido de la conserva.

Si no cuentan con un aro o cintura para dar forma más prolija a las hamburguesas, bien pueden formarlas ayudándose con las manos (como lo han hecho toda la vida madres y abuelas).




Como les comenté antes, pueden aprovechar un rato de tiempo y preparar una buena cantidad (con estas proporciones se obtienen unas 12 hamburguesas de generosas proporciones) para congelarlas y utilizarlas más adelante, ya que duran unas cuantas semanas en el freezer. Además, no son muy trabajosas ni nos obligan a perder mucho tiempo detrás de ellas.

Si lo desean, pueden reemplazar la cebada perlada por arroz integral, trigo sarraceno, quinua/quinoa, mijo, amaranto..., respetando, en cada caso, los tiempos y formas de cocción. De igual manera, pueden incorporar a la receta este o aquel vegetal que tengan en casa (espinaca, acelga, remolacha, hojas de remolacha, zapallito redondo, puerros, pimiento, calabaza...) y descartar aquel otro. Mientras tanto, las lentejas pueden sustituirlas por porotos (cualquiera de sus variedades), garbanzos o arvejas/guisantes. Lo bueno de este tipo de recetas es que nos sirven como guía e inspiración para hacerlas tal cual o para utilizar los ingredientes que tenemos en casa.




¿Qué les ha parecido mi receta? ¿Utilizan habitualmente cebada perlada en sus cocinas? ¿Preparan, de vez en cuando, hamburguesas vegetales? ¿Le gustan a tu familia, incluso a los carnívoros fanáticos?

Y, ahora, me despido de ustedes hasta el 25 de agosto porque me tomo un descanso. La verdad es que mi cuerpo y mi mente me lo están reclamando a grito vivo, y está claro que necesito prestarles atención. Desconectarme un poco, descansar, darle forma a algunas ideas que me dan vueltas por la cabeza, llevar adelante una serie de proyectos que tengo a medio camino, pasear más, experimentar algunas nuevas recetas... y bajar algunas revoluciones para regresar con aires renovados e ideas más frescas ;) Eso sí, si tienen alguna duda, consulta o inquietud respecto de las recetas, pueden escribirme que - encantada de la vida - les daré pronta respuesta (porque me tomo unos días de vacaciones; no me mudo de planeta Jajaja).


Sea que viven por aquí y disfrutan del invierno o que están divirtiéndose en el verano, les deseo que la pasen muy bien, pasen tiempo de calidad con sus seres queridos y experimenten en la cocina (porque siempre algo bueno sale de allí).
¡Nos vemos a la vuelta! ¡Pásenlo lindo y estén muy bien!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Aimee Harrison Designs/Blagovesta Gosheva Digital Scrapbooking Design/Bouquet Garni Recetas

jueves, 7 de julio de 2016

Primer cuadernillo de recetas para imprimir y descargar de Bouquet Garni Recetas

¡Suenen trompetas! Hoy no traigo receta. O, más bien, hoy les traigo un montón de recetas de regalo. No, no es aniversario del blog, ni mi cumpleaños; tampoco mi onomástico, ni fiesta de guardar... ¿Pero, es que, a caso, para regalarle algo a un amigo tiene que ser una fecha especial? ¡No, claro que no!

Hoy les presento el Primer cuadernillo de recetas para imprimir y descargar de Bouquet Garni que he preparado especialmente para cada uno de ustedes, respondiendo, ni más ni menos, al pedido que me han venido haciendo, por aquí y por allá, para poder tener las recetas de Bouquet Garni en papel (o para poder mirarlas y almacenarlas en cualquier dispositivo como Tablet, teléfono celular, notebook, lector de libros electrónicos...) en sus cocinas, a la hora de decidir menú y preparar las comidas. Por eso, pensé en regalarles una selección de recetas que no han sido publicadas en el blog (¡Sí, son estreno absoluto!). Ha sido un duro trabajo de horas y horas en la cocina y frente a mi PC; sin embargo, me he divertido a lo grande con algunas de las recetas que preparo habitualmente en casa, probando nuevos platos y editando todo en este trabajo final que, de corazón, espero les guste, lo aprovechen y disfruten :)




Por estas partes del planeta (Hemisferio Sur-América-Argentina-Buenos Aires), estamos en pleno invierno y la sopas se imponen con firmeza porque nos permiten caldear el cuerpo y templar el alma, dándonos fuerzas, ayudándonos a reponerlas y a llenar la panza con alimento y mucho mimo. Por eso, les quiero regalar un cuadernillo a pura sopa. Sí, con un montón de recetas sencillas y gustosas para que disfruten en familia, se preparen al regresar de un día de trabajo, como primer plato o plato único. Para lucirse con los suyos o con invitados, para probar nuevos sabores y combinar ingredientes, texturas y aromas sin complicarse mucho en el proceso. Para conquistar a los más chicos y deleitar a los más grandes... En fin, para disfrutar de esta época del año con placer por los platos de cuchara. Claro que, para quienes se están deleitando en el verano del Hemisferio Norte sólo me queda decirles que, como bien saben, tarde o temprano, a todos nos llega el invierno. La diferencia de norte-sur que nos separa es infranqueable porque contra la geografía no se puede ir; sin embargo, a ustedes también quiero regalarles estas recetas que, de seguro, ahora mismo no les van a interesar, pero que el próximo invierno podrán tener en cuenta a la hora de armar el menú diario ;)




¿El cuadernillo es para todo mundo? Sí, para todo aquel que lo desee.

¿Hay que comprarlo? De ninguna manera porque es un regalo.

¿Existe algún requisito para poder descargarlo? Sólo uno: que sean Seguidores o amigos del blog (puede ser a través del propio blog, Bloglovin o de Google+). Si todavía no lo son, pueden hacerse Seguidores ahora mismo y descargar, así, el cuadernillo.

¿Estará disponible por tiempo indeterminado? No, sólo podrá descargarse durante este mes de julio. Es decir, estará disponible hasta el 31 de julio de 2016. Por eso, será mejor que ya mismo se hagan Seguidores del blog y lo descarguen para empezar a disfrutar de un montón de sabrosas y nutritivas recetas, para probar y convidar.

¿Puedo recomendárselo a mi hermana, compañera de oficina, vecina del edificio y mis amigas de cerámica? ¡Claro que sí! Lo único que les pido es que inviten a aquellas personas a quienes consideren que les puede interesar a que visiten el blog y sigan las reglas para descargar el cuadernillo. Como reconocimiento al trabajo que me he tomado al prepararlo, si les gusta y les parece útil, les ruego que no compartan el link/enlace de descarga en sus blogs, perfiles de Facebook, foros (y cualquier otro medio o redes sociales) sino que hagan mención a él para que todo aquel que esté interesado pase por aquí para descargarlo.

¿Habrá nuevos cuadernillos?  ¡Sí, esa es la intención! Ya tengo en mente nuevas ideas y proyectos :D




Sólo me queda contarles un poquito con qué se encontrarán en este cuadernillo. Pues, podrán disfrutar de sopas crema y sopas de estilo clásico con algunas vueltas de rosca: Desde una exquisita sopa cremosa de zucchinis/calabacines hasta una versión propia de sopa francesa de cebollas, pasando por una sopa de quinua y vegetales, una de brócoli con queso Cheddar, una sopa de porotos, cebada y champiñones; una de calabaza, lentejas rojas y huevo o una sopa de espinacas (¡y muchas más!). Hongos Portobello, amaranto, maíz, calabaza, coliflor, puerros, garbanzos, papas, apios, avena, semillas de girasol o calabaza y zanahorias se suman a la fiesta para deleitarlos con todos sus sabores en exquisitas combinaciones que lograrán seducirlos y conquistarlos definitivamente. Además, cada preparación indica las cantidades de porciones que se pueden obtener, así como si la receta es Libre de Gluten, Vegana o ambas. ¡Ah! Y, como siempre, algunas recomendaciones, consejos y sugerencias de reemplazos para que todo mundo pueda preparar las recetas ;)




Una última explicación - por si nunca han hecho algo así o tienen dudas al respecto - sobre el proceso de descarga del cuadernillo. Aquí abajo encontrarán el enlace para la descarga; sólo hagan click en él y allí tendrán, ante sus ojos, el cuadernillo en formato pdf para imprimir o descargar y guardar donde más les guste ;)

Y no les doy más perorata, así pueden seguir los pasos para descargarlo y empezar a disfrutar de las recetas. ¡Qué les aproveche!


DESCARGAR AQUÍ
(el enlace ha sido deshabilitado)


Espero que les guste mi regalo, que se beneficien plenamente de su contenido (aún, si deben imaginarse el futuro invierno porque ahora le escapan a la sopa como al propio cuco/coco...) y los espero la semana próxima con más recetas. Hasta entonces, pásenla muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina.

 Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


jueves, 30 de junio de 2016

Galette de cebollas, champiñones y espinacas baby

Las tartas son siempre una salida práctica, rendidora y elegante para resolver una comida. Podemos rellenarlas de cuanta cosa se nos ocurra, aprovechando, incluso, este poquito de ingredientes que nos han quedado por aquí y ese otro poquito de sabores que encontramos por allí. La galette, entonces, con su aspecto rústico, simple e informal es el caballito de batalla siempre listo para salir al ruedo. Poca masa, mucho relleno, de corazón abierto nos muestra, de inmediato, su esencia y nos invita con aromas y estímulos visuales a convidar, celebrar y reunirnos a la mesa para compartir.




Hoy, les propongo preparar una Galette súper práctica, con una masa bien sequita (a diferencia de las más tradicionales que son hojaldradas y con bastante materia grasa), con harina integral y perfume a hierbas, que podemos realizar en sólo un  ratito de tiempo y dejar lista para la cena. Para comerla caliente o templada, disfrutando de la sencillez que nos brinda una masa sabrosa, unida a un relleno exquisito y suculento.




Para preparar esta tarta con reminiscencias francesas comenzaremos por la masa: En un bol, mezclamos 150 cc. de agua potable a temperatura ambiente junto con 1/4 pocillo de aceite (el que prefieran), 1 cucharadita de sal y 1/2 cucharada de finas hierbas (en este caso: orégano, estragón, hinojo y ciboulette deshidratados). Añadimos 4 cucharadas de harina integral fina (en mi caso, orgánica) y 2 cucharadas de harina leudante/para repostería que incluye polvo para hornear. Integramos y amasamos hasta lograr una masa lisa (como siempre que preparamos masas, les recuerdo que estas cantidades pueden verse modificadas por la textura de la molienda de las harinas, la humedad ambiente y hasta la altitud en la que se encuentren viviendo. Por ello, puede ser que para obtener la masa se requiera de algo más de ingredientes secos o de líquidos). Dejamos que descanse unos 10-15 minutos.




Entretanto, realizamos el relleno. Para ello, rehogamos en 1 cucharada de aceite de coco (o el aceite de su gusto) 2 cebollas grandes (una morada/roja y una criolla/blanca o amarilla), cortadas en juliana. Cuando transparentan, le añadimos 200 gramos de champiñones de París, cortados en láminas. Dejamos que se doren algo antes de revolver y añadimos 150 gramos de espinacas baby crudas (¡orgánicas, mucho mejor!). Para sazonar, utilizamos 1/2 cucharada de condimento caprese ahumado (mezcla ahumada de ajo en polvo, tomates secos picados, albahaca deshidratada y molida), sal, pimienta y nuez moscada, 1 cucharadita de orégano, 1 cucharadita de cúrcuma y 1 cucharadita de queso vegetal (conjunto de vegetales deshidratados, especias, hierbas y algas deshidratadas junto con semillas de girasol y de calabaza molidas).

Con palote/rodillo estiramos la masa hasta dejarla bastante fina (tampoco exageren para que no se rompa al cocinarla, quedando crocante y dorada). En el centro, disponemos el relleno de vegetales que preparamos previamente y cerramos con la masa que nos quedó libre, alrededor del relleno. Reconozco que a mí me gusta con un poco más de masa a la vista que lo que se suele dejar a las galettes tradicionales (en especial, si el contenido no es muy sostenido), pero eso es cuestión de gustos; si así lo desean, montan un poco menos de masa sobre el relleno para que éste se luzca más ;)




Sin preocuparnos mucho por la prolijidad de la forma, pero con cierta gracia, montamos sobre la mezcla de vegetales rehogados - aunque dejando la parte central al descubierto - la masa, superponiendo un poco cada parte y coronamos con unas rodajas de mozzarella. Espolvoreamos con orégano y nuez moscada, y cocinamos en horno moderado hasta que la masa se dore y el queso se gratine. Servimos caliente o tibia. 




Algunas observaciones y recomendaciones finales: En esta receta pueden utilizar tanto una mezcla de cebollas (como en mi caso, moradas/rojas y criollas/blancas o amarillas) como puerros, echalotes/chalotas, ajos tiernos...o solamente alguna de estas variedades.

De igual manera, si lo prefieren pueden reemplazar las espinacas baby por sus hermanas mayores, acelga, pak choi/bok choy, kale/col rizada o repollos/coles blancos o morados/lombardas. Entretanto, las hierbas de la masa pueden ser sustituidas por la mezcla de su gusto o por semillas de sésamo, chía y amapola. Del mismo modo, las hierbas utilizadas en el relleno pueden ser las de su preferencia o las que tengan en casa.

En caso de no conseguir champiñones de París, pueden sustituirlos por hongos Portobello, hongos shiitake, ostra o aquellos que encuentren en mejores condiciones en el mercado (incluso, por hongos secos rehidratados en té Earl Grey o vino).

Si lo desean, pueden reemplazar la mozzarella por queso azul que combina de maravillas con las espinacas, cebollas y hongos en general. Asimismo, pueden emplear una combinación de ambos quesos o pueden incorporar algo de queso rallado (el que tengan en casa) a la mezcla para aportar más sabores.

Permitan que el relleno se enfríe bien antes de armar la tarta para que no se humedezca demasiado la masa, perdiendo su textura crocante característica.




Como ven, este tipo de tartas es una solución práctica y poco solemne para una cena, una comida informal con fundamento, una cena que dejamos preparada o para llevar a un picnic o salida de fin de semana. Sabrosa, completa y nada complicada se luce por su sencillez de apariencia y su deliciosa combinación de sabores.

¿Qué les parece mi propuesta? Espero que les guste y los tiente a prepararla con este relleno o el que se les ocurra a partir de mi receta ;)

Nos reencontramos la semana que viene. Hasta entonces, espero que estén muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina.


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Cornelia Designs/Designs by Connie Prince/Aimee Harrison Designs/Bouquet Garni Recetas