Guiso otoñal de lentejas

El otoño, poco a poco, irá dando paso al invierno y, con estos días más fríos, el cuerpo pide calorías para mantener la usina en funcionamiento. Entonces, los guisos y guisados pisan fuerte, convirtiéndose en aliados de nuestro menú.
En casa, preparo un abundante y gustoso guiso de lentejas con muuuchas verduras que no tiene nada que envidiarle a su primo cárnico. Claro, es cuestión de gustos y de hábitos... Por ello, te presento mi versión otoñal y vegetariana de guiso de lentejas para que la pruebes. Quién te dice que tenga tanto éxito como la versión tradicional, pero con menos grasas y menos "¡Ay, qué me duele la panza de tanto que comí!".

Estos son los ingredientes... 




Primero, seleccioná (siempre se encuentran regalitos indeseables en los paquetes o bolsas: piedritas, semillas poco agradables...) y limpiá bajo el chorro de la canilla 1/2 kilo de lentejas o lentejones de tu gusto. Luego, las hervís en agua limpia hasta que alcancen un punto medio (ni cocidas totalmente, ni crudas) y las reservas escurridas.

Mientras tanto, cortas en pequeños cubitos 2 cebollas regordetas y bien alimentadas, y medio morrón rojo. Además, picá un atado de puerros  y un puñado generoso de ciboulette. Por último, cortá en pequeños cubos 3 zanahorias lindas y en cubos medianos 4 ó 5 papas grandes.

Poné a hervir 250 gramos de chauchas (o un paquete de chauchas congeladas) y 3 choclos (o un paquete de choclo congelado). Una vez que los retires del fuego, los escurrís muy bien; en el caso de  los choclos, los desgranás y, en el caso de las chauchas, las cortás a la mitad o en tres partes.

Aparte, cortá en cuartos 3 tomates redondos bien carnosos y fortachones. Colocalos en el vaso del mixer y procesalos hasta que quede formado el puré de tomates de tu guiso.

Una vez que la verdura esté hervida, pero crujiente y los vegetales estén cortados, llega el momento de comenzar a preparar la receta.

En una olla bien alta, colocá una cucharada de aceite neutro. Rehogá allí las cebollas, los puerros y el ají, condimentándolos con una linda hoja de laurel (pueden ser dos), sal, pimienta, orégano, tomillo y una pizquita de romero. Una vez que estén traslúcidos, brillantes y blandos, añadí el puré de tomate, el ciboulette picado y rectificá la sazón. Cuando comience a hervir, incorporá las papas y las zanahorias. Unos minutos más tarde, añadí el resto de los vegetales,  volvé a sazonar con sal, pimienta, pizca de pimentón (dulce o picante), orégano y tomillo. Cociná a fuego medio.

Por último, cuando las papas, zanahorias y chauchas se encuentren en un estado avanzado de cocción (¿Cómo me doy cuenta? Están mucho menos crujientes y compactos que cuando están crudos, pero todavía no están listos para anunciar "¡A comer!"), añadí las lentejas para que terminen de cocinarse y tomen los sabores de los vegetales, hierbas y especias con que las preparamos.

Cuando pruebes el guiso y tanto los vegetales como las legumbres estén cocidos y a tu gusto, apagá el fuego y mantené tapada la olla por unos 5 minutos para que los sabores se asienten, amalgamen y complementen.



Serví el guiso acompañado de rueditas de pan tostado en sartén y a disfrutar de una receta clásica en su versión vegetariana. Eso no quita que también puedas adaptar esta receta a los gustos de tu gente y le añadas la cuota de carne de tu preferencia.




Recordá que esta es una preparación que al estacionarse (de un día para el otro o  guardada en envases herméticos en el freezer) toma mejor sabor, porque los ingredientes se acentúan y combinan con mayor fuerza.

Es verdad que lleva algo de trabajo. No te lo voy a negar, pero la satisfacción de comer un rico guiso un día de frío no tiene precio. Intentalo y disfrutalo con tu familia, con tus padres; compartí la receta con amigos, vecinos y conocidos. No te vas a arrepentir y, como siempre te digo, atrevete a jugar con esta receta para enriquecerla con ingredientes que te gustan más o permitite licencias para agregar esto o aquello.

¡Bon appétit y a disipar el frío con guisos y estofados!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Hola! Estoy metiendome de a poco en el mundo vegetariano. Preparé el guiso la semana pasada y quedé muy feliz. No hay como la comida hecha por uno mismo. Muchas gracias. Delicioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rodolfo, me alegra mucho que la receta te guste. Me hace muy feliz saber que te sirvió como inspiración para animarte a prepararla. Como bien decís: no hay nada como la comida casera, preparada con nuestras propias manos, conociendo la calidad de los productos que utilizamos en su preparación.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola, mi nombre es Mariana y soy vegetariana, esta receta es casi igual a la que hago yo. Ahora voy a hacer esta y luego les cuento! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariana, espero que te guste mi receta. Si la probás, contame qué te ha parecido.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores