Pan relleno de quesos, cebolla, tomates y hongos

El invierno invita al calorcito del horno, el perfume del pan casero, los gustos que nos damos con la excusa del frío. Claro que un rico pan casero es bienvenido en cualquier momento del año, pero el invierno es la excusa perfecta para experimentar con  ideas y recetas, probar nuevas combinaciones y practicar nuevas preparaciones.




Si los panes con semillas y harinas especiales (ya les pasaré unas cuantas recetas en el futuro no muy lejano) son una delicia, esta propuesta les va a encantar porque es apta para principiantes, levadura-fóbicos (sí, aquellos que le tienen miedo a la levadura y creen que son incapaces de dominarla) y cocineros en general. ¿Por qué? Porque ésta es una receta de pan sin levadura, que se prepara en un ratito nada más (ya saben que no tengo toooodo el tiempo del mundo para estar cocinando), deliciosa y que además tiene un  plus: ¡El pan es relleno! Con un exquisito, suave, delicado, aromático y agradable relleno de quesos, cebolla, tomates y hongos Portobello. No me digan que ya no se les hace agua la boca...

Primero lo primero. Como la preparación lleva tomates secos, poné a hidratar dos puñadotes de tomates secos en agua caliente. Dejalos ahí hasta que se hinchen y crezcan considerablemente o hasta que llegue el momento de cortarlos y preparar el relleno (lo que ocurra primero).

Ahora sí arrancamos con la receta propiamente dicha: La masa. Básica, simple y que se prepara en un abrir y cerrar de paquetes (de harina).






En un bol poné la sal y disolvela en el agua tibia; después, añadí el aceite y mezclá bien. Poco a poco, agregá la harina hasta formar un bollo de masa suave. Amasala por unos minutos y envolvela en papel film para dejarla descansando en la heladera por, al menos, 30 minutos (si te la olvidás un rato más porque estás ocupada en otras cosas, no importa).

Mientras la masa descansa, leuda y trabaja en la heladera, prepará el relleno.

Rehogá en una sartén o cacerolita 1 cebolla grande cortada en cuadraditos con 1 cucharada de aceite neutro. No la condimentes para evitar que suelte sus líquidos. Escurrila muy bien (porque el exceso de líquidos en el interior del pan malogrará todo tu esfuerzo y hará que el relleno se escape con facilidad del interior de la preparación) y reservala.

Escurrí cuidadosamente los tomates que estuvieron en remojo y cortalos en fina (o no tanto) juliana. Además, cortá en tiritas o juliana 200 gramos de hongos Portobellos (previamente bien limpios). Ahora, en una sartén o cacerolita, rehogá ambos ingredientes sin añadirles ningún condimento. Chequeá que no quede líquido en la preparación y reservalos.

Además, cortá rodajas, fetas o lonjas del queso que te guste o tengas en casa; puede ser queso fresco, Port salut, Camembert, brie o queso azul. Yo utilicé queso fresco descremado porque no quería que su sabor apagase el de los demás ingredientes. Pero, dejo eso a tu gusto o tu heladera.

Por último, rallá unas 2 tazas de queso Sardo, Parmesano o Reggianito y reservá.

Antes de rellenar, condimentá la cebolla con sal, pimienta, orégano, tomillo y romero frescos o secos. Luego, hacé lo propio con los tomates y los hongos.

Llegó la hora de armar nuestro pan. Retirá la masa de la heladera y, sobre la mesa apenas enharinada, estirala con la mano o ayudándote con un palote. Cortá la mitad de masa para obtener las dos partes que conformarán tu pan.

Con la mano o palote, andá dándole forma rectangular o de pan a la masa que contendrá el relleno. Una vez que obtengas el tamaño y espesor deseado... ¡¡A rellenar!!  Eso, sí, primero colocá la masa en una placa para horno ligeramente aceitada (repartí el aceite con un papel absorbente para que cada rinconcito de la placa quede uniformemente aceitado, como te enseñé a hacerlo en Facebook).

Primero, un colchón de cebolla. Encima, una capa de tomates y hongos. Por encima, las rodajas de queso. Condimentá el queso con orégano, tomillo, pimienta y nuez moscada (recién molida y rallada, respectivamente). Por último, una lluvia de queso rallado.






Con la otra porción de masa que separaste, repetí la operación para obtener la cubierta del pan. Estirala dándole forma similar a la anterior y antes de cubrir el relleno, mojá con agua ambos bordes para que durante la cocción no se abra el pan ni se escapen los ingredientes. Cubrí y uní haciendo presión con los dedos.

Antes de poner a hornear, realizá unos cortes u orificios (yo preparé dos panes; a uno le practiqué orificios, al otro, cortes) en la capa superior de masa para que, por allí, pueda despedir los vapores de la cocción.




Llevá a horno medio (180-200° C) por unos 20 ó 25 minutos. La corteza debe quedar dorada y la miga tierna.




Serví acompañado de una ensalada verde de rúcula o espinacas bien tiernas.




Te aseguro que el pan le gustará a toda tu familia y amigos. Acepta otros rellenos, aunque éste - a medio camino entre lo rústico y el glamour - le queda de mil maravillas.




Te invito a que lo pruebes y me cuentes los resultados. ¡Bon appètit! y hasta la semana que viene.

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. ¡Que rico se ve esto, por Dios!. Es que nada más verlo apetece comerlo al instante. Yo no soy buena con las masas para pan, si no lo haría en casa, porque, y repito, que rico se ve. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No, Carolina. A no bajar los brazos! Justamente, esta es una masa de pan súper fácil hasta para aquellos que le huyen a preparar pan porque "si el leudado esto y si el desgasificado aquello". Es muy simple de hacer y te traerá grandes satisfacciones porque se prepara con harina de repostería. Es tan sencilla como la masa de una tarta. ¡Ánimo y a prepararlo que seguro te quedará riquísimo!
      Gracias por los elogios. Un cariño grande.

      Eliminar
  2. Me encanta hacer pan y he visto muchos panes rellenos pero siempre de embutidos, tipo salchicha o chorizo, nada que ver con esta delicia.
    Aunque ahora llevo algún tiempo sin prepararlo, te aseguro que éste no me lo pierdo, pues lo voy a poner en mis preferentes.
    !Ahh, qué cantidad de platos para mirar tienes Garni y a cual más interesante y rico!.
    Los iré viendo poquito a poco y con sumo gusto.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que te guste la propuesta, Maria! Y gracias por tus elogios y comentarios. Me pone muy feliz que te agraden mis recetas.
      Cariños.

      Eliminar
  3. Que maravilla, esto es como un gran bocadillo relleno con sabor a pizza. Me lo guardo para cuando consiga quitarme lo cogido en las fiestas.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste la receta, Cocina en familia. Es bien práctica porque no hay que esperar a que leude la masa y tiene un sabor delicado, algo rústico, con aires a pizza.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. ME PODRIAS DECIR EL VLAOR DE MEDIO POCILLO EN TZ O ML POR FAVOR GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cofee Book, medio pocillo de café equivale a unos 40 cc. de aceite aproximadamente.

      Eliminar
  5. Exquisito se ve!!!!! Es mi próxima receta a realizar!!! Hace tiempo que quiero cambiar a algo rico y que incluya la suavidad del pan y lo sabroso del relleno que veo en tu receta.Manos a la obra !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que este pan es a prueba de principiantes y te hará lucir como un experto en la cocina. Es sabroso, bien jugoso y con un relleno exquisito. Seguro te queda estupendo.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola! Te cuento que preparé el pan, aunque con algunos ingredientes menos para no salir a comprar (sólo queso y cebolla). Está terminando de cocinarse en el hornito eléctrico y ya se ve que quedó buenísimo. Mil gracias x la receta y un beso grande

      Eliminar
    3. Giselle, me alegra mucho que te haya gustado mi receta :)
      Lo divertido de cocinar es que podemos cambiar, añadir o quitar esto o aquello de una preparación, valiéndonos de los que tenemos en casa y disfrutando de los resultados obtenidos ;)
      ¡Muchas gracias a vos por dejar tu comentario!
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores