Budín de frutos rojos

Esta receta comenzó donde nacen casi todas las recetas: con un producto, o un grupo de ellos, que nos sirve como disparador. ¿Qué puedo preparar con estos ingredientes?

En mi caso, se trataba de un paquete de mix de berries (frutillas, arándanos y frambuesas) congeladas (es una lástima que en Buenos Aires casi no podamos conseguir berries frescas porque, en su mayoría, se exportan o se emplean para preparar confituras y dulces...) y una cajita de arándanos frescos gorditos y hermosos.

No lo pensé mucho y decidí preparar un budín de frutos rojos para la hora del té.




La verdad es que la receta resultó de la suma de varias preparaciones que tenía anotadas en mi cuaderno de recetas que consulto, comparo, modifico y experimento.

Puede parecer muy básica la preparación y la verdad que lo es porque, en realidad, lo que más me interesaba era respetar y resaltar el sabor, color y aspecto de las frutas. Ellas serían las estrellas de la receta.

Entonces, ¿nos ponemos a trabajar? 

Antes que nada, prendé el horno para que se vaya precalentando. Recordá: Nunca prepares recetas de panadería y/o pastelería en un horno frío. Siempre, antes de comenzar a medir, tamizar y mezclar ingredientes, debés prender el horno para que vaya tomando temperatura. En este caso, con unos 190-200° C estará bien.

En un bol, colocá (cortada en cuadrados) 200 gramos de manteca o margarina pomada (blanda y a temperatura ambiente) y 400 gramos de azúcar. Batí con batidora eléctrica hasta lograr un arenado parejo. En ese momento, incorporá 4 huevos (de campo) de a uno. Es decir, hasta que no se integre por completo el primero, no añadas el segundo y así sucesivamente.

Continuá batiendo e incorporá una cucharada de extracto de vainilla, la ralladura de un limón (en mi caso, de los limoneros de la casa de mis padres: unas bellezas colmadísimas de enormes, perfumados y saboroso limones totalmente orgánicos) y 2 cucharadas de kirsch (aguardiente de cerezas o guindas). Batí por unos 5 minutos hasta lograr una mezcla homogénea y bien cremosa.

Entonces, incorporá por partes 380 gramos de harina leudante tamizada con 1 cucharadita de sal (para resaltar los sabores) y 1 cucharadita de polvo para hornear (para ayudar a que leude, debido al peso de las frutas). Incorporá a mano y con movimientos envolventes (¿Ya no uso más la batidora? ¡Exacto! La reemplacé por una espátula) los ingredientes secos.

En un bol aparte, colocá las frutas escurridas y seleccionadas. Separá algunas para decorar (si lo deseás) el budín una vez que se enfríe.

Enmantecá y enhariná un molde de budín (en mi caso empleé un molde tipo bundt cake o para flan de 20 centímetros de diámetro) y rellenalo hasta la mitad (más o menos, tampoco es necesario usar la regla) con parte de la preparación. Añadí una capa bien colmada de berries y completá hasta la tercera parte del molde con otra capa de preparación.

Llevá a horno moderado (180° C) por unos 80 minutos o hasta que al introducir un cuchillo en tu budín, éste salga limpito. Dejalo entibiarse antes de desmoldarlo.




Si quisieras, podría quedarse así: sin ninguna cobertura, vestidito o embellecimiento de ninguna clase porque ya es atractivo con sus colores y aromas naturales.

Sin embargo, yo tenía una tableta de chocolate de Ecuador al 60% de cacao y había separado algunos de los arándanos frescos y gorditos que había comprado para darle un toque de color y sabor a mi budín. El chocolate amargo, combinado con la acidez de los frutos rojos y los perfumes del limón y del kirsch se entiende a la perfección, convirtiéndose en una fiesta para el paladar.




Si no te querés complicar demasiado, podés espolvorearlo con cacao amargo o con azúcar impalpable y listo. El budín se luce por sí mismo y no necesita de muchos detalles para convertirse en un favorito de tus hijos, marido y amigas.




Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Estaba buscando recetas con arándanos para difundir y me encuentro con esta delicia! Lo voy a hacer así deleito a mi esposa, hija y amig@s! Con un toque de mermelada de arándanos arriba también quedaría delicioso, no? Estoy buscando recetas y pongo el link cuando me gusta alguna.
    saludos
    Enzo
    https://www.facebook.com/ArandanosDelLitoral
    http://arandanosyberries.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. Enzo, me alegro mucho que te gustara esta receta. Estoy segura que será un éxito entre familiares y amigos =)
    Sí, con una salsa de mermelada o confitura de arándanos, en lugar de un baño de chocolate o una lluvia de cacao o azúcar impalpable, también quedaría muy bien este budín.
    Te invito a que pruebes esta otra receta con arándanos que tengo en el blog: torta de arándanos. Estoy segura que también te resultará muy rica.
    Es que los arándanos, las frambuesas, moras y frutillas son mi perdición!!! ;) Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Delicioso... madre mía que aspecto! Aquí en España es imposible del todo encontrar frutos rojos frescos a un precio que no roce lo obsceno, así que compro siempre congelados... que remedio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, EnLaLuna!!
      Parece, entonces, que no nos queda otra que conformarnos con los frutos rojos congelados... Incluso en Argentina, en ocasiones, se consiguen provenientes de Chile, cuando en nuestro sur tenemos una región - conocida como la comarca andina del paralelo 42 (ya les mostraré fotos y les contaré algún día sobre uno de los lugares más bellos de mi país) - que se especializa en la producción de berries, al igual que en algunas zonas de la propia Provincia de Buenos Aires y del Litoral donde las berries, en general, son de excelente calidad.
      Las frutillas y arándanos frescos (y a un precio aceptable) se consiguen con facilidad.
      Sin embargo, no pienso rendirme tan fácilmente. Ya tengo una bolsa de frambuesas congeladas (recién adquiridas) para preparar en cualquier momento una nueva receta. ¡¡Es que no me resisto a los frutos rojos!!

      Eliminar
  4. Una delicia este budin de arandanos. Me encantan los frutos rojos y a ti te quedó este postre de lujo.
    Me quedo por tú blog, viendo tus recetas y te invito a pasar por el mío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Cocina en familia! Voy a visitar tu blog, te agradezco mucho la invitación.
      Cariños.

      Eliminar
  5. Hola! Consulta, es necesaria tanta cantidad de azucar? Que efecto produce en la masa. Mas que nada pensando en la proporcion que generalmente llevan los budines es que hago la pregunta. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Laura, disculpá que no te contestara antes, pero con los problemas de salud y la repentina muerte de nuestro perro, no había podido asomar la nariz por la cocina para ponerme al día.
      La verdad es que esta receta es producto de una pastelería europea antigua, ya que está basada en los cuadernos de recetas de mi bisabuela y mis tías abuelas. Hoy en día, cuando no utilizamos tanta azúcar (menos, aun, refinada) en la pastelería y en la cocina en general, te puedo asegurar que no es necesaria. De hecho, esta propuesta no obedece al estándar de recetas que realizo hoy en día en el blog, pero pertenece a la historia de Bouquet Garni y, por eso, no la elimino…
      Podés utilizar, en su lugar, la mitad (o unos 250 gramos) de azúcar integral/mascabo y la receta quedará dulce y bien húmeda de todos modos (por las características de este tipo de azúcar). Vos preguntabas qué efecto produce el azúcar en la masa y debo decirte que sus funciones son bien claras y definidas: El azúcar ayuda a prolongar la vida útil de las masas por su capacidad de retención de humedad, dejando la miga más fresca y menos seca por más tiempo; además, le aporta sabor (dulzor) y aroma al caramelizarse o reaccionar ante el calor en el proceso de horneado, y ablanda la textura del gluten de las harinas, generando una textura más suave en las masas.
      Espero haberte sido de utilidad. Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores