Facturas exprés

Como les contaba en mi post anterior, esta semana se la pasó llueve que llueve  y, por lo que indica el pronóstico meteorológico, esto no termina aquí... No, no, no. La semana próxima habrá más lluvia...




Como a mí no me va eso de enojarme por el clima y andar con cara larga porque no tenemos sol (como me gustaría), les propongo que preparemos facturas exprés para combatir el aburrimiento y para tener algo rico para comer a la hora del mate o del té. Pero, claro que si quieren sorprender a amigos, novios, parejas y parientes envidiosos, estas recetas los harán quedar como auténticos pasteleros refinados sin muchas complicaciones ni demasiados ingredientes.

 La presentación de rigor y ¡Manos a la obra!




Les aclaro antes que les de un ataque de nervios que la masa que emplearemos para preparar nuestras facturas no es casera porque, como les dije, quiero preparar facturas exprés y no quedarme a vivir en la cocina para ver después cómo en unos instantes se devoran tooooodas mis horas de trabajo...

Podemos comprar masa de hojaldre de muy buena calidad (se consigue en algunas panaderías y supermercados) y trabajar con ella o podemos adquirir tapas para empanadas (sí, tapas para empanadas hojaldradas) que nos servirán igual y las encontramos en cualquier supermercado o almacén de barrio.

No les indico cantidades de masa o de tapas para empanada porque eso será a gusto de cada uno, cantidad de invitados y/o catadores o ganas de trabajar.

Empecemos con la receta de los Rollitos con crema de chocolate.


Palote en mano, irás disponiendo las tapas para empanada (de ahora en más la llamaré "la masa" a secas) sobre la mesa de trabajo y estirarás los bordes hasta hacerlos casi desaparecer.

En caso que se trate de una plancha de masa de hojaldre, la presentarás sobre la mesa de trabajo y cortarás cuadrados de unos 10 a 12 centímetros.

Con una espátula, esparcirás sobre la masa abundante pasta dulce de avellanas y cacao (Sí, sí. Esa misma que viene en pote y se compra en el supermercado). En el centro (como si se tratara de un pionono o arrollado) colocarás algunas cerezas confitadas cortadas en pedacitos o cuartos (se pueden reemplazar por moras, arándanos, frambuesas...) y algunas chispas de chocolate  y ¡a enrollar!

Tené cuidado de no abarrotar el relleno con "sorpresitas" para que no se dificulte el enrollado y para que no pierdan la forma los rollitos.

Una vez que completes la operación con cada porción de masa, ubicarás los rollitos sobre una placa cubierta con rocío vegetal (o ligeramente enmantecada), los pintarás con huevo batido y les soltarás una lluviecita de almendras picadas de manera rústica.

Horneá en horno fuerte hasta que se doren y, al sacarlos, espolvoreales azúcar impalpable.

Crujientes, súper chocolatosos y con un corazón con sorpresas... ¡¡Abran paso. Golosos al ataque!!


Otra alternativa, si no deséas prepararlo con formato de rollitos, es darles forma de pañuelitos. Quedan muy vistosos también.


Vamos con la segunda receta porque la cosa no queda aquí.

Ahora, a preparar los Molinos con crema pastelera.


Sobre la mesa disponé las tapas de empanadas (o la masa de hojaldre cortada en forma de círculos de unos 12 centímetros de diámetro) y con un cuchillo practicales 4 cortes como si fueras a confeccionar molinetes de papel (de ésos que de pequeños nos encantaba soplar para observarlos girar). Cuidá que el centro de la masa permanezca intacto o la figura no podrá contener la crema.

Después, tomá una de las puntas que cortaste y plegala sobre sí misma (ahora sí que tienen forma de molinete... O parecida.). Repetí la operación con cada una de las aspas.

Disponé cada factura sobre placa con rocío vegetal (o enmantecada) y completá el centro con una generosa-bien-generosa porción de crema pastelera (¿Se nota que me gusta mucho?). Pincelá cada aspa con huevo batido y soltá una lluviecita de azúcar común.

Llevalas a horno fuerte hasta que se doren y tratá de esperar a que entibien para comerlas (yo no puedo...).




Por último, la receta de la crema pastelera que se prepara requete rápido...

En una cacerolita ponés a hervir 500 cc. de leche. Aparte, en otra cacerolita, colocás 3 huevos lindos, de granja o ecológicos (a temperatura ambiente) y agregás 150 gramos de azúcar; batís para integrarlos. Incorporale 100 gramos de almidón de maíz y seguí batiendo para evitar que se formen grumos. Cuando la leche rompa el hervor, añadila a la preparación anterior con delicadeza para que los huevos no se cocinen de golpe. Ahora, poné al fuego la cacerolita con toda la preparación y revolvé constantemente (este es el momento crucial de la receta) para que no se formen grumos. Mantené el batido hasta que pase un minuto después de que vuelva a romper el hervor y, en ese momento, añadí una cucharadita de extracto de vainilla y 25 gramos de manteca. Apagá el fuego y continuá batiendo hasta que se derrita e integre por completo. Dejá enfriar y estará lista para utilizarse como relleno (¡¡O para comerla a cucharadas!!).





Hoy tuvimos recetas gustosas, golosas y divertidas para lucirse como entendidos, pero sin complicarnos la vida: algunas compras, un rato de preparación y ¡a destacarse!

¡Qué lo disfruten! ¡Hasta la próxima!




Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Una idea estupenda preparar estos dulces con las obleas de las empanadillas, te han quedado para comerselas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Cocina en familia!
      Cariños enormes.

      Eliminar
  2. Trabajo que te ahorras con las obleas te han quedado muy ricos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para preparar algo rico y rápido una tarde de lluvia sin trabajar tanto.
      ¡Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores