Y aunque dudes o creas, aunque sangres o rías, irás entre poleas junto a mis alegrías, soñando que chispeas, soñando que te enfrías...


Aromas, colores y sabores que - sin importar en qué lugar del mundo te encuentres en este momento - podrás reconocer familiares porque nos recuerdan y remiten a las cocinas de nuestras abuelas o madres, con sus recetas tradicionales (transmitidas de generación en generación), la cocina de campo o de pueblo, la cocina de antes que es, al mismo tiempo, la de siempre porque se ha quedado anidando en nuestras recetas, corazones y vivencias.
 



Que tengan una hermosa semana plena de recetas deliciosas y creativas con sabor a lo nuestro, con productos de su tierra. ¡Nos vemos en unos días con la próxima receta!

Comentarios

Google+ Seguidores