Cheesecake de naranja y frambuesas

¡Ay, las cheesecakes! Con sólo pronunciar su nombre, que me sabe a gloria: c-h-e-e-s-e-c-a-k-e (tarta o pastel de queso), se me hace agua la boca... Es que recuerdo su suave y aterciopelado sabor, un dejo de acidez que se contrapone con salsas, coberturas o acompañamientos dulces, un aroma fresco y el contraste cremoso de su "relleno" con la textura crocante de su base, y me dejo tentar por su sensual presencia. En fin, una rica tarta de queso me puede cambiar un día gris por su versión más soleada, refrescar el corazón y el alma después de una jornada difícil o poner el punto final perfecto a una deliciosa comida con amigos, porque es uno de los pocos postres que me conquistan. Entre nosotros, una buena cheesecake y una deliciosa tarta de ricota (pero, con un montón montón de ricota - nada de pura masa; más bien, ricota con masa -) son mis tortas/tartas favoritas. Y, no tan curiosamente, son primas hermanas. Tanto, que en algunos países europeos, el queso crema que se impuso como ingrediente principal cuando la receta llegó a EE.UU. (como sello personal de las cheesecakes estadounidenses), en realidad, siempre fue la ricota...
Bueno, la propuesta de hoy, después de tres recetas saladas, viene de cheesecake (¡qué ya la anuncié con bombos y platillos!). Eso sí, una versión más liviana que las más tradicionales, elaborada de manera bastante sencilla (lleva más tiempo de cocción y enfriado que de trabajo propiamente dicho), sin el uso de gelatinas ni cremas y con un acabado final delicioso.

Pero, antes de ir preparando la mesa para el té, habrá que poner manos a la cocina...




Lo primero que vas a preparar es la base de la tarta. Para ello, elegirás un molde para tortas alto y desmontable (en mi caso mide unos 25 centímetros) y lo enmantecarás.

Antes de avanzar, encendé el horno y dejalo precalentándose a 180-190°C.

Entonces, disponé en el mixer (o multiprocesadora) unos 280 gramos (con 250 gramos también hubiera estado bien) de galletas dulces, previamente cortadas a mano en trozos grandes. Las que más te gusten o las que tengas en casa (en mi caso eran de leche); incluso, pueden ser de chocolate que también combinarán muy bien con los sabores que elegí para esta tarta. 

Procesalas hasta lograr que queden fragmentos mucho más pequeños, pero que no se conviertan en polvo.




Luego, agregá 150 gramos de manteca, cortada en cubos, y procesá hasta obtener un arenado (a la vista parece arena gruesa y, cuando lo tomás con la mano, se une entre sí con facilidad). Volcá esa preparación en el molde enmantecado y, ayudándote con la mano y una cuchara, aplaná la superficie buscando que quede lo más compacta y pareja posible.




Llevá el molde a la heladera por unos 30 minutos para que se enfríe muy bien.

Mientras tanto, comenzarás a preparar el relleno. 

En un bol, colocá 480 gramos de queso crema light semimagro y 226 gramos de queso tipo Philadelphia 1/3 reducido en grasas. Con batidor, mezclá ambos ingredientes y, cuando estén integrados, añadíles el jugo y la ralladura de una naranja.



Ahora, agregá 150 gramos de azúcar y batí hasta sentir que desaparecen por completo los gránulos del azúcar. De a una, añadí las 5 claras de huevo (puede que cueste un poquito).




Mezclá muy bien hasta lograr que quede una preparación bien homogénea.

Una vez que la base esté bien fría y el "relleno" completamente integrado, volcá la mezcla sobre la base de galletitas y llevá a horno de 180°C por, al menos, 45 minutos.




Algunos detalles sobre el horneado de esta tarta: En mi caso, permaneció en el horno durante 60 minutos y el corazón o centro de la cubierta de quesos, naranja, azúcar y claras estaba (todavía) algo blando. Entonces, para que la cocción no se sobrepasara, resolví apagar el horno y dejar el cheesecake allí hasta que se enfriara por completo. Con ello logré que no se bajara demasiado el volumen y que terminara de cocinarse el corazón de la tarta. Además, se separó sola de los bordes del molde.

Ahora, sólo queda que permanezca unas cuantas horas en la heladera antes de recibir la cubierta final que terminará el postre.




Tras 4 horas de frío, cubrí la tarta con 350 gramos de mermelada bajas calorías de frambuesas

Lo importante es que quede una capa generosa de mermelada a modo de cobertura de la cheesecake. Después de eso, llevá la tarta nuevamente a la heladera hasta el momento de servirla.




Como ya te dije, podés reemplazar las galletas de leche por galletas de chocolate, vainilla o naranja. De igual manera, el queso tipo Philadelphia puede ser reemplazado por ricota o queso mascarpone.



Esta cheesecake duró lo que un suspiro (y, sí, hasta el perro estaba feliz porque le encantan los quesos...). De base crocante, corazón aterciopelado, con sabor a naranja (le podrás identificar la cáscara rallada, inclusive) y una delicada cobertura dulce con sabor a frambuesas, era una gloria.




Para que tu día cambie si viene algo nublado, para invitar o llevar de visita, para convidar a quienes más quieras, para conquistar corazones (y estómagos), para deleitarte todos los sentidos y paladear cada bocado. 

Espero que disfrutes de este manjar. Nos encontramos la semana que viene. ¡Cariños!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. con esa descripción de la tarta ganas entran de probarla!!,vaya paso a paso mas bien explicado,me gusta mucho...besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te tiente la tarta! Es muy suave y liviana. Se puede comer sin mucha culpa y no morir en el intento. Jajaja
      Un beso.

      Eliminar
  2. Se me ha hecho la boca agua, riquísima tu tarta!
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que te guste! Me alegra mucho.
      Cariños.

      Eliminar
  3. Tienen una pinta¡¡¡¡¡para chuparse los dedos, muy rica besos

    ResponderEliminar
  4. Garni, qué cheesecake tan impresionante!!.El corte se ve maravilloso y te ha quedado linda la fotografía.
    ¿Podría emplear aceite en lugar de manteca para la base?. Siempre tengo la contrariedad de mi colesterol y que por desgracia me impide emplear algunos tipos de grasas,aunque me encantaría poder tomarlas porque dan una textura y un sabor especial a los dulces.
    Te envio un abrazo con mi afecto Garni y que tengas hermosos sueños esta noche!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Maria! Me alegra que te guste la propuesta y que me preguntes por otras posibilidades. Sí, podés reemplazar la manteca derretida por un pocillo de aceite neutro (y continuar con el procedimiento) sin mayores problemas. Tal vez, según el tipo de galleta que utilices, pueda necesitar un poquito más o menos de aceite, pero quedará muy bien seguro.
      La verdad es que, cada vez que puedo utilizar aceite en lugar de manteca, lo hago de buen gusto y con excelentes resultados (tanto que todos dudan de que no esté preparado con manteca o margarina). Pronto les pasaré algunos de mis budines y galletas con aceite que quedan de mil maravillas y son más sanos, inclusive.
      Te mando muchos cariños y espero que descanses muy bien.

      Eliminar
  5. Deliciosa tarta, parece que nos apetecía a las dos un rico pastel de queso!!!
    Muchas gracias por tus felicitaciones en mi blog.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por visitarme, Cocina a mi manera!
      Besos.

      Eliminar
  6. Qué buena esta tarta!!!! La combinación me ha encantado...

    besitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste la propuesta, Maria Teresa.
      Besos.

      Eliminar
  7. Madre mía, acabo de descubrir tu blog en la blogoteca de 20 minutos y ya he visto las tres primeras recetas y me muero de hambre! Me encanta y me apunto! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Rosalía, por tus lindas palabras! Me alegra que te gusten mis recetas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Hola acabo de conocer tu blog y lo primero que veo es esta deliciosa tarta de queso es que me encanta el queso pero todos los quesos y en dulce mucho mas uhmmm se ve deliciosa y te explicar muy bien los pasos a seguir me ha encantado, a si que ya me tienes de seguidora, si quieres visitarme te dejo mi enlace
    http://eltoquedebelen.blogspot.com.es/
    !!! un saludo !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Belén, muchas gracias por tus elogios.
      La verdad es que las cheesecakes, junto con las tartas de ricota, son mis preferidas...
      Voy a pasar a visitarte y conocer tu blog.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Pues esta versión de la cheesecake me gusta, con claras se hace más ligera. Me he puesto a mirar en tu blog y me he quedado. SI tienes tiempo te invito a pasarte por el mio a ver que piensas.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofía, la versión de cheesecake con claras, sin crema y con quesos semimagros son más ligeras, sin perder su cremosidad y sabor característicos.
      Voy a visitar tu blog ya mismo.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Tiene que estar riquisima! la pinta es impresionante,
    la naranja y el queso hacen buena combinación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que queda muy sabrosa porque ambos ngredientes combinan muy bien y las frambuesas le dan el toque ácido justo.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores