Menú del día: Tortillas

La idea de hoy es preparar 2 tortillas no tradicionales. No es que reniegue de la tortilla de papas a la española ni nada de eso (faltaría menos...). Sino, simplemente, quiero presentarles alternativas a la hora de preparar un clásico de casi cualquier cocina, ése que nos saca de un apuro o nos sirve para quitarnos un antojito.

Entonces, hoy cocinamos tortillas que bien pueden prepararse al horno o en sartén con muy poco aceite, quedando deliciosas y novedosas al mismo tiempo.






La primera de mis propuestas reúne la tradicional harina de garbanzos (con la que en mi país se prepara la fainá, especie de pizza más bien fina que muchas veces acompaña la tradicional pizza, montándola encima para cortar - y comer - un bocado de cada una al mismo tiempo) con los vegetales que te gusten o tengas a mano en tu cocina.

En defensa de la harina de garbanzos tengo para contarles algunas de sus virtudes:

Es muy recomendable para las personas que padecen de diabetes, ya que cuenta con un índice glucémico bajo. Es decir, no producirá picos peligrosos de azúcar sino, más bien, la liberará gradualmente.

Es un alimento recomendado para personas que sufren de intolerancia al gluten y para lograr bajar los valores de colesterol en sangre (por su gran cantidad de lecitina). 

Como toda legumbre (al fin y al cabo, no es más que el producto de moler los granos de garbanzo crudos), posee muchas proteínas, fibras, minerales y vitaminas.

Es apta para preparar bizcochuelos y tortas; además, es un sustituto ideal del huevo para quienes no lo toleran bien o en dietas veganas, debido a sus propiedades de solidificación.

Dicho todo esto... ¿Todavía estás con dudas de probar esta receta?

Estos son los ingredientes que necesitarás.





En un bol, colocá 300 gramos de harina de garbanzos. Condimentá con sal, pimienta recién molida y cúrcuma (que es un excelente antioxidante).

Añadí 300 cc. de leche descremada (si lo preferís, puede ser agua) y 3 cucharadas de aceite neutro (maíz, girasol...). Incorporá bien con cuchara de madera y reservá.




En una sartén, colocá 1 cucharada de aceite neutro y rehogá allí 2 cebollas chicas picadas, 1/4 de pimiento rojo y 1/4 de pimiento amarillo picados. Condimentá a gusto, incorporá 1 cucharada de cebolla deshidratada, 1 zucchini cortado en pequeños cubos y 10 tomates cherry partidos a la mitad.

Una vez que los vegetales hayan perdido su rigidez natural y las cebollas estén transparentes, retirá del fuego.





Incorporá las verduras rehogadas en la mezcla de harina de garbanzos, leche y aceite e integrá bien con cuchara de madera. De ser necesario, añadí algo más de agua o leche.





En una sartén, colocá 1 a 2 cucharadas de aceite neutro (recordá que el aceite, por acción del calor, se expande. Por ello, no es necesario utilizar demasiado). Una vez que esté caliente (te darás cuenta porque el piso de la sartén se cubrirá de aceite) disponé la masa, mezclada con los vegetales  por porciones hasta cubrir la totalidad de la sartén.

Cociná a fuego fuerte hasta lograr que se produzca una capa crujiente y bien tostada, despegada de la sartén. Ayudándote con un plato o una tapa, volteá la tortilla para cocinarla del otro lado. Al promediar la cocción, bajá el fuego para lograr que se cocine en el interior (como cualquier tortilla: elegí si preferís que quede muy cocida o más cremosa).

A mí, particularmente, me gusta bien crocante por fuera y algo cremosa por dentro; pero, gustos son gustos...






Una propuesta económica, divertida, sabrosa, nutritiva, apta para celíacos, diabéticos y público en general. Te va a encantar, te lo garantizo.





El particular sabor algo dulzón de la harina de garbanzos combina a la perfección con los vegetales. 

Podés incluir acelgas o espinacas rehogadas o al vapor, tomates cubeteados, cebolla de verdeo y ciboulette, cubitos de queso tipo fresco, zanahoria rallada...






La otra propuesta que tengo para hoy es una tortilla de zucchinis (calabacines) súper rápida y deliciosa. Una verdadera joyita para sacar de la galera cuando no sabés que cocinar, tenés poco tiempo o estás aburrida de preparar los zucchinis (también pueden ser zapallitos redondos) siempre de la misma manera.

Aquí están los ingredientes. Verás que con poquitas cosas, podés preparar una exquisita tortilla que te puede servir de entrada, guarnición o plato principal. 




Lo primero será cortar en juliana 2 cebollas chicas y rehogarlas en una pizca de aceite, condimentándolas con sal, pimienta, cebolla de verdeo, ajo y perejil deshidratados. Una vez realizada esta tarea, las estacionarás debidamente en un bol a la espera de los compañeros de ruta de esta receta.

Cortá 2 zucchinis grandes en cubos pequeños. Luego, sumáselos a las cebollas. Además, agregá 3 cucharadas bien colmadas de queso rallado (o en hebras).




Incorporá 3 huevos (frescos o de campo) batidos y salpimentá. Mezclá e integrá muy bien.




Volcá la preparación en una sartén previamente calentada (con 1 cucharada de aceite neutro) y mantenela a fuego fuerte para que la tortilla haga un buen piso. Cuando se despegue sola y con facilidad, ayudándote con una tapa o plato, volteala para cocinarla del otro lado. Ahora, bajá el fuego a moderado para que se cocine el interior de la tortilla, al tiempo que se va haciendo el piso.





Quedará dorada por fuera y jugosa por dentro. ¡Hummmmmm!





Una propuesta rápida, lista en pocos minutos y apta para que utilices esas verduras que quedaron de otra preparación, que son pocas para un plato más importante o que están empezando a llegar a su final de vida útil.





Plato único, entrada o minuta (plato que requiere de sólo algunos pocos minutos para su preparación y cocción) distinta. Las tortillas que les propongo hoy bien pueden salvarlos en un momento cualquiera de esos en los que piden paciencia extra al Universo (el tesorito adolescente invitó a cenar, sin previo aviso, a un par de amigos devora-todo; tu maridito llegó a almorzar el día que había quedado en juntarse a jugar al fútbol con los amigos y comerse un regio asado) o cuando quieren probar de darle una vuelta de rosca a las preparaciones más tradicionales y simples.

Espero que les gusten y prueben las recetas. Después me cuentan si no recibieron elogios y cantitos de cancha de los comensales-admiradores.

¡Hasta la próxima, amigos! Cariños enormes.

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Que ricas!!! A mi es que las tortillas me encantan!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, me alegra mucho que te gusten. A mí también me encantan las tortillas y, por eso, preparo muchas variedades distintas. Creo que son prácticas y que nos permiten jugar con diferentes ingredientes en poco minutos, obteniendo un plato práctico y distinto.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Maravillosas tortillas!!! así me he quedado :O Primero decirte que yo siempre oopto por la opcion rapida, papas t huevo... y si acaso cebolla ¡me chifla! Pero mi pareja es al que le gusta inventar y cada vez que hace una le sale diferente jajaja le cha según le parece :D Pero me ha sorprendido mucho lo de la harina de garbanzos :O ¡Todo son ventajas! Bueno bueno y yo como enfermera que te voy a decir... ideal para diabeticos y celiacos, mucha fibra... Es que ya estoy pensando dónde ir a comprarla porque nunca la he utilizado y para empezar tu tortilla es ideal guau! Gracias!
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, me alegra que te agraden las propuestas.
      Creo que las tortillas nos dan esas "licencias" para probar con distintos ingredientes, buscando nuevas recetas (a veces con mejores o peores resultados jajajaja) para salir de las más tradicionales.
      La verdad que la harina de garbanzos está repleta de bondades y ésta es una buena manera de prepararla.
      Espero que pruebes la receta y me cuentes qué tal les pareció con los vegetales que tengas a mano o se te antojen.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Me gustan mucho, sobre todo la de harina de garbanzos, que yo suelo usarla para las tortillas de camarones!! Por cierto a ver si me das la receta de la "fainá" porque por lo que cuentas tiene que estar buenísima!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carmina, qué delicia las tortillas de camarones con harina de garbanzos! Se me hizo agua la boca :)
      Prometo que voy a preparar "mi" versión de fainá (con paso a paso y todo) para compartir con ustedes Mientras tanto, aquí te dejo cómo se prepara la tradicional fainá (una receta que difundieron los inmigrantes genoveses que llegaron a la Argentina y al Río de la Plata) que acompaña a la pizza.
      Necesitarás: 250 gramos de harina de garbanzos, 700-750 cc. agua, sal, pimienta, 100 cc. aceite (de oliva o el de tu preferencia).
      En un bol, colocá la harina, la sal y la pimienta. Agregá el agua de a poco y revolvé con batidor de alambre hasta que no quede ningún grumo. Por último, anadí el aceite e integrá muy bien la preparación (que debe quedar bastanyte chirle). Untá con aceite una pizzera y volcá la mezcla obtenida. Cociná en horno fuerte por unos 20 minutos.
      Para comerla (según es la costumbre aquí) se corta una porción de pizza y otra de igual tamaño de fainá que se sirve encima de la pizza. Por eso, cuando se va cortando, se consume un bocado de cada una al mismo tiempo.
      Espero que te guste y que la prepares para acompañar tu pizza favorita.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  4. estas tortillas en mi casa se van a comer este finde, te lo aseguro... me has enganchado a tu blog, porque me encanta, me gustan mucho tus recetas.. yo también tengo un blog te dejo mi direccion por si te apetece echarle un vistazo...
    http://enlacocinaconespe.blogspot.com/2013/01/arroz-con-pollo.html?spref=fb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza, muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra que te gustaran las propuestas y decidieras probarlas; estoy segura que te quedarán riquísimas.
      Claro que voy a pasar a visitar tu blog.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Silvi entrar a tu blog me hace bien al alma... gracias por tus palabras de aliento! Te mando un abrazo! y te sigo leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabi, todas mis fuerzas. Espero de corazón que todo salga muy bien.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  6. Garni, nunca he preparado una tortilla con harina (me encantan que me dén ideas para probar).Recuerdo que elaboré una con un resto de garbanzos cocidos (ropa vieja ) y nos gustó.
    Las que yo preparo se parecen más a tu segunda opción, con toda clase de verdura u hortalizas y alguna vez también le he agregado pasta.
    Los cortes de tus tortillas lucen jugosos y apetitosos.!Me encantan las tortillas!!!
    Besos y un día agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, las tortillas me gustan mucho (a la sartén o al horno, sin distinción). Me parecen simples, prácticas y bien apetitosas.
      La idea de la tortilla con harina de garbanzos se me ocurrió mirando una simple fainá (la especie de pizza que se prepara con esta harina y que muchas veces acompaña a las pizzas en mi país; no es que sea una costumbre inamovible, pero se estila bastante...). ¿Qué pasaría si preparamos la harina como para hacer fainá, la enriquecemos con esto y con aquello (de lo que hay en casa en el momento) y la hacemos en sartén?. Bueno, aquí está la prueba: para mi gusto, mucho más apetitosa que una simple fainá, conjugando nutrientes y sabor de vegetales con los de los garbanzos para obtener una nueva forma de usar esta harina.
      Besos para vos y ¡excelente día!

      Eliminar
  7. ¡Hola! A Unidas por la cocina les encanta tu blog y por eso te hemos concedido el premio Best Blog :D ¡Enhorabuena! Pásate por el blog a recogerlo.

    http://unidasporlacocina.blogspot.com.es/2013/01/premio-best-blog.html#more.

    Un beso.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sandra, qué alegría enorme! Mil gracias y ya mismo paso a retirarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola!

    Primera visita a tu blog y nos encanta. Además,hoy tenemos tortilla para comer ;) Nos quedamos de seguidoras. Un saludo! y gracias por visitarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Biendespachao. Gracias por su visita. Pronto pasaré por su blog a "pasear como corresponde porque me han gustado muchas de sus propuestas.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola, muchas gracias por el premio concedido, Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Blanca. Bien merecido lo tenés. ¡Qué lo disfrutes mucho!
      Cariños.

      Eliminar
  10. Riquísimas!! y lo bueno de las tortillas es que admiten infinidad de ingredientes pero nunca se me hubiera ocurrido ponerles harina de garbanzo

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Inés, las tortillas son un clásico. Pero, que nos permiten jugar con los ingredientes y así (jugando) es como se me ocurrió hacerla con harina de garbanzos y vegetales. Te garantizo que queda muy rica, cremosa al tiempo que con una corteza crocante, y con ese relleno de vegetales que le aportan sabor y textura.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Así es, Olga, muy rápidas de preparar y súper sanas.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola guapa!
    Muchas gracias por tu visita, me gusta mucho lo que haces y el estilo, es precioso, la imagen que pones en los ingredientes, me encanta!
    Encantada de conocernos :)
    Dulces besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, muchas gracias por tus lindas palabras.
      Gracias por pasar a visitarme.
      ¡Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores