Tarta de hinojo

Les voy a contar un secreto: Soy una fanática de los hinojos. Me encantan y puedo comerlos sin mayores preparativos que un buen lavado para quitarles la tierrita de la huerta que se junta entre capa y capa. Me gustan su sabor (claro) y su textura crocante, pero además su perfume anisado tan característico (¡Es que también soy fanática del anís! Y eso lo explica todo...). Pero, mi marido no lo tolera por las mismas razones que yo lo adoro tanto.

Entonces, indagando la manera de compartir al hinojo en otro plato que no sea una ensalada que lo contenga en porciones tan minúsculas que hay que buscarlo con lupa para identificarlo (porque si está disimulado con muchos otros sabores y en pedacitos tan-tan pequeños que apenas se percibe, puede que lo coma sin poner cara rara. ¡Sí, es hinojo-fóbico!), se me ocurrió - después de investigar que en la cocción pierde parte de su sabor anisado - la siguiente propuesta de relleno para tarta. Y, por eso, lo anuncio con tanta pompa...




Aquí vamos con esta receta de relleno para tarta que, además, tiene otros tantos y muy ricos ingredientes.




Hoy les voy a enseñar a preparar el relleno en cuestión porque la receta de masa casera para tartas la tienen aquí o aquí. Bien fácil, en un periquete tendrán tarta hecha en casa para lucirse a lo grande.

El primer paso será que laves y limpies muy bien 4 hinojos grandes (y tiernos), quitándoles los tallos, las  hojas y cortándolos en pequeños cubos.

Aparte, picá fina 1 cebolla grande. En una sartén, con 1 cucharada de aceite neutro, rehogá la cebolla y añadí los hinojos. Salteá las verduras por unos 10 minutos. Los hinojos perderán su característica textura crocante y quedarán algo traslúcidos. Reservá.

En un bol, mezclá 3 huevos ligeramente batidos con 2 cucharadas copetonas de queso crema semimagro y 3 cucharadas de leche descremada. Condimentá la preparación con sal, pimienta, orégano y cebolla deshidratada.

Cortá en cubos 1 tomate y añadilo a la mezcla anterior. Por último, incorporá el hinojo y la cebolla previamente picados y salteados.




Una vez preparada la masa, cubrí con ella una tartera y rellená con la preparación de vegetales.

Espolvoreá con 1 taza de queso rallado (o queso en hebras) y una lluvia de orégano. Horneá a fuego fuerte hasta que la tarta quede gratinada. Servila caliente o tibia.




Una exquisita posibilidad para comer los hinojos en una propuesta distinta a la clásica ensalada. 





Una tarta de sabor delicado, suave y ligeramente (muy ligeramente) anisado. 

No sé lo que les pasará a ustedes, pero mi marido quedó encantado con el resultado. Cuestión que ahora podemos nombrar los hinojos en casa sin que sienta el impulso de salir corriendo con rumbo desconocido...




Ya ven, una alternativa válida para hacer comer una hortaliza bien sabrosa, digestiva, con gran cantidad de antioxidantes, vitamina C y minerales.




¡Qué la pasen muy bien! Gracias por estar ahí. Nos vemos la semana próxima. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Pero que bien se ve esto... me encanta, lo hare. ggracias por invitarme. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste la propuesta, Armando.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Muy original, nunca se me habria ocurrido con hinojo., tiene una pinta buenisima. bss

    ResponderEliminar
  3. Vaya, yo casi no empleo hinojo en mi cocina. Tendré que empezar!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo es cuestión de probar, Miss Migas. Tal vez, les encuentres sus posibilidades. Jajaja.
      Gracias por pasar a dejar tu comentario. :)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Te ha quedado muy rica y con una pinta estupenda, besos

    ResponderEliminar
  5. Qué delicia de receta guapa, tomo nota que ésta receta, no me la pierdo!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste la idea, Esmeralda. Después me contás que te pareció cuando la prepares.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Garni, ! nos encantan estas quiches o tartas saladas !. Yo también tengo en mente una nueva aunque tan sólo la comamos mi marido y yo ( mi hijo sólo toma una tirita pues la masa le hace subir mucho la glucosa y me da miedo).
    Estoy muy contenta últimamente con el tema de la alimentación en casa.
    Desterramos hace años el consumo de carnes rojas y he restringido bastante las de ave (yo tampoco las como ya ).Continuamos comiendo pescado pero he incrementado muchísimo el consumo de hortalizas y verduras gracias a personas vegetarianas como tú,que me han enseñado múltiples formas de emplearlas.
    Siempre me han gustado las verduras pero cada vez disfruto más comiéndolas y viendo cómo mis Franciscos se familiarizan también con ellas.
    Todo esto me pone contenta pues me encanta cuidarlos cuanto puedo.
    Un abrazo grande para ti y que tengas un día agradable y relajado ( aquí está nevando y un manto blanco cubre árboles y tejados)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, como siempre muy agradecida por tus lindas palabras y el tiempito que te tomás para pasar por mi blog.Me siento muy honrada.
      Creo que hacernos el rato para cocinar en casa lo más sano posible es una clave importante para mejorar nuestra calidad de vida. Después de todo, podemos preparar comidas bien sabrosas, nutritivas en verdad y mucho más sanas que las congeladas o envasadas (con tantos conservantes, modificadores y resaltadores del sabor, etc.) que tanto afectan nuestra salud y calidad de vida.
      Las verduras, frutas, legumbres y semillas enriquecen sustancialmente nuestra dieta y, cuando aprendemos a emplearlas, descubrimos que no es tan difícil, ni tan tedioso prepararlas; además, de los beneficios que nos aportan...
      Un detalle que tal vez ayude (y probablemente, te voy a decir algo que ya pensaste o, incluso, ponés en práctica) para que tu hijo pueda comer sin preocuparte por las masas y cuánto afectan su salud, es realizar la misma preparación de relleno en una fuente para horno y comerlo como si se tratase de un quiche sin masa y sin crema (claro está).
      Cuidate mucho y que pases un hermoso día, rodeada de nieve (¡qué bonito!).
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. Gracias amiga por tus consejos.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Nunca he probado el hinojo, pero la tarta que has preparado tiene un aspecto delicioso. Da ganas de meterle un buen mordisco. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Arae, tal vez ésta sea una buena oportunidad para conocerlo, entonces.
      Me alegra que la propuesta te parezca tentadora. En verdad, que muy agradable. :)
      Un beso.

      Eliminar
  8. Felicidades por tu premio, puedes recogerlo en mi blog:
    http://2.bp.blogspot.com/-MQvORdSjwhM/UBKkMsqGo4I/AAAAAAAABtE/YjHDGxBzjlg/s320/Comentario3.png

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sofía. ¡Muchas gracias por el premio! Voy a pasar a buscarlo ya mismo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. uffffffffffffffffffff yo soy super fan del hinojo, la cuestión es que en Madrid no es fácil encontrarlo. A veces mi frutero (tras una sesión de poner caritas y morritos y pucheritos) me lo trae por encargo, pero me cuesta un montón conseguir... apunto esto para cuando lo haga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero muy bien, sos de las mías! ¡Vamos por la reivindicación del hinojo! Jajaja.
      Es curioso como en algunas ciudades se consiguen algos productos con tanta facilidad y en otras tenemos que luchar, sobornar con caritas y pucheros para lograr que nos traigan otros. Por caso, esto que me contás sobre lo difícil que resulta conseguir hinojo en Madrid. Aquí, en Buenos Aires, en verano, las verdulerías y supermercados tienen cajones enteros de hinojos...
      A mí me cuesta muchísimo conseguir ruibarbo, por eejemplo. Es más, muchos verduleros me miran con cara de estar pidiendo un producto extraterrestre :D
      Un beso.

      Eliminar
  10. Vaya receta tan estupenda!! Nunca habia hecho nada parecido. Me llevo la receta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vane, me alegra que te guste la propuesta.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Mi niña, que rico y que buena presentación!. Nunca he probado el hinojo y no tengo idea a qué sabe. Tu receta me hace pensar en la idea de probar por primera vez el hinojo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carolina, al menos debés darle una oportunidad al hinojo y, así, poder decir si formás parte de su grup de admiradores o detractores porque con él no hay medias tintas Jajajaja.
      Crudo tiene un sabor anisado y refrescante porque es un 90% agua y fibras, con una textura crocante que acompaña muy bien las ensaladas veraniegas (aunque yo corto una parte para al ensalada y como otra parte mientras preparo...). Cocido, pierde su dureza y tiene una textura semejante al apio cocido, perdiendo también parte de su sabor anisado.
      Un beso.

      Eliminar
  12. que receta mas curiosa

    http://losviajesysibaritismosdeauroraboreal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Immaurora, te garantizo que el sabor es bien interesante.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores