En el día sin carne, Pizza de papa

Hoy es el Día sin Carne. Una iniciativa anual que nació allá por 1985 para hacer tomar conciencia a los humanos que los animales también son seres sintientes y promover, así, una vida menos violenta para todos. 

No me voy a subir a la tarima a darles un discurso sobre lo que deben o no comer o cuán buena es una dieta libre de carnes para nuestra salud. Pero, comprobado está, lo bien que nos hace comer menos carne y creo, entonces, que sólo por hoy pueden hacer el esfuerzo de comer vegetales (o vegetales y lácteos, como será el caso) en lugar de carne... Por su salud, por los animales, por el planeta, por solidaridad.





La propuesta para la ocasión es una pizza distinta porque no lleva harina. Rústica, bien sencilla, algo campestre, austera (en apariencia) y muy sabrosa. Una pizza de papas. Sí, una pizza a partir de las nobles y dignas papas con una receta antiquísima, pero algo reformada según mis preferencias.

No es que no me guste la pizza tradicional. ¡Por favor! Es, sin lugar a dudas,  mi comida favorita (prometo pasarles muy pronto mi receta de pizza casera muy simple y muy rica, les doy mi palabra de honor). Tanto es así que me divierto variando las "coberturas" de mis pizzas con distintos vegetales y quesos. Pero, hoy la pizza se viste enteramente de papas. 

¿Quieren conocer mi receta? Bien, entonces, aquí les dejo la lista de ingredientes que necesitarán.





Para empezar con la receta de hoy, debés cortar unas 4-5 papas grandes (de la variedad que prefieras, la que mejor se dé en esta época del año en el lugar donde vivís) con mandolina, lo más finitas posibles. Sí, casi podrás ver a través de ellas como si fueran papel de arroz. 

Si no tenés mandolina, podés usar el cuchillo bien afilado y cortar las papas en lonjas lo más finitas que puedas (sin cortarte los dedos, por favor).

Una vez concluida esta tarea, cortarás y rehogarás en 1 cucharada de aceite neutro, 1 cebolla. Reservala.

En una sartén que sólo uses para preparar tortillas (ésa que te ayuda a que no se peguen, ni se desarmen y cocina bien parejito), colocá 2 cucharadas de aceite neutro y comenzá a disponer las papas que minuciosamente cortaste. Encimá una sobre otra y apretalas entre sí para asegurarte que no dejarás espacios libres. Una vez que hacés un piso de papas sobre el fondo de la sartén, repetí la tarea nuevamente.

Cada 2-3 capas de papas (bien apretaditas las unas con las otras), salpimentá a gusto y soltá por encima una lluvia de orégano.




Además, cada 5-6 capas, espolvoreá sobre la preparación queso rallado, completando con pimienta y orégano (pero, sin sal).  

Continuá cubriendo con papas y condimentando la preparación a distancias prudenciales (sazoná para que las papas tengan sabor, pero no te excedas para que durante la cocción no se peguen a la sartén y no queden muy fuertes, saladas o picantes).

Cuando termines de utilizar todas las papas, llevá la sartén a fuego fuerte por 5 a 10 minutos. 

Si, por alguna razón, las papas se pegaran al fondo o las paredes de la sartén, no te preocupes. Sólo debés rociar con unas gotas de aceite el borde interno de tu sartén para que se deslice hasta el fondo (como si echaras aceite en un wok) y despegue la preparación. Con este sistema, evitarás usar más aceite del necesario, logrando una pizza más sequita.

Una vez que la pizza se suelte del fondo y, al espiarla, la veas doradita, con la ayuda de un plato o tapa de cacerola darás vuelta la preparación (Sí, como si se tratara de una tortilla).

Ahora, la dejarás cocinar por otros 5 minutos tapada. Cuando la base esté dorada, se desprenda con facilidad de la sartén y, al picharla, sientas blandas las papas, llegó el momento de  convertirla en una pizza propiamente dicha.

Si tu sartén soporta ir al horno, los últimos pasos de la receta los harás allí mismo. Pero, si te pasa como a mí que tu sartén tiene prohibido el ingreso al horno porque el calor la afectaría, inutilizándola de forma permanente, mudarás la pizza a una asadera y asunto solucionado.




En una cacerolita, mezclá - para darle calor y que los sabores se integren  - salsa de tomate natural (la preparás con algunos tomates escaldados y procesados) y la cebolla previamente rehogada. Condimentá a gusto y cubrí tu pizza de papa con una generosa capa de salsa.





Añadí, abundante queso mozzarrella rallado o en hebras. Luego, llevá la pizza a horno fuerte y dejala allí hasta que se derrita y dore bien el queso.





Podés servir como acompañamiento una ensalada de hojas verdes o un mix de tomates, lechuga, zanahoria rallada y repollo morado en juliana súper fina con una lemoneta de jugo de limón, sal, pimienta, nuez moscada y aceite.



Otras opciones con los mismos ingredientes: Podés, a mitad de la preparación de la pizza, hacer una capa con las cebollas rehogadas y la taza de queso rallado.

También podés utilizar una cubierta de cebollas - en lugar de la clásica salsa de tomates - o cubrirla con rodajas de tomate y una buena cantidad de queso (incluso puede ser una combinación de quesos: mozzarrella, provolone y queso azul).




Además, podés incluir en el centro de la preparación (en lugar de cebollas y queso) algunas hojas de espinaca o champiñones u hongos Portobellos fileteados y rehogados.

Eso sí, no te excedas con los ingredientes extra para que se cocine pareja la pizza, y porque no tiene más aglutinante que el almidón de la papa para evitar que la preparación se desmorone.





Como te dije al comenzar el post, efectivamente se trata de una receta muy simple, algo rústica, pero muy noble con un ingrediente que más de mil veces te habrá sacado de algún apuro a la hora de resolver un menú.




De harina común o integral, calabaza o papas, con o sin levadura... las pizzas nos tientan con su sabor, el queso derretido o su practicidad. Disfrutemos de ellas porque hacen de nuestra cocina un lugar divertido y de creación, donde casi cualquier combinación es posible y sabrosa. 

¡Hasta la próxima receta! Y espero que les guste la propuesta para un día sin carne, pero con mucho sabor.  


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas




Comentarios

  1. Y digo yo que para poder comer esta maravilla que nos has preparado bien podín poner más días sin carne, al menos uno al mes.

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, María de Gracia! Me alegra que te guste mi propuesta.
      Podemos proponernos más días sin carne, sin lugar a dudas :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Me parece una idea fantástica, solo con patatas y tiene un aspecto fenomenal. Gracias por compartirla, la voy a tener en cuenta segurísimo.
    Besitosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, es muy sencilla y tan gustosa que bien puede sorprender a más de uno.
      Me alegra mucho que te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegra mucho que mi propuesta te guste, Susana.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Pues a mi me parece una receta original y super apetitosa. Esas patatas doraditas se ven tan deliciosas..al igual que esa salsa de tomate casera.
    Me encantó el plato y a mi hijo (que disfruta muchísimo con las patatas)se relamería de gusto viendo tus fotos.
    Voy a prepararla en casa y ya te contaré cómo me quedó.
    Un abrazo grande y feliz día sin carne (con gusto me sumo a esta propuesta).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, es muy sencilla a la vez que muy gustosa. Cuando la preparo en casa, todos se ponen felices. Es una muestra más de que los pequeños placeres no siempre están ligados a productos sofisticados o ingredientes extraños...
      Claro, quiero que me cuentes qué tal resultó cuando la prepares.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Amiga, me he unido a tu campaña con mi entrada, con todo mi cariño . Creo que se han cruzado nuestros comentarios y no sé si la has visto.
    !Hasta muy pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amiga. Sé que te sumás con cariño y buen gusto a la campaña de un día sin carne. Además,con una receta exquisita de pasta y vegetales que casi la deja a una sin respiración de lo apetitosa que debe estar...
      ¡Un cariño grande!

      Eliminar
  6. ME encantaaaaaa!!! Esto tiene que estar buenísimo, quiero hacerlo ya!! Esta semana santa voy a probarlo si o si!! Se me cae la baba! :)

    http://bonprofitbarcelona.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra mucho, BPB, que te entusiasme la receta! En verdad, vale la pena probarla porque es deliciosa y muy práctica. Después me contás qué te pareció.
      ¡Saludos! :)

      Eliminar
  7. Vaya pinta!Y qué original si parece una tortilla española :D Mmm... así da gusto que llegue este día :D Además viene genial ahora para semana santa :D
    Ideal.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, como bien decís, es una receta que también se adapta sin inconvenientes a la cocina de Semana Santa. Una opción más, bien simple y deliciosa.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Ohhh que pizza tan original! tomo nota de tu idea, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra que te guste la propuesta.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Interesante receta, buenas fotos, muy apetitosas, me gusta tu blog tiene muchas variantes y es de gran calidad.. Te invito a visitar mi blog de Valencia, con recetas tradicionales de la Comunidad Valenciana.

    http://valenciagastronomic.blogspot.com.es

    Esta semana "la mona de pascua de Valencia " y la semana que viene “Un menú de cuaresma muy alicantino” ¿te lo vas a perder?

    Además, si te gusta la gastronomía valenciana, puedes colocar el código HTML en tu blog que encontrarás en mi pagina y tendrás acceso a mis novedades semanales, verás que chulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, chef Gonin por tus lindas palabras!
      Ya mismo voy a visitar tu blog para ver las delicias valencianas.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Hola Silvi!!!!! Con qué receta me recibís!!! Hoy mismo la ensayo. La papa es mi locura junto con las pastas... esta variante me pareció original y deliciosa...
    Quiero agradecerte de corazón el haberte tomado ese tiempo para escribirme tantas reflexiones profundas, no "de pasada" sino sentidas, ocupándote de pensar qué me puede estar pasando y qué palabras son las justas!
    Lo leí con placer y emoción, abrigandome el corazón como con una mañanita de esas de las abuelas.
    Sabés que te sigo y te quiero.
    Un abrazo... abrigador...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabi, me alegra que te guste la receta. es bien simple, pero muy sabrosa.
      Me alegra mucho que mis palabras pudieran servirte y estoy segura que te está llegando el tiempo del color, el cambio, la esperanza y las buenas noticias.
      Otro abrazo para vos y un beso grande.

      Eliminar
  11. Qué original!! Yo tengo que probarlo, pásame un trocito anda... bueno, vale, está bien, ya me hago yo una pizza para mi y los míos. Gracias x la receta está genial!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, me alegra mucho que te guste mi receta. Con mucho gusto, si fuera posible, te enviaría una porción para que la probaras. :)
      Gracias por pasar por mi blog y dejarme un comentario.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  12. Una receta riquísima y una idea genial, pero más que un día tendría que ser un mes, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pau, me alegra mucho que te guste mi propuesta. :)
      En mi vida no hay lugar para la carne, pero me conformo con que una vez a la semana o, al menos, una vez al año pueda tentar a mis seguidores con una receta vegetariana...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  13. Hola, muy buena tu receta, sabes como es el nombre de la receta donde se usan las papas cortadas de la misma forma y se apilan tambine de la misma forma para armar una base para carnes o pescados?. O sea lo mismo pero sin condimentos ni nada. Desde ya muchas gracias. Paul

    ResponderEliminar
  14. Jean Paul, me alegra que te guste mi receta.
    Respecto de tu consulta, supongo que debés referirte a la cama de papas que se utiliza para cocinar sobre ellas carnes y pescados al horno y que absorbe los jugos de la cocción. Las dos formas más conocidas de esta preparación son las Papas/patatas panaderas españolas y las Pommes de terre à la Boulangère fancesas.
    En el caso de las papas panaderas pueden utilizarse como cama de cocción en el horno o pueden prepararse como guarnición. En ambos casos, pueden o no pocharse en sartén antes de ubicar las papas finamente cortadas a modo de lecho o cama, junto con cebollas finamente picadas, condimentos y vino blanco.
    La versión francesa también se prepara como cama o lecho de cocción o como guarnición de platos. El método es similar al español, sólo que se emplea manteca en lugar de aceite para pochar o sofritar las cebollas con las papas y sus condmentos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares