Panna Cotta liviana de lavanda

Desde hace una semana, en Buenos Aires, estamos todos conmovidos por las consecuencias devastadoras y trágicas de un temporal. Nos miramos con cara de consternación porque no logramos entender del todo cómo una tormenta que parecía una más del montón  - y que, en la mayoría de nuestros casos, sólo representó una cómoda canción de cuna por eso de que con lluvia se duerme mejor - terminó con la vida de más de 50 personas y con las viviendas, pertenencias, documentación (y cuanta cosa desde básica a indispensable se les ocurra) de un número superior a las 350 mil personas.

Después, como ya se hizo habitual en los últimos tiempos, vinieron los reproches de un lado y del otro por parte de los actores políticos involucrados (Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires). Que la culpa es de uno, que la culpa es del otro y que la culpa es del clima... No quiero hablar de política porque no es el propósito de este espacio, pero retomando un tema que publicaba hace unos días mi amiga "blogueril" Fabiana en su blog, Objeto Transicional (si no lo conocen, pueden darse una vuelta por él porque es bien entretenido, variado y ahora está iniciando un desafío personal con una receta "de autor" por semana), si cada quien hiciera con respeto (por sí mismo y por los demás) el trabajo que le corresponde, las cosas en este bello país estarían mucho mejor. Sin culpas, con responsabilidades. Sin corrupción ni mentiras, con trabajo y honradez...

Para endulzar la semana (que bastante lo necesitamos) se me ocurrió preparar esta receta súper básica y sencilla, pero con una vuelta de tuerca. ¡Señoras y señores, con ustedes una versión de Panna cotta liviana y con lavanda! Sí, sí. Menos pesada que la versión tradicional y saborizada/perfumada a la lavanda.






Ya he preparado una receta con lavanda (unos muffins muy sabrosos, cuya receta podés encontrar aquí) y, en su momento, les comenté que vendrían más. Pues bien, esta preparación es ideal para saborizarla (y perfumarla, claro) con lavanda porque le aporta una delicadeza muy sutil a la vez que agradable.

Aquí está la lista de ingredientes que necesitarán para prepararla.





Lo primero será disolver lo mejor posible (igual, no desesperes porque esto no queda aquí) 80 gramos de gelatina en polvo (o su equivalente en agar-agar) en 200 cc. de leche fría. Reservala hasta próximo aviso.





Ahora, en una cacerola, mezclá 180 cc. de crema (puede ser baja en grasas. Si querés omitir este ingrediente, también es posible porque, aunque la versión tradicional de esta receta se prepara a base de leche y crema, los yogures la sustituyen muy bien. Yo utilicé esta porción de crema porque había quedado de otra preparación y deseaba aprovecharla. Ya está; ya sabés todos los entretelones de la receta...) con 4 yogures light naturales (760 gramos) y 100 gramos de azúcar. Añadí 3 cucharadas copetonas de flores secas de lavanda y poné a calentar a fuego bajo.




Agregá la gelatina que habías disuelto en la leche fría y revolvé con batidor de alambre, procurando que la gelatina se disuelva por completo. 

Bajá el fuego, añadí el resto de leche (200 cc.) y mezclá muy bien.



Una vez que la gelatina se disuelva completamente en la mezcla, colá la preparación para quitar las flores secas de lavanda.




Serví o disponé la preparación en copas o vasos y dejá enfriar. Cuando esto ocurra, llevá al freezer por algunas horas para que termine el proceso de solidificación. Mientras tanto, disfrutá del aroma a lavandas que reina en tu casa.

Antes de servir, colocá por encima de cada postre una generosa capa de mermelada de arándanos o de limón. Y... ¡A disfrutar!




La panna cotta es un postre típico italiano de la zona del Piamonte. Se trata de una preparación con similar consistencia a la de un flan (pero, sin la incorporación de huevos) y con mucha cremosidad.

En esta versión, la consistencia y la cremosidad están bien logradas, aunque, con menos aporte de grasas al sustituir la mayor parte de la crema con yogures descremados.




En las versiones tradicionales se suele acompañar por coulis o salsas de frutas (frutillas, frambuesas...) que aportan un toque ácido como contrapunto de la cremosidad de la preparación. Las recetas más modernas también combinan el sabor clásico con salsas de chocolate o dulce de leche. Sin embargo, al sabor que le imprime la lavanda, lo acompañan muy bien los contrapuntos ligeramente ácidos de las mermeladas de arándanos o de limón.




Les garantizo que en mi versión la esencia del postre tradicional queda intacta, pero con un sabor (y perfume) a lavandas muy delicado. Además, con menos grasas que en su formato más ortodoxo.

Los invito a que la prueben porque es una receta bien sencilla que, con tan solo un rato de trabajo en la cocina, les permitirá ofrecer un postre distinto, simple pero con mucho carácter.

Nos reencontramos la semana próxima con otra receta. Hasta entonces, les deseo lo mejor y ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. La verdad es que es muy triste lo que ha pasado, y como bien dices, los políticos sólo sirven para echarse las culpas unos a otros, sin aportar soluciones realistas y útiles, que para eso es para lo que los votantes los han elegido. Bueno, mejor no sigo con este tema que me enciendo... Mucho ánimo para todos.
    La receta me parece de lo más original, con el sabor a lavanda ummmnnn!, da ganas de probarla. Y las fotos, como siempre, espectaculares. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Arae. Por eso, me apena tanto la situación...
      Muchas gracias por tus elogios. Un beso grande.

      Eliminar
  2. La naturaleza siempre nos da sustos cuando los seres humanos creemos que lo tenemos todo bajo control, y ella se empeña en ponernos en nuestro lugar. Espero que nadie cercano a vosotros se haya visto afectado. La panna cotta, maravillosa, con el toque de lavanda tiene que estar especial.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, es verdad lo que decís. La naturaleza pone todo en balance y perspectiva... Si bien la ciudad de La Plata fue la más afectada, algunos barrios de la capital y del Gran Buenos Aires también sufrieron las inundaciones. Algunos de mis familiares (ya mayores y enfermos)no la pasaron bien, pero ya nos ocupamos de socorrerlos y ayudarlos con la limpieza, recuperación y la fuerza (que también se necesita en momentos así).
      Muchas gracias por tus elogios. La verdad que la lavanda le da un saborcito bien especial a la panna cotta (¡y ni hablar del perfume!).
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. que super original y que pinta tan deliciosa. me ha encantado la idea! buenisima. besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, me alegra mucho que te guste la propuesta. Es muy suave, sabrosa, liviana y perfumada.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Te ha quedado estupenda me encanta besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adita Donaire. Me alegra que te guste mi receta. Un beso.

      Eliminar
  5. Exquisita, muy original y una precisa presentación!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Esmeralda. Me alegra que te guste mi propuesta. Un beso.

      Eliminar
  6. Que postre tan rico, que fotografías tan delicadas y preciosas para mostrárnosno.Felicidades!1.

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, María de Gracia, por los elogios! Me alegra que te guste el postre y las fotografías.
      ¡Un beso grande!

      Eliminar
  7. Madre mía... :S No me estraña que quieras endulzarte el día... cualquiera no después de todo eso :( Ains respirar hondo y para delante... si puedes ser saboreando este postre aromatizado a lavanda y ligero mmm... ideal para evadirse... Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Sandra, que bien puede ser ésta una excelente propuesta para endulzarse el día, disfrutando de un postre liviano, sabroso y bien perfumado. :)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  8. Me encantó tu blog y tus recetas, así que me quedo de seguidora, esta panacotta es digna de admiración. Te invito a pasarte por el mio, creo que te gustará. :). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lily, muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra que te guste mi blog y mis recetas:)
      Ya mismo paso a conocer tu blog. Un beso.

      Eliminar
  9. Siento mucho las consecuencias de esa tormenta y te envió mucho animo
    y todo mi cariño, la panna cotta tiene un aspecto estupendo y al aroma de lavanda, debe ser todo un placer.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Cucharadas de placer, por tus lindas palabras! Me alegra que te guste la panna cotta. La verdad que el perfume y el sabor a lavanda le dan un toque muy delicado, original y sabroso.
      ¡Besos!

      Eliminar
  10. Buenas tardes!
    Te he dejado un regalito en mi blog!
    http://ratatouille-maribel.blogspot.com.es/
    Pasate cuando puedas a por él.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ¡Muchas gracias, Maribel! Ya mismo paso por tu blog.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que tiene una pinta deliciosa! Mi cuchara tiene envidia de no poder ir a tu cocina!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me pone muy feliz que te guste y tiente mi receta. Es muy simple, pero sumamente deliciosa con un sabor y un perfume bien delicado a lavandas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  13. Tienes toda la razón Garni. La panna cotta es un dulce sencillo y muy agradable al paladar.Esas flores de lavanda tienen que haberle dado un aroma y un saborcito delicioso.
    Aquí he visto hace poco flores deshidratadas para acompañamiento de sopas, etc.Donde vivo, abunda la lavanda en los jardines y en casa siempre tengo (aunque se quedan secas, claro está, siempre guardan un ligero aroma que me encanta).
    Me dan ganas de preparar de nuevo este rico postre al verlo en tus fotografías.
    Querida, mil besos y lo mejor del mundo siempre para tí y los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra muchísimo que mi panna cotta te resulte tentadora por su aroma, sabor y mis fotografías. La lavanda es una de las flores comestibles que más me gusta, y con la que estoy experimentando desde que descubrí en el recetario que pertenecía a mi abuela varias recetas que la incluyen. Su perfume y sabor son deliciosos y le aportan un toque inigualable a las preparaciones(además, son tan bonitas).
      Te agradezco mucho que pasaras por aquí para dejarme tu comentario. Te envío muchos cariños, deseándote lo mejor para vos y tu familia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores