Algunas recomendaciones para comer sano en el Día de la Revolución Alimentaria (Food Revolution Day) y receta de Lasaña de vegetales

Cuántas veces escuchamos decir que "Somos lo que comemos"; está claro que así es. Los alimentos pueden nutrirnos, protegernos de enfermedades - haciéndonos más fuertes o previniéndolas -, ayudarnos a bajar o aumentar nuestra masa corporal, pero también pueden provocarnos enfermedades, padecimientos, alergias y malestares... Por ello, cuando se trata de alimentarnos no debemos tomar la tarea a la ligera: No da lo mismo lo que comemos, cómo lo comemos, ni qué procesos ha atravesado nuestro alimento. 
Si nos detenemos a pensar un momento, es muy probable que muchas de las claves para comer mejor, con más calidad y beneficios, estén más cerca de nosotros de lo que nos imaginamos (incluso, algunas las llevemos a la práctica de manera consciente o no, por consejo de nuestra madre, una amiga o un profesional). Sin embargo, es fácil desorientarse en la multiplicidad de posibilidades que nos brinda el modo de vida moderno. No faltará quien sentencie enérgicamente que "comer sano es mucho más costoso y más laborioso" que una dieta estándar, que "no hay tiempo para dedicarle a la buena alimentación cuando contamos con tan poco tiempo para nosotros mismos"... En ese caso, mi respuesta es sencilla: Comer bien no requiere de mucho más tiempo que comer mal. Para dar un ejemplo, en el tiempo que perdemos esperando al delivery, podemos prepararnos una comida mucho más sabrosa, nutritiva y sana que la que nos traerá el repartidor de turno. 

Se trata de un hábito, como cualquier otro. De su práctica nacerá una nueva forma de vivir nuestra alimentación, con más consciencia, con amor hacia nosotros mismos (y nuestros seres queridos), con más salud y bienestar.

No estoy aquí para imponerles un modo de vida sino, simplemente, ofrecerles una pequeña guía de acciones que tienen que ver con la alimentación del día a día con las que podrán notar cómo mejoran su salud, su cuerpo y estado anímico (porque, claro, somos un todo) en muy poco tiempo.

¿Por qué hoy? Es simple. Elegí esta fecha porque hoy es el Food Revolution Day (Día de la Revolución Alimentaria), un día en el que se nos invita a compartir nuestra experiencia con los demás para retomar la senda de la alimentación sana, consciente, con productos frescos, casera, a través de recetas, consejos, ejemplos...




La iniciativa (por si todavía no la conocen) llega de la mano del famoso y mediático chef británico James Oliver, y tiene el propósito de motivar a la gente a disfrutar de una vida más sana a través de la alimentación, promoviendo nuevos hábitos. 


 

Desde que comencé este blog (hace un año y algunos meses), mi propósito es acercarles recetas posibles de realizar, para cocineros experimentados y novatos, con alimentos fáciles de conseguir y productos de estación. Recetas sencillas, pero sabrosas y nutritivas para probarlas de vez en cuando, para enriquecer su dieta tradicional o para intentar nuevas preparaciones. Para acompañar mi propuesta, hoy les acerco esta serie de consejos básicos para alimentarnos mejor, más sano.










































Este pequeño listado de consejos es sólo orientativo, para ayudarnos a recordar o reconocer algunos ítems importantes sobre nuestra alimentación. Seguramente, habrá muchos otros consejos tan importantes o útiles como estos que no llegué a incluir para no abrumar con tanto dato... Los invito, entonces, a que investiguen y se interioricen más en aquellos temas o tópicos vinculados a la alimentación sana que les interesen o les preocupen para lograr comer cada día un poco mejor y de una manera más saludable.

Ahora sí, la receta de la semana que, para hacer honor al Día de la Revolución Alimentaria, tiene como ingrediente de lujo unos tomates cherry orgánicos exquisitos que cultivó y cosechó con sus propias manos mi amiga Mirta.





Aquí les dejo los ingredientes de esta Lasaña de vegetales bien sabrosa y nutritiva.





Para empezar, cortá (en sentido longitudinal) en finas rodajas, con cuchillo o mandolina, 700 gramos de berenjenas. Pasá las rodajas por harina y huevo batido; luego, freílas en abundante aceite hasta que se doren ligeramente. Dejalas enfriar sobre papel absorbente.





En una cacerolita, rehogá en 1 cucharada de aceite neutro 2 cebollas medianas, cortadas en juliana. Condimentalas con sal, pimienta, albahaca, ajo y tomate deshidratados y ahumados. Agregá 200 gramos de champiñones fileteados  y 350 gramos de tomates cherry, cortados en cuartos.





Llegó la hora de preparar la salsa de nuestra lasaña: Colocá en una cacerolita 600 gramos de tomates naturales (escaldados y triturados con el mixer o la licuadora) y condimentalos con cebolla y cebolla de verdeo deshidratadas, sal, pimienta, orégano, romero y nuez moscada. Reservala.

Por último, cortá de manera longitudinal (a cuchillo o con mandolina) 700 gramos de papas.

Para armar la receta, enmantecá una fuente apta para horno y disponé sobre ella una capa de papas (como están crudas, las rodajas deben ser finas para ayudar a la cocción). Condimentá con pimienta y nuez moscada, añadí unos trocitos de manteca y una lluviecita de queso rallado (yo utilizo queso en hebras bajas calorías).






Acomodá por encima una capa de las berenjenas que reservaste, cubriéndolas con una parte de la mezcla de cebolla, champiñones y tomates cherry. Luego, espolvoreá por encima queso rallado o en hebras.





Volvé a repetir la operación hasta utilizar todos los vegetales preparados. Entonces, bañá toda la lasaña con la salsa de tomates que reservaste y cubrí con abundante queso rallado.

Llevá a horno fuerte por 40-45 minutos para que se cocinen las papas (recordá que están crudas) y se gratine la lasaña.





Algunos consejos finales: Esta receta puede realizarse con cualquier vegetal que desées (zucchinis o zapallitos, batatas, hojas frescas de espinaca...).

Si lo preferís, las papas pueden estar cocidas al vapor. De esa manera, tardará menos en cocinarse la preparación.

Al pasar las berenjenas por harina y huevo, sin doble capa de harina o pan rallado, logramos que no absorban tanto aceite y queden más ligeras.





Esta lasaña de vegetales es una propuesta liviana, muy práctica para ofrecerles verduras a los más reacios, porque la salsa y el queso le aportan mucho sabor... Y ni hablar de los tomates cherry orgánicos que saben a verdura de casa, cuidada con cariño, tiempo y dedicación.

Espero que se animen a probarla y que pongan en práctica algunos de los consejos para comer sano sin perder de vista el sabor, que lo uno y lo otro pueden venir de la mano.

Les deseo una excelente semana. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas








Fuente consultada: "La cocina de la felicidad. Los alimentos y nuestras emociones". Adriana Ortemberg. Editorial Urano. 2009

Comentarios

  1. Muchas gracias por los consejos, los tendre en cuanta e intentare ponerlos en practica. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que puedan serte útiles. :)
      Saludos.

      Eliminar
  2. una información estupenda y una lasaña buenisima....

    ResponderEliminar
  3. Que post mas completo, no conocía esta dia, algunas de estas recomendaciones si las conocía otras no pero siempre vienen bien recordarlas


    La lasaña me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece una excelente ocasión para que demos a conocer o difundamos buenas conductas de alimentación y métodos o técnicas sanas para alimentarnos mejor. Repasar lo que sabemos, complementar con alguna información nueva...
      Te agradezco mucho tus elogios y me alegra que te guste mi receta.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Silvi, muchísimas gracias por toda esa información, que ya conocía en parte,pero que siempre conviene recordar y tener presente.
    Este listado lo he metido en mis favoritos para leerlo con frecuencia y retener estas pautas tan importantes (algunas ya las seguimos en casa) para nuestra alimentación.
    Lo peor de este tema son los productos ecológicos agrícolas, sumamente caros aquí en España y aunque mucho más saludables no alcanzan a todos los bolsillos. Otros, como harinas, cereales, semillas, legumbres, huevos y pastas, sí son más asequibles por su precio y de hecho los empleamos ya de forma habitual.

    Respecto a tu propuesta de hoy, me parece rica y apetitosa esta lasaña y tomo nota de ella
    (! qué doraditas se ven las berenjenas...me encantan!)). Un plato bien completo y saludable.
    Gracias siempre por tu esfuerzo para concienciarnos de una alimentación saludable.
    Un abrazo con cariño y que tengas un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, con todo lo que venís investigando sobre el tema, pronto te convertirás en una verdadera experta en la materia. Jajaja :)
      Como yo estoy convencida de que debemos ocuparnos un poquito por lo que nos llevamos a la boca: después de todo es lo que nos nutre o nos perjudica, pensé que la ocasión bien valía para recordar algunos buenos hábitos o sumar nuevos conocimientos...
      Por aquí en Argentina también los productos orgánicos (en especial los de huerta porque respetan las estaciones, rotaciones de cultivos, no salen en inmensas cantidades y llevan otros métodos de producción)son bastante caros. Tal vez, por ello cada vez más gente apuesta a su pequeña huerta orgánica, aprovechando algún espacio de su jardín, en pallets, macetas, existen huertas orgánicas comunitarias o barriales...
      Me alegra mucho que la receta de lasaña te guste.
      Gracias por pasar a visitar mi blog. Te envío un cariño enorme.

      Eliminar
  5. Desde luego que esas pautas que dices las suscribo casi en su totalidad aunque a veces sea difícil seguirlas por circunstancias diferentes, pero está claro que así deberia ser una alimentación sana y sostenible desde todos los puntos de vista.
    Tu lasaña me parece estupenda, y esos tomates deben ser maravillosos, nada que ver con lo que sale de los invernaderos.
    Un abrazo bonita, que pases un buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, con que modifiquemos algunas de nuestras conductas con un poquito de buena voluntad y decisión tenemos asegurada una mejor nutrición. Cada uno con lo que pueda y poco a poco...
      Me alegra mucho que te guste la receta. Es verdad, los tomates de huerta, cuidados con esmero y cariño, saben a gloria. No tienen ni comparación con los demás.
      Otro abrazo para vos y que pases un excelente fin de semana.

      Eliminar
  6. Qué buena lista Silvi! Tengo que imprimirla y hacer el check-list a menudo para cumplir con el objetivo de la salud! Y la lasagna la voy a hacer mañana, tengo todo en casa y por los fríos viene de diez!
    Yo participé en el FRD en el blog de Vero con mi budín de papa, puerro y jamón...
    Te dejo el link : http://fabi-objetotransicional.blogspot.com.ar/2013/05/molderia-go-go-y-puerros.html
    Besos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabi, me alegra mucho que te guste la idea del FRD. ¡Cuántos más nos sumemos, mucho mejor! Cada uno con su pequeña aportación, ayudamos a difundir buenos hábitos de cocina y comida.
      Voy a chusmear tu receta ya mismo.
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. si quieres puedes pasarte por mi blog que te he dejado una cosita

    http://principiantedelacocina.blogspot.com.es/2013/05/premio-20-para-el-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. J.mascaro, voy a pasar por tu blog encantada de la vida. :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. No debemos pasar de todas estas recomendaciones, pero luego en la práctica son muy difíciles de llevar a cabo. Gracias por recordásnolas.
    Tu lasaña es un escándalo, tiene una pinta extraordinaria, casi la huelo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, en cuanto a la teoría y la práctica de los hábitos saludables, estoy convencida que más nos han hecho creer que es difícil llevar una vida sana sin morir en el intento que lo que en verdad resulta. ¿Cuántas veces cocinamos el fin de semana para freezar las cenas de la semana? Pues, el tiempo que nos lleva hacer una comida mala es el mismo que el tiempo que nos lleva hacer alguna saludable... Mucas veces pedimos comida al delivery porque llegamos cansados de trabajar y pensamos que así nos ahorramos tiempo de jaleo en la cocina cuando, incluso en menos tiempo que lo que tarda el delivery, podemos tener una cena más rica y más sana. En fin, creo que se trata de ponerse metas y hábitos. Pero, claro, no quiero imponerle a nadie mi manera de pensar... :)
      Me alegra muchísimo que te guste mi lasaña; en casa les encanta cada vez que la preparo.
      Besos grandes.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares