Muffins de algarroba, miel y naranja, rellenos con dulce de leche casero exprés

Hace unos pocos días, como ya deben saber, dejó de funcionar - al menos, del modo en que tradicionalmente lo hacía - el Google Reader (sistema que nos permitía acceder a las noticias/actualizaciones de los blogs que seguimos, para decirlo en un español sencillo y apto para no entendidos en la materia). Para mí, que soy un verdadero despiste, con mil cosas en la cabeza, siempre que "alguien" me mantenga al tanto de lo que publican mis amigos blogueros es un gran alivio. Lo dejo en sus "manos" y me olvido de andar pendiente de fechas, horarios, etc. Por lo tanto, cuando me enteré que Google Reader desaparecería, salí a la búsqueda de una solución efectiva y poco complicada. Es decir, lisa y llanamente, salí a la búsqueda del sustituto ideal del sistema. Y lo encontré, pero no sólo eso. Encontré una herramienta verdaderamente eficaz que me avisa a diario (o cómo yo prefiera) sobre las actualizaciones de los blogs que sigo con una interfaz amigable y que manejo a mi antojo. Ahora sí, hacer la recorrida por mis blogs amigos es un verdadero placer; además, no me pierdo nada, pero nada (cosa que antes me ha pasado varias veces). Con ustedes...





Si prestaron atención a la columna derecha de este blog (justo debajo de "¿Te ayudo a encontrar mis recetas?"), ya habrán encontrado el link para poder seguir Bouquet Garni Receta a través de Bloglovin' sin mayores complicaciones (¡¿Cómo que todavía no hicieron el cambio?! ¡Vamos! ¡A poner los dedos en acción! y en un minutito estará terminado el trámite, sin mayores inconvenientes y con gran efectividad). 

Ahora sí, ¡A cocinar! que para eso estamos aquí...

Unas semanas atrás, les presenté mi Cheesecake de dulce de leche y ricota y algunos de ustedes me comentaron que nunca habían probado el dulce de leche. Aunque este dulce me parezca lo más natural del mundo, sé que para quienes no viven en Argentina conseguirlo, a veces, puede transformarse en toda una odisea (pese que lo exportamos y todo). Es por eso que quiero proponerles esta receta que, por un lado, me permite enseñarles a preparar un dulce de leche casero súper exprés (que solía realizar mi mamá cuando yo era pequeña y estábamos de vacaciones de invierno) y, además, una preparación donde aprovechar ese dulce de leche (si son capaces de resistir la tentación de comerlo a cucharadas...).

Cuando digo que esta receta de dulce de leche casero es súper exprés, digo también que es cero complicaciones. Nada de hervir la leche, agregar el azúcar, el bicarbonato de sodio, la vaina de vainilla y revolver, revolver, revolver; cuidar que no se queme ni se pegue, seguir revolviendo... No, esto será tan fácil como ir al supermercado, comprar una lata de leche descremada condensada azucarada 0% grasas de 395 gramos (o la que sea de tu preferencia), llenar una olla con agua, colocar la lata de leche condensada (sin la etiqueta) en su interior, verificar que el agua cubra muy bien la lata (mejor si la supera por muchos centímetros) y poner la olla al fuego para que hierva.





Una vez que el agua rompa el hervor, deberás dejar que el contenido de la lata se cocine por unas 2 horas y media ó 3. Lo único que deberás cuidar es que nunca baje el nivel de agua; es decir, que nunca quede la lata al descubierto.

Si llegaras a necesitar más agua para compensar la que se irá evaporando de la olla, deberás incorporar agua hirviendo para no bajar la temperatura de la cocción. 

Pasado ese tiempo, apagarás la hornalla y dejarás que la lata y el agua se enfríen en el interior de la olla. Entonces y solo entonces, abrirás la lata de leche condensada y la magia se habrá consumado: un dulce de leche casero súper exprés sin mayores complicaciones se presentará ante tus ojos. Espeso y algo más claro que el comercial (porque no contiene bicarbonato de sodio), este dulce de leche es muy sabroso y apto para utilizarse en casi cualquier receta como reemplazo de su hermano mayor (el industrializado).

Para conservarlo, lo colocarás en un frasco limpio y esterilizado. Si nadie se tienta y lo come de a cucharadas, podrá durar en la heladera bien refrigerado unos 7 días.






Los fanáticos y fundamentalistas del dulce de leche (argentinos, en su mayoría) tengan a bien no arrojarse con ansia de sangre sobre mi yugular. Sé que esta receta no es el "auténtico" dulce de leche que en nuestro país conseguimos en variedades artesanales, reposteros, coloniales, actuales, tradicionales, light... Pero, es una opción económica, casera y muy sabrosa, bastante difundida para reemplazar (con la frente bien alta) al tradicional dulce, en regiones del mundo en que no es fácil de conseguir.


Ahora bien, quiero enseñarles una receta donde poder incluir este dulce de leche casero: unos Muffins de algarroba, miel y perfume de naranja (que si prefieren dejar sin rellenar también serán todo un éxito).





Para prepararlos necesitarán estos ingredientes. 





¿Nos ponemos manos a la masa? En un bol, tamizá 200 gramos de harina leudante (o común) y 50 gramos de harina integral fina, junto con 3 cucharaditas de polvo para hornear y 1 cucharadita de sal.

Incorporá 4 cucharadas generosas de harina de algarroba (orgánica) e integrá muy bien todos los ingredientes secos.




Llegó el momento de añadir 125 cc. (1/2 taza) de leche descremada, 3/4 taza de miel (orgánica, mejor), 1 huevo ligeramente batido y 2,5 cucharadas de aceite neutro.

Con batidor de alambre, mezclá muy bien los ingredientes. Encima, rallá la cáscara de una naranja, así los aceites esenciales de la fruta caen sobre la mezcla, intensificando su sabor y perfume. Por último, añadí 1 tapita de extracto de vainilla.




Batí hasta obtener una mezcla homogénea. Con cuchara o manga repartí la preparación en pirotines que colocaste previamente en una muffinera (molde para muffins), rellenándolos hasta la 3/4 parte de su volumen.





Llevá a horno precalentado a 180°C por 30 a 35 minutos. Una vez que superen la prueba del palillo, dejalos enfriar sobre una rejilla.




Cuando estén bien fríos, llegó el momento de rellenarlos. Para ello, con la cuchara para preparar papas noisette, quitarás una porción de la cubierta de cada muffin, reservando esa especie de sombrerito o coronita de masa para utilizarla después. Esta operación dejará expuesto un hueco en la cubierta del muffin.




Con manga repostera (o cuchara, en su defecto), rellená cada hueco con el dulce de leche casero que preparamos (o el de tu gusto) bien frío y coroná los muffins con sus correspondientes sombreritos.




¡Voilá! ¡Muffins de algarroba, miel y naranja con relleno de dulce de leche listos para el té, café o mate! Si se atreven a prepararlos, les aseguro que resultarán un éxito absoluto. 

Con estas cantidades obtendrán una docena de muffins regordetes, esponjosos, con una cubierta crujiente y relleno de dulce de leche.




El dulce de leche lo podés reemplazar por la mermelada de tu preferencia (frutos rojos, frutillas, arándanos, moras, ciruelas, naranjas - ya que la receta incluye piel de esta fruta -, manzanas...), crema de chocolate y avellanas, buttercream o podés comerlos sin rellenar porque estos muffins por sí mismos son una delicia.




No les recomiendo colocar mucha más harina integral que la que incluye la receta (a veces, hacemos nuestras propias proporciones por cuestiones de gusto) porque este tipo de harina es bastante astringente; unida a la harina de algarroba - que es también muy astringente - daría como resultado una masa muy pesada y dura (tensa).

En este caso, como se puede ver en la fotografía, la masa queda alveolada y esponjosa.




Permítanme que les cuente algunas de las características y propiedades o beneficios de la harina de algarroba para quienes no la conozcan todavía.

La chaucha del algarrobo blanco o negro produce una harina aromática y dulce que sustituye con ventajas al chocolate (e incluso al café) y brinda muchas propiedades nutricionales. Así, la harina de algarroba es rica en azúcares naturales, hierro (mucho más que el hígado vacuno), calcio (más que la leche), magnesio, fósforo, cobre, potasio, silicio y zinc.

Tiene un 11% de proteínas, posee pocas grasas (pero, de excelente calidad), no contiene gluten (lo que la convierte en un alimento apto para celíacos) y es muy rica en vitaminas A, B1, B2, B3, C y D.

Además, es rica en fibras solubles que disminuyen las bacterias nocivas de nuestro intestino, incrementando los lactobacilos y posee propiedades antioxidantes.


Harina de algarroba, vainas y semillas de algarroba


Entonces, ¿estos muffins no les parecen la oportunidad perfecta para probar (y comprobar) el delicioso sabor y las propiedades nutricionales de la harina de algarroba? Les garantizo que no los defraudarán con su sabor irresistible, su corazón exquisito y cubierta crujiente. Pruébenlos y me cuentan...

Si se preguntan dónde conseguir este producto, les recomiendo que pasen a visitar la dietética o herbolario más cercano a sus hogares; seguro, quedarán impresionados con algunos ingredientes increíbles y deliciosos.

Espero que la propuesta les guste tanto como a nosotros (en casa, los muffins duraron lo que un pestañeo). Nos reencontramos la semana próxima. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Una delicia de muffins, te quedaron espectaculares!!
    Tengo que hacerlos, pero guapa, a mi me sigue apareciendo mi lista de lectura y todo igual, creo que al final bloglovin, será una herramienta más para que nos puedan seguir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esmeralda, me alegra mucho que te gusten mis muffins. :) Estoy segura que si los probás, quedarás encantada.
      Respecto de Google Reader, es veradad: no ha llegado el fin del mundo Jajaja :D Yo también tengo mi lista de blogs, pero no es completa (cosa que me pasaba con cierta frecuencia, por desgracia, y me perdía de actualizaciones de mis amigos). En teoría, ahora, sólo nos informa de los blogs de Blogger, pero no de aquellos creados en otras plataformas como Wordpress, por ejemplo. De cualquier manera, Bloglovin' me resultó más amigable y eficaz, por eso lo recomiendo también.
      Un beso.

      Eliminar
  2. De cualquier forma, ya abrí mi cuneta y también te sigo por ahí!

    ResponderEliminar
  3. Unos muffins con un aspecto delicioso y como siempre con unos ingredientes que me parecen de lo más sano, no he probado el harina de algarroba, aunque en mis visitas a la herboristeria la he visto, creo que la próxima vez la comprare viendo las propiedades que tiene. Esa forma de preparar el dulce de leche, recuerdo hace años que venía en la etiqueta de una marca de leche condensada aquí en España. Me pregunto si se podría cocer en la olla exprés para acortar el tiempo de cocción.
    Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocina en familia, me alegra mucho que te guste mi receta de muffins. El harina de algarroba es una excelente fuente de nutrientes. Estoy segura que, en cuanto te atrevas a probarla, la adoptarás para tus recetas.
      Sé que la forma de preparar dulce de leche no es ninguna novedad... En todo caso, una receta fácil con mucha nostalgia (a mi mamá se la enseñó a realizar su mamá). :) Eso sí, muy efectiva, porque obtenemos dulce de leche casero en muy poco tiempo.
      En cuanto a cocerlo en olla exprés para acortar el tiempo, te tengo una buena noticia (Jajaja): Estará listo en unos 40-45 minutos aproximadamente, dependiendo de lo espeso que los desées y del tipo de leche condensada que utilices.
      Un beso y excelente semana para vos.

      Eliminar
  4. Pues yo te sigo en los dos lados, hace tiempo que por si acaso hice lo de bloglovin, pero de momento el otro no ha desaparecido.
    El dulce de leche es el que yo he hecho toda la vida, aunque hace tiempo que se puede comprar el vuestro por todas partes, de mejor o menor calidad, pero se encuentra fácil, aunque reconozco que le tengo cariño al de la lata de leche condensada.
    A ver, no te voy a engañar, la harina de algarroba no me provoca así en principio muchas ganas de probarla, la verdad,jajaja, tendría que pasarme por tu casa, probar esos muffins en persona, y comprobar que efectivamente saben tan bien como parece!! Menuda pinta!!!
    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, cuando quieras te venís a casa a probar los muffins de algarroba y quitarte la duda sobre su sabor. Verás que luego de probarla, empezarás a pensar recetas para utilizarla porque es muy sabrosa. :)
      Un beso.

      Eliminar
  5. Unos muffins exquisitos, me encanta el dulce de leche. Te han quedado tan bonitas que dan ganas de darle un bocado a la foto. Bs.
    Julia y sus reecetas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Julia, por tus elogios! Me alegra mucho que los muffins te hayan parecido tentadores. En verdad, son muy ricos.
      Un beso.

      Eliminar
  6. A estas horas es dificil ver una receta así y que no te entre un hambre terrible!!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra que te guste mi receta.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Madre mía estos muffins tienen que estar riquísimos, menudo pintón tienen. No he probado la harina de algarroba, pero me tiene intrigada, así que espero poder quitarme la curiosidad bien pronto.

    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merchi, te garantizo que son muy sabrosos con o sin relleno.
      Cuando pruebes la harina de algarroba vas a quedar encantada por su sabor y sus propiedsdes nutritivas. Estoy segura.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Vaya pinta tienen estos muffins , tienen que estar de escandalo!!! Soy nueva en esto de los blogs y me encantaria que te pasaras por el , haveer que te parecen mis recetas y si te gustan ya sabess hazte seguidoraa^^

    Gracias desde http://diezyochoenmicocina.blogspot.com.es/ Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, te aseguro que los muffins son deliciosos y muy perfumados. La algarroba es un excelente sustituto del chocolate e, incluso, del azúcar; además, tiene un sabor muy agradable.
      Ya visitaré tu blog, en cuanto pueda. :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Que ricos!! en una ocasión intenté hacer el dulce de leche igual que tu me despisté (tanto tiempo que necesita hervir) la cacerola se quedó sin agua y la lata explotó!!!! ahora me da la risa, pero cuando tuve que limpiar el estropicio ni te cuento. Estoy contigo en lo del Bloglovin, a mi me parece más útil que el google Reader, vamos, que desde que me he cambiado estoy encantada!!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sazono y me lo como, en verdad estos muffins son muy ricos. Si los probás no te arrepentirás (aunque uses otro relleno o no los rellenes siquiera).
      Sí, esta manera de "preparar" dulce de leche exige que estemos controlando, de tanto en tanto, el nivel de agua de la cacerola por la cocción prolongada. ¡Ay, mi madre! Me imagino la difícil tarea de quitar dulce de leche por los rincones menos pensados de la cocina y créeme que te entiendo perfectamente...
      Eso sí, en olla exprés, el tiempo de cocción se reduce a sólo 40-45 minutos.
      Creo que en cualquier momento abrimos el club de fans de Bloglovin' (Jajajaja) porque quien lo usa difícilmente no lo recomienda.
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Muchasss Graciassss.... mi niña quedo regia con estos muffins en el colegio en su exposición sobre alimentos de algarroba... no quedo uno.... Felicidades!!.. mi niña tiene solo 11 años y ella misma los realizo.. super tu receta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que la receta les haya gustado tanto, que a tu hija le resultara útil para el trabajo del colegio y que ella misma los preparara. Seguro, allí tenemos una futura cocinera ;)
      Gracias a ustedes por confiar en mis recetas y por contarme tan bonita experiencia.
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares