Hamburguesas de lentejas y mijo con Papines a la Crema de queso y verdeo

Hace un tiempo ya, compartí con ustedes mi receta de hamburguesas de garbanzos. Si no las conocen aún o tienen curiosidad por saber cómo se realizan, aquí las encontrarán.

Pues bien, hoy les presento otras hamburguesas vegetarianas que preparo y que les encantan a mi familia. Ya saben que no estoy aquí para dar cátedra sobre lo que deben o no deben comer. Simplemente, les presento opciones que pueden adoptar definitivamente en su dieta o que pueden probar, preparándolas ocasionalmente para variar el menú. En esta ocasión, celebrando (con unos días de atraso porque fue el 1 de octubre) el Día Internacional del Vegetarianismo, les propongo realizar hamburguesas de lentejas y mijo al plato (por supuesto que pueden comerlas con pan de hamburguesa; si es casero, mucho mejor) con guarnición incluida, lo que significa que tendremos 2 recetas al precio de 1.




Permítanme, antes de ir a la preparación en sí, que les presente a uno de los protagonistas principales de esta receta: el mijo. Se trata de uno de los cereales más antiguos (puede darse la mano con la quinua, la chía, el arroz y el amaranto), venerado por muchos de los pueblos de la antigüedad. Es muy rico en hierro (casi-casi a la par de las lentejas), apto para celíacos porque no contiene gluten, rico en vitaminas del grupo B (B1, B2 y B9), magnesio, fósforo y silicio.

De textura mantecosa al ser cocido, puede emplearse en preparaciones similares a las de otros cereales integrales: para preparar panes, risottos, cous-cous, en ensaladas...

Aquí están, estos son los ingredientes para realizar las hamburguesas de hoy.





Lo primero que deberás hacer es cocinar el mijo. Para ello, poné en un colador de malla bien apretada 250 gramos de mijo, lavalo muy bien bajo el chorro de agua y llevalo a cocinar en una cacerola con el triple de su volumen en agua (es decir, por cada parte de mijo incluirás 3 partes de agua). Dejá que se cocine a fuego medio por 15 a 20 minutos y luego bajá por completo el calor de la hornalla, dejando que el cereal termine de hidratarse con el agua de su cocción. Eso sí, siempre cuidá que no se pegue al fondo de la cacerola. Reservá hasta que se enfríe.

Mientras tanto, picá 1 cebolla en pequeños cubos. Hacé lo propio con 1/4 de ají morrón y rallá bien fina 1 zanahoria.

En una sartén con 2 cucharadas de aceite neutro rehogá los vegetales, condimentándolos con sal, pimienta, nuez moscada, cúrcuma y orégano. Una vez cocidos, dejá que se enfríen.





Por último, poné a hervir 250 gramos de lentejas (yo usé las tradicionales, pero bien pueden ser las lentejas coral o los lentejones). Cuando ya estén tiernas, escurrilas y dejalas enfriar.

En licuadora, procesadora o mixer, procesá todos los ingredientes (menos el queso rallado) hasta obtener una pasta. En ese momento, condimentá o rectificá la sazón si lo considerás necesario y añadí 150 gramos de queso rallado (en mi caso, 75 gramos de Provolone y 75 gramos de queso en hebras bajas calorías que piqué para dejarlo de la misma textura que el queso rallado).





Con una cuchara tomá porciones de la mezcla y, ayudándote con las manos, dales forma de hamburguesas. Pasá las hamburguesas por pan rallado o panko (pan rallado japonés) y conservalas en recipientes aptos para freezer separadas entre sí por separadores de alimentos.




De esta manera pueden conservarse por 10-15 días sin inconvenientes en el freezer y sacarte de un apuro en cualquier momento (nunca pude comprobar si este tiempo puede extenderse, aunque entiendo que es posible, porque nunca duran tanto tiempo en casa. Menos mal que la única vegetariana en mi familia soy yo...).

Podés prepararlas vuelta y vuelta sobre placa o plancha, fritas en abundante aceite para que no queden grasosas o al horno en placa, rociada con rocío vegetal o ligeramente enaceitada. Si fueron freezadas, no necesitan descongelarse antes de ser cocidas, excepto si las vas a freír.




Les dije que prepararíamos 2 recetas al precio de 1. Pues bien, estos son los ingredientes que necesitarán para realizar unos exquisitos Papines a la crema de queso y verdeo que bien sirven como guarnición o acompañamiento para unas ricas hamburguesas vegetarianas o vegetales asados, así como para cualquier plato de carnes o pescado.




En este caso, utilicé 6 papines andinos (en sus variedades de ollucos rojos, verdes, amarillos, naranjas y violáceos, plenos de vitaminas y nutrientes) por porción. Si no conseguís papines, podés hacer la misma receta con papas comunes.

Lo primero que deberás hacer será lavar muy bien los papines y ponerlos a cocer al vapor (con cáscara incluida, por favor) por 15 minutos. Para pasar a la segunda etapa de esta preparación, los papines deben estar firmes y algo duros todavía, pero lo suficientemente tiernos como para aplastarlos con la mano.

Disponé cada papín aplastado en una placa para horno con rocío vegetal y bañalo o cubrilo con abundante crema de queso y verdeo especialmente allí donde quedó "roto" al aplastarlo. Llevalos a cocinar en horno fuerte hasta que se tiernicen, gratinándose la crema y dorándose el queso.

¿Cómo se prepara esta exquisita y versátil Crema de queso y verdeo? Muy fácil: Cortá en pequeños trocitos la parte verde de la cebolla de verdeo y rehogala (no te doy una medida exacta porque siempre lo hago "a ojo"; digamos que un buen puñado) en media cucharada de aceite neutro (con mucho cuidado porque se quema con facilidad). Si lo preferís, podés usarla cruda. Mezclala con 3 cucharadas bien colmadas de queso crema (en mi caso, descremado), aligerado con un chorrito de leche (también descremada). Condimentá con sal, pimienta y nuez moscada e incorporá 2-3 cucharadas de queso en hebras bajas calorías o queso rallado. Integrá muy bien los ingredientes y utilizá esta deliciosa crema como te indiqué antes.




Esta es una propuesta muy sabrosa y rápida que los dejará más que satisfechos. Siempre nos viene de mil maravillas tener hamburguesas listas para usar en el freezer porque nos sacan de apuros o nos resuelven una comida en un santiamén sin mayores complicaciones.

Les aseguro que estas hamburguesas vegetarianas son deliciosas, con su exterior crocante y corazón cremoso. Aptas para grandes y chicos, vegetarianos o no son un buen ejemplo de comida sana, rica y rápida que gustará a todos por igual, aportando nutrientes muy útiles en la dieta de todos los días.

Espero que les guste la propuesta y los tiente a probarla. ¡Qué pasen una excelente semana! Hasta la próxima. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Hola, Bouqué.
    Mi esposo lleva un tiempo sugiriendo consumo de mijo... supongo que me acabo de quedar sin excusas ! Ja-ja!
    La receta de los papines es imperdible. Esa la habré de poner en práctica a la brevedad. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, me hiciste reír con ganas. Jajajaj :D Pobre hombre, dale el gusto... Creo que si lo probás, te va a gustar el mijo. Yo preparo varias recetas con él (voy a ir publicando otras; tal vez, alguna te sirva de inspiración) y la verdad es que es muy rico. No tiene nada que envidiarle a un arroz cremoso, por ejemplo y tiene muchos nutrientes.
      Me alegra que, al menos, la receta de papines te resulte tentadora; tampoco te defraudará.
      Cariños.

      Eliminar
  2. Me encantan las hamburguesas vegetales, yo hago unas con soja que son deliciosas. Gracias por compartir esta receta, así podré variar y, de paso, cocinar con mijo, que nunca he hecho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, las hamburguesas vegetales o vegetarianas (incluso, si se preparan más finitas y alargadas, se transforman en las clásicas milanesas que por aquí son muy comunes) son una deliciosa manera de incorporar legumbres, cereales y vegetales a la dieta de todos los días. Además, son muy prácticas y nos sacan de cualquier apuro sin ser "comida chatarra".
      El mijo es un cereal muy sabroso que permite, por ejemplo, preparar unos risottos muy cremosos y exquisitos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Pues tienen muy buena pinta y sobre todo son muy sansa, la pena es que algunos de los ingredientes no los encuentro por aqui, pero no deja de ser una receta interesante. Bstos.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, en verdad son muy sabrosas, nutritivas y sanas. Podés prepararlas con cualquier variedad de lentejas y, si no conseguís mijo, podés reemplazarlo por trigo burgol (el mismo que se emplea para preparar trigo bulgur) o arroz integral.
      En cuanto a los papines andinos, como ya les conté en la receta, podés reemplazarlos por la variedad de papas o papines que consigas en tu ciudad.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. La verdad es que me parecen muy curiosas estas hamburguesas. Nunca he utilizado el mijo para cocinar, pero tengo un amigo vegetariano que sí lo utiliza y me ha dicho que está muy bueno. Así que ¿qué mejor ocasión para probar el mijo que poner en práctica esta receta?. Aunque bueno, como en casa son todos más que carnivoros, al final las tomaré yo sóla. Un besote.
    Aliño con cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arae, el mijo es muy sabroso. Además, es bien cremoso y puede utiizarse en cualquier plato que lleve arroz (para tener idea de recetas o usos).
      En mi casa son todos carnívoros, sin embargo esta receta les gusta mucho. Todo es cuestión de abrir la cabeza, permitirse otros sabores y si, además, se trata de un plato rico y nutritivo creo que bien vale la pena probarlo, no? :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. que originales! no lo he probado nunca!, pero sera cuestion de probarlo! saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, estoy segura que si las probás quedarás encantada. Son muy sabrosas de verdad.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Niña, según iba leyendo la receta, iba pensando "esto se lo tengo que pasar a mi hijo", es que le va a encantar seguro. No te enfades pero a mi no me tienta, jajaja, ya sabes que el vegetariano es el y yo me quedo con las hamburguesas de carnaza, jajaja. Pero las papines si me gustan, pero como comprenderás usaré patatas normales y corrientes, que me pilla un poco lejos irme hasta allá en busca de los papines!
    Un besazo preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, creo que a tu hijo le gustarían mucho estas hamburguesas. Jajaja :D
      Los papines, como ya aclaré en la receta, pueden reemplazarse por las papas propias de cada región. Yo utilicé papines andinos orgánicos porque estaban de mil maravillas y saben a gloria, pero la misma receta se aplica a cualquier tipo y tamaño de papa.
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  7. Food looks perfect.. :)
    Keep in touch,
    www.beingbeautifulandpretty.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pooja, I promise these are delicious! :)
      Keep in touch.

      Eliminar
  8. Una receta la mar de sana, gracias por presentáme esta delicia.Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doris, me alegra mucho que te guste la propuesta porque es verdaderamente muy sabrosa, sana y nutritiva.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Todavía no he probado el mijo! En España no es muy común, aunque se encuentra, y nunca me ha dado por comprar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, si tenés oportunidad de probarlo sé que no quedarás decepcionada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. me encanta, la voy a probar, estaba buscando una receta así!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvina, me alegra mucho saber que mi propuesta puede serte útil.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Qué buena receta! me la guardo!!!!!
    Gracias!
    bss
    Mica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mica, me pone muy feliz que te guste mi receta.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  12. Las hamburguesas vegetales son una buena opción, tanto para las personas que no comen carne, como para variar a quien la come.
    besss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocina en familia, pienso como vos: Las hamburguesas (con estas recetas también pueden prepararse croquetas y milanesas) vegetales poseen la particularidad de permitirnos variar el menú (en caso que no seamos vegetarianos), aportando nuevos sabores y nutrientes a nuestras dietas.
      Besos.

      Eliminar
  13. Ya las había comido, pero nunca tuve el placer de hacerlas. Aquí estoy esperando a un comensal para degustar las ricas hamburguesas que hice, en mi caso, mezcle cebolla con zapatillo de tronco, que era lo que tenía a mano, y agregué las lentejas con mijo y avena bien condimentaditas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, de eso se trata: animarse a combinar sabores, aprovechar verduras o cereales que tenemos en casa, adaptar las recetas a nuestro propio gusto, bolsillo, posibilidades.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. Hola personitaa!! Buenísima la receta, la quise poner en práctica pero tuve un percance... quise hacer en cantidad y las cebollas que compré ¡resultaron estar feas! Entonces la pregunta es: ¿SE PUEDE GUARDAR EL MIJO HERVIDO? Espero vea esto pronto! jeje Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cin, podés guardar el mijo hervido en la heladera sin problemas. No lo dejes muchos días porque se convertirá en una masa amorfa seca y algo pastosa, pero podés conservarlo lo suficiente como para ir a comprar y reponer los vegetales que no se encontraban en buen estado. De cualquier manera, recordá que podés reemplazar algunos de los vegetales de la receta por otros que tengas en casa y que puedan aportar tmbién sabor a las hamburguesas.
      Saludos.

      Eliminar
  15. ¡Hola, Silvina! Soy Mirna, de San Lorenzo, Paraguay. Te comento que la semana pasada hice las hamburguesas de lenteja y mijo al horno y salieron riquísimas. No utilicé el queso rallado, porque mis padres están en el proceso de eliminar los lácteos, pero de todas formas estaban para chuparse los dedos.
    Muchas gracias y seguiré viendo otras recetas por aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirna, me alegra mucho que les hayan gustado estas hamburguesas. En verdad, el queso rallado es un ingrediente que puedo o no emplearse según la dieta que se esté siguiendo, porque es un complemento que le aporta algo de sabor extra y un poquito más de ligue, pero las estrellas de la receta con todos sus nutrientes y beneficios son las lentejas y el mijo.
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  16. estimada!...estaba por comenzar con el mijo sin saber como....ya me pongo manos a la obra..gracias por tu generosidad, me encanta tu blog..las recetas estan barbaras y es muy bello de ver!! liliana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, me alegra mucho saber que mi receta te resulta útil. Muchas gracias también por tus elogios. Me pone muy feliz que te guste mi blog.
      En cuanto al mijo, prometo subir en breve nuevas recetas con este cereal súper nutritivo y delicioso. ¡Es que me sobran recetas y me falta tiempo! Jajaja ;)

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Noeli, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Saludos.

      Eliminar
  18. Hola Silvina! Ayer hice estas hamburguesas para comer, estaban deliciosas !!! ;-))) GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, qué alegría que les gustaran. ¡Muchas gracias a vos por tomarte el ratito para contármelo!
      Un beso grande.

      Eliminar
  19. Hola! qué ricas se ven!!! las voy a hacer con seguridad. Quería consultarte si se podrán guardar en el freezer COCIDAS ya. Saludos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Lo ideal (y súper práctico) es prepararlas, disponerlas en envases herméticos aptos para freezer, separadas por separadores para tales fines, y congelarlas porque no te olvides que los ingredientes ya están cocidos. Así se conservan por 15-20 días y para utilizarlas sólo deberás ponerlas a cocer sin descongelarlas previamnete, quedando doradas y crocantes por fueras con su interior cremoso y suave.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho tu visita. Si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, si dejás un mensaje como usuario Anónimo (porque no disponés de cuenta en Google o no sos un usuario registrado en el blog) asegurate de indicarme tu nombre a modo de firma, así sé con quién estoy hablando. ¡Que disfrutes el paseo y gracias por pasar por mi cocina! ;)

Google+ Seguidores