Bombones de avena y cacao

Los bombones son esos diminutos (o no tanto) pecadillos que, muy de vez en cuando, nos permitimos. Pequeños y deliciosos gustitos que nos damos para alegrar nuestro corazón, levantarnos el ánimo, quitar penas o aportar energías.

Como el propósito de este blog es que cocine todo el mundo (vale decir: entendidos, novatos, expertos, principiantes con ciertos resquemores...) sin perder todo el día en ello, les propongo una nueva receta de bombones bien sencillos que no necesitarán de templado de chocolate, mesadas de mármol, termómetros de cocina u hornallas encendidas. Eso sí, aseguran elogios y suspiros por parte del público catador.




Aquí les dejo el listado de ingredientes para realizar estos bombones de avena (otra manera de incluir esta maravillosa fibra en nuestras recetas sin que se dé cuenta nadie) y cacao semiamargo que harán las delicias de amigas y parientes en sobremesas o cafecitos.





¿Comenzamos? Lo primero será que coloques en un bol los 125 gramos de avena fina (si tenés avena común no es necesario que salgas corriendo a comprar su versión más refinada, procesala en la multiprocesadora o en el mixer y listo) junto con 100 gramos de cacao amargo en polvo (de buena calidad, por favor, y si es orgánico mucho mejor) y 125 gramos de azúcar impalpable/glas. Con cuchara integrá muy bien.




Luego, incorporá 2 cucharadas de leche descremada, 1 cucharada de vino Oporto (o similar) y 75 gramos de manteca derretida. Mezclá muy bien los líquidos con los ingredientes sólidos hasta obtener una pasta o masa que podés terminar de unir con las manos sin que resulte pegajosa.




Cubrí el bol con papel film y llevá la masa a que descanse en la heladera por 1 hora. Luego, tomá con la mano porciones del tamaño de una nuez y dales forma de bolitas. Colocalas en pirotines y conservalas en la heladera hasta el momento de servir.




Si lo deseás, podés cubrir todos los bombones con coco rallado. Yo dejé algunos en su estado natural porque ya sabés que no soy muy fanática del coco en formato rallado y seco...

Últimos consejos y sugerencias: Podés reemplazar el coco rallado por praliné o frutos secos molidos y la avena (aunque sería una pena, al menos que se trate de una razón de fuerza mayor) por galletas molidas o bizcochuelo/bizcocho bien triturado.

Recordá utilizar cacao amargo de buena calidad (mucho mejor si es orgánico) en lugar del cacao para preparar la chocolatada de los chicos.

Si querés que estos bombones sean aptos para niños, sólo debés reemplazar el vino Oporto por igual cantidad de leche.
 



¡A disfrutar del sabor delicado del cacao, perfumado por el vino dulce y de la sutileza de la avena (que, por cierto, se lleva de mil maravillas con el cacao) en unos bombones deliciosos y facilísimos! 

Ya verán como los invitados les piden la receta y elogian los pequeños bocaditos que acompañan un rico café.  

Espero que disfruten de la semana. Nos encontramos la próxima. ¡Ah, casi me olvidaba! A partir de la semana que viene Bouquet Garni Recetas se viste de fiestas porque comienza el mes de diciembre y con él la maratón de recetas navideñas. Y digo maratón porque, en lugar de publicar una receta por semana, tengo todas las intenciones de compartir con ustedes tres recetas semanales para la mesa dulce, los postres o los regalitos culinarios que hacemos a familiares y amigos cuando nos reunimos en esta época. Para que puedan preparar con tiempo algunas recetas o experimenten con otras, y para ir disfrutando del espíritu navideño.

Ahora sí... ¡Hasta la semana que viene! Estén atentos a las novedades y pásenla muy bien. ¡Bon appétit!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. ¡Qué bocados más deliciosos! y además muy sencillos de elaborar. Me llevo la receta. Un besote.
    Aliño con cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arae, ya verás que sencillos son de preparar y de comer. Es que a todos gustan mucho... :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. ¡Qué locura!! son una delica y una perdición. Pero me los llevo igualmente, jeje! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmina, la verdad es que son una perdición, pero de esas perdiciones que nos permitimos de vez en cuando como para darle saborcito a la vida (mientras pensamos en las proteinas y las grasas saludables que tiene la avena, y ni que hablar de los flavonoides del cacao). Jajaja :D
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. We make these too
    I am inviting you to join my $30 certificate giveaway with 2 winners
    http://www.beingbeautifulandpretty.com/2013/11/dressale-30-certificate-giveaway.html?m=0
    Keep in touch,
    www.beingbeautifulandpretty.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pooja is always nice to see you. :)
      Have a great day!

      Eliminar
  4. Hola! te conoci hace poco, blogueando por ahi...me encanta tu blog, desde el diseño, lo calidez y las recetas que para mi que no soy muy buena en esto me sirven un monton!!....a preparar con los chicos este fin de semana, estos deliciosos bombones!! saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam, me alegra mucho saber que te gusta mi blog y mucho más que mis recetas te resultan útiles.
      Esta es una preparación ideal para dejar que los chicos nos ayuden en la cocina porque, sin peligros, pueden divertirse y aprender. Estoy segura que la van a pasar bárbaro.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola preciosa! Nunca se me hubiera ocurrido utilizar avena, pero estoy segura de que están deliciosos y desde luego sanos, como todo lo que haces. Siempre tiene una pinta extraordinaria y a la vez sabes que los ingredientes son inmejorables.
    Me alegra saber que te voy a ver más a menudo hasta Navidad, estaré atenta a todo lo que hagas!
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, siempre tengo en la cabeza ir encontrando lugarcitos para, en cada receta que se pueda, incorporar avena que es muy versátil porque va bien tanto para lo dulce como para lo salado, y muy sana. Además, avena y cacao combinan de mil maravillas. Si a esto le sumamos una receta sencilla, mucho mejor.
      Nos estamos viendo en muy pocos días más.
      ¡Un beso grande!

      Eliminar
  6. No los he hecho nunca con avena pero seguro que estan la mar de ricos, me los apunto para estas fiestas, nos encantan los bombones. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, la avena y el cacao se llevan de mil maravillas. Estos bombones son una nueva prueba de ello. Estoy segura que se pueden presentar como cierre de una cena (incluso naideña) sin mayores problemas porque a todos gustan mucho.
      En casa también nos rendimos ante los bombones. :)
      Besos.

      Eliminar
  7. Muy buena idea la de usar avena para estos bomboncitos. Y el perfume del Oporto les ha de dar un toque delicioso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cacao, avena y Oporto combinan de maravillas. Perfumados, húmedos y suaves, estos bombones se vuelven una perdición en muy pocos minutos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Estos bombones son un clásico, de esos que siempre te hacen quedar bien y hasta quizá con ingredientes que están a manos.
    Por un blog español, Azafrán y pimentón, supe que son un clásico de las meriendas de Europa del Norte y en Estocolmo se los conoce como Chokladbollar: bolas de chocolate suecas. totalmente novedoso este nombre, al menos para mí, porque estos han sido los bombones de avena de toda l vida.
    Me encanta el scrap con que presentás tus recetas. ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, los "Chokladboll/Chokladbollar" suecos son deliciosos, pero se preparan con harina de avena, manteca de cerdo y café (además de cacao y azúcar). Esta versión de bombones que, como bien decís, es un clásico con miles de variantes, la heredé de mi familia (es uno de los bombones que preparaba mi abuela, pero además encontré otras versiones de ellos en los recetarios de mis tías abuelas y de mi bisabuela) y le hice algún ajuste a mi gusto (entre ellos, la avena entera molida y el vino Oporto).
      De cualquier manera, no me extraña encontrar recetas con similitudes en el mundo entero por razones múltiples: los intercambios comerciales y turísticos (y hablo de tiempos inmemoriales), las migraciones internas y externas, los productos y modos de prepararlos propios de un continente que se llevaron a otro... Además, como decía mi bisabuela: "Nada nuevo hay bajo el sol". Jajaja :)
      Me alegra mucho que te guste mi trabajo de presentación de las recetas.
      ¡Qué pases un hermoso fin de semana! Saludos.

      Eliminar
  9. Que buenos! Y bien sanos.
    Yo suelo comprar avena en copos, es lo más habitual en España, y la harina de avena rara vez visita mi despensa, aunque a veces algún paquete ya compro...

    Tiene un sabor tan especial, me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, en casa compramos el salvado de avena para preparar panes y los copos de avena; por eso, en la receta explico que si tienen la avena común no salgan a comprar avena fina o harina de avena, porque con solo moler los copos se obtendrá la textura deseada para los bombones.
      La verdad es que son bien ricos, sanos (si se quieren aptos para niños, es sólo cuestión de reemplazar el Oporto por leche), fácilísimos de preparar y capaces de engalar cualquier café o copita de licor con saborcito a casero y aspecto de confitería.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Que delicia de bocado! Nunca los hice con avena, así q la apunto en la lista de pendientes. Bstos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manoli, estoy segura que te gustarán mucho con el toque de avena que, por cierto, combina de mil maravillas con el cacao.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Pues si tienen pinta de pecado si!!! A mi me confieso chocoadicta me parecen toda una perdición.
    Me quedo esperando el maratón navideño!!!
    Un beso (y muchas gracias por tu felicitación en mi blog)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, en verdad son una perdición. Pero, es que un pecadillo podemos darnos de vez en cuando... Con estos bombones se acaban el frío, las penas y hasta el mal humor. Garantizado. Jajaja :)
      Un beso.

      Eliminar
  12. Sé que la receta se publicó hace mucho, pero en esa época yo ni cocinaba. La encontre la semana pasada y me sonó como raro lo de la avena cruda, pero igual los hice, he de decir que fuí incapaz de compartirlos con alguien, porque son adictivos (para mi), hoy voy a hacer más, esta vez si para compartir. Soy adicta al chocolate y te felicito por esta receta y las demás que he estado viendo en tu blog. Gracias por compartir tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus lindas palabras! Me alegra mucho que te guste mi cocina :)
      Esta receta es muy sencilla y sabrosa (aunque cueste creer que la avena cruda pueda resultar bien gustosa). Eso sí, es para comerla ocasionalmente por esta misma razón, ya que la avena cruda puede, un poco antes-un poco después, traernos problemas intestinales porque la mejor manera para consumirla es habiendo sido remojada por largo tiempo y cocida.
      Gracias a vos por compartir tu experiencia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores