Receta de Navidad. Nevaditos (España)

Ola de calor en Buenos Aires. La ciudad es un horno (de manera literal y figurada). Desde el sábado pasado soportamos temperaturas cercanas a los 40° C. A causa de ello, rige la alerta naranja porque el cuerpo no logra recuperarse de una seguidilla insoportable de días (y noches) de calor agobiante y húmedo. Con las altas temperaturas también llegan los cortes de luz (seguidos por los de agua; uno consecuencia de lo otro), las quejas, los artefactos que se descomponen y los alimentos que se echan a perder. Mientras, nos miramos con caras de impotencia porque los consumos récord de energía eléctrica son previsibles, igual que el pronóstico del tiempo...

Todavía me quedaban un montón de recetas navideñas para presentarles como opciones para su mesa de fiestas. Sin embargo, por las razones que aquí les expongo, no he podido publicar nada esta semana y, por ello, he decidido que sea ésta la última receta de este año. Para el próximo quedarán las demás, porque sin luz, sin Internet  y con una ola de calor que nos promete aflojar recién en 7 días, la cocina (así como cualquiera otra actividad) se hace muy cuesta arriba.

Esta receta - aunque muchos de ustedes la conozcan de memoria - es en honor a mi abuela paterna, mi compinche en la cocina y en la vida, mi consejera y mi primera maestra de cocina. Y con ella, también homenajeo a mi bisabuela y mis tías abuelas que han sabido cultivar el arte de la cocina con manos de ángel, dejándome de legado sus recetas, su amor por meter mano en las masas y su manera apasionada de vivir la vida.

Este año todavía no había presentado una receta de galletas navideñas y creo que esta estará a la altura de las circunstancias. La tomé prestada del cuaderno de anotaciones de mi tía abuela Amalia (la mayor de las hermanas; hoy, con 103 años y sigue contando...), quien fue transmitiéndola a sus otras hermanas, después de la muerte de mi bisabuela (cuando mi abuela sólo tenía 15 años).




Entre los dulces navideños clásicos no podemos olvidar los Nevaditos que junto con polvorones, turrones, mazapanes, peladillas y alfajores destacan en las mesas españolas (y pueblan historias de mi niñez con villancicos, historias de viajes y costumbres de esa parte de mi familia).

Aquí les dejo el listado de ingredientes para preparar estas delicias simples y sabrosas que gustarán a toda la familia con seguridad.




En un bol, tamizá 500 gramos de harina leudante (puede ser harina 0000) junto con una pizca de sal. Agregá 85 gramos de azúcar orgánica y la ralladura de una naranja

Por encima, verté 300 gramos de manteca derretida y fría. Por último, incorporá 90 gramos de vino blanco (Sí, sí. Hay que pesarlo).




Con cornet o espátula (para no utilizar las manos y darle calor a la masa), integrá muy bien todos los ingredientes y formá un bollo. Envolvelo con papel film y llevalo a descansar a la heladera por 1 hora.




Una vez pasado ese tiempo, disponé el bollo sobre la mesa ligeramente enaharinada y amasalo muy poco (como para repartir el frío, pero sin darle demasiado calor con tus manos). Con palote estirá la masa, dejándola de unos 2 centímetros de alto y cortá las galletas con las formas que más te gusten.




Disponé las galletas en placa para horno cubierta con papel manteca o de cocina y llevala a horno precalentado a 180° C por unos 40 minutos o hasta que estén doraditas.




Una vez frías, espolvorealas con abundante azúcar impalpable/glas. No lo hagas antes porque el calor de la masa absorberá gran parte del azúcar. 

¡Listo! Llegó el momento de disfrutarlas, convidar a las visitas, regalar a los amigos, compartir en las meriendas...






Una observación importante: Si por alguna razón no pueden hornear todas las galletas juntas (que será lo más lógico porque rinden mucho), consérvenlas en las placas para horno dentro de la heladera, tapadas con papel film, para que no pierdan su forma al cocinarlas más tarde.




Más allá de algunas disputas sobre el lugar de origen de los Nevaditos (hay quien dice que surgieron en Extremadura; mi tía abuela asegura que su cuna fue un convento en Castilla. Pero, claro, ella es castellana...) es indiscutible que son un clásico navideño español. De la época en la que la cocina estaba dominada por la manteca de cerdo como la principal materia grasa, porque el aceite no abundaba y se utilizaba en contadas ocasiones para platos especiales.

Así, entre sabores a chocolates, almendras, miel, especias, vinos y frutas nos vamos acercando a la Navidad, que ya parece estar a la vuelta de la esquina. Sin embargo, entre preparativos, planes, compromisos, menús, compras y reuniones también nos hacemos un lugar para honrar nuestras raíces y tradiciones que nos hacen, en definitiva, ser quienes somos. Ni más ni menos.

Hasta la próxima. ¡Disfruten mucho! Bon appétit.

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Hola corazón! Siento mucho esos calores que estás pasando, yo lo paso tan mal en verano que la verdad es que te compadezco, pero mientras nosotros nos asfixiábamos allá estabais la mar de fresquitos, así que ahora os toca, lo siento... Pero lo de los cortes de luz tiene que ser una lata, aquí pronto serán voluntarios con las subidas que nos están haciendo cada mes, jajaja, me rio por no llorar. En fin, vamos a comernos unos nevaditos para olvidar las penas...
    Querida niña, como va a ser tu última entrada aprovecho para desearte todo lo mejor en estas fiestas, que las disfrutes con esa maravillosa familia que tienes y que el año próximo venga lleno de cosas buenas para tí y para los tuyos!
    FELIZ NAVIDAD!!!
    Un millón de besos, preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nuria, muchas gracias por tus lindas palabras! Deseo de todo corazón que pases unas hermosas fiestas con tus seres queridos y que el próximo año traiga para ustedes menos complicaciones, más esperanzas y alegrías.
      ¡Feliz Navidad!
      Besos enormes.

      Eliminar
  2. Que buena pinta tienen estos nevaditos. Que buenos tienen que estar. Los probaré .Me quedo por aqui.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isaac, es una receta muy tradicional (con las variantes lógicas de cada familia) y bien sabrosa. Estoy segura que te gustarán mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te puedes creer que oigo las palabras ola de calor y me da envidia?? Ainssss, con el frío que estoy pasando este año!! Al margen de climatologías, me encanta esta receta y me encanta su nombre, y como se acercan las fiestas, a ver si me da tiempo a prepararla :)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raúl, cómo somos los seres humanos: si tenemos frío, queremos calor; si tenemos calor, queremos frío... Si pudiera, con gusto te cambiaría nuestro calor por vuestro frío. Jajaja :D
      ¡Muchas felicidades!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Los nevaditos son uno de mis dulces preferidos en estas fiestas. Estos han quedado muy bonitos y apetitosos. Felices fiestas y espero que el calor remita pronto y podáis disfrutar de unas navidades excelentes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, muchas gracias por tus lindas palabras. Deseo que disfrutes de unas hermosas celebraciones con tu familia y tus seres queridos. ¡Felices fiestas!
      Saludos.

      Eliminar
  5. Que rica receta, eso que los dulces típicos de Navidad y yo no somos muy bien llevados, tomo nota por que se de alguien en mí familia que seguro les encantará.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, me alegra mucho que te guste mi propuesta. Está claro que todos, quien más quien menos, tiene alguien en su familia que muere por los dulces... Jajaja ;D
      Un beso grande.

      Eliminar
  6. muchisimas gracias por tu buena onda y compartir con nosotros esos momentos tristes que nos da la vida!Las mascotas son parte de nuestras vidas y se sufren un monton, pase lo mismo que vos casi al mismo tiempo, se lo que se siente!
    Que en esta Navidad nos encotremos con el autor de la vida.....Jesucrito!!!!!, que Dios te bendiga y sigas adelante con tan linda manera de ser!. Da gusto seguir los paso a paso que nos das.............Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Beatriz, por tus lindas palabras, tus elogios y bendiciones!
      Te envío un cariño enorme y deseo que pases una hermosa Navidad, plena de bendiciones.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores