Receta de Navidad. Risalamande (Dinamarca)

Ya sé. Hoy es lunes; por lo tanto, no es común que nos encontremos por aquí hasta los días jueves (más o menos porque hubieron algunos viernes y algunos faltazos justificados, pero faltazos al fin en estos casi 2 años de blog). Sin embargo, cuando llega diciembre el ritmo de este espacio de cocina entre amigos (mi cocina, mi lugar de trabajo, mi PC y mi vida, claro) se alborotan un poco más de lo normal porque tenemos ya cerca, pisándonos los talones, a las fiestas: Navidades, brindis y reuniones por fin de año de cuanto grupo en el que participamos se les ocurra. No sé si en todas partes del mundo es así, pero aquí en Argentina celebramos el haber compartido todo un año juntos con algunos festejos adelantados. Por eso, las últimas semanas del mes se vuelven una sucesión de reuniones, comilonas y brindis varios con los compañeros de trabajo, los "muchachos" del fútbol de los martes a la noche, las compañeras de cerámica, las amigas del colegio, los amigos de la infancia, los ex compañeros de trabajo con los que nos seguimos hablando, las chicas del gimnasio... y queremos anticiparnos, preparando con tiempo algún nuevo plato para presentar en la mesa familiar, regalando alguna delicia hecha con nuestras propias manos, complicándonos poco en la cocina, luciéndonos en la mesa. En fin... Por todo eso es que, tal como se los adelanté la semana pasada, este mes Bouquet Garni Recetas se viste de fiestas con preparaciones dulces para presentar, convidar, regalar, llevar de visita o incorporar en nuestro menú de Nochebuena o de Año Nuevo.





Para comenzar quiero presentarles un postre sencillo de preparar, que seguro le gustará mucho a la mayoría de los comensales, y que funciona perfecto tanto para el caluroso clima que soportamos en esta parte del planeta por estas épocas como para quienes viven la Navidad bajo la nieve.

El Risalamande es un postre típico de las Navidades en Dinamarca, aunque con mínimas modificaciones también se come en Suecia y en Noruega. Riz à l'amande significa "arroz con almendras" ¿Ya van entendiendo por qué dije que le gustaría a la mayoría de los comensales? Es que este postre tiene como ingredientes principales arroz, almendras y una salsa deliciosa con frutillas y confitura que los dejará con la boca abierta (y la cuchara en alto, pidiendo otra porción).

Esta es la lista de ingredientes para realizar esta receta.




Nos ponemos manos a la obra para preparar un postre cremoso, perfumado, de textura suave y con el toque justo de acidez, capaz de nivelar el dulzor dominante en la receta.

En una olla, colocá 400-500 cc. de leche descremada, 1 taza de arroz blanco (arborio o similar), 1/2 taza de azúcar orgánica y una pizca de sal.

Cociná a fuego medio, revolviendo de vez en cuando para que no se pegue, hasta que el arroz esté tierno.




Luego, apagá el fuego e incorporá 1/2 tapita de extracto de almendras. Mezclá bien y dejá enfriar.




Aparte, prepará la salsa que acompañará al postre. Para ello, en una ollita disponé 250-300 gramos de frutillas congeladas, cortadas en mitades, junto con 250 gramos de confitura de frutillas (en mi caso era una confitura orgánica artesanal de frutillas y arándanos al Oporto, deliciosa) y a fuego bien bajo dejala por algunos minutos hasta que pierda su consistencia, logrando una textura más fluida.




Una vez que el arroz con leche se enfríe, incorporá con espátula 200 ml. de crema de leche light batida a medio punto (si lo preferís, puede ser chantilly) y almendras picadas de manera grosera para que se sientan los tropezones al comerlo.




Llegó el momento de servir. En copas individuales presentá el arroz con almendras y disponé por encima la salsa de frutas que puede estar caliente o fría. También puede servirse en una fuente, decorado con la salsa y cada comensal tomará de allí su porción.




El postre es bien simple de realizar: si sabés preparar la base de un arroz con leche tradicional, podés hacerlo. Sin embargo, el toque de la salsa de frutas y la base de la confitura (en su lugar puede ser una mermelada) le confieren una textura mucho más interesante. Al mismo tiempo, al momento de comerlo, el perfume de las almendras, entremezclado con las frutas, y los tropezones de fruta seca le aportan más matices que enriquecen el plato.




En Dinamarca este postre suele presentarse con salsa caliente de frambuesas o cerezas, sirviendo como broche de oro de las celebraciones de fin de año en el período que se denomina "Julefrokost", en el que se suceden fiestas y festejos que realizan las comunidades danesas en el mundo entero semanas antes de la propia Navidad, celebrando con bebidas y comida típica.





La tradición indica que debe esconderse dentro del Risalamande una almendra entera justo antes de servirlo. De ese modo, la persona que la encuentre estará destinada a tener suerte para el año que comenzará pronto. Además, muchas veces también recibe alguna clase de premio o regalo; por ello, es muy común que los adultos escondan la almendra en la porción de los más pequeños de la casa.

A propósito de los más chicos: en Nochebuena, los niños daneses suelen dejar alguna porción de Risalamande en la cocina de sus casas para tentar con este postre a los elfos que asisten a Papá Noel, consiguiendo así que les dejen mejores regalos.

Me despido hasta la próxima receta navideña, deseando que pasen un día hermoso. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Que rico! Nunca lo he probado pero me llevo la receta encantadísima. Un besote. La Caja de las Delicias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariela, estoy segura que te gustará mucho. Es un postre muy balanceado entre los sabores dulces y ácidos, de textura cremosa y muy perfumado con el toque de frutas y almendras que acompañan de mil maravillas. Además, es muy sencillo de preparar.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Madre mia que pinta más buena, tengo que probarlo y si no me dá tiempo en Navidad, lo pruebo sin ser Navidad, asi que tomo nota
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayte, la verdad es que es muy sabroso. En casa dura un suspiro. También es muy versátil porque puede prepararse con otras salsas (pienso en duraznos, ciruelas, frutos rojos) y comerse en cualquier momento del año, aunque se trate de un postre típico navideño. Estoy segura que te encantará.
      Besos.

      Eliminar
  3. UUMM!! tiene que estar delicioso este postre!! me quedo con la receta, me ha gustado mucho, es ideal para la Navidad. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, me alegra mucho que te guste mi propuesta. Es muy sencilla, económica y sabrosa. Estoy segura que te gustará mucho.
      Besos.

      Eliminar
  4. La verdad es que este postre era totalmente desconocido para mí, pero tiene una pinta estupenda. Me encantan todos los ingredientes que lleva así que me llevo la receta que estas navidades quiero probarlo. Un besote.
    Aliño con cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arae, me alegra mucho que te guste esta propuesta. ¿Has visto como aun se le puede dar una nueva vuelta de rosca más al clásico arroz con leche? Fácil, rico y hasta divertido. Espero que si lo preparás me cuentes qué te ha parecido.
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Guauu, que bueno! Eso tiene que estar delicioso, con el arrocito y las almendras, y para rematar las fresas. Me ha gustado mucho, y además es muy sencillo.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, la verdad es que es un postre muy rico, fácil de que le guste a todo el mundo y económico. Me alegra mucho que te guste la propuesta.
      Un beso grande.

      Eliminar
  6. Un postre absolutamente delicioso, con las grasas justas -perfecto utilizar leche descremada y crema de leche ligera. Me ha encantado conocer un postre tan tradicional y las costumbres que lo rodean. Muy buena aportación para las próximas fiestas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, me hace muy feliz saber que la propuesta les ha gustado.
      La verdad es que la leche y la crema más livianas ayudan a que el postre sea también un poco más ligero sin perder su cremosidad ni su gusto.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Me parece maravilloso este postre que has preparado, y que has realzado muy bien con esta presentación tan elegante. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, muchas gracias por tus elogios. Me alegra que te guste mi receta y la presentación.
      Besos. :D

      Eliminar
  8. ohhh que buenoooooooooooo me ha encantado.
    Me gusta el arroz, me gustan las almendras, no conocía este postre pero me has seducido con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste tanto mi propuesta. Si lo pensamos bien es un postre muy simple, pero con algunos detalles que le suman sabor. La verdad es que vale la pena probarlo porque es delicioso.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Que postre tan rico, y me ha gustado aprender de otras culturas, Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofía, me alegra que te guste mi propuesta su historia y tradiciones.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Me ha encantado la receta y la tradición, muy interesante y muy rico. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lily, me alegra que te interese mi propuesta. En verdad es un postre muy sabroso, sencillísimo de preparar (y diría de comer también, a juzgar por lo rápido que desaparece) y muy económico.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Que rico que se ve eso!! Te espero en mi fiesta dulce :)
    Miicakes

    ResponderEliminar
  12. Me alegra, Micaela, que te guste esta propuesta. :)
    Ya pasaré a visitar tu blog, con todo gusto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares