Duraznos asados con reducción de vino dulce (Y dos nuevos premios)

Antes de que termine de escaparse este verano, quiero rendirle sus honores con un postre realizado a partir de una fruta tan propia de la temporada como lo es el durazno. Sabroso, muy perfumado, de carne más o menos firme, amarillo, blanco, prisco, tentador... Siempre refrescante y delicioso en cualquiera de sus variantes. Ideal para comerlo así, como nos lo brinda la naturaleza, sin mayores intervenciones que un buen mordiscón. Pero, cuando una es cocinera se la pasa experimentando con cuanto ingrediente se le presenta, y el durazno no escapó a mis intentos...




Para la ocasión, elegí unos hermosos duraznos priscos (ésos cuyo hueso/carozo se desprende de la fruta con total facilidad, dejando en su lugar un corazón de pulpa rojiza) que dividí en mitades y rellené con algunos pocos y deliciosos ingredientes para obtener un postre exquisito, tentador y delicado. Ideal para ponerle el cierre a cualquier cena formal o a una velada romántica inolvidable.

Aquí les dejo los ingredientes para prepararlo.




¿Nos ponemos a trabajar? Primero, procesá en mixer o procesadora 100 gramos de manteca pomada (o blanda) junto con 75 gramos de nueces Pecan molidas (pueden ser otras variedades de nueces), 75 gramos de almendras molidas, 75 gramos de vainillas molidas (bizcochos soletillas o bizcochos dulces), 1 cucharadita de canela en polvo y 100 gramos de azúcar negra hasta obtener una pasta integrada. Reservá.




Ahora, separá los 6 duraznos (en mi caso, 3 grandes y 3 más pequeños)  - previamente lavados, pero sin pelarlos - en mitades, quitándoles los carozos/huesos, cuidando de no dañar las piezas. Ubicalos en una fuente profunda, apta para horno, que los contenga bien.




Rellená y cubrí cada mitad con una porción bien generosa de la crema de frutos secos, manteca y azúcar que preparaste antes.

Por último, verté en el fondo de la fuente 1 vaso de vino generoso (Oporto, Marsala...) o un vino blanco dulce y 1/2 vaso de agua potable para que esto sirva como fondo de cocción de la fruta. Cubrí la fuente con papel aluminio y llevá a cocinar en un horno precalentado a 180° C por 30 minutos. 

Una vez cocidos, los duraznos deben quedar tiernos, pero conservando su forma (no deben desarmarse). Reservalos.





Colocá en una ollita el fondo de cocción de la fruta y agregale 3-4 cucharadas de azúcar. Llevalo a fuego vivo hasta obtener una reducción; es decir, hasta que ese líquido quede más espeso y concentrado, similar a un almíbar en cuanto a su consistencia.

Para servir, los duraznos pueden estar tibios o a temperatura ambiente. Para ello, disponelos sobre una base de reducción de vino y luego bañalos también con algo de la reducción.

Podés acompañar el plato con una bocha de helado de mascarpone o de vainilla.




Observaciones finales: Los duraznos elegidos deben ser firmes y maduros para no perder la forma ni romperse al momento de cocinarse. Además, debe ser fácil separar el hueso/carozo de la pulpa para no romperlos o dañarlos en el intento.

Este mismo relleno puede utilizarse para peras y manzanas, obteniendo excelentes resultados.

Cuando se trate de una comida en la que participan niños, se puede reemplazar la reducción de vino dulce por una salsa de caramelo.
 



Verán cómo con algunos pocos ingredientes y una de las frutas más exquisitas que nos brinda el verano, podemos realizar un postre bien gustoso, de texturas contrastantes (los duraznos quedan suaves y algo blandos, mientras que el relleno es cremoso y algo crocante), con una salsa/reducción que aporta algunos tonos ácidos y dulces que acompañan de mil maravillas al postre.

Como ya les dije, con esta receta podremos conquistar el corazón (o el estómago; lo que ocurra primero) de nuestro ser amado, mostrarnos como eximios cocineros en una cena de negocios o más formal, impactar a nuestra suegra o dejar a nuestras amigas con la boca abierta. En un rato nada más, podemos quedar como auténticas reinas con un postre facilísimo y muy distinguido...




Espero que les tiente la propuesta y decidan probarla porque estoy segura que les seducirá con sus sabores y texturas.

Antes de despedirme, quiero agradecer a Elisa del blog Que no te falte un perejil  (si aún no lo conocen, no pierdan la oportunidad de visitarlo porque es bien bonito) por otorgarme los siguientes premios: 








Como sigo complicada con asuntos familiares y el tiempo me escasea a diario (si conocen alguien que haya conseguido estirar las jornadas, pásenme su mail, por favor, porque me vendría de mil maravillas...) no voy a poder seguir las reglas que exigen. Por ello, aquí los dejo a mano para que los recojan quienes lo deseen. ¡Mil gracias, Elisa, por haber elegido mi blog para premiarlo!

¡Hasta la próxima! Les deseo una hermosa semana. Experimenten en la cocina y sean felices.

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas





Comentarios

  1. Ay síiiiiiiiiiiii enviadnos el verano a este hemisferio porfaaaaaaaaaaa!!!

    Deliciosos esos últimos duraznos, o melocotones como los llamamos aquí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, ya falta menos para que puedas disfrutar del tan ansiado verano. Desde aquí (el hemisferio sur), ya ves que hemos hecho lo posible por acercarte la primavera. No nos ha dado la fuerza para el verano. Pero, digo yo que será mejor que el invierno que estabas pasando, ¿no es cierto?... Jajajaja :)
      Me alegra mucho que te guste mi postre. En verdad, es muy rico y tentador.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Oooooooooooooooh madre mía que se ma ha hecho la boca agua........que rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Pilar! Me alegra mucho que te guste mi propuesta. Realmente, es un postre muy sabroso y facilísimo (que le da como un plus de placer a la receta).
      Besos.

      Eliminar
  3. Qué ricos los melocotones!!! Una manera diferente de comérselos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, me alegra mucho que te guste mi receta. Como decís, es una manera diferente de preparar los duraznos para lucirnos con un postre original, fácil de preparar y muy gustoso.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Una propuesta excelente y sabrosísima. Me encanta la combinación de los melocotones con los frutos secos, las especias y el vino. Fantástica. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Chus! Me alegra mucho que te guste mi propuesta. En verdad, la cubierta sabrosa y crujiente acompaña muy bien a la fruta suave y tierna. Además, el vino aporta un sabor acaramelado delicioso.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Que buena pinta, me habías dejado totalmente descolocado con los 75 gr de vainillas, menos mal que luego he visto la aclarzcin que son bizcochos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. j.mascaro, me alegra que te guste mi receta.
      En cuanto al lenguaje es, cuanto menos, simpático esto de las diferencias que tenemos (América Latina y España). A tal punto que, en ocasiones, debemos hacer aclaraciones o recurrir a diferentes fuentes para comprender una receta. De modo que, a través de la cocina, disfrutamos de otras culturas, costumbres y hasta vocablos. Por ejemplo, aquí (en Argentina) los bizcochos o soletillas se llaman vainillas y si pido en cualquier comercio "soletillas" me mirarían (sin dudarlo) con cara de extraterrestre... Jajajaja :D

      Eliminar
  6. Tienen que estar buenísimos! Muchas gracias por mencionarme en tu blog. Seguro que te esperan muchos premios más. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, yo soy la agradecida por tu deferencia de incluirme entre los blogs premiados.
      ¡Muchas gracias por tus lindas palabras!
      Un beso.

      Eliminar
  7. Queee pinta! tiene que estar deliiciioso!!!
    un besoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, me alegra mucho que te guste mi receta. En verdad, es muy sencilla y nos deja de mil maravillas ante nuestra familia o invitados. Una manera distinta para comer los duraznos...
      Un beso.

      Eliminar
  8. Qué receta tan original, seguro que es una delicia.....
    Enhorabuena por tus premios....
    Besitos guapa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lala, muchas gracias! Me alegra que te guste mi propuesta: Los duraznos bien carnosos y suaves, con una cobertura crocante y exquisita, acompañados por la reducción de su fondo de cocción es un postre delicioso que se hace en un ratito nada más y nos deja como reinas de la cocina.
      Besos.

      Eliminar
  9. ¡¡Enhorabuena por los premios!!
    Una curiosa combinación los melocotones con los frutos secos, me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Sonia! La verdad que la fruta carnosa y suave (producto de su cocción) combina de mil maravillas con los frutos secos, las vainillas/soletillas, el azúcar y la salsita de vino. Es un postre nada complicado que luce mucho. En casa les encanta y no dejan ni rastros cada vez que lo preparo...
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola! Hace un tiempo me volví fanática de tu blog, quería dejarte un comentario para agradecer que compartas tu talento, tus ideas y tu buena onda con todos. Los fines de semana, que es cuando tengo tiempo libre, preparo todas tus recetas, para hoy ya tenemos postre seleccionado! Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Virginia! Muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra mucho que te gusten mis propuestas y mi manera de presentarlas. :D
      Me pone muy feliz que te tomaras este momentito para contármelo (Sé que muchas veces una no tiene tiempo para nada; por eso, se agradece el doble).
      Gracias a vos por seguirme y probar mis recetas.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Ummmm, que delicia, tienen que estar riquisimos y superjugosos. Te mando un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugarlove55, me alegra mucho que te guste mi propuesta. Es un postre muy rico y facilísimo (lo cual lo hace más sabroso y más tentador todavía. Jajajaja). :D
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Enhorabuena por tu receta, me encanta, te he visitado por el blog y está precioso, me encanta, tengo que pasar más a menudo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Carmen! Me alegra que te guste mi receta. :)
      Besos.

      Eliminar
  13. Deliciosa combinación de sabores, me puedo imaginar el resultado final y he de decirte que es de quitarse, el sombrero, el delantal... y lo que haga falta. Me llevo la receta, con la ventaja de que aquí todavía no ha empezado la temporada de los duraznos o melocotones. Un abrazo y felicidades por esta delicia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles, me alegra mucho que te guste mi propuesta. :D
      Estos duraznos rellenos y bañados en la reduccción de vino dulce son verdaderamente muy sabrosos. Podés incluirlos en un menú elegante, como final de comida, y quedarás como los dioses. Lo mejor aún es que no llevan mucho trabajo ni requieren de técnicas muy complicadas (lo cual, para mí, le aporta un plus a la receta)...
      Un abrazo agrande.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares