Malfatti de calabaza con Salsa rosa

Los malfatti (del italiano "mal hechos") representan, sin dudas, una manera fácil de acercarnos al mundo de las pastas caseras sin temores y con una cierta tranquilidad, porque son muy simples de preparar - más sencillos que los ñoquis, sus primos hermanos - y deparan una lluvia de elogios asegurados a la hora de llevarlos a la mesa.

La versión más tradicional se realiza con ricota y espinacas; sin embargo, pueden prepararse tantas variantes de sabor como se les ocurran. Esta propuesta de calabaza es muy suave y sabrosa; además, combina como los dioses con la Salsa rosa.




Aquí les dejo el listado de ingredientes para realizar esta receta.




¿Nos ponemos a trabajar? Primero, tendrás que asar en el horno 200 gramos de calabaza/anco (sin quitarle la cáscara y sin condimentar) con un hilo de aceite (opcional) hasta que la pulpa quede cocida. De este modo, el puré que se obtendrá será bien seco, evitando que la masa de los malfatti necesite mucha harina.

Una vez cocido, separá la pulpa de la calabaza de su cáscara y hacela puré (puede quedar no muy prolijo, con algunos pequeños tropezones) con un pisa puré o un tenedor. Reservá.




Entonces, colocá en un bol 500 gramos de ricota magra (descremada) y el puré de calabaza que habías reservado. Mezclalos con 1 huevo (de campo o pastoril) y condimentala con sal, pimienta y nuez moscada. Además, agregá 2 tazas de queso rallado (o queso en hebras triturado) que equivalen a unos 200-220 gramos.




Por último, incorporá 250 gramos de harina 000 y con la ayuda de un cornet (espátula de pastelería/panadería) uní todos los ingredientes. 

Deberá quedar una masa húmeda, pero integrada. 




Espolvoreá harina en la mesa de trabajo y en tus manos para facilitar el armado de los malfatti. Tomá pequeñas porciones de masa y formá con ellas unas bolitas (sin esmerarte demasiado; no es necesario que queden muy prolijas para que puedan hacer honor a su nombre) que dejarás en reposo hasta el momento de cocinarlas. 

Si fuera necesario, añadí algo más de harina extra a la masa, enharinate las manos o rodá los malfatti por algo de harina extra para que no se peguen a tus manos o entre sí.




Mientras el agua para cocinar la pasta alcanza el punto de hervor, prepará por separado salsa de tomates y salsa bechamel a gusto (y a tu gusto). Luego, mezclá ambas salsas para formar una deliciosa Salsa rosa.

Entonces, colocá un piso o base de la salsa en una fuente apta para horno, disponé los malfatti sobre ella una vez que vayan cociéndose y los retires del agua (como los ñoquis). Luego, salseá la pasta por encima y espolvorearla con queso rallado o en hebras. Gratiná en horno fuerte y serví. Verás cómo los comensales quedan tan entusiasmados con el plato que casi no emitirán palabras (porque tendrán la boca llena de tus formidables Malfatti gratinados de calabaza con Salsa rosa Jajajaja).




Algunos consejos y observaciones finales: Si desean hacer una versión de esta receta apta para celíacos, deberán reemplazar la harina común por sémola de arroz, fécula de maíz o harina de mandioca/yuca.

La calabaza puede reemplazarse por puré de zanahorias, batatas/boniatos, remolacha/betabel, espinaca, acelga, coliflor, berros, nueces picadas... 

Recuerden dejar los malfatti más o menos del mismo tamaño para que se cocinen todos al mismo tiempo.




Un antecedente de los ñoquis (del italiano gnocchi "bollito" o "pelotita") fueron los zanzarelli ("pequeños mosquitos") que ya se preparaban en la época del Renacimiento en la región de la Lombardía italiana con una masa realizada a base de miga de pan, almendras trituradas y leche. Fue recién en el siglo XVII cuando este tipo de pasta comenzó a llamarse malfatti, reemplazando las almendras por una masa realizada a base de harina, huevo y agua.

Otra de las versiones que justificaría el nacimiento de los malfatti se refiere ni más ni menos que a Bartolomeo Scappi (famoso cocinero del Renacimiento italiano, quien cocinó para obispos y Papas): Ante algunas sugerencias de la época de utilizar para la realización de los ravioles láminas de pasta de un grosor muy fino -  casi transparentes -  o de sustituirlas directamente por una fina capa delgada de harina, el famoso cocinero concibió los ravioli senza spoglia ("ravioles sin disfraz, sin cobertura") unas bolitas de queso fresco que, además, contaban con el agregado de hierbas aromáticas, canela, azafrán, huevo y azúcar. Según algunos historiadores gastronómicos, ésta habría sido una de las fuentes o inspiraciones probables que llevaran al surgimiento de los malfatti que se convertirían, a su vez, más adelante, en los ñoquis tradicionales.




Con muy pocas complicaciones, ingredientes simples (incluso, distintas opciones como para acceder con facilidad a algunos de ellos) y una pizca de maña (o de autodeterminación) en la cocina, podemos preparar unos deliciosos malfatti que dejarán a todo el mundo conforme, feliz y bien comido (que no es poca cosa, claro está...).





Antes de despedirme, quiero recordarles que el próximo sábado 10 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo, una iniciativa llevada adelante por la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO). Este año el tema central del evento es la gente que está vinculada al comercio justo: los productores y consumidores, ni más ni menos. Por un lado, aquellos pequeños productores que luchan (con herramientas - en el más amplio de los sentidos de la palabra - muy dispares) contra las grandes empresas y conglomerados comerciales, intentando no desaparecer (con la consecuente pérdida de técnicas y procesos artesanales que heredaron, en muchos casos, de las culturas primitivas) y luchando por no perder la identidad, diversidad y sustentabilidad a través de la justicia comercial. Por otro lado, los consumidores que acuden a mercados de productores o mercados artesanales, apoyando este tipo de producción como un cambio real hacia una justicia comercial, con reducción de la pobreza.

Por eso, aprovecho la oportunidad de recordarles que siempre que puedan compren productos regionales, realizados o producidos por artesanos locales (esto, por supuesto, incluye el rubro productos alimenticios) porque, de este modo, se benefician las economías locales, los productores que encuentran un canal justo para comerciar sus productos sin intermediarios y nuestro bolsillo como consumidores conscientes. 

El Comercio Justo es un movimiento social global que promueve otro tipo de comercio, uno basado en el diálogo, la transparencia, el respeto y la equidad. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de los pequeños productores y trabajadores desfavorecidos...

Ahora sí, me despido: Si llegaron hasta aquí, mil gracias por acompañarme. Espero que les guste mi propuesta y la pongan en práctica la próxima vez que deseen comer pasta casera (sin morir en el intento). Disfruten de la semana, experimenten en la cocina y sean muy felices. ¡Hasta la próxima!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Se me hace la boca agua!! Realmente exquisito, me llevo la receta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmina, me alegra mucho que te guste mi receta. Si la probás, me contás que te ha parecido, por favor. Estoy segura que te gustará mucho. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tomo nota de la receta... se ve deliciosa!!!
    Un abrazo.
    http://cincofogones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, me alegra mucho que te guste mi propuesta. En verdad es muy sabrosa y creo que te gustará mucho. Si los preparás, me contás qué tal te han quedado estos malfatti, por favor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me quedo con tu alegato por el comercio justo y los productores locales. No podría estar más de acuerdo con esto.

    No me puedo quedar con tus malfatti por esta vez, porque soy alérgica a la calabaza, tal vez la versión de espinacas y ricotta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, como siempre, un gusto enorme que pases por aquí y me dejes tus comentarios.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. No conocia los malfatti, sí los ñoquis. Curiosamente, quien me enseñó cómo hacerlos era una argentina muy querida que, por desgracia, ya no está entre nosotros. Me contaba que, en Buenos Aires, ellos cocinaban los ñoquis el dia 29 de cada mes. Ahora probaré estos malfatti, seguro que son tan deliciosos como los ñoquis. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, estoy segura que los malfatti (en cualquiera de sus versiones) te van a gustar mucho. Sin dudas, son muy parecidos a los ñoquis en su manera de prepararse y su sabor, pero más simples todavía.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Muy bien explicado y unas fotos estupendas, la receta espectacular, enhorabuena, sigue así, te espero por LAS DELICIAS DE MAYTE, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayte, me alegra mucho que te gusten mi receta y mi blog. :D
      Ya mismo voy a visitar tu blog.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Silvi tanto tiempo!!! Estoy desaparecida! Què receta tan rica! La ensayo este finde y te cuento...
    Besooooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Fabi! ¡Qué alegría tener noticias de vos! Espero que todas tus cosas, familia, trabajo, hobbies... estén muy bien.
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta. Cuando la pruebes, contame qué te han parecido.
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Ana María, me alegra que te guste mi receta. Es muy sabrosa y fácil de preparar; además, se luce en la mesa porque los comensales quedan encantados y un acomo una reina. :)
      Besos.

      Eliminar
  8. Bueno... la receta es espectacular, me ha encantado. Sé que queda más sabrosa si la calabaza se asa en el horno tradicional, pero yo voy a probar tu receta asando la calabaza en el microondas, pues el ahorro de tiempo es considerable ( y por lo tanto de energía, también). Gracias por compartir esta delicia, lo dicho... queda guardada!! Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles, me alegra mucho que te guste mi receta. :)
      Un abrazo y excelente fin de semana para vos.

      Eliminar
  9. Probaré a hacer malfatti porque los ñoquis se me resisten. No sabes la cantidad de patata y harina que he acabado tirando, jajaja. Estos me parecen más asequibles, ya el nombre es más adecuado para mí...
    Bueno, niña, como siempre, es un placer venir a verte!
    Un besazo, que tengas un finde estupendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, estoy segura que los malfatti no se te resistirán y te quedarán estupendos. Mujer, no puedo creer que te dejes ganar por unos ñoquis pequeñitos e indefensos, los pobres... Jajajaja :D Bueno, ya sabés el lema en la cocina: intenta y reintenta hasta que logres los resultados buscados.
      A mí me encanta preparar ñoquis (eso sí, no suelo hacerlos de papa; excepto alguna receta específica porque me parecen más pesados). Será porque es una forma de hacer pasta casera sin mayores complicaciones o porque hasta los encuentro divertidos y en un ratito me permiten resolver la comida...
      Un gusto enorme que pasaras por aquí y excelente fin de semana para vos.
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Me parece que este domingo almorzamos malfatti eeeeh! Que riiiico, lo voy a proponer en mi casa para hacerlos y después te cuento como me salieron :) Espero que andes muy bien, besotes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albertina, me alegra que te guste mi propuesta. Estoy segura que si preparás estos malfatti, todos quedarán encantados en tu casa. Eso sí, después me contás qué tal te han quedado y qué te han parecido.
      Besos grandes.

      Eliminar
  11. He visto estos malfatti en tu muro y se me han ido los ojitos detrás. Pues mira de calabaza no los he probado nunca Silvina, y ya me has tentado.
    Me los enseñó a hacer una chica argentina, pero de espinacas y esos son las que tengo publicados, pero tu salsa y lo de la calabaza, me ha enamorado.
    Me voy ya, que a este paso no deja de crecer mi lista de pendientes jaja
    Qué bueno todooooo
    Besotes gordos mi niña, feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      No me extraña para nada que haya sido una argentina quien te enseñó aprepara los malfatti (de espinacas) porque es un plato muy difundido por estas tierras ;)
      Te mando un beso enorme y te agardezco mucho tu comentario.

      Eliminar
  12. Fácil, rápida, super!! hoy los pruebo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maru, me alegra que te guste mi propuesta :)
      Saludos.

      Eliminar
  13. mañana es 29...y pensaba hacer ñoquis ..estudio para cheff y me gusto tu presentación y el paso a paso.CONGRATULACIONES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, me alegra mucho que te guste mi receta, el paso a paso y cómo la presento :)
      ¡Èxitos!

      Eliminar
  14. Hola! Hice los malfattis y me salieron exquisitos!! y a mis hijos les encantaron! gracias y fueron muy fáciles de preparar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que les hayan gustado :)
      ¡Muchas gracias por dejarme tu comentario!
      Saludos.

      Eliminar
  15. No entiendo en que parte se usa el puré de calabaza que explicas antes de la receta de los malfatti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betina, te agradezco tu consulta porque, en el paso a paso, no indicaba con claridad en qué momento se incorporaba a la preparación el puré de calabaza que explicaba al principio de la receta. Ya está subsanado ese inconveniente.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Hola Silvina, como siempre tu blog es mi material de consulta cuando tengo un ingrediente y no se qué hacer con el. Así caigo en recetas publicadas hace tiempo pero espectaculares como esta! Tenía ricota y probé estos malfatti cuando ya lo había intentado con otras recetas pero sin estos resultados. Fáciles, ricos y quedaron geniales. Gracias por tu generosidad con tus recetas semanales tan útiles, bien explicadas y con bella fotografía que dan ganas de cocinar y cocinar. Te mando un gran saludos,
    Valeria

    ResponderEliminar
  17. Querida Silvina, da gusto entrar en tu cocina. Nunca he probado no hecho esta receta, pero deberá ser un éxito en nuestras mesas. para mí seguro que es un acierto pue me encanta la calabaza. En cuanto al postre que nos has hecho en tu publicación , con esas semillas de chía, será el punto final a una maravillosa comida. Un beso y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  18. Hola me encantó la receta muy bien explicada 😊una consulta para cuantas personas o porciones rinde? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus elogios! Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Con estas cantidades, obtenés unas 3-4 porciones abundantes. De cualquier modo, recordá que eso va a depender del tamaño de los malfatti ;)
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores