Tarta de ciruelas remolacha y nueces

Día de otoño gris y fresco (en el que tenemos que llevar clásico abrigo para salir de casa a la mañana temprano y volver a casa cerca de la noche). El ambiente húmedo de los días anteriores trocó en días grises con esas nubes plomizas que no sabemos con certeza - hasta que muestran sus verdaderas intenciones - si nos anuncian la llegada de frío o es que en cualquier momento descargarán algunas gotas... La mejor solución al mal clima - además de la famosa "buena cara" - es cocinar algo rico para agasajar a quienes queremos y agasajarnos porque sí, que es la mejor razón de todas.

Si les nombro algunos de los protagonistas de esta receta (quita-males, quita-penas, quita-fríos, quita-todo): almendras, jengibre, canela, cacao de excelente calidad, un toque de kirsch, dulce de ciruelas remolacha/rojas y nueces... ¿Qué me dicen? ¿Se suman a una tarde de tarta y té (o jugos refrescantes, si están en primavera)?




Aquí los ingredientes para una tarta que despertará suspiros y emociones varias (todas buenas, eso sí).




Esta receta es de las que llevan un poco de preparación inicial, por eso de pesar y medir los ingredientes (que son varios) y dejar todo listo. Pero, que después se ponen facilísimas porque la idea es comer algo rico, no morir en la intentona cual heroínas medievales. Además, cuando está lista, recién salida del horno y le vemos la cara de felicidad a toda la familia (hasta al perro, a quien hay que explicarle que, por más que mueva incesantemente su rabo, no va a poder probar ni un pedacito pequeñito porque tiene cacao que le hace pésimo a su salud)... Eso no tiene precio.

En un bol, tamizá 75 gramos de harina 0000 con una pizca de sal. Añadí 50 gramos de harina de almendras (si no tenés, podés reemplazarla por la misma cantidad de almendras bien trituradas) y 75 gramos de harina integral fina. Luego, incorporá 130 gramos de azúcar integral, 1 cucharadita de canela molida, 1 cucharadita de jengibre molido y 1 cucharada colmada de cacao amargo (de excelente calidad y orgánico, mejor).

En procesadora o mixer, procesá los ingredientes secos e incorporá 4-5 cucharadas de aceite neutro (dependerá de la humedad ambiente de ese día y del grado de astringencia de las harinas). Procesá hasta obtener un arenado fino.



Entonces, incorporá 2 yemas (de huevos pastoriles, ecológicos o de campo) y unos 30 cc. de kirsch. Continuá procesando hasta formar una masa lisa.

Envolvela en papel film y llevala a descansar a la heladera por unos 30 minutos.




Pasado ese tiempo, dividí la masa en dos porciones (una corresponderá a las 2/3 partes del total de la masa), enhariná ligeramente la mesa de trabajo y estirá con palote/rodillo la masa de mayor tamaño, dejándola del grosor de tu preferencia (yo la hice bastante finita, pero eso es según decisión personal). Con ella, fonsá/forrá un molde de tartera desmontable al que rociaste con rocío vegetal o enaceitaste ligeramente.




Luego, cubrí la base de la tarta con 450 gramos de mermelada de ciruelas remolacha/rojas (este verano por los elevados costos y la no tan buena calidad de las ciruelas no preparé mermelada casera; por ello, utilicé una de muy buena procedencia, sin azúcar agregada y sin conservantes). Por encima, disponé 50 gramos de nueces trozadas de manera grosera para que nos encontremos con los tropezones a la hora de comerla.




Para terminar, estirá la masa restante del mismo grosor que el piso de la tarta y con un cortante de tu agrado (en mi caso, corazones... Tenía un día romántico Jejeje), cortá las figuras que más te gusten.




Con una pizca de agua tibia y algo de maña/imaginación/ganas de jugar, ubicá las figuras de masa a modo de cobertura, unidas por algún punto entre sí, dejando espacios libres para que podamos espiar cuál es el relleno de la tarta.
Una vez concluida esta tarea, cociná la tarta en horno precalentado a 180° C por 40-45 minutos o hasta que se dore ligeramente la masa y el relleno se muestre a borbotones por las ventanitas que dejaste en la cubierta superior.




Cuando la tarta esté fría, si lo deseás, espolvoreá con una lluvia de azúcar impalpable (no es obligatorio; yo no lo hice) y a disfrutar del sabor del verano (que ya se fue/ que está por llegar) y de una tarde de tarta inolvidable.

Algunas observaciones y recomendaciones finales: Como ya les indiqué, en caso que no dispongan de harina de almendras (no siempre tenemos en casa y, si no la usamos con frecuencia, tiende a hacerse hospitalaria con pequeños bichitos poco deseables...), pueden preparar su propia y rápida harina de almendras moliéndolas en procesadora, mixer o similar. Si lo desean, pueden dejarle la película amarronada que recubre al fruto o pueden pelarlas primero y procesarlas después.

La mermelada  de ciruelas remolacha/rojas puede reemplazarse por la de frutos rojos, frambuesas, frutillas, naranjas, mandarinas, peras o limones. Todas ellas quedan estupendas con esta masa (¡Y si son caseras, mucho mejor!). También pueden utilizar dulce de membrillo o de batata (como en una pasta frola).

Si no desean emplear mermeladas o dulces para esta receta, pueden reemplazarlos por una rica compota de la fruta de su preferencia (la fruta limpia y sin cáscara, cocida en agua y algo de azúcar o endulzantes naturales), bien escurrida y fría.

La cubierta superior puede hacerse con el clásico enrejado entrecruzado de las pasta frolas de membrillo o batata.




Muy bien, hasta aquí mi propuesta para esta tarde gris y fría de otoño que terminó cambiando de cara gracias a una exquisita y perfumada tarta.

¡Hasta la próxima! Les deseo una excelente semana, experimenten en la cocina y diviértanse.


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Por un día los dos hemisferios se pusieron de acuerdo: en Madrid el día está frío, lluvioso y feo, muy gris para ser casi verano.

    Así que te cojo un trocito para reconfortarme también yo, y la idea estupenda de los corazones, que me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste mi propuesta. Los corazones le dan un toquecito distinto al enrejado tradicional de las tartas y, en este caso, le aportan un toque femenino y romántico. En fin, es que tenía uno de esos días...
      ¡Marcha porción para vos!
      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Tertúlia da Susy. En verdad es una tarta muy sabrosa y vistosa.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Te ha quedado estupenda, se ve muy jugosa y debe estar para chuparse los dedos!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, me alegra que te guste esta tarta. En verdad, es muy sabrosa y sencilla de realizar.
      Besos.

      Eliminar
  4. Nunca había oído hablar de las ciruelas remolacha, pero supongo que serán las rojas rojísimas, o alguna que yo no conozco. La tarta es una preciosidad, se nota que tenías la tarde romántica desde luego, jajaja pero es que quedan tan monos los corazones... A mi me gustan las tardes frias y lluviosas, hay gustos para todo, y si te tuviera más cerca me tendrías de okupa en tu casa a la hora del café, jajaja
    Un besito preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuri, las ciruelas remolacha (al menos por estos lados del planeta se conocen con ese nombre) también se llaman ciruelas rojas. Esto se debe al color característico que tiene la pulpa de esta fruta,similar al de la remolacha/betabel.
      Mujer, si estuviéramos cerca, te garantizo que te invitaba día por medio a tomar café en casa. Jajaja :D
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. No la conocía pero tengo que probarla me parece una idea estupenda y la pinta que tiene es maravillosa.
    Bss
    ¡¡Mmm qué delicia!!
    Facebook ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana María, me alegra que te guste mi propuesta. Estoy segura que si probás esta receta quedarás encantada con sus sabores y texturas. Además es muy sencilla de realizar.
      Besos.

      Eliminar
  6. Yo tampoco he oído hablar de ellas y se antoja que debe ser muy rico y de un color inigualable. me encantaría probar esta tarta. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, las ciruelas remolacha son la ciruelas rojas (por aquí se nombran así porque su pulpa tiene un color similar al de la remolacha/betabel).
      Me alegra que mi propuesta te resulte tenatdora. Estoy segura que si la probás quedarás encantada por la combinación de sabores y por lo fácil que resulta realizarla.
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. Me imagino que las ciruelas remolacha se llamarán así por que son de un rojo intenso, yo hasta ahora no había oído (leído) hablar de ella. Tu tarta se ve deliciosa, una verdadera delicia, como lo es una tarde lluviosa (al menos para mi) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles, efectivamente, las ciruelas remolacha reciben este nombre por el característico color de su pulpa, semejante al de la remolacha/betabel.
      Me alegra que te guste mi receta porque es ideal para comer una tarde de lluvia (o en cualquier otro momento Jajaja), con un rico té o café y en buena compañía.
      Un abrazo para vos.

      Eliminar
  8. Hola Silvina... ni te lo vas a creer... una de esas casualidades de la vida, hoy me he acordado de la tarta pasta frola que se hace tanto en Argentina... y vine a tu blog para ver si tú la tenías publicada... cuál no fue mi sorpresa cuando al poner en el buscador "pasta frola" tu buscador me tarjo a esta exquisita y maravillosa tarta, además de elegante... que me dice cómeme, cómeme... ahora no puedo ponerme a prepararla porque ya son las 20.30 h de la noche, aunque aún es de día... pero te aseguro que me reservo la mañana del domingo, para preparar esta delicia. Te aviso, eh? Bueno en eso quedamos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :) Estoy segura que te quedará muy sabrosa de cualquier modo que la prepares. A propósito de ello, te quiero recordar que este formato (sea el relleno, sea el "enrejado") son una versión sui géneris de un clásico argentino. Las tradicionales pasta frolas aquí se preparan con dulce de membrillos o de batatas de los que vienen en formato pan/bloque y, últimamente, también las encontramos de dulce de leche también. Espero que mi versión (o la adaptación que vos prepares) resulte del agrado de tu familia. Después me contás qué les ha parecido, ¿eh?.
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho tu visita. Si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, si dejás un mensaje como usuario Anónimo (porque no disponés de cuenta en Google o no sos un usuario registrado en el blog) asegurate de indicarme tu nombre a modo de firma, así sé con quién estoy hablando. ¡Que disfrutes el paseo y gracias por pasar por mi cocina! ;)

Google+ Seguidores