Receta de Navidad. Botones de jengibre

Las galletas de jengibre son un clásico navideño indiscutible. Para la primera época de fiestas que compartimos en este blog preparé una versión de ellas (por si todavía no la conocen, pueden ver la receta aquí) muy rica y rendidora. Imagínense que mi hijo, cada vez que las cocino, se abalanza al mejor estilo Gollum con el Anillo Único de Poder - "my precious" - sobre la lata donde las guardo como si se tratara de un tesoro invaluable de su propiedad... En  fin, revolviendo los viejos cuadernos de mi abuela y tías-abuelas encontré otra receta de estas mismas galletas con algunas pequeñas variantes en cuanto a sus ingredientes. No iba a prestarle mucha más atención que la clásica morriña/añoranza que me produce leer sus anotaciones con letra enrulada y prolija; sin embargo, ese mismo día todo cambió... Mientras conversaba sobre asuntos varios (nuestras familias, celebraciones, decoraciones navideñas, la ola de frío en EE.UU., bla, bla, bla) con una amiga que vive en Boston, me contó que había visto en una pastelería cercana a su lugar de trabajo unas galletas festivas con forma de botones. ¡Bummm! La idea me encantó de inmediato, porque me parece una posibilidad bien divertida y práctica para regalar galletas de jengibre (recuerden que este año mis propuestas tienen que ver con esos pequeños regalos comestibles que podemos incluir entre los presentes del árbol o para entregar a nuestros anfitriones e invitados). Por eso, aquí estamos con nueva versión de receta (¡y de formato!) de las tradicionales (y deliciosas) galletas de jengibre.




Pónganse manos a la masa ya mismo porque con estas cantidades podrán preparar unas 80 galletas de lindo tamaño que dejarán a todo el  mundo con corazón  y panza contentos.




En un bol, utilizando batidor de alambre, cremá 125 gramos de manteca/mantequilla pomada junto con 125 gramos de azúcar negra (podés utilizar azúcar integral/mascabo en su lugar). Luego, añadí 1 huevo (de campo/pastoril/ecológico) y 125 cc. de miel (orgánica, espesa, de buena calidad). Continúa batiendo hasta integrar bien. Por último, incorporá 1 cucharada de agua potable, 1 cucharada de jengibre en polvo, 1 cucharadita de canela en polvo y 1 cucharadita de clavo de olor en polvo.




Mezclá bien con batidor y agregá, de a poco, 450 gramos de harina 0000 previamente tamizada junto con 1 cucharada de bicarbonato de sodio y una pizca de sal. Uní la masa con cornet/espátula de pastelería-panadería hasta formar un bollo bien tierno. Si lo amasás con las manos, sentirás una textura bien suave y blanda, algo húmeda, pero que no se pegará en tus manos.

Envolvé la masa en papel film y llevala a descansar a la heladera/frigorífico por una hora. Te cuento un secreto: Mi masa - por razones de diversas ocupaciones personales de quien suscribe - descansó algo más de 24 horas en la heladera y aquí está, sin problemas, tierna, fantástica y todo mundo contento con unas galletas exquisitas. De modo que no te prives de realizarla si el tiempo es lo que menos abunda en tu agenda.     




Pasado ese tiempo (más o menos... Vos me entendés), estirá la masa con palote/rodillo (yo la dividí en dos partes para que fuera más práctico y para asegurarme de repartir el frío de la masa de manera más proporcionada, ya que frío era lo que sobraba) sobre la mesa apenas enharinada, dejándola de unos 3 mm. de espesor, más o menos. Entonces, con cortante circular (en mi caso de 5 cm. de diámetro), cortá las galletas y con un cortante más pequeño marcá la muesquita típica de algunos botones (como para hacerlas más realistas y divertidas). Por último, con un pico redondo de manga de repostería o con algún otro adminículo que sirva para ese propósito, realizá los agujeritos propios de los botones, aquellos a través de los cuales los cosemos a las prendas.




Con espátula y cuidado (se deforman con facilidad porque no son muy gruesas), levantá cada galleta y disponela sobre una placa cubierta con papel manteca/para cocinar. Según el tipo de papel que utilices, puede que necesites enmantecarlo (yo, en ese caso, empleo rocío vegetal en lugar de manteca/mantequilla) para que se despeguen con total facilidad una vez cocidas. Al ubicarlas en la placa, dejá espacio entre ellas porque al cocinarse crecen hacia los costados (efecto del bicarbonato de sodio).

Hornéa las galletas en horno precalentado a 180° C por unos 15-20 minutos. Una vez cocidas, dejalas enfriar en rejilla antes de guardarlas en recipientes herméticos para que se conserven crujientes y frescas.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Para regalarlas, pueden armar cajitas conteniendo tiras de botones de jengibre cosidos a cintas de colores festivos. A los más chicos, les encantará.

Otra idea de decoración puede ser que sustituyan las cintas de tela o hilo por decoración de glasé o por fondant. Es decir, con glasé o fondant (blanco o de colores navideños) pueden realizar el hilo o cordón a cada botón.

Les recuerdo que este tipo de galleta suele ser bastante blandita al salir del horno, volviéndose más crujiente (y algo más durita) al enfriarse. 

Si lo desean, pueden añadir a la masa cardamomo y nuez moscada (otras dos especias típicas de la pastelería navideña), y ralladura de limón o de naranja para saborizarlas aun más.

A los retazos de masa que van quedando al cortar los botones sólo tendrán que unirlos con las manos y volver a estirarlos para obtener nuevas galletas.

Si lo prefieren, pueden realizar las galletas con otros formatos de botones: corazones, cuadrados, rombos...




Espero que les divierta tanto como a mí esta idea para regalar y disfrutar con los más chicos (y no tan chicos: en casa, ambas generaciones se reparten de manera equitativa la cantidad de galletas que cada uno come porque les encantan). Pruébenla, así me  cuentan que les parece y qué tal  les ha quedado.

Nos reencontramos en unos días más con otra receta navideña. Hasta entonces, pásenla muy bien, disfruten con sus seres queridos y experimenten en la cocina.


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas






Comentarios

  1. ¡Que graciosas estas galletitas! Nosotras hemos probado las galletas de jengibre por primera vez este año y nos encanta, así que me imagino los ricos que estarán esos botones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Muchas gracias, El tiempo entre cucharas! Me alegra mucho que les guste. :)

      Eliminar
  2. Niña, eres una artista!!! Más vale que escuchaste botón y no arpa, por ejemplo, jajaja, sobre todo porque con los botones me podría atrever. La idea es genial, yo me apunto a recibir una cajita llena de botones comestibles, qué ricos y qué regalo más ideal!! De sabor me imagino que estarán fabulosos, y mucho más con el cariño que pones en todo.
    Un beso grande, preciosa, que tengas una buena semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Nuria, muchas gracias! Aunque, es verdad lo que decís: menos mal que mi amiga me mencionó botones y no otras formas más complicadas... Jajaja ;)
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta; con gusto te mandaría una buena cajita llena de botones de jengibre, pero a ver cuándo te animás a preparar tus propias galletas de jengibre (sin importar la forma, claro) porque son muy sencillas. Además, estoy segura que te quedarían preciosas y sabrosas. :)
      ¡Un beso enorme para vos y que termines muy bien la semana!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Tertúlia da Susy! Me alegra mucho que te gusten.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Aún no he hecho galletas de jengibre...y no se por qué...se me olvidan ...solo me acuerdo cuando las veo...tan ricas como las que tu nos traes!! pronto las haré debes ser deliciosas!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, tenés que realizar las típicas galletas de jengibre porque son muy tradicionales de esta época del año; pero, además, sencillas de hacer, rendidoras, deliciosas y bienvenidas en cualquier casa.
      Besos.

      Eliminar
  5. ¿Te dije que me gusta mucho tu blog? ya he mirado unas cuantas recetas a cual mejor y como muestra un botón...qué ricas galletas con las especias y la miel!!! son muy originales y la idea de presentarlas con la cinta para regalar es encantadora.
    Un beso.
    P.D: El diseño del blog me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡María, me alegra mucho saber que te gustan mi blog, mis propuestas y mis recetas! :)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Qué monada!!! me encanta la forma que les has dado a las galletas. Una delicia y preciosas!!!Un beso cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Elisa! Me alegra mucho que te guste mi propuesta. :)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  7. Nunca he hecho galletas de jengibre, y estamos pensado mi hija y yo en hacerlas. Tus botones son una monada, te han quedado muy chulos y muy ricos claro. Me han encantado!!
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mari Nuri, muchas gracias por tus elogios! Me alegra mucho que te gusten mis galletas-botones. :)
      Tienen que atreverse a preparar las tradicionales galletas de jengibre porque son muy sencillas, rendidoras y gustosas. Además, dejan toda la casa perfumada a Navidad.
      Muchos besos para ustedes.

      Eliminar
  8. Esta receta no sólo alegrará el gusto y el olfato, de lo que no hay duda es de que alegra la vista, y con eso tienes un montón ganado. No me extraña que tu hijo las considere su tesoro ¡no son para menos! Es una propuesta navideña de lo más original y bonita ¡gracias por compartirla con nosotros!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Cuca! Me alegra mucho que te guste mi propuesta. Como decís, aquí en casa, las galletas de jengibre (más allá del formato que les realice) duran lo que un suspiro y a mi hijo casi hay que sacárselas a escondidas porque le encantan. Si por el fuera, se las come todas Jajaja :D Además, dejan un perfume delicioso en toda la casa...
      Besos grandes.

      Eliminar
  9. Me encanta la idea de las galletas de boton con el liston!'Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te gusten mis galletas y sus presentación. :)
      Un beso.

      Eliminar
  10. Ah y tengo algo para ti en mi blog, espero que te guste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues...¡Muchas gracias! Ya mismo voy a visitarte. ;)

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, María! Ya mismo paso a buscarlo. :D
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Hola Silvina!!!! Que cucada!!!! Son una preciosidad estas galletitas y te han quedado preciosas!!!!
    Genial idea para regalar, llenas de sabor y cariño :)
    Un besito cariñoso y que disfrutes del día!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Nines! Me alegra mucho que te gusten mis galletas. :9
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  13. Hola, vengo del blog de Diana a conocer el tuyo y quedarme porque todo lo que veo me encanta y hay un montón de ideas para Navidad.
    Bss Con sabor a huerto blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, María Dolores! Me hace muy feliz que te gusten mi blog, mis recetas y propuestas.
      Un beso grande.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Me alegra mucho, Pablo, que te guste esta receta. En casa, es una de las favoritas de esta época del año.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares