Minicakes de algarroba y nueces

Sabernos fanáticos-amantes-desesperados por el cacao, y creer que sustituirlo con algarroba será suficiente es, cuanto menos, algo inocente... La harina de algarroba/algarrobo debe ser vista como un ingrediente más, sano y disponible para que nos aventuremos con él en la realización de mil y una recetas; pero, no como el reemplazo "todo incluido" del cacao porque - salvo que nos lo prohíban en nuestra dieta y nunca más podamos ni pasarle cerca - moriremos en el intento (de desilusión y falsas expectativas, cuanto menos).

Ahora sí, una vez zanjadas las diferencias entre ambos protagonistas de nuestras cocinas, podemos asegurar que la harina de algarroba/algarrobo es un ingrediente sabroso (sobre todo, si conseguimos harina orgánica y de buena calidad) con un dejo (y hago énfasis en ello: un dejo...) como a cacao o a chocolate, y hasta a algunos frutos secos y a café, que combina muy bien con frutos rojos, por ejemplo.

A propósito de ello, hoy les propongo que preparemos unas minicakes o tortitas de harina de algarroba/algarrobo, con nueces, canela, ralladura de naranja, miel y mermelada casera (o no) de frutos rojos. Una propuesta que pondrá de fiesta la merienda, sin dudas, ayudando a incluir la harina de algarroba/algarrobo en nuestro día a día.




Aquí, los ingredientes que necesitarán para ponernos manos a la obra de inmediato y sin perder más tiempo ;)




En un bol, integrá 200 gramos de harina de algarroba/algarrobo (en mi caso, orgánica) con 200 gramos de harina integral fina (orgánica, también). Luego, agregá 1 cucharadita de polvo para hornear y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio. Mezclá bien.




Después, incorporá 1 cucharadita de canela en polvo, 100 gramos de azúcar integral (orgánica, mejor) y 100 gramos de nueces molidas.




Añadí 200 gramos de manteca pomada y, de a uno, incorporándolos con cuchara de madera, 3 huevos (de campo/pastoriles/ecológicos). Por último, agregá la ralladura de una naranja (ecológica) y 50 gramos de miel orgánica.




Mezclá hasta lograr una masa homogénea y llevá a descansar a la heladera/nevera/refrigerador por unos 30 minutos. Luego, disponé la mezcla (puede ser ayudándote por una cuchara para servir helados) en moldes de muffins o en tarteras pequeñas para hacer porciones individuales, previamente rociados con aceite o manteca en aerosol. También podés utilizar un molde clásico de torta/bizcocho en cualquiera de sus versiones (redondos, rectangulares, cuadrados...).




Entonces, llevá a cocinar en un horno precalentado a 180°C por unos 25 minutos o hasta que se doren ligeramente y superen la prueba del palillo.




Una vez frías, cubrí con mermelada de frutos rojos (o la de tu preferencia; si es casera, mucho mejor).




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Otras opciones de cobertura pueden ser la clásica azúcar impalpable/glas, baño de chocolate, glaseado de naranja, crema de avellanas y chocolate, crema de manteca saborizada, ganache de chocolate (iguales partes de crema de leche/nata y chocolate o de leche de coco y chocolate), crema de frutos rojos...

Pueden sustituir la manteca de la receta por aceite neutro (coco, maíz, girasol...). En ese caso, deberían emplear 1 taza de té + 2 cucharadas soperas del aceite elegido.

Si lo desean, pueden sustituir la harina integral por harina leudante/de repostería/que contiene precursores químicos, logrando así una masa un poco más etérea, ya que las harinas integral y de algarroba son algo astringentes (más bien secas). Es por ello, que esta receta incluye nueces molidas (y sus aceites) para darle más humedad, así como la miel y el azúcar integral que también aportan lo suyo. Entretanto, lo ideal para acompañar estas minicakes o tortas son las coberturas húmedas de mermeladas o cremas para hacerlas más sabrosas y equilibradas en boca.

De igual modo, si no tienen o no consiguen harina de algarroba/algarrobo pueden transformar la receta, reemplazando la harina de algarroba por harina de almendras o de nueces e incorporando 2 cucharadas bien colmadas de cacao en polvo amargo (orgánico, mejor). 

Sin embargo, les recuerdo por qué vale la pena incluir harina de algarroba/algarrobo en nuestra dieta: Es rica en azúcares naturales, hierro (mucho más que el hígado vacuno), calcio (más que la leche), magnesio, fósforo, cobre, potasio, silicio y zinc. Tiene un 11% de proteínas, posee pocas grasas (pero, de excelente calidad), no contiene gluten (lo que la convierte en un alimento apto para celíacos) y es muy rica en vitaminas A, B1, B2, B3, C y D. Además, posee propiedades antioxidantes y fibras solubles que disminuyen las bacterias nocivas de nuestro intestino, incrementando los lactobacilos (microorganismos que benefician nuestro cuerpo). 

La harina de algarroba/algarrobo se consigue en tiendas o comercios especializados en productos dietéticos y nutricionales.




La verdad es que estas minicakes o tortitas son muy sabrosas y sanas, lo que las convierte en la excusa perfecta para incluir en nuestro menú la harina de algarroba/algarrobo. Además, les garantizo que si ustedes no le cuentan a nadie que no contienen cacao, lo más probable es que sus invitados crean que sí, aunque sientan un gusto ligeramente distinto... La miel, la ralladura de naranja y la canela les aportan perfumes y sabores muy agradables que conquistarán más de un paladar. Pruébenlas y después me cuentan qué les han parecido.

Nos vemos la próxima semana. ¡Disfruten de la vida junto a las personas que aman y experimenten en la cocina!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Chelle's Creations/Far Far Hill/LouCee Creations/Studio 68/Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. ¡Te han quedado unas minicakes espectaculares! y es que todo lo que haces es tan bonito que sólo con mirarlo alimenta.

    Nunca he usado harina de algarroba. No me ha dado por buscarla en serio, aunque también es cierto que nunca la he encontrado en el súper ni en ningún mercadillo. Pondré más empeño porque creo que merece la pena probarla al menos una vez en la vida ¡y cuando la tenga prepararé esta receta tuya!

    Te deseo un feliz fin de semana

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra mucho que te guste mi propuesta y la manera de presentarla :)
      En cuanto a la algarroba, entiendo que no es tan común encontrarla en grandes comercios (aquí, de hecho, no se consigue en supermercados o grandes cadenas comerciales; por el contrario, se puede adquirir con facilidad en mercados de alimentos orgánnicos, tiendas o comercios especializados en nutrición y dietética). Sin embargo, y si sirve de ayuda, sé que en España puede comprarse on-line en varios sitios.
      Excelente semana para vos y besos grandes.

      Eliminar
  2. Yo no he probado nunca nada hecho con algarroba ni tampoco la he visto nunca en ningún sitio, al menos que recuerde. pero es pastelito que veo en la foto es para probarlo. Voy a estar pendiente de buscarlo. Mil besos y mil gracias por estas delicias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, creo que si probás la harina (teniendo en cuanta las salvedades que he hecho al presentar la receta, claro está) quedarás muy satisfecha. Tiene un sabor, aroma y color muy interesantes que nos permiten incluirla en muchas recetas, enriqueciéndolas con nutrientes y sabores.
      Gracias a vos por darte una vuelta por aquí :)
      Besos enormes.

      Eliminar
  3. Yo recuerdo comerme las algarrobas maduras cogidas directamente del árbol cuando era pequeña y me gustaban mucho, pero después no he tenido costumbre de preparar nada con ellas, así que tu receta me parece de lo mas interesante y rica. Y te ha quedado muy apetitosa, disfrutad de ella pues, yo lo haría.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, nunca he tenido oportunidad de probar los frutos del algarrobo de otra manera que no sea en harina, pero imagino que deben tener un sabor bien interesante.
      Yo utilizo en bastantes preparaciones la harina porque es muy nutritiva y bastante versatil para emplearla en pastelería y panadería en general.
      Besos para vos.

      Eliminar
  4. menuda delicia!!!!!! me encanta la receta y bueno la presentación de 10!! un besito y feliz finde!

    ResponderEliminar
  5. Que ricos!! con uno de esos merendaba yo la mar de bien!! Bs.

    ResponderEliminar
  6. Me acabas de recordar la cara que le quedó a mi chico cuando probó la primera galleta de algarroba... jajajajaja!!! Le encantó, pero la primera decepción de ¡esto no es chocolate! no se la quita nadie jajajajaja... me encanta, siempre tengo en casa.

    ResponderEliminar
  7. Yo cuando mis hijos eran pequeñitos en vez de chocolate les daba algarroba, ahora prefieren el chocolate, por aquí es muy fácil de encontrar, crece el algarrobo en los campos , en casa tengo dos árboles , esta receta la probare, espaciada y con nueces debe estar deliciosa.... me encanta como presentas todo lo que haces, esos tapetitos de ganchillo me gustan y el plato de color menta es precioso, las fotos las preparas que quedan preciosas, te felicito por tu buen gusto. Bsss y felices días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Karmen, por tus elogios. Me alegra mucho que te guste mi receta y el modo de presentación de mis propuestas :)
      Los posavasos en crochet/ganchillo son obra de una querida amiga que teje como los dioses.
      Un beso grande y excelente semana para vos.

      Eliminar
  8. Hola guapísima !!!
    Pues verás, a mí justamente me pasó lo que explicas al principio de la entrada. Hace unos años andaba haciendo una dieta, donde me la recomendaban como sustitución del chocolate. Explicaban todas las bondades de ésta harina, pero también hacían hincapie en lo parecida que era al chocolate en polvo.
    Pues la verdad es que el único parecido es el color, porque el sabor no superó mis espectativas ni por asomo. Es más, puse tal cara de remilgo, que dejé el paquete en la despensa hasta que se me olvidó el sofoco.
    No, no sabe a cacao, pero reconozco que está rica. Y desde luego, viendo tus mini cakes, me has terminado de convencer para darle una segunda oportunidad sin compararla con nada, y menos con cacao.
    Una puesta en escena preciosa, como siempre Silvina, eres una artista.
    Besotes gordos mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, me alegra mucho que te guste mi modo de presentar las recetas. ¡Muchas gracias por tus elogios! :)
      Es verdad que con la algarroba no hay que andar creando falsas expectativas, porque el producto por sí mismo tiene valores nutricionales, saludables y sabrosos. Creo que si una la prueba sin la idea de que con ella sustituirá el cacao, puede incluirla en muchas preparaciones de pastelería y panadería como un producto más que nos brinda miles de posibilidades.
      Besos gordos para vos y excelente semana.

      Eliminar
  9. Pues yo pienso que lo mejor es la segunda opción que propone Nuria, olvidarte que puede saber a algo que no es y disfrutar de lo que sí es, algo delicioso y si lo acompañas de una rica mermelada hasta podemos convertirlo en algo sublime y "comernos" todas las propiedades que tiene esta maravillosa planta...otro placer más para acompañar una aromática o una triste infusión...Yo me apunto y tu? Bss y gracias por esta fantástica propuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con vos en todo.
      Gracias por pasar por aquí :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Ohh... Silvina, hoy has acertado con tu receta... A mi me encanta el chocolate, soy una fanática... pero no lo como tanto como podría... jajaja!! así que también lo suelo sustituir por harina de algarroba cuando quiero darme un caprichito. Estos minicakes se ven divinos y muy jugosos... ya tengo ganas de hacerlos... jajaja! Espero que sea pronto! Un beso grande y sigue así de bien. Tus fotos, preciosas!

    ResponderEliminar
  11. No sabía que la harina de algarroba tuviera tantas propiedades y si encima su sabor recuerda un poco al cacao habrá que probar a hacer estos minicakes. Para mí recubiertos con mermelada!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, estoy segura que si probás la harina de algarroba (con las salvadedades del caso, claro está Jajaja), no quedarás desilusionada en absoluto.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Hola que deliciosa receta, espero puedas mirar mi blog y darme tu opinion http://www.unasrecetasdecocina.com
    Saludos Fabi

    ResponderEliminar
  13. Se nota mucho que le pones mucho amor a las recetas! mil gracias por compartirlas, nos ayudas un monton!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores