Salteado de quinua y espinacas

Esta semana el clima otoñal ha comenzado a sentirse realmente en Buenos Aires, y casi hay que decir que era hora porque abril nos había dejado temperaturas y días más propios de verano que de un incipiente otoño... Entonces, estos primeros fríos nos obligan a incorporar algunos platos calientes a nuestra dieta, buscando saciar el hambre (comienza el frío y parece que el apetito se nos abre un poco más, ¿verdad?) y mantenernos más caldeados.

Por eso, hoy les propongo un salteado muy sabroso, bastante sencillo de realizar (con algunos secretitos para que todo salga excelente) y pleno de nutrientes (que no es lo mismo que calorías; de modo que quien esté a dieta puede disfrutar de este manjar igual que cualquier hijo de vecino). Además, de paso, les enseño a incluir la quinua en recetas donde pueden utilizarla como reemplazo de lujo para arroz u otros cereales.




Sin muchos ingredientes - pero, pleno de sabor - este Salteado de quinua/quinoa, espinacas y maní/cacahuate los dejará bien nutridos y felices. ¡Se los garantizo!




Te propongo comenzar con la quinua/quinoa porque alrededor de su modo-técnica de preparación hay varios mitos, miedos y procedimientos que, tal vez, sólo sirvan para confundir a los potenciales consumidores. Si no probaste la quinua/quinoa hasta el momento (sea porque te produce algunas dudas, no sabías cómo prepararla o en qué recetas utilizarla), hoy llegó el día para terminar con ello.

Lo primero será limpiar de impurezas 1 taza (unos 170 gramos) de quinua/quinoa, que no es otra cosa que quitar pequeñas piedritas y granos feos que puedan venir con ella. Luego, colocá los granos seleccionados en un colador de malla bien cerrada (los granos de quinua son bastante pequeños; por eso, ciertos coladores - como los de pasta - no sirven para este procedimiento). Lavala bajo el chorro de agua unas 5 veces (o hasta que veas el agua limpia), cambiando el líquido cada vez. Podés restregar los granos entre tus manos para asegurarte de quitar toda la saponina que contiene (sí, dije saponina que deriva del latín "sapo": jabón... La culpable de que se produzca espuma al limpiar la quinua/quinoa) eliminando, así, toda su toxicidad. Antes de seguir, dejame decirte algo: La quinua es deliciosa, nutritiva a más no poder y fácil de emplear en la cocina de nuestro día a día, cuidando de limpiarla bien para que no nos caiga mal. Ese es todo el truco de la cuestión y, para ello, no se necesita hacer un curso en la N.A.S.A. sino sólo ser cuidadosos al lavarla... 

Luego de limpiarla bien, te cuento cuál es mi modo más rápido y simple de cocerla (así me lo enseñaron, así lo practico habitualmente y nunca he tenido problema alguno): Lo que hago es poner a calentar de manera simultánea dos ollas del mismo tamaño con la misma cantidad de agua en cada una de ellas (esto es, unas 2 ó 3 partes de líquido por cada parte de quinua; es decir, en este caso, 2 ó 3 tazas de agua en cada recipiente). Una vez que rompe el hervor en una de ellas, pongo a cocinar la quinua/quinoa limpia por unos 5 minutos. Alcanzado ese tiempo, la cuelo y la pongo a cocinar en la otra olla (cuya agua también estará hirviendo) por otros 5 a 10 minutos más. La mejor medida de cocción es notar que cada grano dobló su volumen y soltó el germen (esto quiere decir que verás a cada grano con una especie de colita o rulito blanquecino). Entonces colala y utilizala en la receta que estés preparando.

En esta ocasión, mientras cocés la quinua/quinoa estarás realizando la base del salteado. Para ello, en una sartén o guisera poné a calentar 3 cucharadas de aceite de coco (o el de tu preferencia) y salteá allí 1 cebolla y 1 pimiento amarillo, cortados en brunoise (cubitos pequeños). Agregá 2 cucharadas de puerro deshidratado, 1 cucharadita de orégano, 1 cucharadita de estragón y condimentá con sal, pimienta y nuez moscada.




Cociná los vegetales hasta que la cebolla esté transparente y el pimiento pierda su firmeza. Entoces, incorporá 500 gramos de espinacas congeladas (o frescas, limpias y crudas). Rectificá la sazón si fuera necesario y dejá cocinar hasta que la espinaca se descongele (o tiernice si está fresca). En ese momento, incorporá al salteado la quinua/quinoa recién cocida y colada. Integrá bien y cociná por unos 2 minutos más.




Por último, agregá 1/2 taza de queso rallado. Mezcla bien para integrar los sabores y dejá descansar por algunos segundos (lo que te lleve preparar el maní/cacahuate para decorar el plato).

Para ello, deberás colocar 1/3 de taza de maní crudo, sin sal y sin piel en una sartén sin materia grasa. Allí, lo tostás ligeramente, cuidando de no quemarlo. Finalmente, picalo de manera grosera y espolvorealo sobre cada plato para acompañar este exquisito salteado.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Pueden reemplazar la espinaca de la receta por acelga, grelos, brócoli/brécol, kale, bok choy/pak choy/repollo chino/col china... Además, pueden incorporar hongos/setas frescos o secos (y rehidratados) porque combinan muy bien con la espinaca y enriquecen el plato con su sabor delicado.

El queso rallado de la receta debe ser un queso sabroso, estacionado y con un buen punto de maduración. Para este plato son ideales los quesos con algo de carácter y sazón: Provolone, Reggianito, Parmesano, Sardo, Manchego...

La quinua/quinoa puede conseguirse pre-lavada o al natural (sin lavar). Para asegurase de ello, deberán leer la etiqueta del productor. Sin embargo, si no encuentran esta información o especificaciones al respecto, lo mejor será que la laven muy bien, siguiendo las indicaciones que les hice.

Cada taza de quinua/quinoa cruda equivale a unas 3 tazas de quinua/quinoa cocida.




Durante el hervor de la quinua/quinoa puede aparecer algo de espuma. Sin embargo, si la lavaron muy bien esta posibilidad es remota o, al menos, escasa. De cualquier modo, si realizan este procedimiento de manera cuidadosa, la espuma que puede aparecer sólo deberá ser removida con una espumadera y nada más.

Si lo desean, la quinua/quinoa también puede cocinarse al vapor. Su tiempo de cocción en esta modalidad es de unos 20 minutos. 

Respecto de los valores nutricionales de la quinua/quinoa debo decirles que este pseudocereal no contiene gluten, por ello es apto para celíacos. Pero, también es recomendado para incluir en dietas hipocalóricas, para diabéticos (porque mantiene bajos los niveles de azúcar en sangre), vegetarianos y veganos, niños, ancianos y personas convalecientes porque posee un 14% de proteínas en el caso de la quinua/quinoa blanca y hasta 16% en las variedades roja y amarilla.  Entre sus virtudes, cabe destacar que contiene aminoácidos esenciales (aquellos que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo), es pobre en grasas, fácil de digerir y rica en vitaminas E, C y del complejo B (contiene tiamina-vitamina B1 y riboflavina-vitamina B2). Además, posee hierro, fósforo, cobre, potasio, magnesio, fibra (soluble y no soluble), calcio y manganeso. Por todo ello, agregar un 30% de quinua/quinoa a nuestra dieta diaria (en especial si está algo carente de vitaminas del complejo B) garantizará un desarrollo y nutrición normales.




Está claro que para comer sano y delicioso no hay que complicarse la vida, ni colmar el plato de productos exóticos, y esta receta es una clara muestra de ello. Con pocos y sabrosos ingredientes podemos preparar un Señor plato, pleno de nutrientes y con un sabor delicado que gusta a todo mundo. Si no han probado todavía la quinua/quinoa (o al menos no la han preparado en alguna receta del menú familiar diario), los invito a que sea ésta la oportunidad para conocerla, perderle el miedo y ganar experiencia. Les aseguro que no se van a desilusionar ni arrepentir y quedarán felices.

Nos encontramos la próxima semana. ¡Disfruten de la vida junto a las personas que aman y experimenten en la cocina! 


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Hola guapísima !!!
    Hoy te voy a decir una cosa Silvina, me has dado donde más duele, la quinoa. La descubrí hace unos diez años, por una dieta que llevé a cabo donde apenas podía comer arroz y necesitaba buscar sustitutos. Desde entonces me volví adicta y repartí la afición entre amigos y familia.
    Así ya cocida me resulta deliciosa, y como tú la has preparado, para volverse locos.
    Me ha encantado y me he reído mucho con la explicación: . . . especie de colita jaja, muy bueno.
    Desde luego es increíble el cambio del grano seco al ya cocido.
    Besotes gordos mi niña, feliz día.

    ResponderEliminar
  2. No he cocinado la quinoa nunca y tampoco la he probado, pero ya le tengo ganas después de las maravillas que escucho sobre ella. De entrada la receta que nos traes me encanta y la considero de lo más sana y rica, así que voy tomando nota para cuando me anime a hacerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, estoy segura que si probás la quinua/quinoa quedarás encantada por lo práctica, versátil y saludable que resulta.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me encanta la quinoa, Silvina, es deliciosa, suave al paladar, y está rica con todo lo que le pongas como tú dices... este plato te ha quedado divino. Te agradezco mucho toda la información que aportas en cada entrada y el cuidado que pones en cada detalle. Me gusta mucho tu blog. Un saludo grande y hasta la semana próxima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gracias por tus elogios. Me alegra mucho que te guste mi manera de proponer las recetas :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Pues aunque aquí esté entrando el calorcito ya que aprieta imagino que este plato estará igual de delicioso si lo tomamos fresquito como una ensalada, y como me encanta que todo lo cocines de manera tan sana y natural me la guardo bien cerquita :) 1 besazo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este plato podés convertirlo en una estupenda receta de ensalada, cambiando las espinacas salteadas por espinacas baby u hojas verdes (incluso un mezclum) crudas. Una vinagreta o un rico aceite y ¡comida resuelta!
      Me alegra mcuho que te gusten mis propuestas :)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Ya me gustaría a mí poder comentar que comienza el otoño ¡no me gusta nada la primavera por mis múltiples alergias! Pero me conformo pensando que falta menos para poder disfrutar de la estación que tú estrenas ahora.

    Me encanta el salteado que compartes con nosotros ¡tiene una pinta buenísima!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Aquí la quinoa va despacito, poco a poco la encontramos cada vez en más comercios, pero sigue siendo poco habitual y sobre todo, muy cara. Yo siempre tengo, la aprecio, me gusta y me parece ligera y sana para las cenas, pero cierto es que tiene un precio un tanto prohibitivo para usarla muy a diario...

    ResponderEliminar
  7. A mi la quinoa me gusta especialmente ya que la encuentro muy digestiva, la cocino de vez en cuando, aquí en España es de los cereales mas caros aunque es verdad que en una dieta vegetariana es muy valiosa ya que lleva muchas proteínas , la receta que nos muestras me parece deliciosa y la tendré en cuenta la próxima vez que la cocine. Que tengas unos bonitos dias!

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Aquí empezamos ya con calor así que tu receta de momento me viene igual de bien, tengo ganas de probar la quinoa que seguro que en casa es un acierto!! El plato que has preparado es un lujo querida amiga!!un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, querida amiga, podés convertir el salteado en una regia ensalada (apta para las temperaturas que están soportando), preparando la quinua/quinoa por un lado y añadiendo las hojas verdes que más te gusten (incluso, unas hojas de espinaca pequeñas o espinacas baby) junto con un rico aliño.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Hola linda! aaaaah, pero tiene una pinta bárbaro este plato! No había escuchado hablar de la quinoa, pero creo que voy a probar porque si, necesitamos platos calentitos para este invierno que se vino de un día para el otro jaja. Lo bueno es que no es tan difícil y tiene poquitos ingredientes (ni hablar que se ve riquísimo). Espero que tengas un lindo día, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noelia, estoy segura que si probás la quinua (en esta receta o en cualquiera otra) quedarás encantada porque es muy versátil, nutritiva y sabrosa.
      Besos.

      Eliminar
  10. Yo sólo he hecho un par de platos con quinoa, uno de ellos en realidad no lo hice yo porque lo hizo una amiga mía boliviana que obviamente domina el tema totalmente. La verdad es que deberíamos adoptarla desde ya, por algo es el alimento escogido por la NASA, verdad? Me ha gustado mucho el salteado, buenas verduras y con la quínoa se convierte en un plato hípercompleto! El toque del queso me lo apunto, seguro que es la guinda final!
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, antes de nada siento no haberme podido pasado antes por aquí pero ya estoy de vuelta. En cuanto a la receta tengo que probar la quinoa, he leído sobre ella y me llama la atención. Preparada así tiene que estar deliciosa. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra mucho saber que estás de vuelta por aquí :)
      En cuanto a la quinua/quinoa, estoy segura que cuando la pruebes quedarás encantada de la vida porque es muy versátil (se puede utilizar tanto en platos salados como dulces), práctica, sabrosa y nutritiva.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Con tu explicación y datos tan completos y viendo que el plato que has preparado tiene muy buen aspecto...probaré la quinoa!
    Un beso, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, estoy segura que quedarás muy satisfecha con la quinua/quinoa no sólo por su calidad alimenticia y todos sus beneficios sino, también, porque es práctica y exquisita.
      Un beso y feliz semana para vos también.

      Eliminar
  13. Hola Silvy, yo soy amande y defensora de la quinoa o quinua al 1000%, la utilizo en preparaciones dulces y saladas y la valoro como el tesoro que es, de hecho, se dice que la facilidad de su cultivo (crece en casi cualquier tipo de condiciones) si se hiciera, podría acabar con el hambre del planeta, debido a su gran aporte energético. Tu receta como siempre, una verdadera delicia a tener muy, muy en cuenta, me ha encantado. Ahora empiezo a cocinar con aceite de coco, así que creo que mi primera experiencia será tu quinua con espinacas. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles, estoy de acuerdo con vos. Lamentablemente, pese a tratarse de un tesoro de muy fácil cultivo (tanto que podriamos tener quinua/quinoa en macetas, en el patio de nuestros hogares y, como decís, terminar con el hambre en el mundo), su precio es algo elevado y, en los países en que se cultiva desde hace miles de años, la gente común no puede consumirla porque le resulta privativa... Una verdadera lástima.
      En cuanto al aceite de coco, es otra maravilla (que ya debés haber descubierto) para cocinar sano y exquisito.
      Me alegra mucho que te haya gustado mi propuesta :)
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  14. Silvina, tu receta es deliciosa y sana y como siempre me encanta la forma en que presentas los ingredientes de la receta!
    Bs!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares