Hongos a la papillote

A la papillote o en papillote es una técnica de cocción muy práctica y sencilla. Por si no la conocen, les cuento de qué se trata: Si nos ponemos a pensar seriamente sobre el asunto, podríamos decir que es una técnica a medio camino entre la cocción al horno/horneado y la cocción al vapor, tomando, incluso, lo mejor de cada una de ellas. Sin dudas, resulta muy útil para preparar platos sanos, que se cocinan en sus propios jugos y vapores, conservando lo mejor posible nutrientes, perfumes y sabores. Sólo necesitamos un papel resistente al calor-fuego (puede ser papel aluminio/de plata o papel manteca/para cocinar; yo utilicé éste último para preparar esta receta) y alimentos con una cierta consistencia blanda (vegetales y, claro está, también pescados y carnes blancas, para quienes no son vegetarianos). 

Hoy, empleando esta técnica, les propongo preparar unos Hongos a la papillote con papas, espinacas, cebollas, puerros y quesos que los seducirán por lo simple de su realización, el sabor y el aroma de cada porción.




En esta temporada (por aquí, el hemisferio sur del planeta y con mayor exactitud cartográfica: la ciudad de Buenos Aires, Argentina), los hongos y las setas son protagonistas en verdulerías y mercados. Están en su punto justo y hay que aprovecharlos sin dudar. Es por esto que hoy les propongo esta receta (inspirada en una preparación de la cocinera argentina, miembro permanente de la Academia Culinaria de Francia, Dolli Irigoyen) que en casa gusta muchísimo.

Verán que con algunos pocos ingredientes (no me canso de repetir lo mismo; pero, es que mi cocina se erige sobre el pilar de la poca complicación a la hora de preparar la comida sin, por ello, perder en nutrición ni sabor...) logramos un plato exquisito, algo rústico y muy nutritivo. Quédense hasta el final porque seguramente los tentará la propuesta y porque, además, habrá algunas otras sugerencias para combinar otros sabores y lograr nuevas recetas a partir de ésta. 




¿Comenzamos? Pues bien, cortá en rodajas no muy gruesas (no más de medio centímetro) unas 5 papas medianas. Cocinalas al vapor (o hervilas en poca agua para que no pierdan sus nutrientes) hasta que estén más tiernas (pueden estar todavía algo duritas porque aún deben seguir cocinándose). Reservá.




Cortá en pluma o en juliana 2 cebollas medianas y en rueditas 2 puerros/ajo porros. Rehogalos en aceite de coco (o el de tu preferencia), condimentándolos con sal, pimienta, nuez moscada recién molida y 1 cucharadita de orégano. Una vez que la cebolla transparente, añadí 500 gramos de espinacas (en mi caso, congeladas; pero, pueden estar crudas). Cociná hasta que la espinaca se descongele (o, en caso de estar cruda hasta que se ablande. ¡Tené cuidado porque enseguida pierde rigidez y no querrás que se queme!). Reservá.




Luego, cortá en láminas 400 gramos de hongos Portobello (o los que más te gusten). Reservá.




En un bol, mezclá las papas, con las cebollas, los puerros/ajo porros y las espinacas rehogados. Agregá los hongos Portobello en láminas y condimentá con 2 cucharadas de aceite de coco (puede ser de girasol, maíz, oliva...), 1 cucharadita de tomillo, 1 cucharadita de estragón y 1 cucharada de pimentón (dulce o ahumado). Por último, incorporá 4-5 cucharadas de queso crema tipo americano (en mi caso, bajo en calorías y descremado). Mezclá muy bien para que se integren todos los sabores.




Llegó la hora de armar los paquetitos de papel manteca/para cocinar que encerrarán nuestra preparación. Les recomiendo que utilicen el papel doble (incluso si utilizan papel aluminio) para que se sostengan mejor y no se corran riesgos de fuga de ingredientes, jugos de cocción o roturas del envoltorio.

Para estos menesteres, mi técnica consta en cortar un buen trozo de papel (calculando la cantidad de vegetales-relleno que colocaré en el centro, respetando las porciones que he decidido separar), doblándolo a la mitad, y dejando buen espacio para armar el paquetito y para cerrar con doble vuelta las solapas laterales, una vez ubicado el relleno.

Aquí podés ver un paquetito ya armado y uno abierto con el relleno, listo para ser armado.




Antes de cerrar los paquetitos de papel manteca/para cocinar, espolvoreá cada porción con algo de queso rallado (yo utilicé queso Gruyère). Disponé las porciones en una asadera y llevá a cocinar en horno mediano a fuerte por 20-25 minutos.

Serví cada porción con el paquetito ya abierto (¡Cuidado con los vapores de la cocción que queman mucho!) y disfrutá de un plato sabroso a más no poder, completo, nutritivo y muy sencillo de realizar.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Con estas cantidades de ingredientes, obtendrán unas 8 porciones o paquetitos.

Con esta misma receta pueden preparar brócolis, coliflores, zucchinis/calabacines, zapallitos redondos...

Pueden reemplazar la espinaca por acelga (con todo el acompañamiento de hongos, cebollas, puerros y quesos queda muy sabrosa), kale/col rizada, bok choy/pak choi o repollos/coles (blanco o morado/lombarda).

Los hongos Portobello pueden ser reemplazados por champiñones de París, hongos shiitake, gírgolas/champiñones ostra... Y si no están en temporada, por conservas de hongos (si son caseras, mucho mejor).

Asimismo, las papas pueden sustituirse por nabos, logrando un plato muy sabroso (y encontrando una receta en la que puedan lucirse con creces).

El queso crema de la receta puede reemplazarse por crema de leche (si desean un plato con más calorías) o por queso crema rebajado con leche, y el aceite de coco por manteca (si no están a dieta).

Por último, en esta preparación pueden utilizar queso Gouda, Fontina, Guyère, Raclette... para espolvorear por encima de cada porción antes de llevarla a cocinar; con estos quesos (o similares) los sabores se amalgamarán sin quedar tapados por el propio sabor de las variedades de queso con más presencia (Provolone, Parmesano...).




Como pueden ver, esta receta es muy simple a la vez que muy sabrosa. Gusta a grandes y a chicos, y hasta puede lucirse muy bien en una comida informal entre amigos. Incluso, puede realizarse con anticipación y en algunos minutos llenará la casa de un exquisito aroma que tentará a nuestras visitas. Les aseguro que es de esas preparaciones en las que nos piden la receta ;)

Además, se puede preparar en versiones más light y en versiones hoy-aquí-no-se hace-dieta, resultando un plato muy completo y delicioso por igual. Pruébenlo y después me cuentan qué les ha parecido. En casa, cada vez que lo preparo, no quedan ni los rastros.

Les deseo una excelente semana. Nos vemos la próxima. ¡Disfruten de la vida junto a las personas que aman y experimenten en la cocina!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Plain digital wrapper/Bella Gypsy Designs/Amy Wolff Designs/Design House Digital/Miss Lavanda/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Un plato sublime digno de las mejores mesas... Mmmm... si hasta aquí llega el olor, cruzando el "Charco"... Es la hora de comer y metería el tenedor a la pantalla si pudiera... jajaja!! Me encanta. Con todos esos sabores, olores y texturas diferentes, además es fácil y con ingredientes del día a día... que podemos sustituir si no tenemos en ese momento, ¿quién da más? Un saludo, guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Soy bastante aficionada al papillote, sobre todo en pescados, verduras y frutas. No les suelo hacer rehogado antes de meterlos en los paquetitos, pero es cierto que depende de la dureza del producto. Lo que nunca he hecho y me ha gustado ha sido untar los alimentos con el queso crema primero y el rallado después, son ingredientes muy ricos que fusionan todo de una forma muy rica. Me quedo con tu idea de papillote.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Yo uso mucho esa técnica para cocinar, es muy sana y quedan los platos estupendos. Muy rico el tuyo. Bs.

    ResponderEliminar
  4. me parece una manera de cocinar estupenda, debo reconocer que de la manera que lo has hecho no lo he visto antes . Así debe quedar muy muy rico, si tú lo haces así es que quedará realmente bueno. Muchas gracias por compartir tus maravillosas recetas!!Un beso cariño

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué nos va a parecer? ¡Una maravilla! Aún sin haber probado tu receta he hecho alguna vez combinaciones parecidas y están riquísimas, pero en cuanto llegue el otoño caerá tu propuesta (en la versión light y no light)

    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  6. Silvina que rico platillo en papillote, esta receta la tengo que preparar sin duda alguna, se ve delicioso!

    ResponderEliminar
  7. Yo también soy mucho de papillote, sobre todo en pescados que salen muy jugosos y con todo el sabor. De champis no lo he hecho pero hija, con todo lo que les has puesto esto tiene que estar bueníiiiiiisimo!!!
    Un beso preciosa, que tengas un buena semana

    ResponderEliminar
  8. El papillote es de las mejores formas de cocinar sano y rico. Siempre he visto esta técnica para pescados, pero no sabia que podia dar resultados tan deliciosos como el que nos traes hoy. Me han encantado tus patatas, y ese toque de queso les tiene que dar un sabor estupendo. Enhorabuena por otra super receta y que tengas un feliz lunes, 1 besazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha parecido tan interesante tu receta, que la voy a hacer mañana para cenar! En realidad voy a emplear la misma técnica para un calabacín, tengo demasiados en la nevera, y suelo usar un estuche de vapor para hacer papillot al micro, que facilita las cosas una barbaridad... Pero lo de queso+especias+verdura y papillot... me ha fascinado.

    ResponderEliminar
  10. Que receta más rica, yo no soy para nada partidaria del papel de aluminio, no compro nunca , me he llevado una alegría al ver que hay un papel para cocinar, no lo conocía, mirare si lo puedo encontrar por aquí, la receta es que la quiero hacer se ve tan rica !!!. ¡¡¡ Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  11. Uau Silvina, tiene una pinta espectacular en esa foto. Yo la verdad es que me compré uno de estos de plástico y no miento si te digo que lo uso a diario, cuando no es para pescado, es para hacer un revuelto rápido o cocer 4 vegetales, eso sí, nunca había visto un combinado como este, tendré que probar porque se huele sano desde aquí!!

    ResponderEliminar
  12. Todas tus recetas son realmente exquisitas y esta no lo es menos, la cocción en papillote es sana y muy versatil, yo la utilizo muchísimo con los pescados... el resultado siempre es un plato de lo más jugoso y con todos sus sabores integros e integrados como en este que nos traes hoy. Fantástico!! un abrazo Silvy.

    ResponderEliminar
  13. Ese aroma que me está llegando...esa sensación de probarlo y fundirse todos los sabores en la boca debe ser espectacular!! Para lucirse!
    Un beso y que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapísima !!!
    Si te digo la verdad, soy una incondicional de éstaa tecnica de cocinar. Los pescados me parecen maravillosos lo rico que queda. Y no dudes que tengo que probar la receta, porque madre mía cómo tiene que estar con las cositas que les has puesto.
    Además, cuando llevas los paquetes a la mesa, así de entrada es un plato que siempre presenta simpatías ¿verdad?
    Me ha encantado.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Me parece muy interesante la propuesta, de cocinar en papillot. Hay alimentos que agradecen esta técnica de cocina, donde se concentran los sabores. Seguro que todos disfrutaron en la mesa. Un bste.

    ResponderEliminar
  16. Hola Silvina!!!! perdona por mi ausencia de tu blog, pero no me da el tiempo de sí para visitar todos los que me gustan, pero he visto esta delicia de receta y no me he podido resistir...me encanta, tiene que ser un bocado delicioso y además preparado en papillotte mucho más sana, con todas sus propiedades encerradas como un pequeño tesoro:)
    Besos y muyy feliz semana!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores