Vegetales asados con cous-cous y huevo

La receta que les propongo esta semana se ha vuelto un clásico en mi mesa desde la primera vez que se la presenté a mi familia. Es de esas preparaciones que una tiene que servir sin decir de qué se trata, sin permitir especulaciones de ninguna naturaleza para que sea el paladar quien dicte veredicto... Y, en casa, desde entonces, cuando pasa alguna semana que no la preparo comienzan a preguntar por qué y a reclamar por ella ;)

Verán, es que tiene muchos pros y pocos contras: Es un plato rendidor, gustoso, completo por donde se lo mire, que nos permite jugar con los vegetales que tenemos en casa, con muchos nutrientes y mucho sabor.




Dos de los tres ingredientes principales (me refiero a las hortalizas y los huevos) nos ofrecen la posibilidad de jugar con la receta e ir cambiándola cada vez que la preparamos, de acuerdo a la disponibilidad de la estación en la que nos encontremos o de nuestra provisión de verduras ;) Además, en cuanto a la presentación, podemos mezclar todo antes de servirlo, logrando un plato más familiar o podemos prepararlo más elegante, en pisos y por capas, digno de cena con amigos-invitados-y hasta más formal.




¿Comenzamos con los vegetales? Pues, el truco de toda esta parte de la receta está en tratar de reunir la mayor variedad de hortalizas que se puedan hornear y cortarlas a todas de un tamaño parecido para que se cocinen parejas y al mismo tiempo.

Entonces, en una asadera colocá 1-2 cebollas (pueden ser criollas, blancas, moradas; las que tengas a mano, las que consigas...) peladas y cortadas en octavos. Además cortá en trozos de igual tamaño 1/2 ají/pimiento rojo, 1/2 ají/pimiento amarillo y 1/2 ají/pimiento verde. Entretanto, hacé lo propio con 2 zucchinis (pueden ser, en su lugar, zapallitos redondos), 200 gramos de hongos Portobello (o cualquier otra variedad de setas) y un trozo (2-3 rodajas del grosor de un dedo) de calabaza/anco.




Para aderezar los vegetales, colocá en una taza o cuenco aceite neutro (de coco, girasol, maíz...) en cantidad proporcional a los vegetales (hay que lograr embeber bien las verduras, pero no debe quedar aceite como para que se frían durante el horneado). Añadí sal, pimienta recién molida, orégano, pimentón dulce ahumado, nuez moscada recién molida y estragón

Mezclá bien para integrar y rociá el aliño sobre las verduras; entonces, valiéndote de las manos, impregná muy bien todas las piezas para que se doren parejas y tomen buen sabor. Cociná en horno fuerte - dándolas vuelta de vez en cuando - hasta que estén tiernas, doradas por fuera y cremosas por dentro. Reservá calientes o tibias.




Cuando ya casi estén cocidos los vegetales, en una olla poné a hervir el doble de cantidad de agua potable que de cous-cous que vayas a utilizar en la receta (en mi caso, por ejemplo, utilizo 500 gramos de agua - sí, leíste bien g-r-a-m-o-s, no centímetros cúbicos - porque preparo 250 gramos de cous-cous). Al agua (en su lugar podés utilizar caldo de vegetales; si es casero, mejor), añadile 1 cucharada de cúrcuma, 1 cucharada de queso vegano (o del condimento que más te guste), sal, pimienta recién molida, 1 cucharada de puerro deshidratado, 1 cucharada de cebolla de verdeo deshidratada y nuez moscada recién molida.

En el momento en que rompe el hervor, echá el cous-cous en forma de lluvia y revolvé por algunos segundos. Apartá del fuego y, con la olla tapada, dejá que se hidrate por unos 5 minutos. Luego de eso (verás que ya no queda nada de líquido), incorporá una nuez de aceite de coco (puede ser de manteca o un chorrito del aceite de tu preferencia) y revolvé nuevamente para evitar que se apelmace. Entonces, rectificá la sazón si fuera necesario. Reservá y mantené caliente o tibio.




Por último - ya cuando casi todo está listo - el optativo de la propuesta: un huevo por porción (de campo/ecológico/pastoril), cocido en sartén con superficie antiadherente y 0 (cero) materia grasa. Sí, sin aceite en aerosol o líquido, manteca o cualquiera otra materia grasa porque con la superficie antiadherente alcanza y sobra para obtener un huevo cocido, sabroso y jugoso que puede o no (según tus ganas, la dieta o la disponibilidad) coronar el plato entero.




Armado y presentación: Para que quede más coqueto-glamoroso-de restaurante, podés colocar una base de cous-cous bien apretadido con una cintura metálica o molde para darle forma; encima, un regio colchón de vegetales asados y, por último, un huevo cocido en cintura de metal para que mantenga la misma proporción y diámetro que el resto de los integrantes de la porción.

Eso no quita que pueda servirse del modo que más te guste (ya te digo, lo monté así porque me gusta cómo queda presentado), con o sin huevo, todo integrado o bien separado... El sabor será el mismo y gustará a rabiar porque es una receta exquisita que se complementa muy bien (en sabor, texturas y grupos alimentarios) con cada uno de los ingredientes.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Una de las claves fundamentales de esta receta es el cous-cous. Elijan uno que sea de calidad probada (yo compro uno marroquí que me resulta de mil maravillas). Como ya les digo, existen distintas calidades de molienda y algunos vienen pre-cocidos mientras que otros no. En general, las proporciones correctas para lograr una cocción ideal son 2 partes de líquido por cada parte de cous-cous (es decir: si utilizo 1 taza de cous-cous, lo cocino en 2 tazas de agua o caldo).

Otro detalle fundamental es condimentarlo o sazonarlo con sabores que lo nutran, ya que, por sí mismo, el cous-cous no tiene gran sabor. Lo bueno es que al momento de cocerlo nos permite añadirle especias, vegetales (deshidratados o frescos), hierbas y condimentos que le aportarán sazón y enriquecerán nuestra receta. El cous-cous puede condimentarse como más les guste: con curry, Garam Masala, pimentón dulce, páprika, azafrán...

Sin embargo, si el cous-cous no es de su agrado, pueden reemplazarlo por trigo sarraceno, quinua/quinoa, arroz integral, cebada, maíz/polenta...

De igual modo, esta manera de preparar vegetales asados les permite obtener un plato en sí mismo o una guarnición deliciosa para acompañar hamburguesas vegetales, legumbres, ensaladas de hoja... A propósito, en esta receta pueden incluir también zanahorias, batatas, berenjenas, puerros, tomates cherry rojos o amarillos y cualquier vegetal que tengan en casa siempre que soporte la cocción directa al horno (sin morir en el intento).

Si lo desean, pueden reemplazar las proteínas del huevo por las legumbres que, unidas a los granos de la receta, lograrán una proteína vegetal completa.

El queso vegano/vegetal que utilizo en la receta es una preparación molida hasta casi obtener un polvo grueso que reúne vegetales deshidratados, especias, algas, semillas y condimentos (semillas de girasol y zapallo, levadura nutricional, algas espirulina y kelp, cúrcuma, pimentón, salvia, romero, orégano, perejil, apio, zanahoria, cebolla y espinaca). Es optativo y pueden reemplazarlo por el queso vegano o vegetal que consigan, por los condimentos que antes les mencioné, o pueden omitirlo sin modificar irremediablemente la receta.

Por último, un dato interesante sobre una de las estrellas de esta receta: El cous-cous o cuscús (antiguamente llamado alcuzcuz, cuyo significado en árabe es "la comida" por tratarse del alimento principal) es, ni más ni menos, que la sémola de trigo duro molida que no se ha convertido en harina - aunque en la antigüedad se preparaba a base de migas de pan -. Se trata de un plato típico del norte de África (el Magreb o "lugar por donde se pone el sol") que suele comerse acompañado de vegetales guisados, con garbanzos o legumbres, cordero, pollo o conejo, según en qué país se prepare. Gracias a la influencia morisca en España, se tiene conocimiento de este plato desde el siglo XIII e, incluso, se guarda registro de una preparación con estas características en una carta fechada en 1630 por un viajero que recorría la Provenza francesa.




De sabor delicado y suave, con una textura cremosa, bien perfumada y plena de nutrientes, esta receta es ideal para acercar el cous-cous a tu familia si nunca antes lo han probado. ¡Les encantará! Estoy segura... Acompañado por variedad de vegetales y coronado con un huevo-cero-materia-grasa no tiene nada que envidiarle a las versiones más contundentes con carnes y salsas.

Prúebenlo y me cuentan qué les ha parecido. Estoy segura que, como en mi casa, todo mundo quedará feliz y contento.

Nos reencontramos la semana que viene. ¡Pásenla muy bien, disfruten de la vida junto a sus seres amados y experimenten en la cocina!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Kimeric Kreations/Aimee Harrison Design Studios/Digilicious Design/Marisa Lerin/Bouquet Garni Recetas
 

Comentarios

  1. Hola Silvina! Esta receta me recuerda a la que cocino yo en mi casa, la diferencia es que yo las verduras las hago en una sarten de hierro colado que tengo, en la que puedo cocinar con poco aceite, queda muy rico también, probare la próxima vez al horno , me encanta la variedad de especies que utilizas , y aquí estoy experimentando y descubriendo nuevos sabores, aprendo siempre con tus entradas. Bss. feliz semana!

    ResponderEliminar
  2. Me parece sabrosísima esta receta, la voy a probar este fin de semana!!! Gracias por permitirme experimentar nuevas preparaciones, sanas y caseras!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ummm que rico plato de verduritas!!! Me encanta. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que buena receta! El cous cous me encanta y con esos vegetales debe estar riquisimo!
    Bs!

    ResponderEliminar
  5. Que buena pintaaaaaaaaaa! Y con la de veces que hacemos en casa verduras asadas! Tomo nota del aliño, esto lo tengo que probar. Aso verduras casi cada semana, así que será una forma de variarlas un poco :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Silvia, esta receta me recuerda al tradicional pisto manchego que hacemos aquí en España. Qué delicia, con el huevo frito (y sin aceite) mucho más saludable sin duda. Te ha quedado un plato espectacular y con el cous cous que es tan nutritivo, ya lo has bordado.... yo adoro el cous cous, normalmente lo compro integral y lo hago en proporción 1/1 (1 taza de cous cous y 1 de agua hirviendo), es tan versátil y queda tan suelto y aromático que te lo comes a cucharadas prácticamente solo y sienta de maravilla, pues es muy digerible.Te felicito por tu receta de hoy y me encantará prepararla cuando regrese a casa... ahora estoy unos días de vacaciones, pero en los ratitos libres no me resisto a visitar la blogosfera, pues me encanta encontrarme con todas vosotras y compartir buenos momentos. Un beso grande, guapa. Hasta pronto!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares