Bruschettas de hongos, Parmesano y rúcula

Las bruschettas son de mis opciones favoritas para un brunch de domingo, un almuerzo ligero o el picoteo (que aquí le llamamos "picada") con amigos mientras nos distendemos con una buena charla y mejor compañía. Mucho más todavía si las preparamos sobre pan casero (como en este caso). Será que tienen todos los encantos de un sándwich, pero con algo menos de pan; de modo que me siento menos culpable y más liviana al comerlas... Además, admiten miles  de combinaciones, quedando siempre sabrosas y tentadoras.




Hoy les propongo unas deliciosas bruschettas con hongos Portobellos, cebollas moradas, un sabroso queso Parmesano, rúcula selvática fresca y bien tierna, y un aderezo apenas picante que se complotan (porque eso no es combinación; es un complot lisa y llanamente) de mil maravillas para dejarnos felices y contentos ;) 

Aquí, los ingredientes.




¿Empezamos? Rehogá en 1 cucharada de aceite de coco 1 cebolla morada, cortada en juliana o en pluma junto con 200 gramos de hongos Portobello, en láminas. Como siempre te digo, no revuelvas mucho ni condimentes para que los hongos se doren y no pierdan todos sus jugos (quedando algo parecido más a una sopa que a un salteado). Una vez que los notes ligeramente dorados, condimentá con sal, pimienta, nuez moscada, 1 cucharada de orégano, otra de cebolla de verdeo deshidratada, y 3 cucharadas de vino Marsala (o cualquier vino generoso). Dejá que el calor del fuego fuerte evapore el alcohol del vino y ayude a caramelizar la preparación. Una vez lista, reservá.




Entonces, cortá unas 6-8 rodajas más bien finas de un rico pan casero (en mi caso es un pan de centeno con semillas que pronto te voy a enseñar a preparar; lo prometo. ¡Tengo tantas recetas para presentarte, incluso, cumpliendo con algunos pedidos que me han hecho, que me falta el tiempo y me sobran las ganas!...) y ubicalas sobre placa para horno que previamente humedeciste con rocío vegetal (también podés pincelarla con pizca de aceite). Hacé que el pan, en horno caliente, se dore ligeramente de uno de sus lados y, cuando las des vuelta, disponé encima de cada rodaja una porción de la mezcla de hongos con cebollas que reservaste. Por último, agregá una capa abundante de un sabroso y bien estacionado queso Parmesano. Llevá a horno fuerte para que gratine.




Mientras tanto, prepará el aderezo para añadir a último momento: En un cuenco/bol mezclá 3-4 cucharadas de mayonesa (puede ser casera, vegana, a base de leche...) con 1 cucharadita de cúrcuma, 1 cucharada de jugo de limón, 1 cucharadita de nuez moscada recién molida, sal y pimienta a gusto, 1 cucharadita de Masala o Garam Masala y un chorrito de aceite. Mezclá bien con batidor hasta conseguir una consistencia corrediza, como de salsa. En caso que necesites que quede más ligera-floja, podés añadir más jugo de limón o aceite. Reservá.




Una vez que el queso se haya gratinado, retirá las bruschettas del horno y disponé sobre cada una de ellas algunas hojas de rúcula selvática (puede ser rúcula común), sazonadas de acuerdo a tus gustos. En mi caso, con sal, pimienta aceite y nuez moscada.

Por último, decorá con algunas líneas del aderezo que preparaste y... ¡A disfrutar!  




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si lo desean pueden preparar las bruschettas a la manera tradicional, raspándoles un diente de ajo sobre la miga y echándoles un hilo de aceite antes de llevarlas al horno para que se doren.

Los hongos Portobello pueden sustituirse por las setas de su preferencia: champiñones de París, gírgolas/champiñones ostra, shiitakes... De igual modo, las cebollas moradas/rojas pueden reemplazarse por cebollas blancas, criollas, echalotes/chalotas...

La rúcula selvática o salvaje - de sabor más intenso y picante que la tradicional - puede ser reemplazada por rúcula común (sativa), radicheta u hojas de berro de tierra (que son de sabor más suave que el berro de agua). Entretanto, el queso Parmesano de la receta puede sustituirse por un queso curado y estacionado que aporte un sabor picante y agradable, acompañando a los otros protagonistas de la preparación sin invadirlos ni opacarlos.

A propósito de la rúcula, en esta receta déjenla para el final; es decir, no la lleven al horno cuando gratinen el queso para que el calor no desluzca las hojas. Al disponerlas sobre las bruschettas antes de servirlas quedarán bien brillosas, verdes y frescas, aportando color y textura al plato.




Como ven, hoy la propuesta es más que sencilla: Algo de pan, unos hongos y unas cebollas caramelizados en un rico vino generoso, un poco de queso gratinado, unas hojas de una fresca y sabrosa rúcula y un toque de aderezo picantón para terminar de dar forma a un plato que nos dejará felices de pies a cabeza con poca cosa y poco trabajo. Ahora, a disfrutar de la propuesta a modo de entrada/entrante, como un almuerzo o una cena livianos o para deleitarse con amigos, bebiendo algo refrescante, en buena compañía y con una charla amena... Que esos son los pequeños placeres de la vida ;)

Nos reencontramos la semana que viene. ¡Pásenla muy bien, disfruten junto a sus seres amados y experimenten en la cocina!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Digiscrap: ©Jenn Barrette Designs/Southern Creek Designs/Digital Freebies The Friday Freebie/Amber Shaw digital design studio/Designs by Connie Prince/Miss Lavanda/Chriscrap Scrapdigital/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Me apunto a esa reunión de amigos, por el picoteo y por la compañía, seguro que ambos me agradan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntada, entonces, Lola ;) Estoy segura que estas bruschettas te encantarían por su combinación de sabores, textura y ligereza :)
      Un beso.

      Eliminar
  2. A mi me gustan mucho las bruschettas. Algunos alegan que son menos cómodas de comer que un sandwich o un montadito y que te ensucias más pero es sólo cuestión de acostumbrase ¿no?


    Desde luego que yo me quedaba con las tuyas encantada y las compartíamos tan felices acompañadas de una buena cerveza (la mía ahora 0,0 por supuesto) y de muchos cotilleos

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, yo encantada de la vida te convido de mis bruschettas con pan casero, acompañadas (por tu estado) de alguna bebida sabrosa pero sin alcohol y mucha charla de la buena ;)
      Un beso enorme

      Eliminar
  3. Buenísimas tostas, o bruschettas a lo italiano. La rúcula tiene un sabor amargo y un poco picante que le va de lujo y como dices si se mete en el horno el sabor ya no es igual además de que se queda mustia. Yo me apunto a esa reunión con los amigos, espérame que voy!
    Un beso grande, preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, aquí tienes tu lugar reservado porque entre bruschettas y charla seguro nos divertimos a lo grande ;)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Me encanta estas bruschettas que has preparado para el picoteo de un día con amigos, o con quién tengas a bien tomarlas.
    Muy ricas con todo lo que llevan, deben de tener un sabor maravilloso.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En buena compañía y donde sea, estas bruschettas resultan todo un éxito porque son muy fáciles de preparar y la combinación de sabores resulta de lo más apetitosa. Estoy segura que si las probás quedarás encantada ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Si hay sitio , también me apunto. Una receta deliciosa que en buena compañía sabrá a gloria. Un beso Silvina y espero que las hayas disfrutado mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, querida amiga, aquí tenés un lugar asegurado. ¡¿Cómo no?! Entre buena charla, estas deliciosas bruschettas y alguna bebida sabrosa para disfrutrar, la pasaríamos muy bien ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  6. Te han quedado geniales!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho, Mijú, que te guste mi receta :)
      En verdad, es muy sencilla, práctica y sabrosa. Estoy segura que si las probás quedarás encantada.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Que geniales te han quedado me gustan para cenar este fin de semana o para un picoteo ahora el día 12. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guacimara, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Estas bruschettas son ideales para un picoteo o una comida liviana porque son muy sabrosas y delicadas. Estoy segura que si las probás no te decepcionarían para nada ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  8. Debe estar buenisimo!!!.., a mi me encanta ir a buscar setas al bosque, el día que venga a casa con unas cuantas en el cesto me hara ilusión de hacer esta receta porque me da que quedara de lujo.... Y si no ... siempre puedo con las que compro en el mercado... Un besote y felices dias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, con las setas recién recogidas del bosque estas bruschettas deben transformarse en un bocado divino, sin dudarlo ni un segundo ;)
      Me alegra mucho que te guste mi receta. Si la preparás, despues contame qué tal te han quedado :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. A mi me encantan las bruschettas, sean como sean, me vuelven loca más que un bocadillo o sandwich, y estas que has preparado sin duda las escogia sin pensámelo dos veces, bien sanas y ricas, y encima con pan casero, mejor que mejor. 1 besazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :) A mí también las bruschettas, con sus miles de combinaciones posibles, me encantan y me resultan muy tentadoras, mucho más que los sándwiches y otras opciones similares.
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  10. Sanas y buenisimas, a mi me encantan las bruschettas, son de lo mejor! Y las tuyas estan mas que deliciosas!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Como vos, pienso que las bruschettas son sanas y deliciosas ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Trini, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso y un abrazo grande para vos.

      Eliminar
  12. Es un picoteo de lo más apetecible, entre amigos y disfrutando de estas bruschetas! Me parecen de lo más sabrosas!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En buena compañía, para un picnic, picada/picoteo, como almuezo o cena ligeros estas bruschettas son ideales por su combinaacion de sabores y texturas.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Silvina... qué maravilla, es cierto que con poco trabajo e ingredientes sencillos podemos conseguir un resultado de restaurante de 5 tenedores... como mínimo. Me ha gustado mucho como lo explicas y cómo lo presentas. Este tipo de bruschettas las suelo hacer mucho en casa, pero creo que nunca las he sacado en el blog... creo que ya va siendo hora... Pues en este momento estoy hecha una panarra empedernida... estoy que no paro de hacer pan y descubrir harinas y masas nuevas, así que con uno de los que prepare próximamente probaré tu delicia de hoy. Un beso, guapa, como siempre un placer venir a visitarte y sentir los olores y sabores de tu cocina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Estoy segura que con cualquiera de tus nuevos panes quedarán muy sabrosas. Si las preparás, contame qué tal te han quedado ;)
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores