Carrot cake de zanahorias amarillas

Hacía ya unas cuantas semanas que no les proponía algo dulce para la tarde, para acompañar el té, el café o el mate. Pues bien, aquí vengo hoy con esta propuesta para endulzarnos el corazón :D Esta torta/bizcocho no pretender ser, ni más ni menos, lo que se ve: una preparación de aspecto bien casero, algo rústica, a medio camino entre la tradicional Carrot-cake estadounidense y la Fruit-cake inglesa. Lo que obtenemos, entonces, es una torta/bizcocho bien húmeda, de sabores definidos, con tropezones de frutas, chocolate y frutos secos a cada bocado, con aroma a naranjas, especias, vainilla y ron. En fin... Que no tiene  desperdicio, pero sí una curiosidad: su ingrediente más destacado son unas zanahorias amarillas orgánicas que le aportan dulzor, sabor y mucha de la humedad de la masa. Simple, con muy poca solemnidad, auténtica, a cara lavada y muy apetitosa se hará dueña de la mesa de té o de café en cuestión de bocados. Les doy mi palabra de honor.

Y la llamo Carrot cake porque, al fin y al cabo, está hecha a base de zanahorias. Sólo por eso ;)




Aquí les dejo el listado de ingredientes para preparar esta exquisita torta/bizcocho.




Las tareas empezarán la noche anterior, poniendo a macerar en un bol 1/4 taza de pasas rubias y 1/4 taza de bayas Goji/bayas de Goji en 1/4 taza de ron (puede ser brandy, whisky o whiskey, coñac...). Cubrí el bol con papel film y dejalo dentro de la heladera/refrigerador hasta que, al día siguiente, comiences a sacar los ingredientes de la receta que deban ser utilizados a temperatura ambiente (huevos y leche).

Entonces, en un bol, batí con batidor de alambre 200 gramos de azúcar integral/mascabo junto con 3 huevos medianos (de campo/pastoriles/ecológicos). Mezclá bien hasta formar una espuma e incorporá 380 cc. de leche (animal o vegetal), 130 cc. de aceite neutro (coco, maíz, girasol...), 1 cucharadita de extracto de vainilla y la ralladura de una naranja. Reservá.




Aparte, en otro bol, disponé los ingredientes secos, tamizándolos: 350 gramos de harina integral fina, 200 gramos de harina leudante/harina de repostería, pizca de sal, 2 cucharaditas de polvo para hornear, 1 cucharadita de canela en polvo, 1 cucharadita de jengibre en polvo, 1/2 cucharadita de clavo de olor y 1 cucharadita de cardamomo recién molido.   

Por último, incorporá allí mismo 250 gramos de zanahorias amarillas ralladas bien finito. Con las manos, integralas en la mezcla de harinas para que queden lo más sueltas posibles. 




Entonces, sirviéndote de una espátula de cocina/miserable, incorporá la mezcla de ingredientes secos en el batido de huevos, azúcar, leche y aceite que habías reservado. Luego, añadí la fruta macerada (con sus jugos), 50 gramos de nueces Pecan/pecanas trozadas a mano, 2 cucharadas de semillas de amapola y 80 gramos de chips de chocolate (las nueces y los chisps, ligeramente enharinados). Mezclá bien y volcá la preparación en un molde para torta/bizcocho desmontable (yo utilicé uno de 25 cm. de diámetro), previamente enmantecado y enharinado (puede ser pincelado con aceite o rociado con rocío vegetal y cubierto por una fina capa de harina).

Por encima, disponé algunas nueces Pecan/pecanas a modo de decoración (como marcando las horas de un reloj), hundiéndolas ligeramente sobre la superficie.




Cociná en horno precalentado a 160-170°C por 50 a 60 minutos o hasta que supere la prueba del palillo. Dejá descansar la torta/bizcocho una vez que esté fuera del horno por unos 10 minutos antes de desmoldarla para que no se rompa ni malogre.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si lo prefieren o no consiguen zanahorias amarillas, pueden realizar esta torta con zanahorias naranjas, blancas, rojas o moradas.

Si lo desean, pueden reemplazar las nueces Pecan/pecanas por almendras, avellanas, nueces de Macadamia, pistachos... De igual manera, las pasas y bayas Goji/de Goji pueden sustituirse por frutillas/fresas deshidratadas, arándanos deshidratados, peras o ciruelas deshidratadas cortadas en cubitos, cascaritas de naranja confitadas, jengibre confitado...

En caso que la torta tenga como destinatarios los más pequeños de la casa o no deseen incluir alcohol en la preparación, la fruta puede macerarse sin inconvenientes en jugo de naranja.

Las semillas de amapola pueden reemplazarse por semillas de chía o de amaranto.




Los orígenes exactos de la zanahoria se desconocen con absoluta certeza; sin embargo, existen registros de su cultivo en Oriente hace unos 3000 años. Sus comienzos naturales se encuentran en el este del Mediterráneo y el sudoeste asiático. De hecho, algunos de los datos más antiguos de su utilización y consumo han llegado desde Afganistán; además, tanto griegos como romanos les conferían poderes afrodisíacos. En donde no hay dudas o malentendidos es en el punto que señala el color de las zanahorias: por aquellos días se cultivaban variedades púrpuras por fuera y amarillas por dentro. Así, cuando el comercio de los árabes fue extendiéndose por Asia y África surgieron nuevas variedades de colores blancas, verdes, amarillas, púrpuras e, incluso, negras.

Se sostiene que las primeras zanahorias de color naranja se produjeron en Holanda durante el siglo XVI, creadas de manera deliberada a partir de cruces y experimentos para lograr que coincidieran con el color de la Casa Real holandesa de Orange. Sin embargo, existen registros que indican que durante el siglo VI se introdujeron variedades de color naranja en Europa; de modo que es probable que sólo tomasen esas especies, desechando las restantes. Es que por aquellos días, los holandeses eran los primeros y principales productores europeos de zanahorias, y todas las variedades anaranjadas que llegaron hasta nuestros días descienden de sus cuatro tipos (Early Half Long, Scarlet, Long Orange y Late Half Long).




Por fortuna - y no sólo por una cuestión estética - se está recuperando el cultivo de las distintas especies y colores de zanahorias que aportan diferentes nutrientes y características propias de acuerdo con ellos. Sin ir más lejos, las zanahorias amarillas se cultivan en especial por su sabor dulce, su textura firme, no leñosa ni fibrosa.

Lo cierto es que, crudas o cocidas, en platos salados o en postres y pastelería, las zanahorias constituyen un excelente alimento, siendo una de las pocas verduras que casi no pierden valor nutricional al ser cocidas y que, incluso, se vuelven más digeribles para nuestro organismo.




Hoy, como ya les dije antes, les propongo una torta/bizcocho que no necesita de coberturas ni frostings o baños de ninguna clase para ser sabrosa, apetecible, muy gustosa. Bien perfumada, de miga húmeda, con tropezones de frutas, nueces y trocitos de chocolate a medio derretir que se funden en  la boca, el dulzor justo y un aspecto algo rústico, de entre casa, les alegrará la tarde, la mañana o el momento que prefieran sin pensarlo dos veces ;) 

Pruébenla y después me cuentan qué les ha parecido. Nos reencontramos la semana que viene. ¡Pásenla muy bien, disfruten de la vida junto a sus seres amados y experimenten en la cocina!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Digiscrap: ©Blue Flower Art/Kathryn Estry Designs/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Guau! Que lindo bizcocho!! El aroma debe haber sido precioso, digo debe, porque de seguro ya no queda nada! Muy interesante lo de las zanahorias... me gusta para prepararlo en una tarde de estas frescas!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Diana, como bien decís, el aroma a especias, ron y zanahorias inundaron todo el ambiente, dándonos esa sensación clásica que nos recuerda el llegar a la casa de la abuela cuando estaba horneando algo rico :)
      Me alegra mucho que la receta te guste y estoy segura que, con zanahorias amarillas o "tradicionales" naranjas, te dejará muy complacida ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. No conozco las zanahorias amarillas ni recuerdo haberlas visto nunca en ninguna frutería o supermercado pero las tendré en cuenta e iré más pendiente en próximas compras porque me ha entrado mucha curiosidad.

    La tarta o bizcocho de zanahoria me encanta y estoy cayendo en la cuenta de que hace bastante tiempo que no preparo una ¡y en casa hay zanahorias casi siempre! Lo que ocurre es que las suelo gastar en las comidas y cenas y casi nunca hay "excedente" para repostear además de que en las últimas semanas se han ido colando cantidades ingentes de frutas de temporada con las que he tenido que ir haciendo dulces y conservas.

    Me gusta mucho que nos la presentes sencilla, rústica... ¡a mí es como más me gusta! No creo que haya que cubrir las tartas de capas de crema además de que no me parece sano y personalmente no me sientan bien porque suelen tener mucho azúcar. A veces olvidamos que lo sencillo es simplemente lo mejor.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Cuca, afortunadamente, por aquí, estamos consigueindo (en mi caso, a través de un sitio web de venta de prodcutos orgánicos que te los traen a tu casa) zanahorias de distintas variedades. Ojalá puedas encontrarlas pronto para sacarte la duda sobre su sabor y textura (porque cada variedad tiene lo suyo en ambos rubros).
      Como vos, pienso que una torta/bizcocho no necesita capas de crema (sea a base de manteca, crema de leche/nata o queso cremoso) para ser sabrosa y lucirse. Además, así, muchas veces, son vistosas pero muy pesadas poco digeribles... Ésta con sus especias, fruta, nueces y chocholate se luce muy bien sin otras preteniones que mostrarse tal cual es ;) Estoy segura que si la probás, con zanahorias amarillas o tradicionales, quedarás encantada. Eso sí, en tu caso, y por tu estado, sin ron y con jugo de naranja en su lugar :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Que apetitosa que se ve !!!!! Madre mia, con lo golosa que soy , ahora mismito le daba un bocado,... Jajaja !!! ... Cada vez mi cuaderno de recetas esta mas gordita , es que me resultan irresistibles las recetas que nos presentas, todo lo quiero apuntar ... poco a poco voy experimentando con ellas , son ricas y sanas... Zanahorias amarillas por aquí tampoco las he visto ,aunque de anaranjadas siempre tengo .... Deben de ser unos mercados muy bonitos por donde vives con tanta variedad de hortalizas y de colores ... ;-)) Besitos, que tengas bonitos días!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen querida, me alegra mucho que te gusten mis recetas y que tengas unas cuantas pendientes para probar. Me siento muy halagada y feliz por ello :D
      Ojalá encuentres por allí zanahorias amarillas para probarlas y descubrir ese puntito diferente a las tradicionales naranjas. Éstas las he comparado por Internet en un sitio de venta de productos orgánicos que te los traen a casa, pero ya las había visto en un mercado de productores orgánicos. La verdad sea dicha: Es muy lindo contar con productos de estación frescos y variados en los distintos mercados de orgánicos que tenemos en la zona de la capital del país y sus alrededores :)
      De cualquier modo, esta receta con zanahorias amarillas o naranjas se luce por su sabor, perfume y presencia. Estoy segura que, si la probás, quedarás encantada ;)
      Te mando un beso grande y que estés muy bien.

      Eliminar
  4. Silvina ¿a qué hora quedamos para tomar unos mates y disfrutar de un pedacito de tu increíble pastel de zanahorias? Por favor... qué maravilla, se ve delicioso... y tu manera de describirlo como húmeda, esponjosa, sabrosa... uy... te aseguro, literalmente, que me tienes salivando!! El aspecto rústico es lo mejor de este tipo de pasteles, porque les confiere su propia personalidad y carácter. Lo de que hayas usado zanahorias amarillas es genial. Ahora que nosotros tenemos un pequeño trozo de tierra para cultivar, mi marido anda como loco buscando semillas de zanahorias de colores y de acelgas... tenemos una amiga que antes tenía un campo y nos ha dicho que tiene unas cuantas... a ves si la podemos ver algún día y nos las da para, así, poder sembrarlas... Un beso grande y disfruta de este sencillo pero sublime pastel con los que más quieres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, yo encantada de que vengas a tomarte unos mates con Carrot cake cuando vos quieras ;)
      Yo pienso, como vos, que el aspecto rústico de las tortas es el que les confiere personalidad e identidad de plato hecho en casa, artesanal, con dedicación y amor.
      Espero que pronto puedan cultivar sus propias zanahorias de colores, acelgas y demás vegetales porque no tiene precio disfrutar de nuestra propia verdura (¡ni hablar para nosotros los vegetarianos!) y de esas variedades no tan difundidas, pero sabrosas y nutritivas que andan por allí, pidiendo que las reconozcamos e incluyamos en nuestra mesa.
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  5. Silvina vaya corte estupendo que te ha quedado.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso.

      Eliminar
  6. No conozco esas zanahorias, ni siquiera con otro nombre, pero si ayudan a hacer un bizcocho tan rico como ese, me apunto a la merienda sin pensármelo dos veces porque tiene un corte que es una maravilla.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, lamentablemente las zanahorias naranjas (e, incluso, sólo algunas de sus variedades) son las que nos han impuesto con el correr de los siglos. Sin embargo, por suerte, hay nuevos agricultores (en especial, pequeños agricultores que cultivan de manera orgánica) que están volviendo un poco a los básicos que se habían dejado de lado. Esto nos permite conocer y disfrutar de nuevos-no tan nuevos vegetales y frutas que enriquecen nuestra mesa y nuestros menús ;)
      Estas zanahorias son muy sabrosas y le dan a la torta/bizcocho un sabor bien rico.
      Besos.

      Eliminar
  7. Me encanta el bizcocho de zanahoria, no he hecho ninguno para subirlo al blog. Lo hice en casa pero cuando aún no tenía blog. Pero desde luego que el tuyo debe estar maravilloso. y me encantaría hacerlo. Todos los ingredientes que lleva le conferirán un sabor estupendo. Ideal como bien dices para acompañar a un té o un café. El mate tendría que ir a casa de mi amiga Claudia que es argentina, para tomarlo.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      La carrot-cake es un clásico de la pastelería que siempre-siempre nos hace lucirnos en un té o acompañando un rico café por su sabor, humedad y aroma característicos. En esta ocasión, me permití combinar (en algunos casos) con ingredientes de la fruit-cake y reemplazar (en otros) por algunos menos tradicionales... La verdad es que todos quedamos muy conformes y felices con el resultado obtenido ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  8. Hola Silvina!! Es una pena pero jamás he visto estas zanahorias y ya me gustaría probar. El bizcocho es simplemente espectacular. ya pronto en cuanto empiece a refrescar por aquí, estoy encendiendo el horno para tener preparado mi bizcocho en la encimera de la cocian, para saborearlo con el café de la tarde. La zanahorias me encantan y este bizcocho que me has preparado es para disfrutar. Un beso amiga mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elisa, es una verdadera lástima que no tengas la oportunidad de probar esta variedad de zanahorias que tiene un dejo más dulce que las demás, no sólo (o no tanto) por ello sino porque siempre es lindo y curioso disponer de la mayor variedad de productos para estar probando y experimentando con sus sabores, texturas y colores. A quienes nos apasiona la cocina estamos siempre pendiente de lo nuevo, lo distinto, lo original... En fin, que esta torta/bizcocho te quedará muy bien con las zanahorias tradicionales también; de modo que, si la probás, después me contás qué te ha parecido.
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Merhabalar, ellerinize sağlık. Çok leziz ve iştah açıcı görünüyor.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, quiero un trozo, es que viendo esas fotos tan bonitas y leyendo la lista de ingredientes se le abre el apetito a cualquiera, yo con un té early grey y esta tarta sería feliz. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guacimara, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Ahora que mencionás el té Earl Grey (que, por cierto, queda como un estupendo acompañamiento a esta torta/bizcocho) se me ocurre que quien no pueda o no quiera macerar la fruta en bebida alcohólica o en jugo de naranjas, bien puede hacerlo en un rico té Earl Grey que aportará su sabor y perfume a la fruta y, por añadidura, a la torta/bizcocho.
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Si ya está buena esta tarta con zanahorias normales no quiero pensar con las que has utilizado tú orgánicas, qué ricas, te ha quedado una tarta preciosa, te cojo un trocito para mi ratito del café ;) 1 besazo enorme y disfruta del fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :) La verdad que la carrot cake es una de mis tortas/bizcochos favoritas, pero no me gusta la cantidad de crema que termina llevando, porque me resulta poco digerible y pesada. Por eso, quería algo menos calórico, que resultara sabroso y con aspecto a hecho en casa; algo rústico, pero que pudiera lucirse. Con estas zanahorias amarillas orgánicas (que son un poco más dulces que las tradicionales anaranjadas) y el agregado de fruta macerada al estilo de la fruit cake logré una torta/bizcocho sabrosa, bien vistosa, no excesivamente dulce y muy completa que enamoró a todo mundo :D
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Silvina si te digo que jamás he visto zanahorias amarillas, las zanahorias sólo las he visto naranjas jejeje. Seguro que aquí no han llegado jeje. El bizcocho espectacular, como los que a mí me gustan. Me encanta ver esos bizcochos con esas coberturas, muy bonitos, la verdad, pero a la hora de la verdad en casa intento hacer cosas más sanas, cosas que comamos y no tengamos remordimientos, tal y como el que nos traes hoy. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nauzet, tranquila que no me extraña que no conozcas las zanahorias amarillas - más áun con lo que muchas de ustedes me han estado contado -. Es una verdadera pena que nos hayan impuesto las variedades de color naranja y no le hayan dado difusión suficiente a las demás variedades. Por fortuna, en todo el mundo hay productores qque están cultivando zanahorias de otros colores; incluso, tengo entendido que en España hay semillas para cultivar zanahorias amarillas y púrpuras, entre otras. Será cuestión, entonces, que comiencen a buscarlas y exijirlas en mercados y verdulerías (a veces, así, conseguimos hacernos sentir).
      Como a vos, me parecen my bonitas las tortas/bizcochos con mucha crema y decoraciones, pero terminan resultando pesadas, repletas de calorías y difíciles de digerir. Entonces, prefiero las tortas menos pretenciosas, pero sabrosas y sanas que podemos comer con menos remordimientos y sin sentirnos mal ;)
      Me alegra mucho que te guste mi receta ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Buenoooooo, buenooo...Yo creo que si digo que es ideal, me quedo corta...¡¡¡Me encanta!!! Es mi tarta favorita, pero nunca había oído lo de las zanahorias amarillas, me parece súper curioso y tengo que probarlo ;)
    El resultado ya se ve que es sensacional!
    Un besazo y buen finde!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kim, me alegra mucho que te guste mi receta :) En verdad es muy sabrosa. Estoy segura que si la probás (en especial, si conseguís las zanahorias amarillas; un poco por curiosidad, un poco por sabor...) quedarás muy complacida ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  14. Silvina, la preparé y me salió riquísima. Excelentes tus recetas y como las presentás. Seguiré atenta a tus novedades semanales. Saludos! Valeria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valeria, me hace muy feliz que me cuentes que probaste la receta y que te salió riquísima :D
      ¡Muchas gracias por compartir tu experiencia!... Y aquí te espero cada semana con una nueva propuesta ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  15. Algo había leído sobre las zanahorias y sus colores pero no tan completo como lo has explicado tú y es que venir aquí siempre es interesante! además de llevarme buenísimas recetas como esta tarta. Me encanta lo esponjosa que te quedó y muy sabrosa con esos ingredientes.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra mucho que te guste mi propuesta y que disfrutes pasear por mi cocina.
      Estoy segura que si probás la torta/tarta quedarás muy complacida porque es muy sabrosa, perfumada y llena de tropezones de fruta, nueces y chocolate a cada bocado :)
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares