Ensalada tibia de papas, espárragos y huevos

Saben ustedes - porque ya me lo han escuchado decir mil veces Jejeje ;) - que una de mis debilidades en la cocina son los espárragos. Pues bien, ya casi se ha esfumado la temporada de este año y sólo les he ofrecido una receta con ellos. Por eso, aquí vengo a poner remedio a esta situación con una ensalada ideal para comer en esta época del año, cuando estamos a medio camino entre abandonar el invierno (que todavía no quiere irse del todo) y calzarnos las ropas más sueltas para disfrutar de mejores temperaturas (aunque todavía no logran afianzarse por completo) que nos trae la primavera.




Una ensalada tibia, sabrosa, muy sencilla, completa y nutritiva que seguro les gustará mucho, y que nos permite incorporar unos sabrosos espárragos (en mi caso, orgánicos) para darle un giro, convirtiéndola, así, en un plato más interesante todavía. Aquí, les dejo los ingredientes que necesitarán.




¿Comenzamos con la receta sin perder más tiempo? Lo primero será que limpies un paquete de espárragos muy bien, quitándoles la parte final del tallo (que suele ser la más dura, deslucida y blanquecina. Aquí te explico bien la mejor técnica para limpiarlos sin desperdicios ni complicaciones). Luego, cocinalos al vapor por unos 15 minutos (también podés hervirlos, pero con este sistema de cocción perderán más nutrientes que cocinándolos al vapor). Una vez listos, cortalos en trocitos, preservando (y reservando) las yemas/puntas.

Hacé lo propio con 4 papas grandes (si son orgánicas o de tu propio huerto ¡mucho mejor! porque el sabor será exquisito) por unos 25 minutos (si vas a hervirlas, en lugar de cocerlas al vapor, dejales la cáscara para que no absorban tanta agua y preserven sus nutrientes; una vez listas, si lo deseás, podés pelarlas). Cuando estén cocidas, cortalas en cuñas y, luego, en mitades.




Entonces, en una sartén disponé 1 cucharada de aceite de coco para saltear ligeramente las papas y los espárragos, excepto las yemas/puntas que habías reservado. Condimentá a gusto con sal, pimienta y nuez moscada recién molidas.

Apagá el fuego y añadí las yemas/puntas de los espárragos para que con el calor residual de la cocción se templen.

Llegó el momento de preparar los huevos mollet. Para ello, colocá agua en un cazo y ponela a calentar. Cuando comience a hervir, añadí con cuidado 4 huevos (pastoriles, ecológicos, de campo) y cocelos allí por 4-5 minutos. Luego de ese tiempo, retiralos y sumergilos en agua fría para cortar la cocción.

Por último, prepará el crocante de castañas/anacardos: Tostá ligeramente en una sartén caliente un puñado de castañas de cajú/anacardos (no es necesario añadir aceite de ninguna clase ni otra materia grasa, porque con el aceite que sueltan los frutos secos expuestos al calor alcanza muy bien). Una vez doradas, picalas groseramente y reservalas.




Para presentar esta sencilla, pero deliciosa ensalada, deberás servir los vegetales tibios y, por encima, decorar con los huevos mollet partidos a la mitad para que la yema - todavía jugosa - pueda apreciarse a primera vista. Por último, espolvoreá con las castañas/anacardos tostadas y picadas de manera grosera, rectificando la sazón, si fuera necesario. Un aderezo suave e ideal para terminar de complementar los sabores de este plato es una lemoneta hecha a base de aceite (el de tu agrado), 2-3 cucharadas de jugo de limón, sal, pimienta, nuez moscada y un puñado de cilantro picado (también puede ser perejil). Serví de inmediato para disfrutar de todos los sabores y texturas - entre tiernas y crocantes - que nos propone esta sencilla, pero distinguida ensalada.

Algunas recomendaciones y observaciones finales: Con estas cantidades se obtiene una ensalada digna de 4 comensales.

Además de los condimentos que lleva la receta, pueden incorporar tomillo (que combina de mil maravillas con las papas) y un poquito de ají molido o páprika para aportarle un punto de picor que le imprimirá algo de carácter a la receta.

Recuerden respetar los tiempos y modos de cocción de los huevos mollet para sacarlos en su punto ideal, con una yema cocida (sin peligro de intoxicación alguna), pero todavía algo jugosa y con un punto de cremosidad que gustará a todo mundo, sin dudas.

Las castañas de cajú/anacardos pueden reemplazarse por maní natural, sin salar o por almendras naturales. Además, si lo desean, pueden incorporar al tostado semillas de girasol, sésamo y calabaza que enriquecerán aún más la preparación. Entretanto, si lo prefieren, pueden utilizar batatas/boniatos en lugar de papas (en este caso, incorporen a la lemoneta 1 cucharada de miel que combinará de mil maravilas).

De igual modo, si no se encuentran en época de espárragos, pueden utilizar los que vienen en conserva (tengan en cuenta tratar de conseguir aquellos que sean conservas caseras - mejor si ustedes mismos las han preparado porque, así, sabrán con certeza qué se llevan a la boca - o que contengan pocos químicos y conservantes) o aquellos que, durante la temporada de estos vegetales, han cocido por algunos pocos minutos para conservarlos congelados y utilizarlos más adelante cuando ya no están de temporada.  

Por último, como ya saben, el aceite de coco (que también aporta una ligera cremosidad a la preparación) puede sustituirse por el aceite vegetal de su preferencia.




Creo que esta ensalada les gustará especialmente a los amantes de los espárragos porque no sólo es muy sencilla de preparar sino que no requiere de productos exóticos o difíciles de conseguir. Ya ven que con 5 ingredientes de todos los días, logramos una deliciosa y muy nutritiva ensalada que, además, es capaz de conquistar cualquier estómago porque es muy tentadora con sus diferentes sabores, a la vez que bien rendidora. Para comer con poca culpa y disfrutar a lo grande de los pequeños y sencillos placeres que nos presenta la vida ;)

Aquí les dejo otras propuestas con espárragos que pueden interesarles...


Espárragos y huevos gratinados sobre pan de salvado. Tarta de espárragos. Frittata de espárragos.



Ñoquis de espárragos con manteca saborizada. Risotto de cebada, espárragos y arvejas. Sándwich de hongos con pesto de espárragos.


Nos reencontramos la semana que viene. ¡Pásenla muy bien, disfruten junto a sus seres amados y experimenten en la cocina!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Blagovesta Gosheva Digital Scrapbooking Design/Traci Martin Scrapbook Designs/Thaty Borges design/Studio Vennie Pierce/Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Una ensalada deliciosa y sana, pero ademas se me antoja mucho asi tibia ahora que ya tenemos frio por aca... La guardo para hacerla muy pronto!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te guste mi receta :) Así: templada es muy sabrosa e ideal para cuando el clima no es tan caluroso.
      Besos para vos.

      Eliminar
  2. Es una ensalada de patatas distinta de las que yo suelo preparar, pero igualmente rica. Me ha gustado especialmente esa picada de castañas tan buena de la estación de otoño en la que nos encontramos y que tanto sabor nos dejan ahora. No dudes que la pondré en práctica pronto para probarla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi propuesta :) El crocante de castañas le aporta mucho sabor y una textura diferente e interesante que le queda de mil maravillas a la ensalada.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Madre mia!!!! Esta ensalada me resulta sumamente apetitosa... no me extraña tu debilidad por los esparragos con estas recetas que nos enseñas es que deben de estar tan riquisimos estos platos.... Ya me las ire copiando para ir incorporando nuevas recetas en la alimentación de mi familia. Muchos besos y hasta la próxima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, me alegra mucho que te guste mi receta :) Como ves, es muy sencilla y ahí es donde a mí me gusta más todavía porque con pocos ingredientes (y habiendo espárragos ya estoy feliz) podemos preparar un plato bien sabroso, con diferentes texturas y sabores que se amalgaman de mil maravillas entre sí.
      Como siempre, un gusto enorme tenerte por aquí :D
      Muchos besos y excelente semana para vos.

      Eliminar
  4. Bien buena tu ensalada.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Silvina espero que hayas tenido una linda semana. Ya te lo he dicho otras veces pero tu recetas y fotos siempre me inspiran y esta ensalada tibia no podía ser menos. Es cierto que con pocos ingredientes y muy sencillos podemos llegar a preparar unos platos exquisitos cómo ha sido tu caso hoy. Aquí ya no es tiempo de espárragos y la verdad que se encuentran en los mercados pero están carísimos; por eso, se me ocurre que esta deliciosa ensalada podría hacerlas también con brócoli, por ejemplo. Esos huevos mollet tienen una pinta estupenda y se salen del plato, te lo aseguro. Sin duda es un plato de categoría, un beso y buena semana! nos vemos pronto, CIAO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pilar! ¿Cómo estás? Me alegra mucho que te gusten mis recetas y mis fotos y ambas te sirvan de inspiración. Muchas gracias por tus elogios :D
      Esta ensalada con crucíferas (brócoli/brécol, coliflor, berro, kale/col rizada, repollitos de bruselas/coles de bruselas, rábanos...) queda de mil maravillas también. De modo, que para cuando no están de temporada los espárragos y no tenemos guardados por allí, ésta es una excelente opción ;)
      Excelente semana para vos.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Espectacular, me encanta esta combinación y con castañas es la primera vez que lo veo. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Las castañas de cajú/anacrados crocantes le aportan una interesante textura que enriquece el plato y sorprende al comensal ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. ¡Una ensalada maravillosa! A mí también me encantan los espárragos por eso en primavera nos ponemos las botas y congelo para disponer para el resto del año. De hecho hoy vamos a comer un revuelto de esos espárragos que congelé y estoy deseando que llegue la hora de llegar a casa para meter el tenedor.

    Guardo tu receta de la ensalada que me ha gustado mucho

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Me parece una magnífica idea tener siempre una buena provisión de espárragos disponible para cocinar, ya que su temporada (por lo menos por aquí) es tan corta ;)
      ¡Hummm! Ese revuelto que vas a preparar hoy seguro ha de estar una maravilla porque los espárragos son uno de los pequeños placeres de la vida. ¡Qué lo disfrutes mucho!
      Un beso grande.

      Eliminar
  8. Por una vez he reconocido todos los ingredientes de una receta tuya, jajaja, si es que me traes por el camino de la amargura...no sabes la cantidad de veces que he tenido que buscar en google qué es lo que le ponías a alguna!! Bueno, esta me parece estupenda y los trigueros me gustan a rabiar, así que para mí perfecta!!!
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, me has hecho reír con ganas, mujer. :D Pues, no sé de qué te quejás si te estoy haciendo conocer nuevos productos e ingredientes para incluir en el día a día y lucirte luego, dándote corte en la mesa. Jajajaja ;)
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Me encanta esta ensalada.He de confesar que tengo debilidad por lo vegetal, tus recetas me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te gusten mis recetas :)
      Gracias por pasar por aquí ;)

      Eliminar
  10. Que buena pinta tiene tu ensalada, ahora te cuento un secreto, jamás he probado los espárragos así, y es que dónde vivo no se cultivan y tampoco los he visto en el mercado nunca, los he comido envasados pero claro no tendrán ni punto de comparación. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Guacimara, qué pena más grande que no conozcas el sabor de los espárragos frescos! Bueno, al menos eso pienso yo porque me encantan. Jajaja :D Pero, en verdad, creo que siempre para poder decir si algo realmente nos gusta o no es probándolo... En fin, esta receta podes prepararla con conserva de espárragos que no será lo mismo, pero es mejor que nada ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Una maravilla. Como no van a gustarte los espárragos, si son divinos!
    Y me has sacado de una duda. Compro aceite de coco para hacer jabón, y siempre pensé qué pasaría si lo uso para cocinar, pero no estaba muy segura de que pudiera hacerse... pues mira, lo voy a probar, tengo un litro que compré esta semana justamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, el aceite de coco es excelente para cocinar; entre otras cosas, porque tolera altas temperaturas sin oxidarse (incluso en frituras). Sin embargo, debés asegurate que sea de uso comestible porque en el mundo se comercializan distintos tipos de aceites de coco: algunos sólo son de uso cosmético (para hacer jabones, cremas de uso corporal y facial, etc.) y otros, de uso cosmético y comestible. Sólo debés asegurate de eso antes de consumir el que tenés en tu casa. Estoy segura que, una vez que aprendas a manejarte con las proporciones y las características propias de este aceite que, por ejemplo, se compacta con el frío, convirtiéndose en manteca de coco, vas a lograr increíbles recetas porque es deliciosos, cremoso y mucho más saludabe ;)

      Eliminar
  12. Me encanta la mezcla de texturas de esta ensalada, seguro que está deliciosa! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nauzet, me alegra mucho que te guste mi receta :) En verdad, uno de los puntos altos de esta ensalada es ése: sus diferentes texturas, entre cremosas y crocantes, con el sabor tostado de las castañas y la sensación de los ingredientes algo tibios que se funden en la boca ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Hola!! Esta ensalada me parece ideal por los ingredientes que lleva (me gustan mucho los espárragos) por ser templada y además muy completa con el huevo. Me la llevo!!
    Un beso, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, si los espárragos están en tu lista de ingredientes preferidos, esta ensalada estoy segura que te gustará mucho porque se luce por su simpleza, logrando un armonioso pero interesante contrapunto en la boca entre los vegetales tibios, la cremosidad del conjunto y las castañas de cajú/anacardos tostadas que aportan el elemento crocante ;)
      Un beso grande y que pases un lindo fin de semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores