Ensalada de rúcula y rabanitos con limoneta de mostaza

En esta parte del planeta, estamos en una época del año en la que las ensaladas suelen empezar a tener más protagonismo en nuestras mesas. Y, aunque el clima no nos acompañe como nos gustaría, porque, la verdad sea dicha, de primavera-primavera poco hemos  tenido... Apenas algunos manchones de buen clima por aquí y por allá; el resto han sido días más bien fríos y grises. Pero, no importa. Al mal tiempo, buena cara. En especial, ahora que parece irá mejorando ;) Y como es temporada de ensaladas, aquí vengo a proponerles ésta que es súper sencilla, pero no por ello menos sabrosa o saludable. Además, con un delicioso toque en el aliño que le calza como anillo al dedo.




Aquí, la lista de ingredientes y nos ponemos, de inmediato, manos a la obra que hoy la faena viene de lo más sencilla ;)




Si fuera necesario, lavá muy bien las hojas de rúcula selvática o la de tu preferencia (unos 100 gramos, una bandeja o un atado). Y digo "si fuera necesario" porque podés encontrar en el mercado rúcula (entre otras variedades) que ya vienen con las hojas limpias (con triple lavado) y listas para utilizar. 

Hacé lo propio con 200 gramos de rabanitos (en mi caso, unos orgánicos, tiernos y muy sabrosos; aunque no faltará quien me diga que los rabanitos no tienen sabor. ¡Error! Tienen un exquisito sabor picantón que, bien acompañados y aderezados, harán que se luzcan ellos mismos y sus compinches de plato). Una vez limpios, cortalos en láminas bien finas; incluso, podés utilizar mandolina de cocina si lo preferís (cuidando los dedos, eso sí).

Aparte, herví 3-4 huevos (de campo/ecológicos/pastoriles), recordando no excederte en el tiempo de cocción (no más de 8-10 minutos) para que no se forme una película tóxica de color verduzco grisáceo nada agradable (ni sana...) alrededor de la yema. Una vez pasado ese tiempo, dejá los huevos en agua fría, antes de pelarlos, para cortar la cocción. Reservalos.




En una sartén caliente, sin ninguna materia grasa (ni siquiera aceite en aerosol o rocío vegetal) colocá un buen puñado (a gusto) de semillas de calabaza, semillas de girasol y maní crudo (sin salar ni tostar). A fuego medio o bajo, revolviéndolos de vez en cuando para que no se quemen, tostalos hasta que adquieran un ligero tono dorado. Reservalos.

Por último, nos queda preparar la limoneta que utilizaremos como aliño de nuestra ensalada. Para ello, disponé en un bol o cuenco unas 3 cucharadas de aceite (el de tu preferencia) junto con sal, pimienta y nuez moscada a gusto, y 1 cucharada de una mostaza sabrosa (puede ser tradicional, picante, más suave, con miel...). Por último, incorporá el jugo de 1/2 limón y mezclá muy bien para lograr que todos los ingredientes se integren.




Es hora de presentar la ensalada (a instantes de llevarla a la mesa para que el aliño no marchite ni desluzca las hojas verdes)... En el recipiente elegido, ubicá las hojas limpias y secas de rúcula y las láminas de rabanitos. Bañalas con la limoneta y mezclá bien para que llegue a todos los rincones. Por encima, disponé los huevos duros cortados en cuartos y espolvoreá las semillas y el maní tostados. Serví de inmediato.

Algunas observaciones y recomendaciones finales: Para esta receta pueden emplear cualquiera de las variedades de rúcula; sin embargo, la conocida como selvática o salvaje es la más adecuada porque, como ya les conté hace unas semanas atrás, es de sabor más  intenso y picante que la tradicional (¡Y pensar que hace tiempo se la consideraba una mala hierba/maleza! ¡Cómo cambian las cosas!) 

La limoneta, también conocida como vinagreta de limón, es un excelente sustituto del vinagre; en especial, para todos aquellos que no somos fanáticos admiradores o no nos cae nada bien ese aliño para ensaladas.

Los rabanitos o rábanos (parientes de los nabos y los repollos/coles) son ideales para incluir en dietas hipocalóricas, ya que cuentan con sólo 20 kilocalorías por cada 100 gramos. Además, contienen buenas cantidades de ácido fólico, fibra y vitamina C, ayudan a eliminar toxinas y líquidos retenidos, y protegen el hígado y la piel.

Entretanto, la rúcula tampoco se queda atrás en cuanto a beneficios porque contiene vitaminas A, B, K y C, fibra, sodio, potasio, calcio, hierro y magnesio. Es muy efectiva en la prevención de diversos tipos de cáncer, tiene un gran poder desintoxicante y antioxidante, previene enfermedades cardiovasculares, favorece la saciedad y la correcta digestión, fortalece nuestro sistema inmunológico y reduce los niveles de colesterol "malo" en sangre.




Esta ensalada es refrescante, con un toque muy particular que imprime la limoneta de mostaza, combinando muy bien y realzando los sabores de los  rabanitos y la rúcula. Además, los huevos le otorgan el aporte proteico y las semillas junto con los maníes tostados - además de sus ricos nutrientes - incorporan la cuota de textura crujiente para que el paladar se sienta de fiesta ;)

Nos reencontramos la semana que viene. ¡Pásenla muy bien, disfruten junto a sus seres amados y experimenten en la cocina!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Blagovesta Gosheva Digital Scrapbooking Design/7 Színdizájn/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. No suelo añadir rabanitos a mis ensaladas, pero lo tengo que probar porque seguro que me gusta. Me ha gustado mucho el aliño. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nauzet, no puedo ser muy objetiva cuando de rabanitos se trata porque me encantan y los agrego siempre que están de temporada a mis ensaladas :D Sin embargo, siento que aportan todo su sabor picantón y crocante que combina muy bien con muchos otros ingredientes. Creo que si los probás, quedarás muy conforme ;)
      Me alegra mucho que te guste el aliño; es bien sencillo, pero muy gustoso :)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  2. No me gustaría estar ahora en tu país, yo adoro que empiece el mal tiempo ¡me sienta estupendamente! Cuando pasen unos meses me cambio contigo encantada ¿eh?

    En casa las ensaladas se toman todo el año aunque es verdad que con el frío cremas y sopas toman más protagonismo. Yo tampoco soy de poner rabanitos en la ensalada, no acaba de gustarme mucho el sabor (me saben a tierra...) así que prescindo mucho de ellos aunque a mi marido por ejemplo le gustan. Me guardo tu receta, que seguro me reconcilia con los rábanos

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, te hacía más mujer de primaveras que de otoños e inviernos ;) Jajajaja
      Por aquí, en los últimos días se ha instalado el verano así, de sopetón y con capricho, sin avisarnos casi y después de estar esperando semanas enteras que llegara la primavera con sus mañanas y noches frescas, y sus tardes para disfrutar. En fin... se supone que toda la culpa de este descalabro climatológico la tiene "El Niño".
      En cuanto a las ensaladas, está claro que son más de épocas calurosas que de frescas, porque allí las reinas son las sopas en todas sus formas y presentaciones; sin embargo, podemos ir adaptándolas a la estación, logrando incorporar nutrientes y productos propios de cada una de ellas. Además, eso nos asegura comer buena cantidad de vegetales y cuidar la silueta (si es la cuestión).
      Si no te gustan los rabanitos, no te gustan y ya. Pero, podés reemplazarlos por remolachas, zanahorias, nabos...
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. A una buena ensalada nunca digo no, sea la estación del año que sea, es privarse de algo fundamental en la dieta y de bien acompañar otros alimentos. Me gusta tu ensalada y me gusta tu vinagreta y como entrante de una comida es de lo mejor. Y queda muy bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, estamos totalmente de acuerdo: Creo que las ensaladas con productos de estación suman muchos nutrientes a nuestra dieta, además nos ayudan a alcanzar la cantidad de vegetales diaria para gozar de buena salud y mantienen a raya nuestro apetito. ¿Qué más se puede pedir?
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Esta ensalada, a pesar de ser sencilla es ideal, nutritiva y sabrosa, de eso no me cabe la menor duda.. ahora que nuestro huerto está dando los últimos rabanitos creo que sería un buen momento para probarla; pues aquí al igual que allá (pero a la inversa, pues estamos en otoño) no está haciendo un otoño frío, sino más bien cálido, por eso aún se puede poner este tipo de platos en la mesa sin problemas; aunque la ensalada es esencial en mi día a día... sea verano o invierno, casi nunca nos falta un buen plato de crudos, pues es la mejor forma de comenzar una comida. Besos y sigue disfrutando de tu semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, con tus propios rabanitos esta (y cualquiera otra) ensalada sabe mucho mejor, más sabrosa, con más mimo y más natural ;)
      Las ensaladas son fundamentales en cualquier época del año para aprovechar los vegetales que mejor se dan en cada momento y arrancar una comida con todos los nutrientes bien cubiertos.
      Me alegra que estén gozando de buen clima porque el otoño ya de por sí es hermoso y mucho más si se parece bastante a la primavera. ¡Qué lo disfutes mucho!
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Me encanto tu ensalada :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho, Mijú, que te guste mi receta :)
      Saludos.

      Eliminar
  6. No le he puesto nunca rabanitos a la ensalada, los he visto muchas veces en la frutería. Pues como Nauzet tengo que probarlo, en cuanto los vea los compro y preparo esta rica ensalada. Tampoco conocía la limoneta de mostaza, vamos la mezcla de limón y mostaza. Me gusta mucho la idea de este aliño.
    En cuanto tenga ocasión la preparo, pero tengo todo menos los rabanitos, así que muy prontyo.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que tanto la ensalada con rabanitos como la lemoneta serán de tu agrado porque son muy sabrosos, bien gustosos y se acompañan de mil maravillas ;)
      Me alegra que te resulte tentadora mi propuesta :)
      Un beso grande y cuando la prepares me contas qué te ha parecido.

      Eliminar
  7. que ensalada tan estupenda , me ha encantado , me la apunto , y me quedo como seguidora en tu blog , besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catalina, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      ¡Bienvenida a mi cocina y espero que la pases my bien por aquí!
      Un beso.

      Eliminar
  8. A veces compro un manojo de rabanitos y me los acabo zampando del tirón yo sola, me chiflan!! La rúcula tiene un sabor un poco amargo que también me gusta mucho, así que todo junto para mí es de diez! No te envidio del calor que os espera, yo he acabado este verano con sobredosis de calor y de ensaladas, estoy disfrutando del otoño y eso que todavía no ha refrescado casi nada y parece que estamos en primavera... bueno, dicen que nunca llueve a gusto de todos, pero esta ensalada me parece un acierto total!
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, se ve que sos de las mías porque los rabanitos me pierden, mujer...
      El sabor de la rúcula (esta variedad, la selvática, es más picantona que la tradicional) y el rabanito, junto con el limón y la mostaza combinan muy bien ;)
      Anuncian, por aquí, los meteorólogos que este verano - por eso de "El Niño" - será caluroso sí, pero con días de respiro y bastante lluvioso. En fin, que contra el clima no se puede y será lo que deba ser...
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Ahh! Los rabanitos me encantan, a veces me los como rebanados con jugo de limon y sal, pero me encanto en esta ensalada con ese aderezo, mmm!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, por lo que me contás, vos también sos de las mías. Jajajaja :D A mí los rabanitos me pueden y me conquistan enseguida con su sabor (más si son orgánicos o de huerto propio).
      Estoy segura que si probás esta ensalada quedarás muy complacida porque los ingredientes combinan de mil maravillas, logrando un sabor picantón delicioso ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Soy de ensaladas todo el año, aprovechando productos de temporada,aunque en verano y primavera apetecen más y hasta como plato único. la que hoy nos enseñas se ve deliciosa y desde luego estupenda y sana!! un beso amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elisa, yo también soy de ensaladas todo el año, aprovechando los productos propios de cada estación que nos presentan sabores y nutrientes bien específicos.
      Me alegra mucho que te guste mi receta :) Estoy segura que si la probás, quedarás muy complacida por la combinación de sabores y texturas.
      Un beso grande, amiga.

      Eliminar
  11. Hola! En mi casa somos muy amigos de los rabanitos, nos encantan!!! no así la rucula, provare de hacer la ensalada tal como nos la describes a ver si consigo que la rucula vaya ganando adeptos.... Besos y felices días!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, si no les apetece la rúcula (no sé si han probado la selvática que es más picantona que la tradicional), podés reemplazarla por radicchio, achicoria, endivias, espinaca fresca o la variedad de lechugas que más les guste. Seguro alguna combinación los deja complacidos ;)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Ayyy qué envidia me das!! Ojalá aquí nos acompañara la primavera, la echo de menos!! Así que disfrútala y sobre todo de los platos que el buen tiempo trae como tu ensalada. No suelo utilizar rabanitos en las ensaladas, pero seguro que con esa salsita y los frutos secos repetía una y dos veces ;) 1 besoo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus lindos deseos! Espero que puedas disfrutar de un otoño que te resulte, al menos, agradable :)
      Si te gustan los rabanitos, seguro con esta combinación de texturas y sabores esta ensalada se gana un lugar en tu mesa ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  13. Crujiente y deliciosa... me encanta.
    Aquí estamos estirando los últimos rayitos de sol, que nos quedan ya contados, porque ya entramos en el frío que tanto aborrezco, pero no pienso dejar de tomar ensaladas por ello... de hecho, las lechugas se cultivan con el frío, y las ensaladas en invierno también son muy habituales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste mi receta :) Como vos decís, es crujiente y deliciosa ;)
      Estamos de acuerdo, las ensaladas se toman todo el año cuantas veces podamos y nos apetezca porque nos aportan muchos sabores y nutrientes que van cambiando con el correr de la sestaciones, acompañando las distintas demandas de nuestro cuerpo según cada epóca del año.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Yo soy más de verano y aunque dicen que en Las Islas Canarias es siempre primavera yo prefiero los meses más cálidos para comer ensaladas así de fresquitas. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guacimara, te entiendo perfectamente. Entonces, esta receta la podés probar cuando llegue por allí la primavera. Estoy segura que te gustará mucho ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  15. Venir a visitarte es una delicia para la vista, me encantan los colores de tu blog y de todas tus recetas!! yo soy monocolor mi cabeza no da para muchas mezclas.....que pena, me quitas del negro, blanco y algún que otro tono pastel y ya...que aburrida soy jejejeje, tendré que pasarme más por aquí a ver si se me pega tu buen gusto. La ensalada genial, yo sólo le quitaría la rúcula, para mi gusto es demasiado fuerte, el resto me rechifla. Mil gracias por tu receta.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, como siempre es un gusto enorme tenerte por aquí :D ¡Muchas gracias por tus elogios! Sin embargo, conozco bien tu blog y me parece de lo más bonito, pleno de propuestas interesantes en todo sentido: tus recetas y tus puestas en escena-composiciones fotográficas ;)
      En cuanto a la ensalada, si no te gusta la rúcula podés reemplazarla por radicchio, las lechugas de tu preferencia, espinacas baby, achicoria, berro o la verdura de hoja cruda que te guste más.
      Gracias a vos por pasar por aquí y dejarme tu comentario.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  16. La rúcula la probé en un viaje a París, no había ensalada que no la llevara en más o menos cantidad, ahora tú me la has recordado y aunque casi nunca compro rabanitos veo que le va muy bien ¡asi que me apunto! Ya mismo estás disfrutando de una preciosa primavera...
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡María, qué mejor manera de recordar tu viaje por París que con una ensalada que te traiga los sabores de allí! ;)
      La verdad es que rúcula, rabanitos, huevos duros, limoneta de mostaza, maníes y semillas tostadas no tienen nada del otro mundo, pero combinan de mil maravillas, logrando un plato fresco y lleno de texturas :)
      Estoy segura que el sabor de esta ensalada te dejará muy complacida y llena de bellos recuerdos ;)
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores