Paté de aceitunas y hongos Portobello

Hacía tiempo que nos le traía un paté vegetal, y quienes me conocen un poquito saben que los patés vegetales son una de mis debilidades en la cocina porque están llenos de virtudes (según mi parecer, claro está): Son prácticos, rápidos de hacer, llevan pocos ingredientes, son muy sanos porque no contienen ningún químico para conservarlos, estabilizarlos, darles color o sabor artificial; resultan ideales sustitutos de cualquier aderezo industrial (con mucho y más rico sabor, inclusive), pueden usarse tanto en platos fríos como en preparaciones calientes, suman sabores a cualquier picada/tapeo que se precie de tal y nos permiten sorprender con combinaciones interesantes a la vez que tentadoras ;)

Aquí les propongo un paté de aceitunas/olivas con hongos Portobello que hará las delicias de todo mundo por su textura suave y su gusto delicado. Les cuento un secreto: Este paté es uno de mis favoritos porque soy una fanática de las aceitunas/olivas. Pero, fanática de verdad; de ésas que arrasan ellas solas con todas las aceitunas/olivas de una pizza, que no pueden pasar junto a un montoncito de regordetas aceitunas/olivas verdes y seguir de largo como si nada. ¡No, señor! Me pueden, me doblegan, me derriten... Eso sí, las verdes porque las negras no me mueven ni un rulo. Cosas de gustos y paladares que no tienen mucha explicación científica. Jajaja :D En fin, soy tan fanática que mi madre siempre repite que se equivocaron al llamarme Silvina, y que mi nombre debería haber sido Clementina (en alusión a Clemente, el personaje de historietas argentino que era un verdadero fanático de las aceitunas, creado por el gran Caloi). Afortunadamente, al nacer mis padres no sabían que yo iba a desarrollar este amor incondicional por las aceitunas/olivas y me bautizaron con el nombre que ostento, en lugar del que me hubiera caído como anillo al dedo ;)




Por supuesto que este paté puede acompañarse con galletas sabrosas, pancitos caseros, grisines/palitos de pan saborizados... Pero, también, cuidando la línea y sin sufrir por ello, puede comerse con vegetales cortados en rodajitas o en bastoncitos (pepinos, zanahorias, papas y batatas/boniatos dorados al horno, pimientos de distintos colores, apio, berenjenas y zucchinis/calabacines grillados. ¡Y la lista sigue!). Sin embargo, si con todas estas opciones que les ofrezco no alcanza para tentarlos a que lo preparen, les cuento que, además, puede transformarse en un exquisito pesto para acompañar un rico plato de pasta, arroz integral, cebada, mijo, quinua/quinoa, trigo sarraceno... ;)




En un santiamén estará listo para que lo disfrutes del modo que más te guste. ¡Vamos con la receta, entonces! 

Cortá en juliana o pluma una cebolla chica y rehogala o salteala en una cucharada de aceite de coco (o el aceite de tu preferencia). Condimentá con sal (muy poquita porque las aceitunas/olivas ya son bastante saladas) pimienta, nuez moscada, una cucharadita de cúrcuma y una cucharadita de orégano. Reservá.

Aparte, cortá en cuartos 100 gramos de aceitunas/olivas verdes descarozadas/sin hueso (¡Sí, verdes! No me mires de reojo que te garantizo que este paté sabrá delicioso y con un gustito delicado, nada fuerte ni invasivo, aún teniendo aceitunas/olivas verdes como materia prima). Reservalas.




Entonces, cortá en láminas 200 gramos de hongos Portobello y saltealos en una cucharada de aceite de coco. Condimentalos con una cucharadita de orégano, pimienta recién molida, una cucharadita de ciboulette, una cucharadita de tomillo, nuez moscada recién molida y una cucharadita de pimentón ahumado. No los muevas mucho; dejalos quietitos para que el calor vaya dorándolos sin que pierdan todos sus jugos. 

Por último, cuando ya estén casi listos, añadí 1-2 cucharadas de vino generoso (yo utilicé Marsala). Dejá que el fuego fuerte evapore el alcohol y reservá hasta que se entibien o enfríen, según tu gusto.




En el vaso de la procesadora o mixer, disponé los hongos y las cebollas cocidos y escurridos, y las aceitunas/olivas que habías reservado. Procesá hasta obtener una pasta. Si fuera necesario, añadí un hilo de aceite para lograr la consistencia buscada (aunque con el aceite que liberan las propias aceitunas/olivas al triturarlas suele alcanzar muy bien). Controlá la sazón y, de ser necesario, rectificala según tus gustos.




Guardá el paté en un cuenco o bol, tapado con papel film, en la heladera/nevera/refrigerador hasta el momento de consumirlo. Allí, se conservará perfectamente hasta por 3 días.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Las aceitunas/olivas verdes pueden reemplazarse por las negras sin ningún inconveniente; aunque, vuelvo a reiterarles: con las verdes el paté queda delicioso y con un sabor muy suave o delicado. En el caso que utilicen aceitunas/olivas negras, la preparación final tendrá un sabor algo dulzón.

Pueden reemplazar, si así lo desean, la cebolla blanca o criolla por puerro/ajoporro o cebolla de verdeo/cebolleta. De igual modo, pueden sustituir los hongos Portobello por champiñones de París u otros hongos/setas que consideren sabrosos.




Las aceitunas/olivas son una excelente fuente de vitaminas A, del grupo B (B1, B3, B5 y B6) y C, fibras, hierro, sodio, magnesio, fósforo, potasio y zinc. Son excelentes aliadas de nuestra salud cardiovascular (siempre que las comamos con moderación y en una ingesta diaria equilibrada) por contar con ácidos grasos monoinsaturados que, además, mantienen a raya nuestro colesterol "malo". Son muy fáciles de digerir y - contrariamente a lo que muchas veces se ha pregonado - son muy útiles en dietas de reducción de peso, ya que producen cierta saciedad; por ello, al comerlas como tentempiés o snacks nos aseguramos un aporte de nutrientes que con otros alimentos no los alcanzamos. De hecho, se recomiendan unas 7 unidades por día, entre comidas y para mantenernos alejados de otras tentaciones menos saludables. Eso sí: las personas con mucho sobrepeso y quienes sufren de hipertensión deben consultar con el médico en qué cantidades deben ingerirlas o si deben excluirlas de sus dietas para no tener inconvenientes.

Este paté también pueden utilizarlo como sustituto ideal de mayonesas/mahonesas, kétchups y demás aderezos en sándwiches, bruschettas y crostini. Pero, como si con ello no alcanzara, puede emplearse como un delicioso pesto para sacarnos de apuros cuando no sabemos qué cocinar y no queremos complicarnos mucho. Una pasta aburrida o un arroz sin mucho lucimiento pueden transformarse en un plato delicioso con el agregado de este delicado y exquisito dip.




Como les dije antes, este paté vegetal es exquisito, suave y de textura delicada. Pruébenlo y después me cuentan porque estoy segura que va a conquistarlos ;)

Antes de despedirme, quiero contarles que la semana que viene no publicare el día jueves como lo hago habitualmente, sino que los invito a que me visiten el sábado 30 de enero. ¿Y por qué hago este cambio o excepción? ¡Porque ese día este blog está de cumpleaños! Y me gustaría invitarlos a comer torta/pastel de cumpleaños como corresponde a semejante ocasión. ¡Los espero!

Pasen una hermosa semana, disfruten mucho junto a sus seres queridos y no se olviden de experimentar en la cocina. ¡Hasta entonces!


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Designs by Connie Prince/ Studio Flergs/ Anita Designs/ Bouquet Garni Recetas

 

Comentarios

  1. A mi me encanta dipear en el fin de semana, sobre unas tostaditas o piquitos, mojar en la cremita mientras disfrutamos de una peli es todo un planazo. A ver que tal están esas aceitunas con los champis y todas esas especias, visualmente se ven perfectas y de sabor seguro que también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Silvina, y tanto que haré este paté tan versátil y con ingredientes tan fáciles de adquirir, en mi casa mi hija mayor es fanática de las aceitunas desde que era una cria que apenas caminaba ya las devoraba, no duran nada y por esto estoy segura de que esta receta les encantara a todos y a ella en especial.Hasta el sábado, que disfrutes de estos días, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ummmm...Qué paté más rico! Y me encanta que lo acompañes con esas tostas tan ricas! Tiene que ser un vicio!
    Un besote!^^

    ResponderEliminar
  4. No dudo, querida Silvina, que tu paté esté delicioso y doy fe de que mi marido lo devoraría en un suspiro... pero yo tengo un pequeño inconveniente... (jajaja, me da vergüenza decírtelo): al igual que tú adoras las aceitunas y eres toda una apasionada de estos pequeños frutos... yo las odio!! desde pequeña, eh? No me gusta ni su sabor, ni su aspecto, ni mucho menos su olor... y eso que provengo de tierra aceitunera: Andalucía, en el sur de España... pero que le vamos a hacer.

    Si alguna vez ves aceitunas en mis fotos del blog, te confieso que son de "atrezzo", jajaja, porque después acaba comiéndoselas todas Adrián... así es la vida. Ahora ya conoces mi gran secreto... jajaja. Un beso guapa y hasta la semana que viene... ya estoy deseando ver esa tarta tan magnífica que seguro has preparado para tu cumple blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, te entiendo perfectamente porque a mí también me pasa que algunas cosas no puedo y no puedo comerlas. Por ejemplo: las coles de bruselas (que, por aqui llamamos repollitos de Bruselas); las pobres no me han hecho nada, pero desde pequeña que las veo y salgo corriendo (bueno, no tanto... Pero, a mi nadie me hace comer "eso" ni a punta de pistola Jajaja). Y así con algunas otras cosas. Sin embargo, para que no pasés por aquí y tengas que irte con las manos vacías, te propongo que cambies aceitunas por berenjena cocida (misma cantidad; puede ser asada o frita, como te guste más) y seguro quedás encantada de la vida ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Hola, para mí las aceitunas son deliciosas y para hija pequeña más aún , las compro especialmente para ella. Por eso este paté te aseguro que sería un éxito en mi casa. De momento me lo guardo para la primera ocasión que tenga de prepararlo.
    Mil besos y ya deseando ver tu próxima entrada, con tarta incluida!!Un beso muy grande preciosa

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las aceitunas, me gustan de todas las clases. Y este paté de aceitunas con champiñón, y las especias tan ricas que llevan han de darle un sabor de lo mejor. Me lo guardo ahora hacer, a mi hijo le gustará y mucho.
    Y nada esperando el sábado 30 para ver la rica tarta que estoy segura prepararás.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  7. Pero niña, qué rico paté nos traes! Me apetece probarlo de las dos maneras, con verdes y con negras que me gustan las dos y me parece una gozada la combinación con los hongos. Buenísima receta, me la copio desde ya!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  8. Yo me estoy aficionando a ellos. Desde que dejé de tomar lácteos frescos, se acabaron casi todas las cremas posibles, y me las tengo que hacer en casa. O bien con quesos curados (que sí puedo tomar) o bien con vegetales y punto. Me encanta tu propuesta, apuntada queda.

    ResponderEliminar
  9. Guau Silvina, qué paté más rico, más sencillo y más sano :) No me extraña que te hayas aficionado a este tipo de patés, ninguno de los que has preparado me ha dejado indiferente.
    Algunas veces preparo en casa almuerzos totalmente de "dipeo", es decir, a base de patés, tostadas y algún aperitivo más. Para esas veces, suelo preparar patés, algunos no son vegetales pero otros sí, como el de berenjena, el de garbanzos, alguno de olivas, etc. Por eso, me encanta tener ideas como esta :)
    Antes de despedirme, me llevo un par de tostaditas untadas para el descanso de media mañana jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Riquísimo, con estos ingredientes no puede ser de otra manera. A mí también me gustan mucho los patés vegetales, son más ligeros y sanos que los que tienen carne. El peligro es que empiezas a untar y no sabes cómo parar. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Silvina, esto me lo llevo y lo pruebo sin falta, se me ha hecho la boca agua.
    Así que Clementina, eh? Yo también soy fanática de las aceitunas pero prefiero las "mulatonas". Eso sí, acá hay unas blancas "partidas" (machacadas, rotas) que me vuelven loca. Y ahora mismo tengo un frasco grande de verdes normales para hacer tu paté.
    Por si el sábado no vengo, ¡Feliz Cumple bloguero y que sean muchos más!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola querida Silvina!!
    Pero bueno, qué tentación nos traes hoy!! Justo ayer me decía mi madre que estaba buscando receta para hacer un paté de berenjenas. Creo que le voy a recomendar este porque tiene una pinta divina. Me conozco y no podría parar de mojar galletitas saladas en tu paté, ayss! Y me ha hecho muchísima gracia lo de tu nombre, jeje, cada uno tiene devoción por algo y a tí te tocaron las olivas ;) Es un estupendo aperitivo fácil y sano, y también como cena de picoteo sin necesitar nada más.
    Ahhh, y no me pierdo tu cita del jueves, qué biiien!! Estaré encantadísima de acompañarte en un día tan especial!
    1 besazo enorme guapa y feliz lunes!

    ResponderEliminar
  13. Qué despiste llevo...creía que ya había visto tu paté tan rico, menos mal que ya lo he apuntado! me gustan mucho los ingredientes, y untado en esas tostaditas debe ser un vicio ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. que maravilla de receta Voy a prepararla
    me encanta tu blog sos unica muchacha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Un abrazo enorme

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores