Muffins de tomates, Parmesano y chía

¡Hola! ¿Cómo han estado? Yo, recuperándome de una dolencia que viene atormentándome desde hace un tiempo y que me mantuvo alejada de todo. No es nada serio. Bueno, no lo es en principio... Pero, aunque me he venido resistiendo con todas mis fuerzas, esto está tocando fondo y tendré que hacerme a la idea de pasar por el quirófano. Tranquilos que no es nada grave, como ya les dije. Dicen por allí que los médicos son los peores pacientes y yo agregaría que los familiares de médicos - por añadidura - también lo somos porque, tan acostumbrados a ellos, les escapamos como al propio conde Drácula... En mi familia tenemos para todos los gustos entre familiares y amigos muy cercanos: clínicos, pediatras, neumonólogos, reumatólogos, traumatólogos, cardiólogos, gastroenterólogos y varios "ólogos" más; sin embargo, a la hora de ir al médico lo estiro lo más que puedo, intentando que ese día no llegue nunca. Además, en este caso en particular (en referencia a mi dolencia), con mucha frustración encima porque mi condición hasta me da la posibilidad - por cómo se presentan las cosas - de no tener que operarme y convivir con ella hasta el último de mis días, pero mi cuerpo no se ha enterado y con su propia autonomía hace lo que le place, y no lo que pronostican especialistas y estudios médicos (¡?). 

Como les decía no es nada grave: padezco de litiasis biliar. Ergo: tengo cálculos en mi vesícula (que, en realidad, es uno sólo, de un tamaño considerable y encajado-inmovilizado en el conducto biliar, razón por la que no tendría que molestar; pero molesta porque sí, porque le gusta y porque la que pone el cuerpo soy yo...). Sólo que últimamente he venido padeciendo de esos cólicos que, en teoría, no tendría que padecer. Y, si bien, había estado haciendo buen efecto el último de los recursos-tratamientos antes de ponerme en manos del cirujano, de golpe y sin previo aviso, dejó de hacerlo. Ustedes se preguntarán si en mi condición engullo todo lo que cocino (por ejemplo la torta-postre del aniversario del blog, porque así tendría lógica un ataque y no me estaría cuidando tanto...). Pues, no; la verdad es que no como todo lo que sí come mi familia - un poco porque me cuido, por ejemplo, para que la crema, aunque sea baja en grasas, no me haga mal y un poco porque no me vuelvo loca por los postres y los dulces -, aunque mi cocina (bien lo saben) es bastante saludable (con algún que otro caprichito de vez en cuando, lo admito). De hecho, lo que como, cocino y les presento en el blog lo tengo todo permitido por el médico.

En fin, para hacerla corta porque ya me estoy excediendo con el asunto - que se trata de un cálculo en la vesícula después de todo - hace tres semanas tuve un ataque que me dejó sin ganas de vivir y 5 kilos menos de un plumazo. Todo este tiempo de sufrimiento (con dolores similares a las contracciones de parto) y de recuperación (porque todavía no estoy bien, como Dios manda) para terminar visitando al cirujano y poner fecha para la operación... De modo que aquí estoy, abatida como si hubiera luchado con leones en la sabana africana y adaptándome a la idea de la operación y de la vida-después-de-la-operación que es otro tema en cuanto a las modificaciones que tendré que hacer por mi forma de digerir y las falencias que me dejará la falta de vesícula (unidas a una cierta intolerancia al gluten y a la lactosa. Una descubierta últimamente; la otra, de toda la vida). Pero, eso será cuestión de otra charla... que ya parezco una señora mayor conversando de sus dolencias (como si se tratara de trofeos de guerra) en la sala de espera del médico :P 

Hoy, para volver al ruedo (machucada, pero ¡Presente!), les propongo pensar en el placer de levantarse tarde un domingo (o temprano, pero porque nos da la gana; no por obligación, para disfrutar de un tiempo a solas con nosotros mismos o para meditar tranquilos), sin prisas, con todo el día para complacerse - que para correr ya tenemos la semana - y un desayuno-brunch para consentirnos porque sí, y porque es lindo mimarnos y mimar a quienes amamos. Por eso, preparamos unos deliciosos y facilísimos Muffins de tomates, Parmesano y semillas de chía que nos alegrarán (aún más) el descanso.




Sin muchos ingredientes, pero sabrosos y aptos para preparar el día anterior, y hornear a último momento (o calentar; aunque, son más ricos recién hechos), estos muffins pueden ser el comienzo soñado de un domingo de fiaca/ganas de hacer nada (el dolce far niente de los italianos) o, por qué no, un integrante de lujo para una canasta de picnic. Aquí les dejo los ingredientes y nos ponemos a cocinar. Verán que es una receta bien fácil ;)




En un bol, batí 1 huevo (pastoril/de campo/ecológico) junto con 120 gramos de un rico queso Parmesano (u otro queso duro), 100 cc. de aceite neutro (yo utilicé de coco) y 150 cc. de leche (vegetal o animal; yo usé leche de almendras). Incorporá 1 cucharada de cebolla de verdeo deshidratada (también puede ser fresca), 1 cucharadita de orégano (fresco o seco), pimienta y nuez moscada recién molidas. Integrá muy bien.




Es momento de añadir los ingredientes secos: 150 gramos de harina integral fina, 90 gramos de harina leudante, 1 cucharadita de sal (no emplées demasiada porque el queso ya es bastante salado) y 3 cucharaditas de polvo para hornear, previamente tamizados. Además, agregá 5 tomates secos (que rehidrataste en agua caliente por unos 40-50 minutos) picados y 2 cucharadas de semillas de chía. Integrá todo bien. No te preocupes si la masa queda bien tomada, así es como debe sentirse.




Ayudándote con una cuchara (es muy práctico utilizar la cuchara para servir helados porque nos permite disponer la masa en porciones bien parejas), volcá la preparación en pirotines/cápsulas de papel o moldes para muffins. Rellená cada molde con un poco más que las 2/3 partes de su capacidad (como se trata de una masa algo pesada no crecen demasiado, pero te aseguro que quedarán bien livianos y aireados; ya vas a poder comprobarlo) y espolvoreá por encima de cada uno de ellos una montañita de queso rallado y un puñado de semillas de sésamo (yo utilicé sésamo blanco, pero puede ser un mix de colores o el que tengas en casa).




Cociná en horno pecalentado a 200°C por 20-25 minutos o hasta que estén dorados y superen la prueba del palillo. 

Consumí calentitos o tibios y disfrutá de unos muffins ideales para empezar el día con muchas ganas, pero sin apuros.





Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si lo desean, pueden emplear sólo harina integral fina para preparar la receta. En ese caso, recuerden incorporar algo más de ingredientes líquidos (según les pida la preparación) para obtener una masa liviana y sabrosa.

Como ya les comenté antes, esta receta puede prepararse la noche anterior, dejándola en la heladera/nevera/refrigerador y utilizándola a la mañana siguiente para elaborar estos riquísimos muffins recién hechos.

En lugar de utilizar tomates secos - o, además de ellos, para incorporar más sabores a estos muffins - pueden emplear aceitunas/olivas verdes o negras, hongos/setas frescos o secos y rehidratados en té, frutos secos como nueces, avellanas y almendras; queso azul, Gruyere, Fontina, de cabra o Manchego, algas deshidratadas y rehidratadas previamente...

En caso que preparen los muffins en muffinera, no será necesario que utilicen moldes o pirotines/cápsulas de papel para contenerlos; sin embargo, deberán cubrir el molde con aceite o manteca en aerosol, o pincelarlos con estas materias grasas para facilitar el desmoldado de las piezas.

Si así lo prefieren, pueden utilizar semillas de sésamo, girasol, calabaza, amapola, hinojo... en lugar de semillas de chía para el interior de los muffins o para decorarlos por encima.

Con estas cantidades obtendrán unos 10 muffins sabrosos, bien aireados, esponjosos y livianos.




Espero que las fotografías hayan podido hacer honor a esta receta que es la mar de sencilla y de sabrosa, tentándolos a prepararla para arrancar el día con mucho sabor, para llevar a cualquier picnic, para incorporar en una picada/picoteo/tapeo o para servir como merienda-cena de un día de descanso ;)

Antes de despedirme, quisiera agradecerles mucho a todos los que se comunicaron conmigo a través de las redes sociales y el blog para preguntarme si todo estaba bien porque no me veían por aquí y para enviarme todo su cariño. No les contesté oportunamente porque el cuerpo no me lo permitía, pero quiero que sepan que su afecto y calidez me ha servido muchísimo para sentir mi corazón un poco más caldeado. ¡Muchas gracias! 

Espero verlos por aquí la semana próxima; mientras tanto, pasen unos excelentes días, disfruten junto a sus seres queridos y no se olviden de experimentar en la cocina que, seguro, algo bueno sale de allí ;)

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Amber Shaw Digital Design Studio/Traci Martin Scrapbook Designs/Southern Creek Designs/Sas Designs/Wendy Page Digital Design/Anita Designs/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Yo creo que estos muffins te van a venir muy bien para quitarte ese mal sabor de boca que te ha supuesto pasar por los terribles cólicos y poder desquitarte un poco al menos. Mi opinión es que cuanto antes te desprendas del pedrusco, antes descansarás, por experiencia cercana lo sé. En cuanto a los muffins te diré que también los hago salados en ocasiones y quedan igual o más ricos que los dulces, que los unos no desplazan a los otros, y se disfrutan igual. Me gusta tu propuesta de hoy y me quedo con ella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, te confieso que en principio no me hacía ninguna gracia someterme a la operación (no por la operación en sí porque es una tontera) cuando, se suponía, que por la manera en la que se encuentra el cálculo no debe estorbar como sí lo hace. Por eso, decidí darle oportunidad a un nuevo tratamiento (ya habían fallado otros) que empezó haciendo muy buen efecto pero que, de buenas a primeras (y cuidándome con las comidas, porque eso lo hago siempre), me "regaló" un atacaso de días y días con todo lo que ya les he contado. Por ello, decidí que lo mejor será quitar lo que se deba quitar porque esto, así, no es vida...
      Me alegra mucho que te guste mi receta :) y muchas gracias por tus consejos.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola Silvina, primeramente decirte que siento mucho que tu ausencia haya sido por causas de dolor fisico, por gente que conozco que ha tenido piedras en la vesicula se ve que es muy y muy doloroso, supongo que has provado diferentes tratamientos, yo de medicina no sé o sea que no estoy capacitada para aconsejar , pero quiero enviarte un mensaje de animo, no decaigas ,es importante estar fuerte animicamente para que el cuerpo pueda recuperarse, mimate y cuidate mucho y dejate mimar y cuidar ;-).... Valoro mucho que te hayas animado a asomarte a esta ventanita estando no tan bien como te gustaria, además con una nueva receta rica rica... la anotare en mi cuaderno y la hare , bueno...cuando me arreglen el horno :-). Un fuerte abrazo y de verdad, cuidate mucho y que te mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, una vez más te agradezco inmensamente tus palabras de ánimo y afecto. En verdad es muy importante mantener el ánimo y las fuerzas para poder recuperarse porque estos ataques te dejan como si hubieras ido a la guerra, flojita por donde se te mire.
      Gracias de nuevo por tu compañía y por pasar a visitarme.
      Abrazo grande y cariño enorme.

      Eliminar
  3. Silvina cuanto siento que tengas esos dolores tan horrorosos, espero que pronto esa piedra caprichosa que te está provocando ese dolor. A nadie nos gusta pasar por el quirófano, a mio la primera, pero si no es así no te va dejar descansar, así que adelante y muchos ánimos.
    Estos muffins se ven muy ricos, nunca los he hecho salados, y la vedad la pintaza no puede ser mejor y los ingredientes muy ricos, la verdad.
    Un beso grande y mejorate!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que, en general (porque hay quien saca abono), una intenta escapar cuanto pueda del quirófano, pero en esta ocasión las cosas se están poniendo feas y será mejor que me opere antes de que una cirugía de rutina y manejable se convierta en una urgencia, con todo lo que ello implica.
      Me alegra mucho que te guste mi receta :) En casa somos bastante fanáticos de los muffins salados porque son ideales para el brunch o para incorporar a la picada/picoteo/tapeo (aquí, en la Argentina, la picada es todo una institución gastronómica Jajaja) y porque permiten muchas combinaciones sanas a la vez que bien sabrosas.
      Muchas gracias por tus palabras de aliento :)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  4. Me encanta verte de nuevo :-)
    Y con este receta sabrosota.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mijú! :)
      Me alegra que te guste mi receta.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Querida Silvina, qué alegría tenerte de nuevo de vuelta en tu cocina!! Al no verte durante tantos días pensé que quizá te habrías ido de vacaciones... como es verano allá, pero ya veo que no.... Uy, qué pena lo de tu vesícula, aunque yo gracias a Dios no he sufrido esos dolores... Sé de buena tinta, porque varios de mis familiares si los han pasado, lo que duele y lo mal que se pasa... Aunque tengas que pasar por el quirófano, lo importante es que te pondrás buena y podrás seguir con tu día a día... Además, un punto a tu favor es la dieta saludable que llevas al ser vegetariana, ¿no te parece?
    Tus muffins me han enamorado a primera vista... y eso que no he tenido el privilegio de poder catarlos... pero tu sugerencia de disfrutarlos un domingo y sin prisas me llama poderosamente la atención, y ya tengo ganas de que sea domingo! Jajaja! Te mando un beso y un abrazo muy fuertes, amiga. Hasta la semana que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, así es: por aquí es época de vacaciones, aunque mi vesícula hizo que tuviéramos que suspender las vacaciones familiares. En fin, que en cuanto me recupere ¡nos las tomaremos!:)
      La verdad que me resulta un poco frustrante que los tratamientos y los pronósticos médicos no funcionen como deberían, pero lo mejor será la cirugía para tener un día a día tranquilo y sin más sobresaltos. Como vos decís, mi dieta saludable ayudará en ello también, estoy segura.
      Te agradezco mucho tus palabras de aliento y me alegra que te guste mi receta. Estoy segura que un domingo a la mañana, sin prisas y con todo el placer de saber que tenés todo el día para disfrutar y compartir aquello que más te gusta con quienes amás, los muffins tienen mejor sabor todavía ;)
      Beso y abrazo fuerte para vos.

      Eliminar
  6. A mi madre le pasaba igual y al final tuvo que pasar por quirófano...pero está fenomenal!! espero que te mejores del todo...
    Unos muffins de lo mas apetitosos!! Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, te agradezco mucho tu visita y tus buenos deseos.
      Me alegra mucho que te guste mi receta.
      Un beso para vos.

      Eliminar
  7. Ay muchacha! Como siento leer lo de los cólicos y la operación... Pero si ha sido tan duro el último, me parece muy razonable que te la plantees. No pareces tener muchas alternativas...

    Lo siento de verdad, te mando toda la buena onda desde el frío polar de Madrid, y espero que sea todo un trago rápido, ya sabes...

    Cuéntanos como vas, besos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, agradezco tus lindas palabras y tu ánimo :)
      Está claro que el quirófano es el destino más acertado por cómo se han venido dando las cosas. En fin, que al mal trago démosle prisa, y a otra cosa... Ahora debo esperar a que todo se desinflame (que cuesta más de lo que me imaginaba, por cierto) y espero que pronto todo sea una anécdota más de vida.
      Besos y abrazo para vos.

      Eliminar
  8. Hola preciosa, no sabes cómo siento que estés pachucha! Si te sirve de consuelo yo también tuve piedras en la vesícula y me la acabaron quitando. Lo mío fue bastante peor porque no me había enterado hasta que acabé en urgencias del hospital y me diagnosticaron pancreatítis por culpa de una piedra que había pasado al canal del páncreas... en fin, que te la quites cuanto antes porque sólo va a darte problemas, y no te preocupes porque la recuperación es rapidísima y sin más contratiempos. Que tu vida no va a cambiar, jajaja, no te preocupes en absoluto. Luego cuando estés recuperada del todo te pondrás morada de cosas tan ricas como tus muffins, ya verás. La pinta y los ingredientes me han encantado.
    Mucha suerte, corazón, un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nuria, agradezco tus palabras, tu cariño y tus consejos. Es verdad que el mayor de los peligros con los cálculos en la vesícula es que pasen al canal del páncreas y algo que era manejable (incluso con intervención quirúrgica) se termine convrtiéndo en una emergencia médica de las grandes. Por eso, en mi caso, ya está todo decidido y me operaré; ahora, resta esperar que se desinflame mi vesícula (está costando más de lo que me imaginaba)porque el cirujano no quiere operarme así.
      Me alegra que te guste mi receta:)
      Te mando un beso enorme.

      Eliminar
  9. Hola Silvina, cuánto siento que te encuentres así, te cuento que sé lo que duele pues mi madre las tuvo, aunque milagrosamente con un tratamiento desaparecieron mágicamente. Veo que no es tu caso, así que ármate de valor y quítatelas de encima que no merece la pena sufrir, y estoy seguro que después vas a vivir de lujo y sin molestias.
    Los muffins se ven deliciosos y como siempre muy apetecibels, mil beoss guapísima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elisa, si bien es una misma enfermedad evidentemente no a todo mundo le pasa lo mismo y eso está bien claro... En mi caso, esto no da para mucho más; de modo que voy preparándome para el quirófano porque, como bien decís, no vale la pena sufrir ¡por un cálculo en la vesícula! ¡en 2016!
      Muchas gracias por tus consejos y tus palabras de ánimo :)
      Me alegra mucho que te guste mi receta.
      Besos enorme para vos.

      Eliminar
  10. Bueno bueno como tiene que estar esto!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dezazu, me alegra que te guste mi propuesta :)
      Un beso.

      Eliminar
  11. Ayy Silvina, como siento leer lo que te está pasando y saber que no estás bien, pero el primer paso más importante ya lo has dado, dar con el problema y aceptar lo que se tiene. Ahora sólo falta llenarse de ánimo y coraje que lo vas a hacer y ser fuerte que lo eres, para conseguir superar ese trago amargo al que te vas a someter con la operación. Pero piensa que todo va a salir bien, que sólo será una piedra más en tu camino que dejaste atrás y que puedes con eso y con más. Así que siempre hacia adelante y no pierdas esa positividad que tanto que caracteriza.
    ¿Y qué decirte de esta receta? Que ya me imagino a mi misma disfrutando de ese ratito de domingo tardío disfrutando con tus muffins.
    Mucho ánimo guapa y cuídate muchísimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el primer paso es, en cierto modo, mirar al problema de frente y dejar de mirar para otro lado. Ahora, tendré que mejorarme, porque así el cirujano no quiere operarme, y luego a terminar con el tema de una buena vez porque no puedo seguir penando y con el corazón en la boca de que venga otro ataque porque sí, aunque me porte de maravllas con la comida y demás...
      Muchas gracias por tus lindas palabras y tu ánimo :)
      Me alegra que te guste mi receta.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. The post is fantastic! I love it so much:)
    Have a nice day!

    www.theprintedsea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Oh, Silvina! se me pasó tu publicación y encima estabas pasándolo mal a cuenta de la piedra, vaya!! discúlpame no venir antes (estoy con goteras en casa y albañiles que lo mismo vienen que no y la casa empantanada...)
    A uno de mis hermanos también le pusieron distintos tratamientos esperando que así se solucionaría y nada...tuvo que operarse (ya hace unos años de eso) el caso es que el paso por el hospital fué rápido y quedó estupendamente; ya verás qué bien que te vas a quedar tú también!!
    Los muffins salados están muy ricos, de tomate los tengo que probar (las fotos sí que le han hecho justicia, se ven con muy buena pinta)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, siento mucho que tengas ese caos típico de albañiles y techistas en tu casa, que una no ve la hora de que terminen para poner orden y paz en la casa. Suerte con ello y espero que pronto terminen su trabajo.
      Te agradezco mucho que pasaras por aquí y me dejaras tus palabras de aliento :)
      Me alegra mucho que te guste mi receta y que las fotos le hayan hecho justicia.
      Un beso para vos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores