Irish Soda Bread (Para festejar San Patricio y darse una panzada todo en uno)

No sé a ustedes, pero a mí me encanta ir desentonando por la vida, a contramano de indicaciones del Día de... porque me gusta agasajar a mi gente, mis amigos, recordar a quienes quiero, extraño o me hacen falta sin que el calendario impuesto me obligue a tal o cual festejo. No es que no saludo en el día de su cumpleaños a mi madre o no celebro aniversarios; sólo que no me sumo a cuanto festejo me quieren imponer... porque a mí nadie me impone nada (que por las buenas todo, pero por las malas nada-de-nada Jajaja). En fin, que así iba yo, de lo más feliz, hasta que me topé con un jueves (día en el que suelo publicar por aquí) y San Patricio, todo en uno. Entonces, me atengo a la excepción que confirma toda regla y publico receta irlandesa para festejar St. Paddy's Day ;)

La verdad es que para quien no tiene ni idea de cocina irlandesa, esta preparación es una de las más apropiadas para empezar a asomar las narices por un mundo de exquisiteces sencillas que se heredan de generación en generación, procurando atesorarlas y preservándolas como al propio gaélico irlandés (la lengua originaria de este maravilloso lugar, que luchan por conservar, para no perder identidad ni cultura). Una cocina simple - en ocasiones, suficientemente sofisticada - gustosa, con presencia y toda la calidez de su gente (y sus productos).




Este pan que les propongo hoy es el anti-excusas. A las pruebas me remito: "Que no tengo tiempo para cocinar" - En un ratito, estará listo el pan, puesta la mesa y lavados los trastos.

"Que no me salen los panes y me complico con las levaduras" - No puede fallar porque es muy-muy-fácil; además, no lleva levadura.

"Que soy fatal amasando" - No requiere de amasado. 

"Que no tengo muchas cosas en casa y, seguro, me falta algún ingrediente" - A que los ingredientes que se necesitan están en la despensa y heladera/nevera/refrigerador como que hoy es San Patricio...

A propósito de ello, aquí dejo el listado de ingredientes para ponernos a cocinar, sin más vueltas :D




¿Empezamos? Así, en un ratito, podemos disfrutar de esta delicia con todas las letras en una versión recargada con algunos ingredientes extra que le aportan más sabor todavía.

En un bol, disponé 200 gramos de harina integral fina junto con 300 gramos de harina 000 (pueden ser 375 gramos, según la molienda de la harina, la humedad ambiente y la altitud del lugar en el que te encuentres). Agregá pizca de sal, 2 cucharadas de ciboulette deshidratado (el que utilicé es orgánico; también podés emplear fresco), pimienta y nuez moscada recién molidas y 1 cucharada generosa de bicarbonato de sodio.




Aparte, mezclá 350 cc. de buttermilk (no desesperes si no la conseguís en el mercado porque podrás preparar, de manera casera, un sustituto que funciona perfectamente. En Algunas observaciones y recomendaciones finales te enseño mi fórmula) con 1 cucharada de miel (orgánica, mucho mejor; si lo deseás, podés sustituirla por miel de caña, de maple o arce, o por extracto de malta) y 1 huevo grande (de campo/ecológico/pastoril).




Formá un volcán en el centro de los ingredientes secos y, allí, volcá los líquidos. Mezclá un poco con cuchara de madera y agregá 1 taza de queso Parmesano rallado y unos 4-5 tomates secos (que hidrataste previamente en agua caliente y picaste en pequeños trozos). Continúa uniendo la mezcla con cuchara de madera para integrarla. En este momento, si fuera necesario porque la masa está demasiado húmeda, incorporá más harina común.




Entonces, espolvoreá un poquito de harina sobre la mesa de trabajo, volcá la mezcla obtenida, espolvoreala ligeramente con algo más de harina y dale forma de bollo/de pan de campo con las manos, pero sin amasar mucho.

Ubicá el bollo en una placa para horno enharinada (también podés utilizar un molde  para tortas/tortera) y disponé, nuevamente, por encima, una lluvia de harina. Por último, con un cuchillo bien afilado, practicale un corte en forma de cruz.




Cocinalo en un horno precalentado a 190°C por unos 35-40 minutos. ¡Y la química hará todo el trabajo!

El pan estará listo cuando la cubierta esté dorada y, al golpear la base con los nudillos, suene a hueco.




Al sacarlo del horno, dejalo descansar sobre una rejilla para que se enfríe y, una vez que esté tibio o frío, ya podés disfrutarlo con manteca/mantequilla o quesos varios (cremosos para untar, vegetales o en escamas), preparar tostadas, sándwiches, bruschettas o crostinis, acompañar huevos, cazuelas, picadas/picoteos...




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Para preparar el buttermilk casero sólo deben añadir 1 cucharada sopera de jugo de limón o de vinagre de alcohol (también pueden utilizar vinagre de manzana) por cada 100 cc. de leche (En este caso, como la receta requiere de 350 cc. de leche se deberán agregar unas 3 cucharadas de vinagre). Luego de ello, deben dejar que descanse por unos 10-15 minutos. No es necesario revolver para obtener excelentes resultados.

La magia de esta receta radica en la combinación química del bicarbonato de sodio con el ácido del buttermilk (comercializado o casero, se obtiene el mismo resultado). En el caso del vinagre de alcohol (solución de ácido acético y agua) o del jugo de limón (ácido cítrico), ambos producen una reacción química con el bicarbonato de sodio en la que se libera dióxido de carbono, agua y sal (acetato de sodio), encargados de provocar que la masa crezca y se forme un patrón alveolado sobre la miga, quedando esponjoso y con una miga suave.

Para que comprendan cabalmente la relevancia de este plato en la cocina irlandesa, cabe mencionarse que existe la Sociedad para la Preservación del Irish Soda Bread que rescata - para actuales y futuras generaciones - la receta original de este tradicional pan, sentenciando de manera categórica que cualquier receta que contenga algo más que harina, sal, buttermilk y bicarbonato de sodio convierte a esta preparación en una Tea Cake (pan, budín o torta que se sirve con el té de la tarde). Dicho esto, queda claro que si visito Irlanda próximamente, lo mejor será que me mantenga alejada de la Sociedad porque me considerarán persona non grata por un buen tiempo... ;)




Este clásico pan de la cocina irlandesa, si así lo prefieren, puede prepararse sólo con harina integral. De igual manera, pueden reemplazar el queso Parmesano por el típico y famoso Cheddar irlandés (o el inglés) e incluir en la masa cebollas caramelizadas o cebollas de verdeo.

La masa también queda muy gustosa si se la saboriza con ajo y se le incorporan espinacas salteadas y finamente picadas (si son hojas pequeñas o espinacas baby, pueden usarse crudas). Además, para aportar sabor puede incluirse orégano, pimentón ahumado, dulce o páprika. Incluso, hay muchas versiones de Irish Soda Bread dulce (que pueden o no contener cacao) con el agregado de pasas de uvas, cascaritas de naranja confitadas o en almíbar y chispas de chocolate.

El único punto en contra de este exquisito pan es que se seca con cierta facilidad. Por ello, lo ideal es consumirlo en el día (les adelanto que esto no será tarea nada difícil; en especial, si tienen niños en casa... y no tan niños, a quienes el pan los pierde) o comerlo tostado al otro día. De cualquier modo, tibiecito es un placer de esos bien sencillos que no tienen precio :)




Sé que los panaderos más puristas no verán con ojos de admiración a este pan porque no tiene levadura viva, no requiere de tiempos de leudado ni de un amasado a consciencia como otros de sus pares. Sin embargo, nadie puede negar que es ideal para sacarnos de un apuro, permitiéndonos lucirnos aunque no seamos especialistas, mientras nos deleita con su aspecto poco pretencioso, y sus sabores francos y amigables. 

Prúébenlo y después me cuentan qué les ha parecido. Estoy segura que en sus casas será todo un éxito ;)




Los espero la semana próxima. Hasta entonces, les deseo que estén muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina :)


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Bella Gypsy Designs/Harper Finch/Magical Scrap Galore! Digital Scrapbooking/The Coffee Shop Blog/LouCee Creations/Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Para mi se trate del pan que se trate siempre es una dificultad, me encanta comerlo, pero no hacerlo, aunque cuando lo veo recién hecho me haría panadera para disfrutarlo desde el comienzo. Muy bueno el que nos traes, ese pan con historia que está diciendo cómeme y que lo haríamos sin ningún problema.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Creo que debés darte la posibilidad de disfrutar desde el principio de hacer el pan con tus propias manos porque, realmente, no tiene precio; más allá si se trata de una receta sencilla o algo más elaborada, con trucos de oficio y pasos varios. El aroma que inunda la casa cuando lo horneamos, la sensación al amasarlo, cuando lo vemos crecer... En fin, todas esas vivencias bien valen el intento y creo que un pan sencillo, que no requiera de mucha atención (esta o muchas otras recetas de panes sin levaduras) podría ser lo ideal para ello ;)
      Un beso.

      Eliminar
  2. Silvina querida... eres una "rebelde sin causa"... MIra que la semana pasada ya te revelabas con la más pura tradición inglesa y llegas esta semana y le zampas un "revés" a la irladesa... ¿eh?, es que no tienes remedio... jajaja!

    Bromas a parte, te aplaudo por tu rico, aromático y estupendo irish soda bread; ya sabes que yo también soy una fanática de la gastronomía irlandesa, pues el otoño pasado publiqué varias recetas de este precioso lugar, entre ellos otra versión de este pan. No dudo que tengo que probar esta propuesta tuya porque se me van los ojos detrás... Riquisimo y perfecto para celebrar esta fecha tan señalada. Besos linda y buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, me has hecho reír con ganas :D Visto así, mujer, parece que voy derrumbando tradiciones (¡con lo pegados a algunas de ellas que son los británicos todos en general!) Jajaja. En fin, es que no puedo con mi genio...
      Me alegra mucho que te guste mi receta :) Además, entiendo que compartamos el gusto por la cocina irlandesa porque es de esas gastronomías bien tradicionales (aunque, actualmente, muchos cocineros están dándole vueltas de rosca a sus clásicos más reconocidos), que con su sencillez, contundencia y sabor conquistan nuestro corazón (¡y nuestro estómago!); además, permiten hacer versiones vegetarianas y veganas bien interesantes.
      Un beso grande y que pases un lindo fin de semana.

      Eliminar
  3. Ahh, he vuelto porque se me olvidaba felicitarte por lo bonita que has puesto la cabecera del blog. Me encanta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste :) Está mal decirlo, porque la he armado yo; pero, la verdad es que a mí también me gusta mucho y he quedado muy conforme.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar
  5. Pues si que parece sencillo este pan y apetitoso! Ya , me anoto la receta que en mi casa somos bastante" panarras". Es interesante esto de conocer recetas de diferentes países, hay tanta riqueza gastronómica y gracias por acercarnos a otras culturas. Estrenaste nuevo cabecero y te ha quedado precioso. Que tengas una linda semana y hasta la próxima Silvina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, me alegra mucho que te guste y resulte tentadora mi receta :) Creo que si la probás, quedarás muy satisfecha porque es rápida, pero muy sabrosa y, además, nos permite quitar o agregar ingredientes para hacerla más a nuestro gusto y variada.
      Me alegra mucho también que te guste la nueva cabecera del blog ;)
      Que pases un lindo fin de semana. Besos.

      Eliminar
  6. Hola, ya sabes que para mi es pan casero es sagrado!! Una delicia el que me has puesto delante, ya sea para celebrar un dia especial o para convertir en especial cualquier dia!! Me encanta la pinta que tiene, y se ve delicioso. un acierto, felicidades querida amiga como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elisa, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Más allá de eso, ya te lo he dicho en tu blog y por Google+, pero te lo repito otra vez: ¡Siento mucho lo que ha ocrrido y por lo que estás pasando! Yo sé muy bien cómo debés estar sintiéndote y, desde aquí, te envío todo mi cariño y mis fuerzas.
      Un beso enorme y un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  7. madreeeeeeeeeeeeeeee q pann.unmmmmm ,que rica receta ,me quedo por aquí y sigo aprendiendo, si te apetece pasar por mi blog, yo encantada, bst, Toñi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toñi, me alegra mucho que te guste mi propuesta y mi blog :)
      Ya mismo paso a visitar tu cocina ;)
      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo creo que hay que cocinar las cosas cuando a uno le da la gana... el pan de soda es algo que tengo reservado para esos días en los que no me dio tiempo a hacer pan levado, cuando vuelvo de vacaciones y no he podido alimentar la masa madre, o cuando simplemente, me pilla el toro.

    Es tan sencillo y rápido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, estoy de acuerdo con vos: Hay que hacer las cosas cuando nos da la gana o nos apetece más. Este pan, en efecto, tiene la particularidad de hacerse bien rápido y poder dejarnos contentos con poco tiempo y pocos ingredientes; además, es ideal para quienes temen meter manos al masa porque tiene cero compicaciones.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores