Nidos de espinaca y huevo

¡¡Uff!! ¡¡Qué semanitas, mi madre!! Es que estamos pintando la casa y, por ello, tengo todo patas para arriba, embalado en cajas (como cuando nos mudamos), polvillo hasta debajo de la cama y un pedacito de cocina disponible para preparar lo indispensable, sin muchos lujos ni pretensiones. Por ello (y por no ser lo suficientemente previsora, digamos la verdad), este año no pude presentarles receta de Pascua como me hubiera gustado... Les habrá pasado una y mil veces que las cosas no resultaron como las habían planeado sino, simplemente, como se dieron y que han tenido que poner buena cara y tirar pá lante. Pues bien, estoy feliz de estar de pintura, pero la realidad es que tengo todo hecho un desastre mayúsculo. Por eso, hoy les traigo otra receta de esas que se hacen en un pim-pam-pum y queda todo mundo feliz y bien alimentado ;)




La verdad es que si preparan estos Nidos de espinaca y huevo, inspirados en una receta de la cocinera argentina Juliana López May, con un rico pan casero (ya son sabrosos con pan de molde...) van a quedar tan felices que no habrá nadie que les pueda cambiar el día :D

Les dejo los ingredientes que necesitarán y nos ponemos a cocinar ¿Les parece? 




Primero, prepará los vegetales. Para ello, rehogá o salteá 500 gramos de espinacas (en mi caso, congeladas; pero, pueden utilizar frescas) junto con una cebolla grande y 1/4 de pimiento rojo, cortados en brunoise (cubitos bien pequeñitos). Condimentá con sal, pimienta, nuez moscada y 1 cucharadita de cúrcuma.

Cuando la verdura esté tierna (o descongelada; lo cual ocurrirá bien pronto), añadí 1 taza de agua potable (también puede ser caldo de vegetales o leche) en la que disolviste 2 o 3 cucharadas de almidón de maíz (la cantidad está ligada directamente con tu deseo de obtener una crema más o menos firme y sostenida). Cociná a fuego bajo por algunos minutos hasta asegurarte que espesó según tu gusto. Entonces, apagá el fuego y reservá mientras preparás el otro paso de esta receta.




Ahora es momento de trabajar con el pan. Podés utilizar pan de molde (en mi caso, integral con salvado) o casero (¡mucho mejor!). La cantidad tendrá que ver con cuántos comensales se sienten a la mesa; pero, te garantizo que la propuesta es muy rendidora, dejando a todo mundo satisfecho.

Por cada nido necesitarás 2 rodajas de pan; una de ellas, con una ventana: utilizá un cortante, un vaso o simplemente un cuchillo para practicarle una abertura a una de las rodajas que utilizarás por cada porción. Reservalas.




Estamos llegando al final del proceso (¿fácil, verdad?). Ahora, es momento de armar cada nido y para tales fines colocarás la rodaja de pan entera en una fuente o placa para horno a la que humedeciste con aceite en aerosol (o pincelaste con el aceite de tu preferencia). Llevá a horno caliente por algunos minutos hasta que se dore ligeramente la base de las rodajas. Luego, dalas vuelta (que quede el lado dorado hacia arriba) y cubrilas con una abundante porción de crema de espinacas. Disponé encima la rodaja de pan "con ventana" y en la abertura ubicá un huevo crudo; no te olvides de condimentarlo a tu gusto con sal, pimienta y nuez moscada (o con lo que te guste: una pizca de curry o Garam Masala, páprika, ají picante, pimentón dulce o ahumado...). Repetí esta operación hasta terminar con todos los pares de panes.




Por último, cubrí cada huevo con abundante queso rallado (yo utilicé Parmesano) y llevá al horno para gratinar, y para que se cocine el huevo (hasta el punto que te agrade: puede quedar la yema algo líquida y, al comerlo, bañar todo el bocado o, si lo preferís, que la yema quede bien sólida. Gustos son gustos y aquí queda bien lo que te plazca más).




¡Y eso es todo! Ya ven que con poca cosa obtenemos unos bocados-sándwiches sustanciosos, exquisitos y muy prácticos (en especial, cuando hay poco espacio para cocinar - como en mi caso - o cuando hay poco tiempo, porque se hacen en sólo un ratito).




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Con estas cantidades se obtienen unos 15-16 nidos de buen tamaño que dejarán satisfechos hasta a los paladares más exigentes.

El queso Parmesano puede sustituirse por Provolone, Sardo, Reggianito, Manchego, Pecorino, Cheddar, Gruyere, queso azul...

En lugar de espinacas, pueden utilizar acelgas, kale/col crespa, brócoli, zucchinis o zapallitos redondos. Además, pueden incorporar a la crema unos sabrosos granos de choclos/maíz crudo (fresco o congelado) para enriquecer, aún más, la preparación.

Si no quieren incluir huevos porque están a dieta o deben limitar su ingesta, pueden armar los sándwiches como de costumbre - sin practicarle una abertura a una de las rodajas de pan - untando ambas rodajas con la crema de espinacas y espolvoreando el queso en la rodaja superior. También, continuando con el plan de dieta, pueden preparar bruschettas o crostini con esta preparación, utilizando sólo una rodaja de pan y consumiendo, así, menos hidratos de carbono. En caso que deseen convertirlos en unos nidos veganos, deberán eliminar los huevos y reemplazar el queso rallado por su variante vegana apta para gratinar.

Con los trozos de pan que no utilizamos en esta receta se pueden preparar  tostadas, canapé, bruschettas y crostini con las coberturas/toppings que más les agraden. También se pueden utilizar para preparar budines de pan en todas sus versiones (clásicas o más modernas, con la miga desmenuzada o entera...) o para enriquecer y absorber humedad en mezclas de hamburguesas, croquetas y albóndigas.

Por último, les recuerdo que las espinacas son una excelente fuente de vitaminas y minerales. Entre ellos destacan: el calcio, hierro, potasio (ayuda a mantener sano a nuestro corazón y sistema nervioso), magnesio (reduce la presión arterial), manganeso (regula los niveles de azúcar en la sangre), ácido fólico; así como las  vitaminas A (mejora nuestro cabello, piel, huesos, mucosas y visión, mientras que fortalece nuestro sistema inmunológico), C y E (los antioxidantes previenen el daño celular, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y cáncer), K (interviene en el proceso de coagulación de la sangre y evita la osteoporosis) y algunas del grupo B (como B1 y B2 que son excelentes nutrientes para nuestro cerebro). Además, las espinacas ayudan a bajar de peso, favorecen el tránsito intestinal, mejoran la memoria y la concentración.

A propósito de cifras y cantidades... ¿Sabían que si consumen espinacas orgánicas pueden obtener 2 veces más calcio, 3 veces más potasio, 4 veces más magnesio y 30 veces más hierro que si utilizan espinacas comerciales? Pues, es algo para tener en cuenta, ¿verdad? ;)



Espero que les guste mi propuesta, ideal para resolver una comida, un brunch de día domingo o un tentempié con pocos, pero sabrosos y nutritivos ingredientes ;) 
Los espero la semana próxima (ya vuelta a la normalidad en casa o eso es lo que me han prometido... Jajaja). Entretanto, pásenla  muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina.

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Digi Delights Krsitin Aagard Designs/Ju Kneipp Designs/Kimeric Kreations/Miss Lavanda/Bouquet Garni Recetas




Comentarios

  1. Chica veo que eres mujer de recursos, en un momento te has organizado una comida la mar de buena y sana con unos pocos ingredientes. No siempre se puede dedicar mucho tiempo a la cocina, pero para las que nos gusta, nos organizamos para resolver una buena receta en cualquier momento. Tú lo has conseguido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi porpuesta :)
      Creo que a la hora de darle de comer a los nuestros la improvisación, a veces, nos resuelve el asunto porque tomamos de aquí, un poco de allá y nos arreglamos para llevar a la mesa algo que sabemos no será de restaurante 3 estrellas Michelin, pero que satisface, deja contentos y bien alimentados a los nuestros, ¿verdad? ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Para tener la casa patas arriba tu creatividad sigue igual de activa ...yo me agobio mucho en estas situaciones... lo que nos traes hoy se ve delicioso y si requiere poco tiempo mejor que mejor. Ya lo probaremos , los sábados donde vivo hay mercado y viene un agricultor que trae productos biológicos, a veces le compro , todavía por aquí es tiempo de espinacas frescas, me viene de perlas esta receta este sábado me haré con una bolsa de las biológicas.Espero que pronto puedas disfrutar de tu casa en condiciones. Un beso y felices dias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Karmen, amiga mía, si supieras que, a veces, hasta sueño con recetas (o se me ocurren en los lugares más insólitos, incluido el consultorio de mi hepatólogo Jajaja).
      Este plato se hace muy rápido y puede resolver una comida con poco trabajo, dejando a todo mundo feliz de la vida (bueno, en casa, por lo menos pasa eso...).
      Por lo que me contás, en donde vivís, los sábados son el día ideal para hacer las compras para la semana, escogiendo esos productos locales, orgánicos y de estación más a punto e ideales para transformar todas tus recetas en delicias plenas de sabores y nutrientes. Ese es un lujo (por desgracia hay que decirlo así, porque no en todas partes se puede gozar de esos "privilegios") que, me imagino, has de disfrutar mucho. Estoy segura que con las espinacas biológicas/orgánicas a tu familia le encantará la receta ;)
      Gracias por tus buenos deseos. Por fortuna, ya las cosas están más ordenanadas por aquí y vuelvo a disfrutar de mi cocina y de mi casa a pleno :)
      ¡Un beso grande y que estés muy bien!

      Eliminar
  3. por diosssssssssssss que pinaza ,y super original, yo la hago pero solo con huevo jiji. pero la tuya ,me gusta ,más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toñi, me alegra que te guste mi propuesta :)
      En verdad, si le añadís espinacas, acelgas, brócoli, maíz o setas (unos hongos Portobello, champiñones de París o la variedad que encuentres en mejor punto) en combinación algunos de ellos o solos, formando una cremita, este bocado se transforma en un plato completo y muy sabroso, con poca cosa y poco trabajo ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Me encanto la presentación.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, me alegra que te guste mi propuesta :)
      Saludos.

      Eliminar
  5. Ay pintar... yo ahora mismo me lo estoy planteando, y me da una pereza... la casa donde vivo es de alquiler, y la casera ni se sabe cuando pintó por última vez, pero las paredes están con necesidad de una manita de pintura ya bastante urgente.

    pero tengo gotelé (no sé como lo llamáis allí, es esa cosa que se escupe a las paredes con pegotes de pintura para que no se vea lo mal acabadas que están) y el gotelé de mi señora casera, se ha pintado tantas veces encima que lo que un día fue puntitos chiquititos de pintura, hoy parecen habas adultas tiradas contra la pared. Un despropósito. Y pintar eso va a ser duro...

    Uf que pereza, te cojo un nido para reponerme del susto de haberlo pensado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, como siempre, me has hecho reír mucho con tus ocurrencias y peripecias :D Según entiendo, por aquí no tenemos gotelé (por lo menos que me haya enterado, nunca los "especialistas en la materia" me lo han ofrecido a la hora de decorar o revestir paredes); en cambio, tenemos el salpicré o salpicrete que es una versión de revestimiento cementicio que ya viene coloreado o que se pinta con posterioridad a su colocación y que queda con un texturado desparejo similar al del gotelé, pero más tupido. En fin, que todos los días se aprende algo nuevo, ¿verdad? Así sea de decoración Jajaja
      Será cuetión que tomes coraje, mujer, porque, por lo que me contás, la tarea de pintar las paredes de tu casa no será ninguna cosita así nomás... Mientras tanto, te mando otro nido para que te sobrepongas a la idea y al susto ;)
      Un beso.

      Eliminar
  6. Qué receta más original y más chula, y además, sencillita de hacer, que parece complicada así de primeras cuando la ves, pero que es rápida y queda muy resultona ^^ ¡Genial! Me la apunto.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kim, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En verdad, es muy sencilla, rendidora y deja complacidos a quienes la comen. Además, nos puede sacar de un apuro en poco tiempo y se adapta a lo que tengamos en casa: espinacas, acelgas, brócoli, kale/col rizada, grelos, setas... sin mayor inconveniente ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. Ya tengo reservados estos nidos para cuando haya pintura en casa...o pensándolo mejor, para qué esperar! no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy ;-)
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Esther, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Claro, mujer, por qué esperar hasta que pintes la casa para probar estos nidos que, estoy segura, te encantarán ;) Jajaja :D
      Besos grandes y que estés muy bien.

      Eliminar
  8. Como tiene que estar de rico!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dezazu, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Besos.

      Eliminar
  9. Muchacha tú no te estreses que nosotros seguiremos por aquí, tú tranquila y pinta tu casa sin estrés jejeje. Me imagino el zafarrancho que debes tener jeje.
    En cuanto la receta, me parece súper práctica y tiene que estar bien rica, así que me la apunto.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nauzet, por fortuna, ya hemos terminado con el desorden y el caos que imperaba en casa. Todavía quedan algunas cositas que ¡espero! sean más livianas y menos revoltosas. Jajaja :D Eso sí, la casa ha quedado bien bonita; de modo que todo el sacrificio ha valido la pena ;)
      Respecto de la receta, me alegra mucho que te guste :) En verdad, es bien sencilla, nos permite aprovechar los vegetales que tenemos en casa y preparar, en poco tiempo, una comida rendidora, nutritiva y muy sabrosa.
      Un beso grande para vos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores