Espárragos empanados con salsa de queso azul

¡Bienvenida primavera al hemisferio sur! y ¡Bienvenida temporada de espárragos! Es que una cosa va de la mano de la otra... Como si no alcanzara con el simple hecho de que los días ya son más largos y luminosos, nuestros jardines empiezan a llenarse de vida, actividad, colores y aromas, y el clima tiende a querer mostrarse un poco más cálido, intentando sostenerse así, los espárragos inundan mercados y verdulerías para tentarnos con sus ramilletes, coronados por yemas como melenitas (a veces, algo despeinadas o tiradas hacia un lado; en otras ocasiones, con peinados ajustados, más formales, como de fiesta) para darnos un banquete de placeres sencillos.

Como ya saben bien quienes más me conocen, amo los espárragos (aunque debo comerlos con cautela porque no son muy amigos de mi litiasis... Todavía  no me he operado, por distintas cuestiones familiares, pero voy camino a ello) y verlos por todos lados, en ese período corto en que nos honran con su presencia (porque es una de esas hortalizas que se hace la interesante... Sí, sí. Aparece por algunas pocas semanas al año, y donde nos pilla distraídos perdemos nuestra oportunidad hasta el período siguiente) provocan en mí unas ganas incontrolables de prepararlos de mil maneras porque siempre-siempre quedan sabrosos. Como con tantas otras cosas en la vida, a los espárragos se los ama o no se los puede ver ni en pintura; pero, no se les demuestra indiferencia.




Y para festejar el comienzo de la temporada de espárragos (¡y la primavera misma!), les traigo esta receta la mar de simple, con varias opciones para todos los gustos, pocos ingredientes (como de costumbre) y mucho-pero-mucho sabor ;)




Para preparar este plato sabroso y sencillo con que poder deleitarnos en sólo un rato, lo primero será lavar un atado de espárragos y quitarle las partes más fibrosas. Para ello, descartaremos sólo el final de cada tallo, en caso de tratarse de espárragos muy delgados. Sin embargo, en aquellos con tallos algo más desarrollados la tarea será bien simple: Tomaremos cada espárrago por ambas puntas (cuidando de no lastimar las yemas), entre los dedos pulgares e índices de cada mano, realizando una ligera presión o fuerza descendente con los dedos que sostienen la parte final de los tallos (es decir, el extremo opuesto al de las yemas). De este modo, el tallo por sí mismo cederá, rompiéndose justo allí donde se vuelve duro, fibroso y desagradable. Y sin muchas otras complicaciones, tendremos espárragos listos para usarse. De cualquier manera, los restos de hortaliza que no los utilizaremos en este plato son perfectos para añadir a caldos o guisados porque, aunque no los consumamos, aportarán mucho sabor a la receta. 

Una vez limpios, los cortamos en mitades - en sentido longitudinal - y los reservamos.




Entretanto, mezclamos 1 huevo (pastoril/ecológico/de campo) con 1 cucharada de mostaza, 1 cucharada de Garam Masala, 1 cucharada de jugo de limón, sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Integramos muy bien y reservamos.

Aparte, combinamos 3/4 taza de pan rallado (puede ser casero, panko/pan rallado japonés...) con 1 cucharada de orégano y semillas de sésamo a gusto (en mi caso, un mix de sésamo blanco, integral y negro para obtener todos sus beneficios).

Entonces, pasamos las mitades de espárragos por la mezcla de huevo y, luego, por el pan rallado, disponiéndolos finalmente en una asadera o fuente apta para horno, humedecida con rocío vegetal (también podemos pincelarla con aceite o con manteca, según prefiramos algo más liviano y sano o algo menos saludable). Cocinamos en horno fuerte hasta que se dore el empanado y servimos calientes o tibios, acompañados de una sabrosa salsa.




Para la ocasión, les propongo realizar una rápida Salsa de queso azul que combina muy bien con los espárragos, aportándoles algo de carácter y mucho sabor. Contrariamente a lo que pueden pensar, se trata de una salsa de aroma y gusto suave; aunque, si así lo prefieren, pueden utilizar cualquier otro queso de su agrado.

Entonces, para preparar la salsa, desgranamos muy bien unos 50 gramos de queso azul y los llevamos, en una cacerolita, a fuego bajo junto con 2 tazas de leche (vegetal o animal) en las que disolvimos 2 y 1/2 cucharadas generosas de almidón de maíz. Condimentamos con sal, pimienta y nuez moscada a gusto (¡Atención! A no excederse con la sal que el queso ya tiene suficiente cuota) y revolvemos con cuidado hasta que la salsa espese. En ese momento, la servimos junto con los espárragos ya cocidos. Puede ser a modo de lecho o en un recipiente aparte para embeberlos antes de ir comiéndolos.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si al empanado que elijan utilizar le agregan un puñado de harina de maíz/polenta lograrán que los bocados tengan texturas más interesantes, aportando un toque crocante extra.

Cuando hablamos de quesos azules, debemos recordar que entre ellos podemos encontrar estupendos quesos regionales que se distinguen por su sabor, perfume, textura y calidad. Para esta receta pueden utilizar queso Roquefort, Stilton, Gorgonzola, Cabrales... De igual modo, si lo prefieren, pueden reemplazarlo por otros quesos con personalidad que hacen excelente dupla con los espárragos. Puede ser queso Gruyere, Cheddar en todas sus variedades, Lincoln, Fontina... 

Además, si así lo desean pueden acompañar el plato con otro tipo de salsa, aderezo o aliño. Puede tratarse de mostaza de Dijon estilo antigua, alioli de su gusto, salsa de pimientos, mayonesa/mahonesa casera o vegetal (de zanahorias, de remolacha...), quesos veganos a base de frutos secos...

En lugar del huevo que incluye la receta, pueden optar por reemplazarlo por harina de garbanzos y agua caliente (o caldo de vegetales, que aportará más sabor) para conseguir obtener una pasta algo espesa, capaz de reemplazar en el empanado las funciones del huevo batido (aquí pueden encontrar las proporciones para ello). En esta mezcla, pueden incluir los condimentos que incorporé en mi propuesta o los de su agrado: caprese, ajo en polvo, hongos en polvo, zanahorias al curry, variedades de curry...

Por último, les recuerdo que realicé esta receta en horno porque me parece que es mucho más saludable que con otros métodos de cocción. Pero, si no les preocupan las grasas, el colesterol "malo", la hipertensión y otros detalles, pueden freír los espárragos. Eso sí, recuerden hacerlo en un aceite que tolere altas temperaturas sin volverse tóxico, que la temperatura sea la adecuada para que, durante la cocción, no absorban aceite de más y escurrirlos bien en papel de cocina antes de llevarlos a la mesa para retirarles excedentes de materia grasa.




A quienes viven en esta parte del planeta, quiero desearles una hermosa primavera y a mis amigos del hemisferio norte, un estupendo otoño (que también tiene su encanto; además, muchos de ustedes han de estar felices tras el verano sofocante que les ha tocado vivir) :D

Espero que les guste mi receta y que la prueben en casa, si disponen de espárragos frescos.

Les deseo una gran semana. ¡Hasta la próxima! Disfruten mucho junto a sus seres queridos, pásenla muy bien y no olviden experimentar en la cocina que siempre algo bueno sale de allí ;)

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Amber Shaw Digital Design Studio/Anita Designs/Bella Gypsy Designs/Booland Design/ Designs by Connie Prince/ Bouquet Garni Recetas

  

Comentarios

  1. Si algo me da envidia de que tú estés estrenando primavera es precisamente que puedas disfrutar de estos deliciosos espárragos. Por lo demás, me quedo con mi otoño.

    La receta es perfecta y muy apetecible, así que me la guardo para nuestra primavera próxima.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca querida, estoy de acuerdo con vos: el otoño tiene su encanto; de hecho, es una estación del año que me gusta mucho (será porque he nacido en otoño, digo yo...). Eso sí, por aquí, primavera y espárragos de los buenos son todo uno y, por eso, más que nada, adoro esta época del año ;) Jajaja :D
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  2. Me declaro dentro del grupo de los no amantes de espárragos, tolero un poco los trigueros, pero no son mi perdición precisamente. Pero sí que me quedo con la rica salsa de queso azul, seguro que con ella no me importa comerlos porque está super rica.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, te garantizo que esta salsa de queso azul le queda de maravillas a muchas recetas: le cambia la cara a unos vegetales asados con cous-cous, cebada o arroz integral, unas papas o batatas/boniatos/papas dulces grilladas, unas zanahorias glaseadas… Y, si te animás, creo que podría hacer que los espárragos te gusten un pelín más. Bueno, incluso, a los trigueros le sienta de mil maravillas ;)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  3. Hola guapísima !!!
    Hoy te tengo verdadera envidia, mi querida Silvina, porque estás a punto de estrenar la Primavera, nada más y nada menos y amplías tus horas de luz. Nosotros por contra, estrenamos Otoño y en unos días nos harán cambiar los relojes, atrasar una hora y ver cómo las tardes se convierten en noches para mi gusto antes de tiempo. Es lo que peor llevo de estas temporadas venideras.
    Y la otra parte de envidia, me la produce tu plato que hoy es de los que me hacen levantarme, aplaudirte y decirte un Olé bien alto.
    Me han encantado tus espárragos, y yo también soy de las que me gustan a rabiar.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, me alegra mucho que te guste mi receta. ¡Muchas gracias por tus elogios! :)
      En verdad, creo yo, que para preparar un rico plato con espárragos no tenemos esforzarnos mucho más que darles el puntito extra que necesitan para resaltar su sabor tan delicado y particular. Es decir, que con poquito podemos obtener recetas suculentas que se lucen por sí mismas y, todo, gracias al ingrediente principal ;)
      Un beso enorme para vos y gran semana.

      Eliminar
  4. Que buenos estos esparraguitos crujientes.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Saludos.

      Eliminar
  5. Silvina querida... qué buena idea la de rebozar los espárragos!! No se me había ocurrido, mira tú por donde... se ven deliciosos, como aperitivo, como guarnición, o como primer plato, o por qué no, acompañando una ensalada; mil opciones son posibles para ese sencillo, ligero y rico plato. Estoy de acuerdo contigo en que el espárrago es una verdura muy noble y con un sabor exquisito, la verdad, yo también los adoro. Mi madre los preparaba (ahora ya no puede cocinar porque sufre de muchos dolores... además de tener 84 años...) en un guiso con arroz y a mi, personalmente es como más me gustan. A ver los compro en breve, pues por aquí es común tenerlos en las verdulerías durante todo el año. ¡¡Feliz primavera!! Sé feliz y disfruta cocinando tus queridos espárragos, y nosotras disfrutaremos salivando al leer y ver tus ricas recetas. Besos linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, creo que los espárragos son de esos ingredientes que sólo necesitamos acompañar con algún detalle para resaltar su sabor delicado y suave, logrando – con sólo ello – un plato con todas las letras. Así, empanados y con su salsita, son muy sabrosos y conquistan corazones ;)
      A mí me gustan de mil maneras y, con arroz (también los preparo en un risotto con cebada perlada y arvejas/guisantes) me gustan mucho.
      Te mando un beso grande y te deseo una gran semana.

      Eliminar
  6. Silvina estamos de estreno de estación, aquí el Otoño, aunque en Sevilla, que donde yo vivo, aún se siente demasiado el calor, esperemos que en unos días aparezcan las lluvias tan necesarias y deseadas.
    Los espárragos nos encantan en casa a todos, aquí no es necesario esperar a la llegada de la Primavera para poder comerlos, en el mercado los podemos encontrar todo el año, aunque claro si son de importación son un poco más caros, pero de momento nos podemos permitir comprarlos de vez en cuando.
    Me encanta tu plato, es un clásico con esa crema de queso azul, que si puedo lo hago con Blue Stilton, y lo hace un plato inmejorable.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, este año recuerdo que también por aquí, en Buenos Aires, el verano no dio paso al típico otoño (o lo que tenemos en el imaginario como tal) sino, más bien, continúo con días calurosos hasta que, de repente, sentimos que el invierno se nos venía encima. En fin…
      En cuanto a los espárragos, son muy de estación y, por ello, sólo los conseguimos frescos en primavera que, creo yo, es uno de los encantos que tiene la estación y de la magia de estos vegetales.
      Me alegra mucho que te guste mi receta y estoy segura que con un Stilton quedará estupenda ;)
      Besos.

      Eliminar
  7. La primavera es bien bonita, da alegría y color pero el otoño que aquí comenzamos también tiene su encanto. pero sí me dan envidia estos espárragos tan buenos y tan ricamente preparados, todo un plato para disfrutar!! Un beso muy grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa querida, estamos de acuerdo en que tanto primavera como otoño tienen su encanto. De hecho, yo no puedo resistirme al otoño porque me gusta mucho (será que he nacido en esa estación del año, digo yo…). Pero, la primavera con sus colores, los cambios en la luz, la duración de los días y el bullir de la naturaleza – más aún, luego de un invierno tan largo y bastante duro como el que hemos tenido por aquí – me seduce por completo. Además, me trae de regalo los espárragos frescos y bien sabroso y, ahí, caigo rendida a sus pies Jajaja :D
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso enorme para vos y una gran semana.

      Eliminar
  8. Hola silvina, como he leído en diferentes comentarios, aquí los espárragos frescos los podemos encontrar durante todo el año, o sea que tu receta la podemos hacer sin problemas , parece tan rica acompañada con esa salsa de queso azul.... la primavera es mi estación preferida aunque el otoño nos ha llegado con temperaturas suaves , todo un regalo después del calor que hemos pasado...
    Que disfrutes mucho , cuídate y hasta la próxima. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, me alegra mucho que te guste mi propuesta :) La salsa de queso azul y el empanado bastan, creo yo, para darle el toque final a un ingrediente que, para mí, no requiere de muchos lujos porque es una joyita en sí misma: los espárragos (que, por aquí, así frescos, sólo llegan para esta época del año).
      Me alegra saber que el clima te está dando un poco de respiro y espero que puedas disfrutarlo mucho.
      Besos y que tengas una estupenda semana.

      Eliminar
  9. Qué delicia, jamás he probado un plato así ni me lo puedo imaginar. La combinación de los espárragos tiernos con el queso azul tiene que ser espectacular!! A disfrutar de la primavera en vuestro hemisferio, que aquí nos toca el otoño y otra infinidad de productos deliciosos. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mireia, me alegra mucho que te guste mi receta :) Estoy segura que si la probás quedarás encantada porque el toque crujiente que aporta el empanado a los espárragos combina de maravillas con el sabor sutil y delicado de la salsa de queso azul, logrando un conjunto que en boca se luce sin perder los tonos y sabores propios de los espárragos, protagonistas principales y de lujo de la receta ;)
      Besos.

      Eliminar
  10. Ufff...Qué receta más rica! Con ese quesito azul que le da el toque...Qué bueno todo!!
    Un besazo! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso enorme para vos y estupenda semana ;)

      Eliminar
  11. Hola Silvina!
    Qué gusto...estrenas primavera y nos deleitas con espárragos, yo soy de las que los ama ¡qué buenos están por favor! Gracias por la receta deben estar impresionantes con la salsa de queso azul, ya me estoy relamiendo :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Esther, por tus elogios. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      A propósito, ya que pertenecés al grupo de quienes amamos los espárragos, estoy segura que la combinación de sabores te dejaría muy complacida ;)
      Gracias por pasar por mi blog y dejarme tu comentario. Besos y que pases una gran semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores