Espárragos fritos con salsa de mostaza

Estamos, por aquí, en plena temporada de espárragos. Por eso, les quiero convidar una nueva receta que los tiene como protagonistas principales. Sin embargo, si no son fanáticos de estas pequeñas sabrosas maravillas de la huerta, esta misma técnica de cocción y esta salsa como acompañamiento la pueden poner en práctica con otras opciones de vegetales ;)

Verán, el plato de esta semana es sencillo como de costumbre (para no complicarnos en la cocina: pero, sin resignar sabor; eso sí...) y exquisito con el plus que, además, le aporta la salsita de mostaza.




No soy de preparar recetas fritas (siempre, cuando las pienso y desarrollo, prefiero las versiones horneadas o grilladas); pero, de vez en cuando, alguna vale la pena hacer la excepción y les garantizo que ésta es una de esas ocasiones en las que nadie se opondrá desde el mismísimo primer bocado.




Se trata, entonces, de cubrir o bañar nuestros espárragos con una técnica más similar a la tempura japonesa que al empanado más tradicional (como les propuse hace algunas semanas en mi receta de Espárragos empanados con salsa de queso azul). Esta masa libre de gluten, y con algo de crocante, en la que sumergiremos nuestros espárragos será un lujo extra que aportará mucho sabor y textura al plato. Ya verán... ¡Manos a la obra!




Para preparar la mezcla en la que bañaremos los espárragos, disponemos en un bol 1 taza de almidón de maíz junto con 3 cucharadas de harina de maíz/polenta. Le añadimos sal, pimienta y nuez moscada a gusto más 1 cucharada de orégano y 1 cucharada de ajo, albahaca y tomates deshidratados, y en polvo. Mezclamos bien y agregamos de a poco unos 165 cc. de cerveza rubia (poco más, poco menos; eso lo irán viendo al prepararla). 

Así, integramos todo con batidor de alambre para evitar que se formen grumos hasta obtener una consistencia similar a la pasta para hacer waffles o buñuelos.




Luego, pasaremos por esta mezcla los espárragos previamente limpios (es decir, sin restos de tierra y sin la parte más fibrosa del tallo. En cualquiera de las recetas bajo la etiqueta/tag espárragos - disponible en la columna derecha del blog, bajo el título Recetas por Ingredientes - pueden encontrar la técnica más efectiva y menos complicada para limpiarlos) y los freiremos en aceite caliente hasta que se doren (unos 2-3 minutos aproximadamente). Entonces, los disponemos sobre papel absorbente para que quite cualquier resto de materia grasa y los reservamos tibios o calientes

Aparte, preparamos la salsa de mostaza como acompañamiento. Para ello, disolvemos 3 cucharadas de almidón de maíz en 3 tazas de leche (vegetal o animal según su preferencia. Yo utilizo de almendras o de coco; también pueden emplear agua potable). Llevamos la mezcla a fuego bien bajo, mientras revolvemos constantemente, hasta que espese. Entonces, la separamos del calor, condimentamos con sal, pimienta y nuez moscada y le añadimos 1 cucharada de mostaza (pueden ser los granos molidos o el aderezo) y 2 cucharadas de queso rallado (tipo Gruyere o Fontina). Mezclamos e integramos muy bien para amalgamar los sabores.

Servimos caliente o tibio como entrada/entrante, formando parte de una picada/picoteo o como plato principal, acompañado por arroz integral, cous cous, trigo sarraceno/alforfón, quinua/quinoa, mijo, pasta seca (tallarines, espaguetis, mostacholes...). La salsa puede servirse junto con los espárragos para ir comiendo y mojándolos, o como base o coronación de la presentación del plato.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Como les dije al comienzo de la entrada, esta misma técnica de cocción y salsa de acompañamiento pueden emplearse en otros vegetales: flores de coliflor y/o de brócoli, papas, batatas/boniatos/papas dulces, zanahorias, nabos, hojas (o pencas) de acelga, espinaca, remolacha, pack choi/bok choy...

Si así lo desean, pueden reemplazar el almidón de maíz por harina común (resultará algo más pesada la masa y ya no será libre de gluten, claro está) o por harina de arroz integral, harina de trigo sarraceno/alforfón, harina de quinua/quinoa, harina de centeno integral...

En cuanto a la cantidad de cerveza que necesita la receta, mi recomendación es ir añadiéndola lentamente a la mezcla de ingredientes secos porque hay harinas y almidones (así como sus respectivas moliendas) que irán pidiendo más o menos líquido. A propósito de ello, si lo prefieren, pueden reemplazar la cerveza rubia por agua potable o por leche (vegetal o animal). En ese caso, si le incorporan un chorrito de agua con gas o 1 cucharadita de polvo para hornear lograrán que la masa para rebozar quede más liviana y esponjosa.

Para sazonar la mezcla en donde se bañan los espárragos pueden utilizar los condimentos de su gusto: pimentón dulce o ahumado, curry en cualquiera de sus versiones, páprika... De igual manera, para la salsa pueden emplear mostaza de Dijon clásica, picante o con miel.

Recuerden freír los vegetales en abundante aceite caliente (es preferible utilizar aquellos que toleran altas temperaturas sin liberar residuos tóxicos como el aceite de oliva, por ejemplo) para que no absorban materia grasa de más; de igual modo, chequeen que la temperatura sea la adecuada para que no se arrebaten o quemen por fuera, quedando crudos por dentro (en general, los vegetales rebozados deben freírse a unos 160°C). 

Para tener en cuenta, además, a la hora de obtener frituras sanas y sabrosas: Que el aceite cubra las piezas de vegetales rebozados, no incluir muchos al mismo tiempo para que no descienda la temperatura de cocción y, con ello, absorban más aceite del deseado, no cocer en aceite humeante porque se ha pasado de temperatura (volviéndose tóxico) y hacer que los restos de materia grasa se absorban sobre papel de cocina una vez que freímos las piezas.




Como espero pueda apreciarse en las fotografías, el plato final es suculento, aunque se trate de algo muy sencillo. Los espárragos deliciosos, jugosos y tiernos quedan cubiertos por una masa (como ven, en algunas zonas se adhiere mejor que en otras, lo que nos garantiza que sean menos pesados y que el sabor de la verdura prime por encima de todo)  sabrosa, con textura suave a la vez que crocante (por el aporte de la harina de maíz/polenta) y con una salsita exquisita que complementa de mil maravillas todo el sabor en boca.

¿Qué les ha parecido mi propuesta? ¿Se animan a prepararla o a ponerla en práctica en los vegetales que más les gusten? Espero haberlos tentado a probarla ;)

Nos reencontramos la próxima semana. Mientras tanto, disfruten mucho junto a sus seres queridos, pásenla muy bien y experimente en la cocina :) 


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Aimee Harrison Designs/ Bouquet Garni Recetas

 

Comentarios

  1. El rebozado de esos espárragos es buenísimo, pero la salsa tampoco se queda atrás. Y aunque yo tampoco soy mucho de fritos, de vez en cuando también los hago porque merece la pena disfrutar de su sabor. Muy buena receta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Sé que no te agradan los espárragos particularmente; sin emabrgo, tanto este rebozado como la salsa misma te encantarán en cualquier otro vegetal. Estoy segura ;)
      Besos para vos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi propuesta :)
      Saludos.

      Eliminar
  3. Tengo una amiga que es muy amante de las tempuras,reboza toda clase de verduras y le quedan muy ricas aunque me parece que los espárragos no los utiliza... Y esto lo he de cambiar , esta receta me ira genial para sorprenderla un día... Y la salsa de mostaza debe de estar deliciosa.Un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Estoy segura que a tu amiga y a tu propia familia esta forma de comer los espárragos les agradará mucho. Además, podés poner la técnica de cocción (al igual que la salsa) en práctica para muchos otros vegetales ;)
      Un beso enorme para vos y que disfrutes de una gran semana.

      Eliminar
  4. A mí me parece una auténtica delicia. Aquí no estamos en temporada de espárragos pero me guardo la receta para la próxima primavera porque aunque a nosotros tampoco nos van demasiado las cosas fritas (a mi marido más que a mí, que su madre lo hacía todo frito, y lo sigue haciendo) estos espárragos seguro que nos encantan

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Cuca, me hace muy feliz que te guste mi propuesta :)
      Como ya lo he dicho, no soy de fritos; pero, hay excepciones que bien lo valen y esta receta es una de ellas... Estoy segura que les gustarán mucho los espárragos preparados de este modo y acompañados con esta sabrosa salsa. A propósito, cuando prepares la receta, me contás qué les ha parecido ;)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Que buenos crujientitos por fuera.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En efecto, la textura crujiente que les queda por fuera a los espárragos - suaves y jugositos por dentro - más la salsa que acompaña de maravillas hace de este plato un lujo con todas las letras ;)
      Saludos.

      Eliminar
  6. Pues si que es un plato suculento, aunque yo tampoco soy muy de fritos, es verdad que de vez en cuando los hago y los hago bien, siguiendo tu manera jajaj. Pero la verdad es que me gusta los platos que son sencillos, buenos y saciantes, y con la salsita agridulce estos espárragos deben de estar de muerte,y sin ella seguro que también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mireia, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Hay ocasiones en las que nos podemos permitir una fritura bien hecha, aunque no sea nuestro método de cocción favorito, y creo que esta receta es de ésas... Jajaja :D
      Un beso.

      Eliminar
  7. Ñam ñam aunque no me gusta este vegetal pero se por otros vegetales que estan buenisimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi receta :)
      Te aseguro que tanto este método de cocción como la salsita para acompañar el plato quedan de maravillas con muchos otros vegetales. Sólo es cuestión de que pruebes con los de tu agrado ;)
      Saludos.

      Eliminar
  8. Silvina, como te comenté en tu anterior receta de espárragos, aquí los espárragos los encontramos todo el año, ahora estamos fuera de temporada, pero siempre se encuentran en el mercado, precisamente ayer compré yo dos manojos de espárragos verdes de un calibre ideal para hacerlos a la plancha o parrilla, pero los voy a hacer con arroz, una receta que ya tengo subida al blog, y que es muy típica de aquí.
    Pero por probar esa salsa, no me importaría para nada comerlos fritos, ese rebozado se ve súper apetecible, ¡vamos! Para no dejar ni uno.
    Besos y que pases un feliz día, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Lo bueno de los espárragos (para quienes somos sus fanáticos incondicionales) es que siempre quedan sabrosos y se lucen sin necesidad de mucho artificio. En cuanto a este método para prepararlos y la salsita que los acompaña, estoy segura que te gustarían mucho; incluso, para otros vegetales ;)
      Besos y que disfrutes de una hermosa semana.

      Eliminar
  9. Hola querida!

    Cuánto tiempo sin visitarte, qué ganas tenía!! Y con que plato me recibes amiga! Adoro los espárragos, cuando voy al supermercado no puedo evitar llevarme una bandejita porque me saca de mil apuros y encima disfruto comiéndolos. Siempre los hago a la plancha pero como bien dices, vale la pena probarlos así rebozados como nos los presentas alguna vez y comprobar que los hagas como los hagas están divinos igualmente. Me apunto la receta porque seguro que caen ;)

    1 besote enorme cielo y disfruta del domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, mi querida amiga! ¿Cómo has estado? ¡Qué gusto tenerte por mi cocina! :)
      Me alegra mucho que te guste mi receta y saberte del club de los fanáticos de los espárragos Jajaja :D Es que a mí me pueden y disfruto como loca cuando están en temporada porque su sabor delicado y su presencia distinguida me conquistan con sólo verlos ;)
      Sé que de cualquier modo que los prepares quedarán sabrosos porque, además, es un vegetal que no necesita de mucho para saber a gloria; pero, si un día estás con ganas de probarlos de este modo, estoy segura que quedarás muy complacida por su sabor, textura y cremosidad ;)
      Te mando un beso enorme y espero que disfrutes mucho de tu vida.

      Eliminar
  10. Hola, pues una vez al año no hace daño, como se dice en mi tierra. Bien merece la pena hacer este rebozado tan rico. los espárragos a la plancha me encantan pero así estarán espectaculares!! Un beso preciosa y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa querida, pues en mi familia también se dice eso de "Una vez al año no hace daño" y, creo yo, bien podemos ponerlo en práctica con esta receta porque es un permitido de esos que dan gusto de verdad. La textura externa crujiente y sabrosa de los espárragos contrasta con su interior jugoso, cremoso y suave - sin perder su compostura, claro está - y la salsa de mostaza le sienta de maravillas ;)
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso enorme para vos y que pases una hermosa semana.

      Eliminar
  11. Hola Silvina, tus espárragos me han encantado. La verdad que nunca se me habría ocurrido freír los espárragos, pero pensándolo bien, es una forma distinta de saborearlos y, sobretodo, de darles una textura crujiente que de otra forma no conseguiríamos. La salsa de mostaza ya te la "copiaré" pues me ha parecido genial, fresca, simple y lo que más me gusta es que hace el complemento perfecto para estos lindos espárragos de estación. Me ha encantado tu propuesta, linda, te mando un beso y que tengas una semana muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      La verdad es que no soy de los fritos, pero la textura y sabor que se obtiene con esta técnica no se logra de otro modo. Si bien creo que los espárragos no necesitan mucho para lucirse por su propio peso, esta combinación de rebozado y la salsa le quedan de maravillas y gustan a todo mundo. En casa, cuando los preparo, no quedan ni las migas Jajaja :D
      Un beso para vos y que disfrutes de tu semana.

      Eliminar
  12. Me has convencido. Hay que admitir que por poco que nos guste freír, en ocasiones, bien vale la excepción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Como vos, no soy de frituras; pero, muy de vez en cuando, algo hace que valga la pena y esta receta es una de ellas ;)
      Saludos.

      Eliminar
  13. Con lo que me gustan los esparragos y los fritos, ahora con tu receta tengo la combinacion perfecta!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Querida Diana, qué bueno tenerte en mi cocina! ¿Cómo has estado? ¡Tanto tiempo!
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :) Estoy segura que si la probás quedarás encantada con la textura que toman los espárragos y lo sabrosa que les sienta la salsa de mostaza.
      Te mando un beso enorme y espero que estés muy bien.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Me hace muy feliz que te guste mi receta :)
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores