Ricota asada

Sé muy bien que es lunes y que hoy no suele ser día de publicación por aquí; pero, la semana pasada he tenido tanto problema y tanta cosa que no he llegado con tiempo a poder traerles la receta de costumbre. Por tanto, aquí estamos: En lunes, comenzando la semana y con una preparación que, estoy segura, les resultará muy práctica y versátil.

La ricota/requesón es, sin dudas, un noble producto, apto tanto como ingrediente de platos salados como dulces, con una versatilidad para destacar. Las hay más o menos cremosas, con más o menos textura y densidad; pero, en todo caso - y más aún, tratándose de productos de buena o reconocida calidad; ni hablar de ricota/requesón casera - siempre rendidoras y a la altura de las expectativas. De mi lado italiano de la familia, este ingrediente es un clásico destacado en muchas preparaciones. De hecho, mi madre es tan fanática de la ricota/requesón que puede comerla así, a cucharadas, o untada en tostadas y feliz de la vida. Por eso, hoy quiero compartir con ustedes una receta de familia de toda la vida, ideal como entrada/entrante, guarnición/acompañamiento o como plato principal (junto con una buena ensalada variada) con todas las de la ley.




Se trata de una preparación muy sencilla, rendidora y, podría decirse, de aprovechamiento porque podemos enriquecerla con cuanto ingrediente se les ocurra y encuentren en casa. Hoy les daré mi receta básica y algunas sugerencias o posibilidades para preparar distintas variantes de ella sin mayores pretensiones que obtener un plato de origen, rendidor, sabroso y nutritivo.




Ya mismo nos ponemos a trabajar porque más simple que esto casi no hay ;)

En primer lugar, pondremos en un colador de malla cerrada 500 gramos de ricota/requesón (yo utilizo descremada, pero eso es a gusto de cada quien) y la dejamos allí por un rato para que escurra todo el suero que pudiera contener. Mientras tanto, en 1 cucharada de aceite de coco (puede ser el aceite de su preferencia) salteamos 3 puerros picados hasta dorarlos ligeramente.




Entonces, en un bol mezclamos la ricota/requesón bien escurrida junto con los puerros salteados y le añadimos 1 taza de queso rallado (el de su gusto; yo utilicé Provolone) y 2-3 huevos (pastoriles/de campo/ecológicos) ligeramente batidos.




Por último, añadimos sal (en poca cantidad porque el queso rallado ya tiene bastante), pimienta y nuez moscada recién molidas y 1 cucharadita de estragón (no se excedan porque tiene un sabor un poco invasivo).

Disponemos la mezcla en un molde apto para horno, previamente humedecido con rocío vegetal (puede, en su lugar, untarse con manteca o pincelarse con aceite) y la cocemos en un horno moderado a fuerte hasta que los huevos cuajen, la superficie tome un tentador color dorado y los bordes se separen del recipiente que la contiene. Servimos caliente o tibia, acompañada de una surtida ensalada de hojas verdes, tomates cherry, brotes de berro y croutons/picatostes. 

Fácil, completa, versátil, sabrosa y sustanciosa... ¡¿No sé qué más se puede pedir de una receta?! 




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Estas cantidades rinden para 3-4 porciones, pudiendo ser indicada para un número mayor de comensales en caso de utilizar esta preparación como guarnición/acompañamiento o complemento del plato de su gusto.

Si así lo desean, pueden acompañar con un chutney de cebollas moradas/rojas y manzanas o ciruelas que le aportará un contraste delicado, a la vez que interesante. También pueden servirla con vegetales asados o grillados, logrando un plato muy saludable y completo.

A esta receta básica pueden incorporarle vegetales salteados (berenjenas, zapallitos redondos, zucchinis/calabacines, espinacas, acelga, kale/berza, berros, champiñones de París, hongos Portobello y/o shiitake, tomates y cebollas confitados...), calabaza en cubos o en puré, tomates secos rehidratados en aceite, maíz o arvejas/guisantes verdes...

Entretanto, si así lo desean, pueden añadir mozzarella rallada o trocitos de queso fresco para que, al derretirse, logren una textura más cremosa.

Asimismo, pueden incorporar orégano, romero y tomillo frescos bien picados, mostaza en grano molida, pimentón dulce o dulce ahumado... para aportar distintos sabores a la preparación.




Pues, como ven, se trata de una receta básica; de ésas que nos pueden sacar de un apuro, nos inspiran nuevas preparaciones o nos recuerdan platos de abuelas y bisabuelas. Una cocina sencilla, poco pretenciosa, donde lo que más se luce es el producto o ingrediente noble que podemos enriquecer con algunos sabores que nunca fallan y dejan a todo mundo contento ;)




Espero que les guste mi receta y que la prueben en sus hogares. A propósito de ello, les cuento un secreto: En casa se la devoran cuando la preparo (en cualquiera de sus versiones) porque son muy amantes de la ricota/requesón y de toda receta que la cuente como ingrediente principal. Bueno, en tren de confesiones, debo admitir que a mí también me gusta muchísimo porque me permite mucho juego a la hora de cocina; sin embargo, por razones de salud no puedo comerla todo lo que me gustaría... Creo que está claro que en mi familia esto del placer por la ricota/requesón lo llevamos en la sangre Jajaja :D

Nos reencontramos el jueves, como de costumbre (aquí estaré esperándoles). Hasta entonces, les deseo una gran semana. Disfruten junto a sus seres queridos y no olviden experimentar en la cocina, que siempre algo bueno sale de allí ;)


Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Amber Shaw Digital Design Studio/Designs by Connie Prince/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. En casa también somos muy queseros, yo la que más, así que tu receta nos va a venir como anillo al dedo, seguro que le damos mucha utilidad en la mesa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Silvina confieso que yo también soy más quesera que un ratón, je, je, je... Pero por causa de mi colesterol, no o como tanto como quisiera, por cierto que me ha encantado tu receta, porque nunca había visto este plato, tengo que probarlo, aunque sea saltándome la dieta alguna vez, porque un día es un día , y sin duda esta ricota es de las que hacen épica.
    Besitos y que pase una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Si lo preferís, podés utilizar ricota descremada que tiene bastante menos grasa que la versión entera o reemplazarla por un tofu cremoso; aunque, como bien decís, de vez en cuando podemos darnos un gustito, saltándonos la dieta por alguna buena - y tentadora - causa ;)
      Un beso grande y que estés muy bien.

      Eliminar
  3. Yo el requesón lo he utilizado en recetas dulces y me apetece probarla en salada, el queso en casa nos encanta y parece sencilla de elaborar la que nos traes hoy ,entra por los ojos, ahora mismo me comeria una buena ración, jeje!! aparte de buena cocinera eres muy buena fotografa!!! Espero que disfrutes de una feliz semana y hasta el jueves.!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, te garantizo que la ricota/requesón en recetas saladas queda sabrosísima, aportando mucha humedad y textura al plato, además se lleva de maravillas con muchos ingredientes con los que se complementa y enriquece.
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta y muchas gracias por tus elogios :) Siendo hija de un fotógrafo, para mí es una gran alegría cuando mis fotografías logran transmitir un poquito de la esencia de la receta, resultándoles tentadoras :)
      Te mando un beso enorme y espero que disfrutes de una hermosa semana.

      Eliminar
  4. Hola preciosa, te aseguro que ésta la hago, me la acabo de guardar en favoritos y la haré más pronto que tarde. Me encanta el requesón y aunque para ti sea una receta muy habitual, yo no la conocía. Gracias!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nuria, qué alegría tenerte por aquí y ni te cuento lo feliz que me hace que te guste tanto mi receta :) Como bien sabés, porque ya lo he dicho muchas veces, en la sencillez del plato encuentro el disfrute porque con ingredientes nobles, creo yo, sólo pueden salir buenas propuestas.
      Te mando un beso enorme y te deseo una estupenda semana.

      Eliminar
  5. Con lo que me gustane stos quesos de granulo... y cuando es casera se nota mucho!! Nunca la he comido horneada porque siempre la tomaba en fresco, pero que pinta! Yo como tu madre: a cuharadas!! Y si que tiene que ser genial con algunas verduritas salteadas debajo a modo de sorpresa, una delicia!!! Quiero probarlo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Estoy segura que, de cualquier modo que la prepares, quedrás muy satisfecha con el resultado obtenido ;)
      ¡Un beso y gran semana!

      Eliminar
  6. Hola, yo creo que otra vida fui un ratón, me encanta el queso. éste lo compro con frecuencia , lo utilizo mucho en mis recetas dulces y saladas. de esta forma preparado no lo he probado así que guardada está la receta que seguro nos encantará en casa. Mil besos querida amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa querida, me alegra mucho que te guste mi receta :) Estoy segura que, con la combinación de sabores que más te agraden, quedarás muy satisfecha con el resultado y textura de este plato.
      Te envío un cariño enorme y mis mejores deseos para tu semana.

      Eliminar
  7. Mi primer drama cuando me diagnosticaron intolerancia a la lactosa fue este. El requesón. Lo amo, y me lo comía a cucharadas, a veces con un poco de miel y unas avellanas por encima. Y a veces a pelo.

    Ahora he encontrado requesón sin lactosa, y he aprendido a hacerlo para cuando no lo encuentro o me parece demasiado caro :) y lo de asarlo... pues cuestión de probar! Seguro que es divino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, te entiendo perfectamente porque hay algunos ingredientes que, por tentadores o por versátiles, nos pueden y, cuando nos encontramos en la encrucijada de tener que abandonarlos por razones de salud, nos duele porque les extrañamos mucho... Afortunadamente, hay algunas opciones que nos permiten seguir gozando de sus sabores sin las consecuencias desagradables en nuestro organismo. Por eso, y ya que te gusta tanto la ricota/requesón, creo que esta receta en la combinación de sabores que prefieras, te dejará muy satisfecha porque no deja de ser otro modo de presentar un producto noble, sabroso y muy dúctil ;)
      Un beso.

      Eliminar
  8. Silvina, esta semana has publicado una receta totalmente insólita y desconocida para mí... Sí, que conozco la ricotta, pero, ciertamente, no suelo utilizarla casi nunca... Una vez comí una tarta de ricotta (que sé que es muy popular en Argentina) pues me invitó una amiga de allá y me gustó mucho, pero nunca me he atrevido a prepararla. A ver si un día que vaya al súper y vea ricotta me animo a comprarla y preparo éste rico plato que nos muestras en tu post, pues estoy segura que a mi marido le encantará. Besos linda y hasta mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, la ricota es tan noble y nos permite tanto juego que en mi recetario siempre tendrá un lugarcito por aquí o por allá. Los italianos la utilizan muchísimo en innumerables recetas, tanto dulces como saladas, y la cocina de mi país, influenciada por la oleada de inmigrantes, incorpora este tipo de queso en muchas preparaciones (una de ellas: la tarta de ricota de la que hablás). En mi parte italiana de la familia, la ricota es un básico que nunca falta ni falla. Estoy segura que si probás esta receta quedarás encantada con el resultado obtenido; con una ensalada liviana es un plato muy completo y sabroso ;)
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares