Recetas de Navidad. Bocaditos de frutos secos y dátiles (sin gluten y sin cocción)

Este año, les vengo proponiendo recetas muy sencillas - a la vez que bien sabrosas - para presentar en la mesa dulce de estas fiestas, llevar a las reuniones con amigos y familia, así como para convidar en los encuentros y comidas que se programan en días previos con nuestros compañeros de oficina, de gimnasio, clase de yoga, taller de encuadernación o de bonsái (¡Después nos preguntamos de dónde salieron esos kilitos de más!). Pues bien, esta receta llega para sumarse a esa lista de preparaciones rápidas, con ingredientes fáciles de conseguir y que no nos complican a la hora de realizarlas. Además, no necesita cocción (esto se agradece en esta parte del planeta en donde la Navidad y el Año Nuevo los pasamos con altas temperaturas, y en otras regiones del mundo porque es una tarea menos en medio de tanta cosa por hacer), es libre de gluten y - con una pequeñísima modificación - la podemos convertir en vegana ;)




Estos bocaditos son la perdición misma, con el dulzor justo (ni mucho ni poco), su corazón tierno y un sabor delicioso. 

Con esta receta participo en el Reto de "Christmas Time" de la comunidad Cocineros del Mundo en G+



Pues, nos ponemos a la tarea porque en tan solo un ratito tendremos listos unos bocaditos deliciosos para compartir, convidar y regalar ;)




Una de las cosas buenas de esta receta es que trabaja más la procesadora de alimentos/robot de cocina que nosotros mismos. Ya verán :D 

En el vaso de la procesadora, colocamos 2 tazas y media de dátiles deshidratados y sin huesos (unos 350 gramos) junto con 2 cucharadas de miel, 1 taza de nueces (unos 100 gramos), 1 taza de almendras (130 gramos aproximadamente), 1 taza de pistachos (unos 130 gramos), una pizca de sal y 1 taza de cacao amargo (80 gramos aproximadamente).




Si nuestro asistente/robot de cocina es lo suficientemente potente, no necesitaremos nada más; sin embargo, si esto no es así, deberemos ayudarlo agregando 1/4-1/3 taza de aceite de coco derretido. En cualquier caso, una vez reunidos todos los ingredientes sólo deberemos procesarlos hasta obtener una pasta lo más homogénea posible. No importa si quedan algunos trocitos de frutos secos más visibles que el resto porque se trata de un dulce artesanal y, así, además, queda bien claro con qué ingredientes preparamos este capricho delicioso.




Entonces, disponemos la masa obtenida en una placa que nos permita formar unos bocaditos de un alto de 1-1,5 centímetros. Para facilitar el posterior desmoldado, cubrimos previamente el molde con papel manteca/encerado/parafinado.




Por último, con una espátula de cocina, dejamos la superficie lo más lisa y prolija posible. Con un cuchillo afilado marcamos los bocaditos y cubrimos el molde con papel film. Lo llevamos a la heladera/nevera/refrigerador por unas 3-4 horas para que tome cuerpo y endurezca un poco.




Una vez pasado ese tiempo, desmoldamos con cuidado la plancha de bocaditos que ya habíamos marcado con cuchillo, volvemos a cortar para separar las porciones y espolvoreamos con cacao (en mi caso, amargo) para decorar.

Lo ideal, en especial si pasamos las fiestas en verano, es conservar estos caprichos dulces en la heladera/nevera/refrigerador hasta el momento de consumirlos, en recipientes herméticos, aptos para alimentos. Entretanto, en caso que pasemos la Navidad y el Año Nuevo en clima frío, podemos dejarlos a temperatura ambiente o conservarlos en heladera/refrigerador/nevera hasta un rato antes de llevarlos a la mesa.




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si lo desean, pueden reemplazar los dátiles por higos secos, pasas de uva/uvas pasas o por ciruelas deshidratadas, previamente remojados (si hiciera falta). En mi caso, no es necesario que ponga en remojo los dátiles porque, aunque están deshidratados, permanecen tiernos y muy carnosos. Eso dependerá de su calidad; por ello, les recomiendo que prefieran los que tienen un costo un poquito más elevado, pero que se muestran carnosos y no resecos, para no malograr ninguna receta en la que pretendan  incluirlos.

De igual manera, pueden sustituir las nueces, almendras y pistachos por los frutos secos de su preferencia (nueces de Macadamia, avellanas, nueces Pecan/de Pecan, castañas de cajú/anacardos...).

Si prefieren transformar estos caprichos dulces en una preparación vegana (además de libre de gluten), sólo tendrán que reemplazar la miel de la receta por miel de caña/melaza, miel de maple/jarabe de arce, arrope de chañar o de tuna...

Entretanto, si desean utilizar menos cacao en la receta pueden sustituirlo por coco rallado deshidratado e incluir 2 cucharadas de cacao amargo para darle un sabor suave.

Del mismo modo, si lo prefieren, pueden espolvorear los bocaditos con azúcar impalpable/glas, en lugar de utilizar cacao.

Entretanto, si desean añadirle el típico sabor de las fiestas, pueden incorporar a la mezcla inicial 1 cucharada de especias tradicionales (cardamomo, canela, jengibre, anís, clavo de olor, pimienta de Jamaica/all spices).



Como les he dicho antes, estos pequeños bocados saben a gloria, con un equilibrio de dulzor acertado, una textura suave y la felicidad que se hace presente en cada bocado. Eso sí, son bastante calóricos; por ello, les recomiendo probar este manjar raw en pequeñas dosis para disfrutarlo sin culpas y con mucho placer ;)

Espero que les guste mi propuesta. ¿Qué les ha parecido? ¿Los he tentado aunque sea un poquito con estos bocaditos dulces que podemos preparar en solo un ratito de tiempo? ¿Se animan a realizarlos?

Nos reencontramos el martes. Hasta entonces, les deseo que la pasen muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina ;)

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Kristmess Designs/Designs by Connie Prince/Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. excelente receta la estoy preparando para compartir en nuestra meditacion de navidad de nuestro grupo de yoga, gracias por todas sus sugerencias Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Estoy segura que todos la han de disfrutar mucho.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Bueno, si es para llevar y compartir en el gym no hay mucho problema, proporcionará energía para después esforzarse más. El peligro viene cuando se toma de postre tras una comida copiosa y con lo rico que está, no hay forma de evitarlo, ni tampoco queremos hacerlo. Pero por otra parte es sano, casero y típico de la fecha, así que a disfrutar toca y en enero ya haremos penitencia.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, es verdad que se trata de unos bocaditos algo calóricos; por eso mismo es que recomiendo comerlos con moderación (y, como vos bien indicás, no son aptos para después de una comida copiosa). Sin embargo, son muy nutritivos y deliciosos, por lo que, con cuidado y sin excedernos, podemos darnos un gusto. Eso sí, entre estos bocaditos y otros permitidos que nos iremos dando hasta llegar y durante las propias fiesta, en enero nos ponemos a dieta obligada seguro ;)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  3. Hola Silvina! después de leer tu entrada sabes que me ha venido a la mente... que es una receta perfecta!!!... para todo el año, no solo para estas fiestas. Sana, sanisima!!!... llena de energía . Lo difícil debe ser comer en su medida ,sin abusar,ya que debe de estar riquisimo. Yo me apunto la receta , es ideal para llevar a las excursiones de senderismo , un alimento concentrado y energético que ocupa muy poco espacio en la mochila , ¡ me encanta ! Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Estoy absolutamente de acuerdo con vos: Estos bocaditos son ideales para cualquier momento del año y perfectos para tus caminatas, senderismo y paseos de montaña, rememorando, un poco, el sentido de estos dulces con base árabe que nacieron para comerse en los viajes de los ejércitos, sirviendo de base de energía y alimento en las largas marchas.
      Es cierto que hay que tener un poco de conducta para no excederse porque son muy tentadores; pero, superado ese impulso, podemos darnos un gusto sin pasarnos de la raya ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  4. Silvina ¿será por especialidades navideñas en los mercados?, pero es que ver estas delicias que en estos días se comparten por la red, que dan ganas de meterse a repostera sí o sí, porque todo luce delicioso.
    Besos y que pases un buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, yo siento que hay épocas del año (como el invierno y las fiestas que, en tu caso, vienen de la mano; pero, que por aquí llegan bien distantes la una de la otra) en las que por los aromas, colores, figuras ¡y sabores! todas, sin dudarlo, sacamos ganas de dedicarnos a la repostería (incluso, las poco fanáticas del dulce como yo...).
      Besos y que estés muy bien.

      Eliminar
  5. Que rica y encima sin horno mejor besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Hola Silvina! Por estos lares encender el horno es un gustazo en estos momentos, pero también se agradecen las recetas que no lo requieren.

    Te leo y me río mucho. Con tantas reuniones pre-navideñas normal que al final de las fiestas nos encontremos por ahí con algún kilito extra ja ja ja

    Estos bocaditos me han parecido increíbles y con todas las opciones que nos das no creo que haya alguien que no encuentre una combinación a su gusto para disfrutarlos

    ¡BEsos mil y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Cuca! Claro, por allí encender el horno en estos días no representa ninguna complicación. Todo lo contrario porque combate el frío y nos da más sensación de hogar con algo rico horneándose que inunda con perfumes seductores toda la estancia. Sin embargo, si podemos estar cocinando algo mientras preparamos estos bocaditos que no requieren de horno no es mala idea, ¿verdad? ;)
      En cuanto a las reuniones, es verdad que exageré un poquito; pero, por aquí, cualquier ocasión es buena para reunirnos alrededor de una mesa: el asado o la pasta de los domingos, la picada/picoteo con amigos, el té con amigas… Y, en el caso de las fiestas de fin de año, toda ocasión que se preste: la empresa o la oficina con su cena o almuerzo anual, los compañeros de trabajo (si no se encuentran en una condición laboral que encaje con algunas de las dos anteriores), los compañeros de gimnasio, los de yoga, los de taller de escritura, de arte, de cerámica, de bonsái, de tejido, de la facultad… Siempre termina todo en una comida más o menos contundente, más o menos liviana, según de quienes se trate. Serán unas pizzas, pasta, el infaltable asado con sus especialistas, la picada con buena bebida, sushi, comida tailandesa o vegetariana. En fin… Por eso, después de las fiestas (puede ser el mismo 2 de enero o, si son muy cumplidores con las tradiciones, después de Reyes para no perderse la rosca/roscón típica) sobrevienen las dietas estrictas para volver a recuperar la línea porque, además, las fiestas nos sorprender con un pie en las vacaciones. Casi te diría, con traje de baño y ojotas ;)
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Te mando un beso enorme.

      Eliminar
  7. Hola, tus amigas estarán bien contentas, qué delicia les has preparado!! Yo creo que las recetas más sencillas son las que más triunfan. Suerte en el reto , mil besos querida amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Elisa, en general, mis amigas se ponen felices si les digo que llevo algo para comer cuando nos reunimos Jajaja :D Sin embargo, te garantizo que esta es una buena opción para llevar a encuentros, tomar después de hacer deporte, ayudarnos a tener energía en un día difícil...
      Como vos decís, las recetas simples, con pocos ingredientes y poco trabajo, siempre resultan ganadoras ;)
      ¡Muchas gracias por tus buenos deseos! Cada vez que puedo, me gusta participar del reto porque me divierte, me hace pensar una receta especial para la ocasión y me resulta un desafío interesante.
      Besos y abrazo grande.

      Eliminar
  8. No me cabe la duda, Silvina, que si vas a alguna reunión con un tupper de estos maravillosos Bocaditos todos te aplaudirán y no quedará ni uno... ya sabes que a mí este tipo de "delicias raw", me encanta y lsa suelo preparar de vez en cuando... pues tengo varias en el blog. Me ha parecido muy interesante tu propuesta... así que antes de irme a pasar las Fiestas con mi familia... creo que la semana que viene, voy a dedicarles un ratito a prepararlas para llevarme un buen cargamento... besos linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, es verdad, estos bocados raw son siempre muy bienvenidos. Tal vez, en ocasiones, hay quien los mira con cierto recelo; pero, eso es sólo hasta que los prueba, porque conquistan paladares y corazones todo en uno Jajaja :D
      Además, son sanos, sabrosos y muy sencillos de hacer; por eso, es bueno tenerlos en nuestro recetario ;)
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Silvina pero que ricura dulce nos pones hoy.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Impresionante. En España tenemos un dulce que se llama pan de higo que es similar a este, con higos secos. Me encantan estos dulces, más sanos y sustanciosos que los polvorones y los mantecados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Creo haber probado de pequeña el pan de higo del que me hablás (lo que tenía de sabroso lo tenía de calórico; sólo que, en ese entonces, no me importaba mucho Jajaja). En todo caso, todos tienen un origen común: los árabes con sus especialidades aptas para soportar el tiempo y clima, en pos de dar energía y alimento a un ejército en tránsito.
      Igual que vos, prefiero este tipo de dulces antes que otros más grasosos y menos saludables.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Estos son unos bocados preciosos que de seguro voy a preparar. Gracias por compartirnos tus recetas sanas, caseras y llenas de gran sabor! Que tengas un 2017 lleno de bendiciones, salud y lo mejor!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      ¡Feliz 2017 para vos y tus seres queridos!
      Besos.

      Eliminar
  12. hola una consulta caso el datile este fresco como prepara la receta....atenta a su su respuesta Valeria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valeria, disculpá que no te he contestado antes, pero estoy con algunos problemas de salud que me limitan algo. La verdad es que por aquí no se consiguen los dátiles frescos y, por ello, no he preparado ninguna receta con este ingrediente. Lo que puedo sugerirte es que utilices la mitad de cantidad de dátiles que indica la receta o, incluso, un poco menos y, en todo caso, agregues más (de a poquito) si la pasta lo pide.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores