Recetas de Navidad. Torta especiada

Hablamos de especias (canela, jengibre, nuez moscada, clavo de olor...), miel y frutos secos y pensamos, de inmediato, en Navidad. No importa si hace un frío que cala hasta los huesos o si nos derretimos a la sombra, la Navidad parece tener menos gusto a Navidad sin estos ingredientes y sin las clásicas tortas maceradas con sabores y perfumes muy bien definidos. Por eso, hoy les traigo esta Torta especiada, ideal para esta época del año (o para guardarla entre las recetas pendientes hasta el próximo invierno, si vivimos en el hemisferio sur y si resistimos - hasta entonces - la tentación de probarla).




No es nada complicada de preparar. No requiere de mucha mano en la cocina para obtener buenos resultados. En poco tiempo la tenemos lista para disfrutar. No es necesario que la dejemos macerando por largas semanas o meses. Y tiene un acabado final apto para dejar de lujo cualquier otra torta, bizcocho o budín que preparemos en cualquier época del año; es decir, dos recetas al precio de una. Nada mal, ¿verdad? ;)




¡Empecemos! En un bol, disponemos 1/2 taza de manteca/mantequilla (unos 100 gramos) pomada/a temperatura ambiente en cubitos junto con 3 huevos (de campo/pastoriles/ecológicos/de gallinas felices), 1 taza de azúcar integral/mascabo, 1 taza de azúcar negra/morena, 2 cucharadas de miel, la ralladura de una naranja, y 1 taza de leche (vegetal o animal). Con batidora eléctrica, a velocidad baja, batimos un poco para integrar los ingredientes.




Entonces, añadimos 1 cucharada de mezcla de especias (jengibre, canela, clavo de olor y nuez moscada), 1 taza de avena arrollada molida y 1 taza de harina integral fina, tamizada junto con una pizca de sal, 1 y 1/2 cucharadas de polvo para hornear y 1/2 taza de harina leudante (para repostería, la que contiene levadura química). Batir a velocidad baja primero para incorporar estos ingredientes a la mezcla anterior (y para que las harinas no se conviertan en una nube delante de nuestros ojos) y luego, a velocidad máxima, por unos 5 minutos.




En ese momento, agregamos 1 taza de arándanos rojos deshidratados y 1 taza de nueces picadas de manera grosera (para que se noten los tropezones al comer la torta), ligeramente enharinados. Con espátula/miserable/espátula de cocina, realizando movimientos envolventes, integramos la fruta a la mezcla de la torta y la volcamos en un molde previamente enmantecado y enharinado.

Cocinamos en horno precalentado a 180-190°C por unos 50 minutos o hasta que supere la prueba del palillo. Una vez cocida la torta, la dejamos enfriar en el molde hasta que esté templada y, luego de desmoldarla, dejamos que termine de enfriarse por completo sobre rejilla.




Entretanto, preparamos el jarabe con el que bañaremos nuestra Torta especiada. Para ello, colocamos en una ollita 1 taza de azúcar integral/mascabo junto con 1/4 taza de agua potable. La llevamos a fuego medio para que el azúcar se desintegre por acción del calor y cocemos hasta que alcance una consistencia de almíbar (como el que utilizamos para humedecer bizcochuelos/bizcochos y tortas). En ese momento, retiramos del fuego y le añadimos 2 cucharadas de ron y 1 cucharada de manteca/mantequilla. Mezclamos muy bien para amalgamar todo y, valiéndonos de un pincel de cocina, pintamos a la vez que bañamos nuestra torta por todos lados (su cubierta y los laterales) hasta que absorba muy bien. Dejamos que se enfríe por completo.




Lo ideal es dejarla macerar en reposo por 1-2 días para que el jarabe de ron impregne bien toda la miga. Esto se los digo, no sólo porque es lo que se suele hacer, sino por experiencia propia. Incluso, las tortas de frutas se dejan macerar por bastante más tiempo (semanas y hasta meses), cosa que no se hace necesaria en esta preparación; pero, que si se come de inmediato (como fue el caso de la torta de estas fotografías, por razones de antojo y falta de paciencia. Razones que, en definitiva, pueden ser de peso; pero, que atentan contra la receta misma) puede desmoronarse/desmigajarse con cierta facilidad. Háganme caso, déjenla (al menos) de un día para otro a buen resguardo de maridos, hijos, sobrinos, parientes y amigos en general... Y, después, ¡A disfrutar!




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Lo primero es insistir en que conviene, definitivamente, dejarla reposar 1 o 2 días antes de comerla. Ganará en sabor, humedad y textura; se los garantizo.

Si lo prefieren, pueden utilizar sólo harina integral fina o harina leudante. Eso es cuestión de gusto y de convicción. En cualquier caso, igual recomiendo utilizar la avena arrollada molida de la receta (pueden conseguirla de manera comercial o pueden procesar los copos de avena tradicional, logrando su propia molienda). Del mismo modo, pueden emplear en la receta sólo azúcar integral/mascabo o azúcar negra/morena.

Recuerden, en la medida de lo posible, utilizar harinas, azúcares, huevos, fruta y frutos secos, al igual que los deshidratados, de procedencia orgánica/sustentables/que no se utiliza agroquímicos en su cultivo ni antibióticos y prácticas crueles en su crianza. Esto redunda en productos de calidad, favorece nuestra salud e impulsa el comercio justo y el cultivo-crianza con métodos sustentables.




El jarabe de ron que les propongo para bañar la torta/bizcocho es muy útil para cubrir o bañar cualquier tipo de tortas, bizcochuelos y budines/queques/bizcochos en general. Si lo prefieren, pueden reemplazar el ron por brandy, coñac, vino generoso o whisky. En caso de que la torta sea consumida por niños o prefieran no utilizar bebidas alcohólicas, pueden emplear jugo de naranja. De cualquier manera, quedará riquísimo.

Recuerden que para que los almíbares o jarabes con los que bañamos nuestras tortas/bizcochos penetren de manera pareja y eficiente la masa, impregnándola de sabor y humedad, debemos respetar dos reglas básicas: La torta/bizcocho debe estar fría y el almíbar o jarabe caliente (como en este caso) o la torta/bizcocho debe estar caliente (prácticamente, recién salida del horno) y el almíbar o jarabe debe estar frío. Observando ese detalle (que, por cierto, no es menor porque puede malograr este proceso), ninguna masa se nos resistirá. 

Otro tip muy práctico a la hora de bañar con jarabes o almíbares nuestros bizcochos es practicarles algunas incisiones con un palillo para brochette/brocheta por toda la superficie a bañar. Eso ayudará a que el líquido penetre con mayor facilidad en la masa, contribuyendo a humedecerla de manera pareja y más eficiente.

En lugar de arándanos rojos pueden utilizar pasas de uva/uvas pasas negras o rubias, arándanos, frutillas deshidratadas, cerezas maceradas en licor, frutos del bosque frescos, higos secos rubios o negros... De igual manera, pueden reemplazar las nueces por almendras, avellanas, nueces Pecan/de Pecan, nueces de Macadamia...




Esta torta especiada es muy simple de realizar, pero eso no la hace menos sabrosa. Llena de perfumes la casa (de esos aromas que nos traen recuerdos de infancia, de cocinas de madres, abuelas y bisabuelas, de niñez feliz y pastelería sabrosa) y de alegría el corazón. Es deliciosa, de masa tierna, bien húmeda (en especial, si dejan macerar la miga Jajaja), suave, con tropezones de fruta y una cubierta sabrosa, tersa y delicada que no conserva gusto a alcohol y que invita a convidar y comer.

¿Qué me dicen? ¿Les ha gustado mi propuesta? ¿Se animan a prepararla para esta Navidad e incluirla en su recetario? 

Espero que les haya gustado mi propuesta. Nos volvemos a encontrar el  próximo viernes. Hasta entonces, les deseo una estupenda semana. Disfruten junto a sus seres queridos y no se olviden de experimentar en la cocina, que siempre se obtiene algo rico ;)

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap:  ©Kimeric Kreations/Far Far Hill/Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Gracias a esa cantidad de ingredientes tan buenos y bien combinados la torta es jugosa y esponjosa al primer vistazo. Que rica debe estar!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      La verdad es que los sabores, textura y aromas de esta torta son tentadores al máximo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ummm, huele a Navidad y a juzgar por la pinta que tiene se ve deliciosa. Una combinación de ingrdientes espectacular. Yo no me resistiría a probarla de inmediato . Un beso Silvina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa querida, me hace muy feliz que te guste mi propuesta :)
      La casa entera huele a Navidad mientras horneamos esta torta y después hay que intentar mantener a los golosos alejados porque la tentación es grande ;)
      Muchos besos para vos.

      Eliminar
  3. Tiene un aspecto estupendo pero me gustaría saber si se puede hacer con harina sin gluten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En efecto, podés preparar esta torta/tarta/bizcocho libre de gluten. Para ello, podés sustituir las harinas (integral, leudante/de repostería y de avena) por pre-mezcla libre de gluten o podés armar tu propia mezcla. Aquí van algunas opciones: 1 y ½ tazas de almidón de maíz + 1 taza de harina de arroz integral (o de harina de arroz)
      1 y ½ tazas de almidón de maíz + ½ taza de harina de trigo sarraceno (puede o no ser integral) + ½ taza de harina de arroz integral (o de harina de arroz)
      1 y ½ tazas de almidón de maíz + ½ taza de fécula de mandioca/yuca + ½ taza de harina de arroz integral (o de harina de arroz)
      1 taza de harina de almendras + 1 y ½ tazas de almidón de maíz
      ¾ taza de harina de garbanzos + 1 y ¼ taza de almidón de maíz + ½ taza de harina de arroz integral (o de harina de arroz)
      1 y ½ tazas de almidón de maíz + 1 taza de harina de quinua/quinoa (no confundir con semillas de quinua/quinoa)
      1 y ½ tazas de almidón de maíz + ½ taza de harina de trigo sarraceno + ½ taza de harina de coco
      Si conseguís avena libre de gluten podés dejar la taza que incluye esta receta sin necesidad de reemplazarla por otra harina sin gluten.
      En todos los casos (excepto si utilizás pre-mezcla libre de gluten porque, en general, ya la contiene), te recomiendo incluir una cucharadita de goma xántica/xantana (sin excederte de los 15 gramos permitidos para no padecer problemas intestinales) o, mejor aún, de goma guar. De este modo, la masa quedará más elástica y no se desmoronará con facilidad (por falta de gluten) al cortarla. Entretanto, agregá 1 huevo más a la receta para ayudar a sostener la miga (excepto en la opción con harina de garbanzos porque esta harina es un reemplazo eficiente del huevo) y ¼ o ½ taza más de leche (vegetal o animal); incluso podés utilizar agua potable o jugo de naranjas.
      Por último, no te olvides de preparar toda la mezcla con batidora eléctrica para aportar aire a la masa, obtener una mezcla bien homogénea y ayudar, así, a que crezca en el horno.
      En cualquier caso, mis indicaciones pueden verse modificadas por el tipo de productos que utilices porque, si bien mis reemplazos son los adecuados en cuanto a la variedad de productos que podés escoger, puede que necesites ajustar algo por aquí o por allá en las cantidades porque no he probado la receta en versión sin gluten. De hacerlo, estas serían mis opciones porque son los reemplazos apropiados y, en todo caso, iría realizando ajustes de ser necesarios.
      Espero haber sido de ayuda. Si tenés alguna otra duda, aquí estoy para darte respuesta.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Que rica y con esas especies de lujo besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Besos.

      Eliminar
  5. Silvina aunque en Sevilla no nieva ni nada por el estilo, la navidad siempre se asocia a días fríos, una chimenea y una buena merienda con un pastel especiado a la hora del café.
    Nos cuesta hacernos a la idea que en el otro lado del globo, la pasáis en verano, cosa que seguro pide otro tipo de platos más ligeros y refrescantes.
    Aunque un buen trozo de pastel, es totalmente atemporal, y se puede disfrutar en cualquier época del año.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, aquí - en Buenos Aires - no nieva nunca (excepto en dos oportunidades: en los inviernos de 1918 y, más recientemente, en el de 2007); menos, aún, en verano - como es lógico - que es cuando cae la temporada de fiestas. Sin embargo, por cuestiones de herencia familiar europea o conciencia colectiva, la mayoría de nosotros también mantenemos costumbres invernales de chimenea y abrigo para las fiestas (en especial, la mesa de los dulces navideños hipercalóricos que nos zampamos sin decir palabra y felices de la vida) aunque lo lógico sería otro tipo de comidas, postres y dulces :D
      Besos.

      Eliminar
  6. Me ha recordado un poco a un bizcocho que hacia una tia abuela que también lo bañaba con almíbar ella , sin alcohol... desde mi niñez que no he vuelto a comer un bizcocho igual.Este que nos traes es muy tentador y debe de estar delicioso, tengo una pregunta por esto. Cuando dices una taza, de que capacidad es? Lo único ,que si me ven mis hijos haciendo este bizcocho o lo huelen sera un poco complicado esperar uno o dos días para comerlo, jajaja ;)) lo intentare por esto. Un beso y hasta la próxima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, me alegra haberte traído recuerdos de niñez. Estas recetas llenas de aromas y sabores tienen ese encanto extra que, por lo menos para mí, resulta tan atractivo :)
      Me hace muy feliz que te guste mi receta y, como ya habrás leído en la publicación, doy fe que es difícil contenerse 1 o 2 días sin probarla porque, en esta ocasión, en casa no me dejaron cumplir ese tiempo... Vale la pena intentarlo, de cualquier modo, porque el bizcocho gana en sabores y textura.
      En cuanto a las tazas, siempre que me refiero a esta medida utilizo las tazas medidoras estándar americanas que corresponden a 250 mililitros o centímetros cúbicos (algo así como una taza de té generosa). Según el ingrediente de que se trate e, incluso, la molienda o el grosor de los granos estas medidas no son precisas y, con las tazas medidoras, sabemos que se trata de un convencionalismo universal. Por ejemplo, en mi caso, por el tipo de harina integral orgánica que utilizo, 1 taza corresponde a unos 150 gramos al igual que 1 taza de azúcar integral/mascabo o de azúcar negra /morena, pero a unos 180 gramos de harina leudante/de repostería. De allí que, al medirse con un utensilio universal, más allá del tipo de calidad, molienda u otros condicionantes, nos aseguramos que todo mundo tenga las proporciones correctas al realizar la receta. A mí me resulta muy práctico crear recetas utilizando estas tazas medidoras y, por eso, es bastante frecuente que mis publicaciones "hablen" en tazas; pero, voy a intentar tenerlo en cuenta y pesar, además de "medir", los ingredientes para poder ser más precisa con la lista de ingredientes.
      Espero haberte sido de ayuda.
      Te mando un beso grande.

      Eliminar
  7. Me encanta pasteles de este tipo. Presentación maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Saludos.

      Eliminar
  8. Adoro las masas especiadas, olorosas y cálidas como esta... y tengo la suerte relativa de tener un frío de narices (frío que odio, pero en fin, puede ser consolado con cosas especiadas y ricas...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me queda bien claro que el invierno no es tu época favorita del año; pero, no podrás negar que, al menos, tiene el encanto de permitirte hornear con gusto y a tus anchas, disfrutando del aroma de las especias dorándose a fuego lento ;)
      Un beso.

      Eliminar
  9. No me extraña que la tengas que guardar bajo 7 llaves, niña, dan unas ganas de meterle mano que no veas! Me imagino el aroma en toda la casa, debe ser delicioso y atraer todo tipo de bocas que merodeen cerca, jajaja. Me ha gustado mucho, sinceramente.
    Un beso grande guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Como bien te imaginás, primero la casa se inunda de sus aromas y después llega la lucha para poder lograr que se macere un poquito, cosa de que tenga mejor sabor todavía, alejando a los impacientes y los golosos. Eso sí, si lo logramos se convierte en una verdadera fiesta ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  10. No podré resistirme sin probar así que tomo nota. Una delicia no sólo para estos días sino para siempre. Me ha encantado. Felices Fiestas. Buenos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Estoy segura que si te dejás tentar con esta torta quedarás muy satisfecha con el resultado obtenido.
      ¡Felices fiestas para vos y tus seres queridos!

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho tu visita. Si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, si dejás un mensaje como usuario Anónimo (porque no disponés de cuenta en Google o no sos un usuario registrado en el blog) asegurate de indicarme tu nombre a modo de firma, así sé con quién estoy hablando. ¡Que disfrutes el paseo y gracias por pasar por mi cocina! ;)

Google+ Seguidores