Manteca de maní casera (y breve tour por el nuevo diseño del blog)

Antes de ir a la receta de esta semana, quiero invitarlos a una breve visita guiada por el nuevo diseño del blog porque, si bien a muchos de ustedes les ha gustado el cambio, entiendo que pueden estar preguntándose si enloquecí por la elección de este diseño algo austero y moderno, bastante despojado de todo. Sin embargo, quiero mostrarles que una de las cosas que me gustan del nuevo formato del blog es que cuenta con casi todos los detalles y links/enlaces del anterior, sólo que debemos saber dónde buscarlos ;)

Además, algunos de los comentarios que recibí hacían referencia a que este nuevo formato permite saber a simple vista que la cosa va de blog culinario y nada más. También, este rediseño pone mucho énfasis en lo visual - por esto de resaltar el contenido, quitando cosas del medio que pueden servir de distracción al lector - lo que me obliga a esforzarme para superarme con las fotografías de cada plato, puesto que tienden a lucirse o mostrarse más, ya que su entorno se encuentra bastante limpio. A propósito de esto, el otro día, un amigo me contó que su mamá  (de visita en su casa) había comprado albahaca fresca de quinta para utilizarla en el almuerzo y que todo el ambiente "olía a verdura fresca", lo que, de inmediato, le hizo recordar las fotos de mi blog que "parecen oler". Más allá de que es mi amigo (aunque no es para nada condescendiente y critica hasta el infinito y más allá, sin ningún resquemor al respecto) y que podemos considerar cierta parcialidad hacia mi labor, su comentario me pareció uno de los elogios a mi trabajo más bonitos y sinceros que he recibido en los últimos tiempos. Entonces, buscaré esforzarme un poquito más cada día en mis propuestas y las imágenes que las acompañan.

Sin más preámbulos, arrancamos el paseo. Ya, a simple vista, encontramos algunos cambios notorios. El primero que quiero señalar es una joyita en sí misma. Al lado izquierdo de la cabecera, justo antes del nombre y descripción del blog, encontramos un trigrama (tres rayitas paralelas, similares al símbolo chino que corresponde a "cielo") que es, ni más ni menos, que un simpático y diminuto menú despegable que tiene mucho que contar a quien decida visitarlo.




Una vez que hacemos click allí, podemos ver casi todo lo que tenía a la vista y más a mano la versión anterior de Bouquet Garni Recetas, pero acomodado y sin ocupar mucho espacio porque su acceso sólo queda restringido a  los interesados. Y... ¿Con qué nos encontramos?

Con el Perfil de la autora. Por cierto, después de tantos años, he puesto una foto en la que aparezco. ¿No habrán considerado en todo este tiempo que quien suscribe tiene un parecido muy marcado con el Snoopy cocinero, verdad?




Inmediatamente después, hallamos el Copyright del blog. Por cierto, les recuerdo que los textos y fotografías de este blog no pueden reproducirse (parcial o totalmente) sin mi plena autorización. ¡He dicho!

Debajo del derecho de copia, podemos encontrar las Etiquetas que resultan de mucha utilidad a la hora de buscar recetas, sea por ingrediente o por tema.



Luego de las Etiquetas, podemos ver los enlaces/links a las tres redes sociales en la que interactúo (todo lo que el tiempo me permite, claro está): Facebook, Instagram y Pinterest.



En cada caso, pueden ingresar directamente desde los íconos que aquí mismo encuentran. E, inmediatamente después, aparecen los Archivos del blog, que ordenan las publicaciones por mes y año.



Asimismo, el menú desplegable reúne también algunos de mis blogs preferidos en la sección Estos blogs alimentan mi corazón, donde se lucen las últimas publicaciones que cada uno de ellos realiza. Por si no lo saben, desde esa misma ubicación, podemos acceder a cada uno de estos blogs sin mayores complicaciones.



Volviendo a la cabecera nueva, nos topamos con algunos accesos rápidos muy útiles. En primer término, Suscribirse que despliega el cuadro básico de suscripción en el que completamos la dirección de nuestro correo electrónico para recibir, allí, cada nueva publicación sin tener la necesidad de estar recordando permanentemente pasar por el blog en cuestión. 

Ya que estamos por aquí, les cuento a los menos experimentados, que para que la suscripción se haga efectiva (en términos blogger: se "active"), deben completar el formulario de autenticación y aceptar, luego, el mail/correo de confirmación que el sistema, de manera automática, envía con un link/enlace a la dirección de correo que consignaron.




Otro detalle bien útil que tenemos a mano en este nuevo diseño es Buscar, ubicado a la de derecha de la de suscripción. Al desplegarlo, nos permite realizar búsquedas por palabra o frase, encontrando así las recetas que contienen el ingrediente o tema en el que estamos interesados.



El último detalle de la  nueva cabecera es que, debajo de la descripción del blog, encontramos un desplegable que reúne las Páginas del blog, desde la Declaración de Principios, que escribí en los comienzos de este espacio, hasta los consejos para comer más sano.




En cuanto al cuerpo principal de mi nueva cocina, podemos encontrar la última receta publicada como Entrada Destacada, seguida por las Entradas más recientes.



En cada caso, podemos observar las opciones de Compartir que nos permite, al hacer click en ella, dar a conocer las recetas en nuestras redes a través de Facebook, Twitter, Pinterest, Google+ y correo electrónico, pudiendo obtener también el enlace de la entrada.

Asimismo, a cada receta la acompañan las Etiquetas que facilitan la búsqueda de preparaciones que contengan esos ítems.



Debajo de cada posteo, volvemos a toparnos con la opción de Enviar la entrada por correo electrónico, Compartir en nuestras redes sociales y observar las Etiquetas que corresponden a la publicación. Entretanto, al final de cada entrada también se encuentra el formulario de Comentarios, sin los cuales esta cocina no tendría ni el menor sentido de existencia porque se nutre de sus palabras y consultas.


Si están preguntándose si en la remodelación he quitado las opciones de Seguidores, sea por el blog mismo o por Google+, les respondo un categórico NO porque allí están, ordenaditos y bien pulcros, para que  puedan verse y unirse a mis amigos ;)


Lo último de lo último, en este breve tour, es mostrarles que en el menú desplegable de la izquierda (Sí, sí. Ése mismo que se encuentra al lado del nombre del blog y que parece un símbolo chino) también podemos hallar las Entradas populares que son, ni más ni menos, que aquellas que ustedes más visitan, semana a semana.




Este ha sido el paseo completo por el nuevo diseño de mi cocina. Espero haber ayudado a encontrar cosilla que, tal vez, creían o sentían perdidas y que sólo han sido guardadas amorosamente para que no estén en el medio, como cuando ponemos orden en casa :) 

Es verdad que el cambio ha sido bastante drástico, pero tenía ganas de darle una nueva fachada a mi espacio y este diseño me ha gustado mucho. Eso no quiere decir, claro está, que más adelante no vuelva a hacer cambios porque eso es bastante normal; cada tanto, todos hacemos limpieza, quitando esto o aquello, y elegimos nuevos fondos, gadgets, diseños y formatos para lavarle la cara a nuestro blog. Además, hay algunos detalles que iré puliendo con el correr de las semanas. Sin embargo, espero que a ustedes les guste mi nueva cocina y que me acompañen con mis recetas como lo han hecho hasta ahora.

Les agradezco la paciencia de haber llegado hasta aquí y, en premio al valor y la tolerancia, les presento la receta de esta semana (porque a eso hemos venido, ¿verdad?). Esta preparación es uno de esos casos - no pocos, por cierto - en los que las recetas caseras son mejores, en todos sentidos y por lejos, a las industriales. Hoy, les propongo realizar Manteca/mantequilla de maní/cacahuate casera con cero conservantes, colorantes, emulsionantes, aditivos y bla, bla, bla varios que solo sirven para enfermarnos con alergias y enfermedades aún peores.



La primera vez que probé la manteca/mantequilla de maní/cacahuate era una niña. Una compañera del colegio - una alumna estadounidense, pecosa y súper pelirroja, de nombre Jenny - que estaba haciendo una rotación de 6 meses con una beca en mi país me convidó. Es que, día tras día, Jenny llevaba al colegio el clásico sándwich estadounidense de manteca/mantequilla de maní/cacahuate y mermelada para comer en el recreo, y eso despertaba nuestra curiosidad (igual que ocurría con un niño chino que comía dumplings y muchos pequeños irlandeses que consumían porridge en frascos - que no hay nada nuevo bajo el sol, decía mi bisabuela - o escoceses que nos convidaban sus bannocks). En fin, en aquella ocasión, alcanzó con un sólo bocado, una cucharada porque me convidó del mismísimo pote para descubrir, de manera irremediable, que ese invento no era cosa para mí. Me pareció pastoso, empalagoso, la mar de salado, e incomible... Eso sí, me hizo ganar una amiga para toda la vida porque con Jenny nos divertimos aún hoy en día con miles de kilómetros de distancia que sólo se achican de vez en cuando, pero que zanjamos lo mejor que podemos, aprovechando toda la parafernalia de comunicación moderna de que disponemos.



Es el día de hoy que sigue sin gustarme; sin embargo, en mi casa es bien aceptada para desayunos y meriendas ocasionales, razón por la que me puse manos a la obra para lograr una versión casera sana y sabrosa, libre de todo químico. Aquí se las presento. Se prepara en un ratito nada más y dura unos cuantos días en heladera/nevera/refrigerador, pudiendo utilizarse en varias recetas como reemplazo de mantecas/mantequillas tradicionales.

Antes que nada, tostaremos en horno medio (180-190° C) 125 gramos de maní/cacahuate crudo y sin sal, durante unos 10 minutos, cuidando que no se queme porque queda con sabor amargo. Luego de ello, lo reservamos hasta que se enfríe.


Una vez frío, lo disponemos en multiprocesadora de alimentos/robot de cocina/minipimer y le añadimos una pizca de sal (si así lo deseamos; es opcional). Procesamos, entonces, hasta obtener una manteca. Primero, se molerá quedando con un aspecto similar al de la harina o arena húmeda; luego, cuando comience a soltar el aceite, se formará un bollo de consistencia pastosa que terminará resultando sedoso por acción de la fricción de las cuchillas.



Si no poseemos una multiprocesadora o aparato con tanta velocidad, será necesario que ayudemos al proceso de formación de la manteca/mantequilla, agregando unas gotitas de aceite de sésamo tostado que, además de ayudarnos en la tarea, aportará todo el sabor y perfume del sésamo ligeramente tostado.

Muchas veces, más aún si hacemos buena cantidad, es necesario repartirlo en porciones para procesar hasta lograr la consistencia deseada. En cada caso, ajustaremos la pizca de sal y las gotitas de aceite (nunca más de 2-3 gotitas).



Una vez lograda la consistencia deseada, podemos guardar la mezcla en frascos herméticos y esterilizados previamente. En heladera/refrigerador/nevera se conserva muy bien por 4-5 días (si es que llega; en mi casa no dura tanto).

Algunas observaciones y recomendaciones finales: Recuerden revisar muy bien los maníes/cacahuates porque en ocasiones vienen contaminados con ciertos microorganismos que afectan nuestra salud.

A la hora de tostarlos en el horno, deben estar crudos y pelados para que no se queme la piel, aportándole mal sabor, y sin salar porque el calor acentuaría esta condición, obteniéndose un producto final muy poco sabroso.

A propósito del horneado, recuerden no pasarse de tiempo; para ello, pueden ir controlándolos mientras se tuestan en el horno porque, una vez que los sacamos de allí, continúan dorándose por acción del calor residual.



Observen con cuidado las cantidades de sal y aceite de sésamo tostado que incluyan en la receta para no obtener una manteca/mantequilla demasiado salada (e insalvable) o con poco gusto a maní y mucho sabor a sésamo. El balance de estos ingredientes es la clave de toda la técnica porque, también, el aceite extra que coloquemos (no nos olvidemos que los maníes/cacahuates contienen su propio aceite) generará ligeras (o más notorias) variaciones en la consistencia de la pasta, volviéndola muy líquida.

Al ir procesándolo, es normal que la pasta o el arenado inicial se separe de las cuchillas de la procesadora de alimentos, subiéndose a las paredes. Para ello, nos ayudaremos con una espátula para bajarla y continuar con la tarea.

Empleando esta misma técnica podemos obtener mantecas/mantequillas de nueces, nueces Pecan/pecanas, almendras, avellanas...
 


Desde ya, les agradezco muchísimo a todos los que han llegado a este punto de la entrada de hoy. Espero que les guste mi propuesta y que decidan probarla. Qué me cuentan... ¿Son fanáticos de la manteca/mantequilla de maní/cacahuates? ¿La han probado alguna vez? ¿Les apetece incluirla en sus comidas? ¿Han intentado prepararla en casa?

Los espero la semana que viene con una nueva receta. Hasta entonces, les deseo una estupenda semana. Disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina (que siempre sale algo bueno de allí).

Textos y fotografías: ©Silvina-Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Amber Shaw Digital Design Studio/Kristin Aagard Designs/Bouquet Garni Recetas




Comentarios

  1. Yo lo veo muy sencillo y visual. Me gusta el cambio. Es intuitivo y limpio, y eso está muy bien.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Para mi el blog te ha quedado práctico, completo y bien distribuido. Un buen trabajo de imagen.
    Y en cuanto a la receta, tengo que decir que la primera vez que probé la mantequilla de cacahuete tampoco me agradó, pero con el tiempo el gusto se va adecuando a sabores distintos y los va aceptando, y eso me pasó con esta crema, no es que la tome mucho, pero sí alguna vez cuando me apetece.
    Sencilla y muy buena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra que te guste el nuevo diseño del blog :)
      En cuanto a la manteca/mantequilla de maní, ya ves que podés prepararla en casa, sabiendo qué calidad de ingredientes utilizás y sin muchas complicaciones ni agregados poco saludables ;)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Silvina!
    Pero que maravilla de visita guiada! Me sentía como turista descubriendo un lugar fantástico.
    Respecto a la mantequilla de maní, en eso soy como vos...¡no es algo que consuma! Eso no quita que tu receta se vea práctica y super bien explicada, como es tu estilo
    No pasaré por aquí hasta fines de abril, pues inicio mis vacaciones. De todas maneras, iré leyendo tus publicaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lu! Me alegra que te haya gustado mi visita guiada por el nuevo diseño del blog :)
      Respecto de la receta, aunque no nos guste la manteca de maní, lo interesante es saber que podemos prepararla en casa (de hecho, la hago para mi familia a quienes sí les gusta mucho), con pocos y buenos ingredientes en sólo un ratito, cuidando qué nos llevamos a la boca.
      Te deseo un hermoso viaje. ¡Disfrutalo mucho! Nos vemos a tu regreso ;)
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  4. Hola Silvina, vaya cambio que le has dado a tu blog!!!! Me gusta aunque el anterior también me gustaba, aquí como bien dices las protagonistas son las fotografías, resaltan mucho mas. Tengo unas cuantas recetas que mirar ya que hace tiempo que no pasaba por aquí, estoy bastante poco al ordenador últimamente, este 2017 todavía no he publicado ninguna entrada en mi blog... no por nada en concreto , supongo que necesitaba un descanso.
    La manteca de cacahuete a mi me encanta, con un poco de miel la encuentro deliciosa, sabia que era fácil de hacer aunque nunca la he hecho, lo que si he hecho es de avellanas que también esta buenísima.Te ves muy linda en la fotografía de perfil.Ahora me paso por las entradas antiguas. Un beso muy grande y hasta la próxima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karmen, qué alegría encontrarte en mi cocina :)
      Me alegra mucho que te guste el rediseño del blog; ya ves, en ocasiones, todos necesitamos poner las cosas un poco patas para arriba y cambiar un poco ;) ¡Muchas gracias por tus elogios!
      Si te gusta la manteca/mantequilla de maní/cacahuates, podés prepararla vos misma sin mucho trabajo (como la de avellanas que ya has preparado) y sabiendo qué calidad de ingredientes utilizás.
      Un beso enrome para vos.

      Eliminar
  5. Con tu visita guiada es muy facil encontrar lo que quieres , me gusta , nunca prepare mantequilla de mani y nos gusta probare gracias besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el tour te haya sido de utilidad y que te guste mi propuesta :) Verás que si la preparás en casa, la manteca/mantequilla quedará más saludable y sabrosa ;)
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Hola Silvina! Un tour muy completo por tu nueva cocina ¡me ha encantado!

    La mantequilla de cacahuete tampoco es para mí, al menos para comerla a cucharada limpia aunque en repostería confieso que me encanta utilizarla ya sea en galletas o en muffins ¡quedan estupendos! Hace un tiempo mi marido se hizo con un buen cargamento de botes y aún les estoy dando salida pero cuando termine con ellos quiero animarme a prepararla en casa ¡seguro que todo sabe aún mejor con la mantequilla que tú nos traes hoy!

    Y por supuesto me alegro de que mantengas aún relación con aquella pecosa compañera de trabjao

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca querida, me alegra mucho que te haya gustado el paseo por el nuevo diseño del blog; es que no quería que se perdieran ningún detallecito Jajaja :D
      Estoy segura que si probas la versión casera de esta manteca/mantequilla tan típica estadounidense, quedarás encantada por lo sencillo del proceso y el producto final ;)
      Eso sí, te aclaro una cosita: Jenny, mi amiga estadounidense fanática de la manteca de maní/matequilla de cacahuate, fue compañera mía de colegio. Nos conocimos a los 14 años, dentro del plan de intercambio estudiantil que mi colegio tenía acordado con diversos establecimeintos educativos del Reino Unido, EE.UU., Canadá y Austarlia, y, desde entonces, nos mantenemos en contacto y conservamos nuestra amistad ;)
      Te mando un beso enorme y te deseo una estupenda semana.

      Eliminar
  7. Silvina, te vuelvo a felicitar por el cambio de imagen que le has dado a tu cocina. Ahora con este tour que nos has hecho todo queda en su lugar y no andamos perdidos... estoy de acuerdo contigo de que, a veces, nos apetece dar un cambio a nuestro estilo y es siempre para mejor. Nos iremos acostumbrado poco a poco a pasar por tu nueva cocina, pero eso sí, que no ha perdido la esencia de siempre y tu estilo sencillo y delicioso.

    Yo he hecho dos veces manteca de maní/cacahuetes casera, incluso la tengo en el blog desde hace tiempo... pero la última vez que la hice mi procesador de alimento acabó quemándose... y me prometí que ya no la haría más!! jajaja! Ahora tengo otro nuevo, mejor que el de antes, todo sea dicho, y aún no lo he estrenado para hacer manteca de frutos secos.. tengo ganas de animarme a hacer una de almendras... a ver si me decido.
    La mantequilla de cacahuetes, como a vos, no es que me vuelva loca... pero por supuesto es mucho mejor hacerla en casa que comprarla. Además tiene un aspecto estupendo.

    Te mando un beso grande y feliz semana... nos vemos pronto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, me alegra que te guste el pequeño recorrido por el nuevo diseño del blog. Como decís, es cuestión de ir acostumbrándose al cambio; pero, lo que no cambia en mi cocina es el concepto de comida sana, nutritiva, con recetas aptas para todo mundo, sabrosas y beneficiosas para la salud.
      En efecto, uno de los problemas de preparar manteca/mantequilla de frutos secos casera es que puede arruinarnos el procesador de alimentos. Por lo general, necesitamos que sean bien potentes para lograr buenos resultados y no perderlos en el intento.
      La manteca/mantequilla de almendras me gusta mucho más que la de maní/cacahuate y suelo prepararla también en casa; en muchas recetas de pastelería se luce mucho.
      Un beso grande y que tengas una magnífica semana.

      Eliminar
  8. Silvina gracias por toda esta visita guiada, ya te dije en el post anterior que me gustaban los cambios y si son para mejor, más todavía.
    Por cierto yo hice algunos en mi blog, básicos, justo terminando de instalarlos el día anterior a que Blogger nos regalara sus nuevas plantillas, y casi me tiro de los pelos, jajaja...; y ahora ya no sé que hacer, me gustan las novedades, pero me quedé sin ganas ni fuerzas, para un cambio tan pronto.
    Nunca he comido esta mantequilla, pero lo cuentas tan bien, que se hace irresistible.
    Besos, que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me alegra que te haya gustado el recorrido. ¡Uff, mujer! Te entiendo perfectamente porque una le pone empeño, trabajo y muchas ganas al blog y, de pronto, cuando termina dejándolo como le gusta, aparece algo nuevo y tentador. Las nuevas plantillas tienen un encanto muy actual; pero, ya que has trabajado tanto en poner el blog a tu gusto, aprovecha tu trabajo y disfrútalo. En un tiempo, ves qué hacer, digo yo… ;)
      En cuanto a la manteca/mantequilla si te decidís a probarla, lo mejor será que la prepares en casa para que no esté repleta de químicos que afectan la salud; además, ya ves que es la mar de simple.
      Un beso grande y que estés muy bien.

      Eliminar
  9. Hola preciosa, el diseño ya me gustó la última vez que vine y ahora lo has explicado perfectamente. Francamente, tus fotos siempre me han parecido estupendas, yo no soy ni aficionada... saco ochenta y alguna sale bien,jajaja. Al final lo que importa es la receta, no me aportan nada algunos blogs con una fotografía alucinante y luego la receta flaquea por muchos sitios. Puedes quedarte extasiada ante las fotos pero generalmente no ante la receta, así que dejan de interesarme.
    Lo que no me gusta nada es manteca de maní, lo siento pero no le encuentro la gracia por ningún lado...pero todo es cuestión de costumbres, está claro. De todas formas la receta está super bien explicada, como siempre.
    Hablando de otra cosa, yo no me decido a sacar mi imagen, es algo que siempre me planteo pero acabo por dejarlo como está... como dice mi hijo, mejor el misterio,jajaja.
    Un beso guapísima, y ahora lo digo con base!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Nuria. ¡Qué alegría tenerte por aquí! :)
      Es verdad que muchos blogs se van en fotografías, pero las recetas flaquean en explicaciones y detalles. Es cierto que , tal vez, no todo mundo tiene el don de ser didáctico a la hora de explicar cómo preparar algo, pero creo que en los blogs de cocina – más aún si apuntan a todo mundo, experimentado o no, como es el caso de este espacio – se hace indispensable ocuparse de todo: que la receta se vea linda porque primero entra por los ojos, pero que luego, a la hora de prepararla o, al menos, de ver de qué viene la cosa podamos entenderla bien y no vayan quedan docabos sueltos por aquí y por allá.
      Respecto dela manteca/mantequilla de maní/cacahuate estamos de acuerdo, de modo que no hay más nada que decir Jajaja :D
      Y, sobre la foto del perfil del blog, el día que quieras salir del anonimato será cuando tu corazón te lo diga; sin presiones. Yo, por ejemplo, soy así: un día me levanto con la decisión tomada y agárrese todo mundo porque no hay quien me pare. Y el misterio es bonito también, claro está ;)
      Te mando un beso enorme y muchas gracias por tus elogios. Cuidate mucho.

      Eliminar
  10. Creo que lo voy a probar. Ya te dije que tú nuevo blog me gusta . Éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, Pablo, que te guste el nuevo diseño del blog :)
      En cuanto a la manteca de maní, si te gusta y la consumís normalmente, lo mejor es prepararla en casa (ya ves que es tarea muy sencilla) para evitar consumir un montón de químicos innecesarios.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Me gusta tu nuevo look, felicidades! Se ve muy moderno, tambien me gustaba el anterior, sobre todo la forma en que adornabas tus recetas, siempre fue un deleite ver tu trabajo, pero seguira siendo un deleite verlo. Sobre todo porque tienes recetas llenas de calidad en las que uno sabe que puede confiar.
    No se si alguna vez te lo comente pero soy fan de Snoopy, me gustaba tambien tu foto de perfil pero me gusta mucho mas que nos compartas tu foto.
    En cuanto a la crema de cacahuate, me fascina ponerlo en sandwiches con mermelada, soy una golosa perdida! Sobre todo si es casera. Pero ahora debo ser ultra cuidadosa de no contaminar nada con los cacahuates, porque recien nos enteramos que mi hija es alergica a el. Ahora tengo que vigilar todo lo que compro y preparo, ni hablar!
    Bs y de nuevo felicidades por el nuevo look!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, querida, muchas gracias por tus lindas palabras y elogios. Me alegra mucho que te guste el nuevo diseño del blog y que sientas que podés confiar en mis recetas. Es un gran halago que me hace muy feliz :)
      Yo también soy fan de Snoopy y, por eso, la imagen de mi perfil era el Snoopy cocinero/chef. Adoro a Snoopy y toda la pandilla de "Peanuts" porque me divierten como niña :D
      El problema con el maní/cacahuate, como con otros ciertos productos, es que pueden ser altamente alérgicos y que no hay media tintas en el asunto. Lo bueno de esta receta es que podés utilizarla como base para preparar manteca/mantequilla de almendras, avellanas, nueces Pecan/pecanas... si es que no producen alergias en tu familia, sustituyendo así a la de maní/cacahuate porque se pueden utilizar de igual manera en recetas y preparaciones.
      Te mando un beso enorme y muchas gracias, de nuevo, por tus lindas palabras.

      Eliminar
  12. Hola guapísima !!!
    Ya te dije que me gustaba ese drástico cambio que le has dado al blog, lo has despejado tanto que el primer día dudé y volví a entrar jajaja, pero si, te ha quedado muy bien. Gracias por el tour completo, aunque me paseé a gusto la vez anterior y curioseé por todos los rincones, y me hizo gracia ver tu foto, aunque fuese tomada desde la lejanía.
    Después de tantos años por este mundillo bloguero no soy capaz de sacar la mía, igual me reconocen y me piden autógrafos nada más salir de casa jajaja es broma por supuesto, es que me sigue dando vergüenza.
    Eso si, las fotos de la receta y los ingredientes, siguen llevando el sello peculiar de Silvina, en eso no has cambiado nada :)
    Si te digo la verdad, hace mucho tiempo que no la compro, mi hijo mediano es un enamorado de ella, yo no le hago ascos, pero tampoco la busco y cuando llega el verarno ni se me ocurre comerla porque me da calor.
    Eso si, como la casera ninguna, que menudas porquerías le meten, sobre todo el aceite de palma contra el que tengo una batalla particular.
    Me ha encantado, mi niña.
    Besotes y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, es verdad que en materia de cambios, tal vez (sólo tal vez), en ocasiones, soy un poquito drástica. Jajajaj :D Sin embargo, en cuanto vi la nueva plantilla me enamoré de este formato, decidiéndome a renovar la cocina casi de inmediato. Claro que como la cocinera y fotógrafa sigue siendo la misma, las fotografías tienen este estilo y no cambiarán porque así soy yo... En ocasiones, quedo feliz de la vida y muy satisfecha con mi trabajo; mientras que en otras, no tanto.
      En cuanto a la receta, estamos totalmente de acuerdo en que la versión casera es, en comparación con todas las porquerías que contienen las industriales, muy saludable. También coincidimos en estar totalmente en contra del aceite de palma y, agregaría, un listado de unas cuantas otras sustancias químicas que nada bien nos hacen a la salud mientras llenan los bolsillos de la industria alimentaria, permitiendo estirar la producción, rebajando sus costos ...
      Besos grandes para vos.

      Eliminar
  13. Hola Silvina. Creo que te comenté en su momento que me gustaba mucho el cambio producido en tu blog y sigo con el mismo pensamiento jj.
    Como debes suponer he leído de cabo a rabo toda la entrada. Tengo por costumbre hacerlo en todos los blog,s que visito ya que creo que quien publica merece ser objeto de atención y más cuando trata, como es en este caso, de explicar y por cierto, estupendamente, los cambios introducidos y la forma de buscar lo que se desee. Lo has explicado perfectamente.
    Y también lo has hecho con los antecedentes de la manteca de cacahuete jj.
    No la he probado así que no puedo decir si me gustaría o diría como tú cuando la probaste por primera vez jj. Ahora bien, habiendo sido hecha en esta ocasión por ti, puedo asegurarte que daría buena cuenta y que estoy seguro la disfrutaría.
    Que tengas una estupenda semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, te agradezco mucho que te tomaras el tiempo para leer toda la entrada. Como vos, creo que si visitamos un blog amigo debemos dedicarle nuestro tiempo por respeto al trabajo que se ha tomado al preparar la publicación. En este caso, he intentado explicar con pelos y señas cada sección del blog porque muchas de ellas han quedado ocultas para poner orden y dejar la portada o página principal mucho más despejada. Como bien sabemos, no todo mundo conoce en profundidad el modo de recorrer los vericuetos de las distintas páginas; por ello, he tratado de mostrar, en formato de tour explicativo, las secciones que continúa teniendo mi cocina :)
      En cuanto a la receta, no sé si te gustaría o no esta manteca/mantequilla, pero lo que puedo asegurarte es que la versión casera que, ya ves, no es nada complicada de preparar es la ideal por su sencillez, pero también por lo sana que resulta.
      Un abrazo y te deseo muy buena semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores