Scones de triple chocolate sin gluten

Algunas semanas atrás, me reuní con mis amigas a tomar el té en la casa de una de ellas; como soy la cocinera del grupo siempre preparo algo para la ocasión, porque no me gusta llegar con las manos vacías. Además, mis amigas son golosas y me encanta consentirlas con alguna sorpresa. En esa oportunidad, mi amiga Eija me desafió a que la receta fuera libre de gluten porque, aunque no es celíaca, lo ha excluido de su dieta, sintiéndose más liviana y en mejor estado. "A mi juego me llamaron", pensé, porque si hay algo que me gusta es inventar recetas. De inmediato, me puse a ello y sobre la base de unos scones tradicionales que suelo preparar, empecé a jugar con mi arsenal de harinas y féculas libres de gluten (como corresponde al caso, tengo para todos los gustos y colores, desde las más tradicionales a las menos famosas e, incluso, alguna que otra figurita difícil, porque me encantan y no puedo resistirme a probarlas en distintos intentos, a veces con grandes éxitos - como estos scones - y otras con fracasos de los cuales aprendo). Después de realizar algún que otro ajuste por aquí y por allá, logré presentarles unos Scones de triple chocolate, absolutamente pecaminosos ¡y libres de gluten!




Como sé que a muchos de ustedes el gluten los afecta de un modo u otro - sea por una marcada intolerancia, por celiaquía o por una decisión de sentirse mejor, como la de mi amiga - creo que esta receta dulce los tentará desde el vamos. También es una manera de utilizar otras harinas que, tal vez, tienen en casa o que han visto en mercados y comercios dedicados a la venta de productos para dietas especiales, y que no tienen ni idea de cómo o en qué utilizarlas.



Mi propuesta necesita algunos ingredientes más que de costumbre (en esta ocasión, no puedo decir que con 3 o 4 cositas podemos obtener un plato magnífico), pero les aseguro que el poco trabajo que requiere valdrá la pena en cuanto se lleven un trocito de estos scones a la boca ;)

Comenzamos con la receta... Tenemos que preparar dos ingredientes con mucho cuidado antes de ponernos manos a la masa para que el resultado final sea perfecto con todas las letras. Primero, cortamos en cubos pequeños unas 6 cucharadas de manteca/mantequilla, los colocamos en un recipiente apto para frío, que tapamos con papel film, y los llevamos al freezer por unos 30 minutos para que queden lo más fríos posible.

Segundo, en un recipiente mezclamos 3/4 taza de leche con 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido y los dejamos actuar por unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, revolvemos ligeramente y obtenemos un buttermilk casero perfecto. Si conseguimos buttermilk/suero de mantequilla en el mercado, este paso lo vamos a omitir.

Además, encendemos el horno para que se precaliente a unos 200° C y cubrimos con papel manteca/para horno/encerado una placa (como las que utilizamos para hornear galletas; es decir, con los bordes bajos). ¡Ahora sí! Ya está todo listo para ponernos a cocinar ;)

En el procesador de alimentos/robot de cocina/minipimer disponemos 1 taza de harina de trigo sarraceno/alforfón (yo utilicé integral) junto con 1/2 taza de almidón de maíz, 1/2 taza de almendras molidas, 1/2 taza de azúcar integral/mascabo, pizca de sal, 1/2 cucharada de goma xántica/xantana, 1/3 de taza de cacao amargo en polvo, 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio, 2 y 1/2 cucharadas de polvo para hornear y 1 cucharadita de cardamomo recién molido. Procesamos hasta lograr una mezcla homogénea.



Entonces, añadimos la manteca en trozos recién sacada del freezer. Pulsamos la procesadora de alimentos unas 7 u 8 veces, hasta incorporar y formar un arenado o granulado más o menos fino. Reservamos.



Aparte, en un bol mezclamos el buttermilk casero (mezcla de leche con jugo de limón que dejamos en reposo) con 1 huevo (ecológico/pastoril/de gallinas felices) batido. Luego, añadimos de a poco los ingredientes secos que habíamos reservado, ayudándonos con una espátula de cocina/miserable. Agregamos, entonces, 1/2 taza de chips de chocolate y 1/2 taza de arándanos rojos. Suavemente, amasamos para unir la mezcla de ingredientes, pero tocando la masa lo menos posible. Probablemente, la acción más acertada para explicar la forma de amasado de los scones sea unir o integrar los ingredientes, evitando, justamente, amasar en exceso.



En ese momento, colocamos el bollo o amasijo obtenido (más o menos parejo) sobre el papel manteca/encerado con el que cubrimos la fuente para horno y, allí mismo, terminamos de darle forma redondeada con las manos, sin amasar mucho. Con un cuchillo de oficio (que no tenga el filo dentado), marcamos la masa en 8 porciones, sin separarlas. Horneamos unos 25-30 minutos o hasta que se haga una costra suave, delgada y seca por fuera, ligeramente dorada.

Sacamos del horno, dejamos enfriar en rejilla y, cuando esto ocurra, bañamos con hilos de chocolate blanco derretido



Con una rica taza de tufavorito o un perfumado café, son la perdición absoluta. Sin embargo, al mismo tiempo, y aunque cuentan con un corazón lleno de sorpresas (jugosos arándanos rojos que el calor humectó y chispas de chocolate derretidas que aportan una textura cremosa a la masa), son bastante livianos.


Algunas observaciones y recomendaciones finales: El buttermilk o suero de mantequilla casero de la receta puede reemplazarse por el auténtico si disponen de él o pueden conseguirlo con facilidad. Sin embargo, en caso que deseen convertir esta receta en una opción vegana, pueden sustituirlo por leche de almendras o de avena. En cualquier caso, no será necesario que le agreguen el jugo de limón (ya les diré en qué momento incorporarlo y por qué debemos hacerlo).

En plan de convertir la receta en vegana, también pueden sustituir el huevo por semillas de chía o de lino, activadas con agua potable. Recuerden que deben mezclar 1 cucharada de semillas de chía con 3 cucharadas de agua, dejando que actúen por unos 5 minutos. Entretanto, si emplean semillas de lino pueden molerlas (no es indispensable) y mezclarlas con 3 cucharadas de agua potable.

Las almendras molidas de la receta pueden reemplazarse por harina de almendras. La verdad es que nunca tengo harina de frutos secos en casa porque suelen tener dos problemas básicos: se ponen rancias con facilidad por oxidación y se convierten en alimento preferido de ciertos gusanitos de la comida. Como ambos escenarios no me resultan nada divertidos, prefiero tener a mano mis frutos secos y molerlos hasta obtener la harina que desee en el momento en que la voy a utilizar. En este sentido, si lo prefieren pueden emplear nueces, avellanas, castañas de cajú/anacardos, nueces Pecan/pecanas... molidas.

La receta está expresada en tazas porque es la manera más cómoda que encuentro cuando me pongo a inventar recetas. Las tazas en cuestión son las correspondientes a la medida 1 taza=250 cc./ml. En cuanto a las cucharas, 1/2 cucharas y cucharaditas son las medidas universales de medición de cucharas dosificadoras o medidoras que se encuentran disponibles en el mercado.

La utilización de goma xántica/xantana en la preparación obedece a la intención de ayudar a mantener la masa unida, sin que se desmorone al menor contacto, por ausencia de gluten en las harinas utilizadas. En general, al cocinar libre de gluten, se reemplaza esta proteína de los granos con mayor cantidad de huevos en la receta o con este producto; como no deseaba añadir muchos huevos a la preparación que ya tenía cacao, manteca/mantequilla, leche y chocolates, preferí incorporar este producto que se consigue en dietéticas o comercios dedicados a la venta de ingredientes para repostería o para dietas especiales.

Si bien pueden reemplazar el cardamomo recién molido por el que ya viene en polvo, no se los recomiendo porque el perfume y sabor, al estar molido con anticipación, se pierden mucho en el camino, logrando desdibujarse bastante. Es más, en ese caso y aunque no es lo mismo, les recomiendo que lo reemplacen por ralladura de naranja, limón, lima o mandarina.

Les dije que si utilizábamos leche vegetal para preparar la receta, el jugo de limón deberíamos emplearlo igual, pero sin mezclarlo en ella. Pues bien, lo incorporaremos junto con la leche y el huevo batido, continuando con la preparación como les he indicado antes. Si se preguntan por qué es necesario y en qué puede cambiar una cucharada de jugo de limón esta receta, les respondo que cumple la función, ni más ni menos, de activar el bicarbonato de sodio que necesita un medio ácido para ponerse a trabajar; de este modo, lograremos scones levados y esponjosos.

Los arándanos rojos de la receta pueden sustituirlos por arándanos azules, frambuesas, peras o frutillas deshidratados, nueces, almendras o avellanas en tropezones...

La harina de trigo sarraceno/alforfón pueden reemplazarla por harina de arroz (integral o blanca), fécula de mandioca/yuca, harina de amaranto, sorgo, quinua/quinoa... En cada caso, tal vez, la receta requiera de algunos pequeños ajustes por las diversas densidades y formas de actuar de estas harinas.

Por último, si lo prefieren, en lugar de decorar los scones con chocolate blanco derretido pueden utilizar chocolate con leche o bañarlos con glaseado de limón, naranja o mandarina.



¡Uff! Con tantas recomendaciones y reemplazos espero no haberlos agotado :)

Anímense a preparar estos Scones de triple chocolate sin gluten porque son muy sabrosos y sirven de mil maravillas para convidar, regalar o consentirnos sin complicarnos demasiado. Además, nos dan la oportunidad de utilizar otras harinas menos tradicionales que muchas veces no conocemos, miramos con desconfianza o curiosidad si nos las topamos, o tenemos guardadas en la despensa sin saber qué hacer con ellas. 

¿Han probado o utilizan estas harinas y féculas? ¿Les gusta la pastelería libre de gluten? ¿Qué les ha parecido mi propuesta?

Les deseo una hermosa semana. Disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina. ¡Hasta la próxima!

Textos y fotografías: ©Silvina-Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Ann's Scrap Heaven/Designs by Connie Prince/Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Son tan pecaminosos como ricos, me acaban de abrir un apetito dulce enorme, que llamativos y espléndidos. Tus amigas quedarían encantadas, como me gustan estas reuniones informales para charlar y degustar estas dulcerias tan buenas. Son momentos únicos que nos hacen la vida más agradable, por eso hay que disfrutarlos, si es con un triple de chocolate, tanto mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me hace muy feliz que te guste mi receta :)
      Como bien decís, el tiempo de charla y reunión con las amigas es magnífico, y si completamos la buena compañía, la risa y la charla profunda con alguna cosita rica, ¡mucho mejor! ;)
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola guapísima !!!
    Veo que la moda de free gluten va más allá de las fronteras. Aquí también hay quien sin tener intolerancia ha decidido desterrarlo de su dieta. No es mi caso, pero cada uno decido con lo que se siente más a gusto ¿verdad?
    Lo que si es cierto, es que con un poco de imaginación y maestría, se consiguen recetas maravillosas, donde no se echan de menos algunos ingredientese y alcanzas el éxito seguro.
    Nada más ver tus scones, me ha dado la tentación de saltar sobre una tableta de chocolate para calmar esa envidia verde jaja Qué ricos te quedaron mi querida Silvina, el complemento perfecto para una merendola entre amigas.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, las modas de cualquier tipo, desde la globalización, cruzan el mundo entero en cuestión de segundos :D Por aquí, además de las personas que sufren de celiaquía y aquellas que tienen una marcada intolerancia al gluten (sin llegar a ser celíacos) abundan quienes excluyen lo más que pueden esta proteína de sus dietas, sintiéndose más livianos y más saludables (o, al menos, eso es lo que manifiestan).
      Me alegra mucho que mi propuesta te resulte tentadora. En verdad, más allá de la ausencia del gluten que, por cierto, en esta receta tan plena de sabores no se lo extraña en lo más mínimo, es una estupenda excusa para conocer, degustar y aprender a utilizar algunas otras harinas que conseguimos con cierta facilidad y nos permiten aportar nuevos sabores y nutrientes a nuestra dieta. Ahora bien, si todo eso lo logramos en compañía de amigas la vida es más bonita todavía, ¿cierto? ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  3. Ohhh!!! Que rico!!!... tengo un cuaderno donde voy apuntando todas las recetas que me llaman la atención y son sin gluten, esta ahora mismo la copio. Yo como te dije estoy comiendo sin gluten, me voy familiarizando con este tipo de harinas, utilizo, el de arroz, trigo sarraceno, maíz,almidón de mandioca, de maíz ( miro sobre todo que no tenga procedencia transgénica)... como tu dices es experimentar, la goma xantana tengo pendiente de comprar, se que se utiliza mucho para elaborar pan sin gluten.Muchas gracias por compartir esta receta tiene unas pintas fabulosas ¡Me encanta! El chocolate es mi debilidad. ;) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karmen, me hace muy feliz que mi receta te guste y te resulte de utilidad :) Cuando la estaba trabajando, antes de publicarla, te recordaba porque me habías contado que ahora consumís libre de gluten para acompañar a uno de tus hijos a quien le han diagnosticado intolerancia. De modo que saber que la receta puede servirte y que, además, te parece tentadora me alegra muchísimo.
      Ya verás que cada día te vas poniendo más hábil en el uso de las harinas que, tal vez, antes veías pero no consumías.
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  4. Hola preciosa, me encantaría tener tu soltura con tantas harinas e ingredientes diferentes pero soy bastante básica. Ya conoces mi cocina y además en cuestión de postres soy más básica todavía... De momento me conformo con ir descubriendo nuevos alimentos como la cebada, mijo etc, con los que me voy haciendo poco a poco, algunos me están gustando más que otros...
    Tus scones tienen una pinta divina, niña, tus amigas estarán encantadas contigo (yo te pongo un monumento si me vienes a casa con esta maravilla) y yo me conformo con ver lo que haces y aprender siempre de ti.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, no creo que nunca hayas sido “básica” en la cocina, mujer; pero, en todo caso, ya estás dejando de ser lo al estar incluyendo en tu menú la cebada, el mijo y otros productos que antes no utilizabas. Estoy segura que, en poco tiempo más, cuando su uso no te resulte más una novedad y le hayas tomado el tiempo a todo ello, irás queriendo meter mano en cosas nuevas ;)
      Me alegra que te guste mi receta :) En efecto, a mis amigas les encantó (tanto que, el otro día cuando publiqué la receta la recordaron y pidieron repetirla la próxima reunión).
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  5. A mi tambien me gusta ir probando distintas harinas , te quedaron riquisimos me gustan besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi receta :)
      Ya ves cuán divertido es probar con nuevos productos ;)
      Un beso.

      Eliminar
  6. Que delicia de scones!! Se ven deliciosos! Tambien estoy empezando a probar de otros tipos de harina, porque quiero probar otras opciones mas sanas, me llevo tu receta!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Es divertido probar con nuevos ingredientes. En el caso de las harinas y las masas, es cuestión de tomarles el punto; pero, cuando lo logramos es interesante las nuevas texturas, aromas y beneficios nutricionales que podemos obtener con la variedad ;)
      Besos para vos.

      Eliminar
  7. Querida Silvina, cómo me gustaría haber sido una de las afortunadas amigas, que disfrutaron de ese rico té de las cinco, con estos scones de triple chocolate, se ven tan apetitosos, que ganas dan de traspasar la pantalla y comerse un trocito.
    Yo me muevo en un círculo donde no soy la única que cocina, además de hacer repostería para las ocasiones especiales, pero mi tiempo apremia con la cantidad de obligaciones ineludibles de la vida, y me limito a repostear con lo que se a ciencia cierta que no voy a fallar, aquí tenemos la Semana Santa a la vuelta de la esquina, y llega cargada de dulces tradicionales, de los que ya hemos dado buena cuenta en una semana de degustación previa, jejeje...
    Seguro que tu pastel volaría literalmente en una reunión con mis hermanas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso.

      Eliminar
  8. Silvina hay que hacerte la ola. Da gracias a que nos separan miles de kilómetros que si no me tenías en tu casa para disfrutar de estos maravillosos scones de triple chocolate que me han hecho babear de puro gusto ¡que tus amigas te sigan retando si salen recetas tan maravillosas como esta!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, si es por maravillas dulces, yo tampoco dejaría pasar la oportunidad de visitarte seguido, si viviéramos cerca, porque tu cocina siempre propone recetas súper sabrosas ;)
      En efecto, mis amigas son bastante pedigüeñas y ya me han hecho un nuevo reto para la próxima reunión, de modo que vengo trabajando en recetas nuevas para complacerlas :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  9. Hola Silvina, qué tal estás? Ya vero que "re-bien" como sé que decís por allá, jajaja!! En buena compañía, con buena conversación y con un rico dulce como este por delante... cómo para no estarlo!!!
    Me encanta tu receta. Yo he comprado varias harinas sin gluten, esta misma semana, porque quero empezar a experimentar con ellas... una amiga me pasó varias recetas de masas para probar y estoy deseando hacerlo. También me parece genial tu idea de convertir un pastel que originarimente siempre es con gluten, algo mucho más saludable, aunque tengo que reconocer que casi igual de pecaminoso... jajaja!!
    Qué buena idea la vuestra, la de juntaros un grupito de amigas a compartir y merendar... yo hace siglos que no lo hago y lo echo mucho de menos.
    Te mando un fuerte abrazo y te deseo un lindo fin de...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      En efecto, la reunión con amigas, con una mesa de té o café de por medio, para ponernos al día de nuestras cosas, reírnos, contarnos penas y alegrías, “arreglar el mundo” (como se suele decir), disfrutando de la gente que queremos y nos hace bien, siempre es un buen plan; más aún si hay algo rico para comer ;)
      Probar otras harinas, preparar nuevas recetas, redefinir aquellas que ya conocemos, adaptándolas a distintos productos y elaborar nuevas preparaciones son parte de la magia de hacer magia en la cocina, ¿no te parece? :D
      Un beso grande y estupenda semana para vos.

      Eliminar
  10. Hola guapa!!
    Cómo me suena eso de ser la cocinera del grupo y preparar algo para la ocasión ;) A mí me encanta también hacerlo y siempre, o casi siempre, algo dulce ^^
    Tus amigas se debieron de quedar encantadas con estos dulces. Buena compañía, buena conversación y comida rica..Qué más se puede pedir? =)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kim! Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Como bien decís, la buena compañía, conversación y algo rico dulce para acompañar son un plan perfecto de reunión de amigas, sin nada más por pedir ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, aquellos cuya autoría permanezca anónima o se conduzcan de manera poco educada no serán publicados porque mi cocina se reserva el derecho de admisión y permanencia.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores