Cookies de avena, coco y chocolate blanco

Hola 😊 ¡Qué alegría encontrarnos nuevamente! ¡Cómo los he extrañado! ¿Me permiten pasar a sus cocinas? Es que traigo algo rico para convidarles, mientras les cuento por qué hace unas cuantas semanas que no paso tiempo por aquí 😉

Verán, he estado bastante ocupada con trabajo (agradecida por eso); pero, aun así, habría podido publicar receta de no ser por mis vértebras cervicales. Sí, como ya se ha hecho costumbre en mi vida, las benditas cervicales me han dejado fuera de combate nuevamente 😞 Ni con masajes y calor me han dado respiro, y de tanto analgésico y relajante muscular el estómago ha dicho ¡basta! Por eso, la notebook/ordenador/PC estaba prohibida totalmente. Si me siguen en Instagram o en Facebook habrán visto que, como no puedo con mi genio, continué publicando algunas recetas "al paso", como las suelo llamar, porque comer en mi casa se come igual (con mis cervicales al 100% o en estado lamentable) y de esa manera, al menos, sentía que me mantenía en contacto con muchos de ustedes 😉 ¿Que si ya me he recuperado? No del todo; por eso, debo ir despacio para no terminar con mareos de los que descomponen. Pero, ya no puedo más y aquí me tienen con bandeja de cookies en la mano. ¿Les apetece una receta de galletas facilísimas, que resultan o resultan, y que hasta pueden preparar con los niños? 👦👧


Pues bien, esta es una receta sencilla como pocas, que podemos realizar con los más pequeños de la casa, aprovechando que tanto les gusta meter mano en la cocina (y que nos permite ir acercándolos a un mundo en el que - gracias a galletas sencillas o budines/bizcochos simples, de abuelas y madres - nosotros mismos también fuimos seducidos durante nuestra infancia). Además, acepta que la adaptemos con cierta facilidad, convirtiéndola en una preparación libre de gluten. ¡A buscar los ingredientes que vengo con más ganas de cocinar que de costumbre!


En un bol, disponemos 200 gramos de harina de avena junto con 100 gramos de coco rallado, 100 gramos de harina de almendras, 135-140 gramos de azúcar integral/mascabo y 1 cucharadita de polvo para hornear.


Mezclamos bien y añadimos 3 huevos batidos ligeramente, 90 gramos de aceite de coco derretido y 100 gramos de chips de chocolate blanco.

Entonces, ayudándonos con un cornet/espátula de pastelería, integramos bien, formando una mezcla homogénea. No debemos preocuparnos por obtener un bollo de masa bien definido porque la mezcla es muy húmeda; en su lugar, debemos asegurarnos de lograr tomar porciones de la masa que, ante la presión de nuestras manos, se mantengan unidas y sin perder la forma. Para ello, si así lo requiere porque la masa se nos pega demasiado en las manos, agregamos (de a una cucharada por vez) fécula de maíz.


Cuando podamos formar bolitas de masa sin que pierdan la forma, pero manteniendo su humedad, tomamos porciones de mezcla con una cuchara y las moldeamos con las manos (Consejo: si humedecemos ligeramente nuestras manos, la tarea se facilita).

Ubicamos las bolitas de masa sobre placa para horno, cubierta con papel manteca/para cocinar, no muy separadas entre sí porque no crecerán mucho. Entonces, con una cuchara las aplastamos un poquito y, si así lo deseamos, les realizamos unas hendiduras, apoyando y ejerciendo ligera presión sobre la cubierta, con un tenedor.

Horneamos las cookies en horno precalentado a 180°C por 20 minutos o hasta que se doren ligeramente.


Después, es cuestión de preparar una rica merienda o desayuno para disfrutar de las mieles de nuestro trabajo (bien sencillo, por cierto) porque obtendremos unas cookies muy gustosas, de masa húmeda, perfectas para los amantes del coco y del chocolate blanco, de aspecto poco pretencioso pero que es probar una y no querer dejar de comer (y se los dice una no fanática del coco que preparó estas galletas a pedido de su familia que reclamaba algo con este ingrediente y chocolate).


Algunas observaciones y recomendaciones finales: Como ya les he comentado otras veces, no es necesario disponer en casa de harinas de avena y almendras para preparar esta receta; las hojuelas de avena y las almendras enteras bien molidas se convierten en harinas siempre listas para su utilización, en cuestión de minutos. De ese modo, no correrán riesgos de que se echen a perder, si las utilizan de tanto en tanto, y pueden preparar sólo la cantidad que necesitarán para la receta en cuestión 😉

Si así lo desean, pueden reemplazar los chips de chocolate blanco por chips de chocolate negro, trocitos de chocolate (blanco, con leche, semi amargo...), pasas de uva/uvas pasas, arándanos rojos, bayas Goji/de Goji...

En caso de no disponer de fécula de maíz en casa, pueden sustituirla por harina leudante/de repostería con polvo para hornear o por fécula de mandioca/yuca.

Un detalle de esta preparación que puede hacer la diferencia entre unas cookies exquisitas y unas más del montón es el tipo de coco rallado que utilicen. Es importante emplear uno de calidad, orgánico/de origen sustentable, con perfume natural (sin esencias artificiales) y sin procesos de blanqueado.


Para convertir esta receta en una versión libre de gluten, pueden adquirir harina de avena sin gluten o pueden reemplazarla por harina de arroz (recomiendo la integral) o por una mezcla de harina de quinua y de trigo sarraceno.

Si no cuentan en sus despenas con aceite de coco, pueden sustituirlo por aceite neutro, aunque el sabor que el aceite de coco aporta a estas galletas es único.

Como en especial la harina de avena y, en menor medida, el coco rallado son algo astringentes, incorporamos a la preparación harina de almendras y huevos  (que, además, ayudan a mantener unida la masa) para darle humedad a las cookies.


Si así lo desean, pueden añadir a la preparación extracto o semillas de vainilla, ralladura de limón, naranja o cítricos para aportar perfume y sabor (aunque, en mi caso, preferí que el coco y el chocolate fueran los reyes absolutos).

Es importante no hornear demasiado las galletas porque, si se doran de más, tienden a ponerse amargas.

Si logran esconderlas, estas cookies se conservan muy bien, húmedas y tentadoras, durante días, guardadas en recipiente hermético.


Espero que les guste mi receta. Es perfecta para entretener a todo mundo una tarde de lluvia, para acompañar el cafecito, el té con amigas, la merienda después del colegio o el desayuno que nos permite arrancar el día con mucha energía y alegría 😊 Se hacen en un ratito nada más y les gustarán hasta a los no fanáticos del coco (doy fe de ello).

Nos vemos la semana que viene. Mientras tanto, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina. ¡Hasta la próxima! 😘

Textos y fotografías ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap ©BekahDesigns/Designs by Connie Prince/Anita Designs/B2N2 Scraps/Bella Gypsy Designs

Comentarios

  1. ¡Lo que te he echado de menos! Además estaba muy agobiada porque pensaba que seguías publicando y no me saltaban las actualizaciones. Como veía que publicabas en Instagram pero no en el blog creía que era cosa mía ja ja ja

    Pero lo importante es que te recuperes bien, que las cervicales son muy jodidas, y no vaya a más por querer estar en el ordenador.

    Las cookies son una delicia ¡con un plato de estas galletas tienes las puertas de mi cocina abierta y sin ellas también!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo también echaba de menos este ratito de charla de cocina a cocina, mi querida Cuca! Y, aunque sabía de tus recetas y de cómo va creciendo la niña a pasos agigantados, sentía que era como mirar a través de la cortina de la ventana porque no podía interactuar mucho… Por eso, es una gran alegría estar aquí de nuevo y recibirte con una bandeja de estas cookies ;)
      ¡Un montón de besos!

      Eliminar
  2. Me alegro que ya te encuentres mejor de tus cervicales, conozco el tema también y se lo diabólicas que pueden llegar a ser. Entiendo, igual que tú, que la vida no puede pararse y tenemos que buscar los recursos necesarios para continuar, aunque sea poco a poco. Me encantan las galletas y bizcochos de avena, creo que has acertado con la receta, pues son sencillas de hacer, admiten ayuda y quedan buenísimas. Espero que te animen y te den fuerza para superar este bache.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola, por tus buenos deseos. Por fortuna, las cervicales me están dejando hacer mi vida - digamos - bastante normal en cuanto a ritmo y actividades, aunque debo seguir cuidándome; pero, cada vez con menos molestias de las que imposibilitan.
      Me alegra mucho que te guste mi receta. Son unas cookies que gustan mucho y resultan bien sencillas, como para que no existan excusas para no prepararlas.
      Un beso grande y muy buena semana para vos.

      Eliminar
  3. Tu vuelta bien.
    Estupendo dulce.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa espero que estes mejor cuidate, unas galletas riquisima me gusta besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus buenos deseos. Por fortuna, las cervicales se han estado mejorando y esto me permite ir retomando las actividades casi al ritmo normal.
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Besos.

      Eliminar
  5. Mmmm! Casi las puedo oler de lo ricas que se ven tus galletas!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Diana! Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar
  6. Ay ay ay! Sè lo espantoso que se siente una cuando se "piran" las cervicales. Me pasa alguna vez en el año y no se lo deseo a nadie.
    Por suerte estás mejor y un día se termina y no puedes creer que hayas pasado por eso.
    Excelente, fácil y rápida receta. La haré pero con la opción que diste para reemplazar las harinas y el aceite.
    Abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu, te agradezco tus buenos deseos. En efecto, sufrir de las cervicales es una dolencia muy poco "simpática". Afortunadamente, ya estoy recuperándome como para retomar, lo mejor posible, mis actividades.
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Abrazo y que estés muy bien.

      Eliminar
  7. Silvina espero que ya te encuentre perfecta, por experiencia propia sé de lo que hablas, yo misma padezco cervicales, que en consecuencia me acarrean de propina, unos dolores terribles de cabeza, y me deja fuera de combate.
    Pero aquí estamos al pie del cañón manteniendo nuestra cocina al día, y gracias a ello otros disfrutan de cosas tan ricas como tus cookies, que aunque tú nos digas que no son nada del otro mundo en cuanto su aspecto, a mi me parecen que son perfectas, y más si llevan coco y chocolate, mis dos grandes pasiones dulces.
    Besos, y disfruta de un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, te agradezco mucho tus buenos deseos. En efecto, a mí también, como consecuencia de mi dolencia, además de mareos que me descomponen, los dolores de cabeza me dejan fuera de combate. Por fortuna, ya estoy mejorando y puedo disfrutar de las pequeñas cosas del día a día sin molestias tan fuertes.
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :) Si te gustan el coco y el chocolate, estas cookies están hechas a tu medida ;)
      Besos y ¡estupenda semana!

      Eliminar
  8. Qué delicia volver a verte publicar, y con esta riquísima receta, mmmm, a estas horas que te visito, me ha entrado un hambre que no veas al ver estas cookies tan apetecibles, y además con tan exquisito gusto presentadas, qué maravilla de mesa! No las he preparado nunca así, tomo nota!
    Espero que vayas recuperándote bien, estaré muy pendiente de todo lo que nos vayas cocinando!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Silvina qué alegría saber de ti... aunque ya nos habíamos comunicado. Vuelves con unas galletas estupendas, fáciles, como a mi gusta que sea la repostería y bien ricas para compartir, con unos mates... Sí, no sé se te lo he contado alguna vez pero mi marido me ha enganchado al mete... lo tomamos cada mañana y alguna tarde también... jajaja...!! (soy una adicta... jajjaja!! me encanta con cascarita de naranja y menta...) Con estas galletitas pasaríamos un rato estupendo, chaelando, las dos... Te mando un beso guapa y siguen con tu recuperación.

    ResponderEliminar
  10. Hola Silvina. Cierto es que se te echaba en falta y ahora al leerte entiendo los motivos que en tu caso no se puede decir hayan sido voluntarios. Espero que tus cervicales ya se encuentren totalmente recuperadas y si no es así que al menos no te molesten demasiado. mi deseo es que te recuperes lo más pronto posible.
    Y ya veo que con molestias o sin ellas tu amor por la cocina es mucho más fuerte que esos impedimentos y tu fuerza de voluntad hace que nos dejes unos deliciosos cookies hechos con unos ingredientes que sin duda les aportan un delicioso y exquisito sabor.
    Leo tus recomendaciones y observo que lo que no puede faltar en su preparación es el aceite de coco. Como no lo he usado ignoro si por aquí se encontrará, seguro que sí. Lo miraré.
    Pero de lo que estoy totalmente seguro es que estas galletas deben estar fabulosas. Ideales para tomar con un café o con esa bebida que no he probado, el mate jj.
    Un abrazo y que te mejores muy pronto.

    ResponderEliminar
  11. Hola Silvina, muchas gracias por las palabras que has dejado contestando a mi comentario en Google+.
    Un abrazo desde este lado del charco jj

    ResponderEliminar
  12. Me suele ocurrir lo mismo Silvina!! Llevo unos dos meses fuera de la blogosfera entre estudio y trabajo y ya echaba de menos esto, vuestras recetas y comentarios. Espero que vayas más tranquila, hacen falta momentos de calma entre tanta tempestad!
    Estas galletas se salen, qué buenísima pinta, además de que son súper chocolatudas, como te pasas!! Por cierto, me encanta el nuevo estilo del blog, se ve muy moderno, chulísimo!!
    Un besito y a disfrutar de la vida guapa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, aquellos cuya autoría permanezca anónima o se conduzcan de manera poco educada no serán publicados porque mi cocina se reserva "el derecho de admisión y permanencia".
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores