Receta de Navidad. Almendras caramelizadas al cardamomo

Seguimos con las recetas propias de esta época del año, y hoy les traigo una preparación súper sencilla que nos da más de una alegría, porque con pocos ingredientes, escaso conocimiento técnico y sólo un ratito de tiempo podemos obtener un dulce delicioso que viene de maravillas para la mesa, para incorporar en alguna receta especial y para regalar en estas fiestas.



Almendras tostadas, un caramelo suave y meloso, más cardamomo recién molido son la base de esta exquisitez que llena de aromas la casa y de alegría los corazones 😉💝💝



¡Vamos, vamos! Nos ponemos manos a la obra que en un ratito tendremos listos estos dulces perfectos para la mesa navideña o los regalos comestibles que son ideales para esta época del año.

En horno caliente, tostamos ligeramente 225 gramos de almendras (no es necesario pelarlas), por unos 5 minutos (o hasta que se huelan por toda la casa), cuidando que no se quemen porque toman sabor amargo. Reservamos.

Aparte, molemos en el mortero 1 cucharada de semillas de cardamomo. Reservamos también.


Entretanto, en una ollita disponemos 2 cucharadas de miel (de buena calidad, ecológica/orgánica) junto con 2 cucharadas de agua potable, 1 cucharada de aceite de coco y el cardamomo molido previamente.



Calentamos a fuego bajo hasta que rompa el hervor; entonces, subimos un poquito el fuego y añadimos las almedras que habíamos tostado y reservado.

Cocinamos por 2 o 3 minutos, revolviendo con frecuencia, con cuchara de madera, hasta que se evapore todo el líquido.



En ese momento, volcamos el contenido de la ollita en un bol, donde dispusimos 3 cucharadas de azúcar integral/mascabo. Revolvemos para asegurarnos que las almendras se cubran bien con el azúcar.



Luego, distribuimos la fruta seca sobre papel manteca/de horno que humedecimos con rocío vegetal (también podemos untar con manteca/mantequilla) y las separamos entre sí para que al enfriarse no se armen pelotones, quedando suelta cada almendra caramelizada.




Por último, una vez frías por completo, las guardamos en envases herméticos hasta el momento de utilizarlas, conservándolas, así, crujientes y como recién preparadas, por algunosunos cuantos días.



Algunas observaciones y recomendaciones finales: Las almendras pueden reemplazarse por los frutos secos de su preferencia o, incluso, por una mezcla de ellos.

De igual modo, el cardamomo puede ser sustituido por canela, jengibre, anís o nuez moscada en polvo. Aunque, también, pueden realizar combinaciones de sabores.

El azúcar integral/mascabo de la receta puede reemplazarse por azúcar común y el aceite de coco por manteca/mantequilla. Asimismo, si así lo desean, pueden incluir una pizca de sal al azúcar para acentuar el dulzor y dar matices interesantes a la preparación.




Con estas Almendras caramelizadas al cardamomo podemos preparar bolsitas o cajitas, envueltas en papel celofán/cristal, para regalar a familiares y amigos o llevar a las reuniones de fin de año a las que nos inviten. Les garantizo que harán las delicias de quienes las prueben porque son crujientes, con un dulzor muy agradable y el punto aromático cítrico perfecto que aporta el cardamomo. Perfuman la casa al prepararlas y alegran el corazón al degustarlas 😍😋

Espero que les agrade esta sencilla, pero súper sabrosa receta navideña y que la preparen, así me cuentan qué tal les ha quedado 😉

Nos reencontramos el viernes con otra propuesta dulce para sumar al recetario de estas fiestas. Hasta entonces, les dejo mis mejores deseos. Disfruten junto a sus seres queridos, pásenla lindo y experimenten en la cocina que siempre algo bueno sale de allí 😘😘😘

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas - Silvina L. Fernández Di Lisio
Digiscrap: ©Alexis Design Studio/Just Jaimee/Digi Delights-Kristin Aagard Designs /Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. . Me encantan las almendras garrapiñadas, solo que estas que compartes me parecen bastante mas sanas que las tipicas que se hacen por aqui, las cuales llevan muchisimo azúcar. Tienen una apariencia exquisita , el aroma y sabor del cardamomo es con la canela mi preferida entre las especias de las recetas dulces.Estoy feliz con la receta y con ganas de ponerme a hacerla. Hasta el viernes Silvina, un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Que buenas en casa nos gusta mucho , pero nunca las hago , las probare con tu receta besitos

    ResponderEliminar
  3. Mi madre suele hacer también garrapiñadas por esta época, son deliciosas y no llegan a contribuir en otro plato porque nos las comemos antes. Me apunto el cardamomo para ponérselo la próxima vez.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerdas a cuando mi abuela paterna hacía almendras garrapiñadas en casa, en su sartén vieja de garrapiñar (aquí se llaman así). Las hacía con anises, con cardamomo me puedo imaginar el pecado, me chiflan esas bayas... uf!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Silvina! Mira por aquí se les llama almendras garrapiñadas y son muy típicas de la navidad (más de las navidades de cuando yo era niña) y de las ferias y verbenas en verano. En casa nunca las he hecho pero porque me gustan mucho y son una gran tentación. Además no sabía que fueran tan fáciles de hacer así que pongo a buen recaudo tu receta para hacerlas algún día.

    Disculpa si alguna vez no te dejo un comentario. Con lo de mi madre, la peque y el trabajo voy siempre muy apurada de tiempo y no siempre puedo decir aunque sea un mísero hola pero no me pierdo lo que publicas

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Hola Silvina. Me he alegrado mucho al verte aunque lamento mucho los motivos de estar algún tiempo alejada de estos lares. Espero que tu madre ya se haya recuperado y tu te encuentres mas sosegada con el trabajo.
    Con pocos ingredientes has conseguido una delicia de receta. Me encantan las almendras, en general todos los frutos secos jj y estoy seguro de que tal como las has preparado deben estar exquisitas. Una tentación irresistible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Silvina!! Qué ricas, sólo les veo un problema: no podría para de comerlas, son adictivas, jajajaja!! Voy a ser educada y sólo me llevaré un puñadito pra saborearlas por el camino. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  8. Silvina en casa es mi marido el que se encarga de hacer las almendras garrapiñadas, aunque su receta es diferente a esta, el aspecto es muy similar.
    Me encanta el cardamomo y lo utilizo mucho últimamente, así que muchas gracias por esta receta que pienso enseñársela, en cuanto llegue a casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Unas deliciosas almendras que hace mucho que no las como.
    Cuando era pequeña, en las fiestas de los pueblos o en la ciudad, solía haber puestos donde se podía comprar almendras caramelizadas ¡Qué ricas estaban!
    El proceso lo explicas tan bien, que mismo dan ganas de ponerse manos a la obra y prepararlas.
    Tengo dos almendros en el huerto y les diré a mis nietos que se preparen para cascar el almendruco, les voy a dar una sorpresa-
    Gracias por tu receta.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. me la apunto para hacer que rica!!besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores