Ensalada fresca de la huerta con limoneta de cilantro

¡Hola! ¿Cómo están? ¡Tanto tiempo sin vernos! 😊😊 ¡Qué alegría tenerlos en mi cocina nuevamente! 😉😉 Aquí estamos, empezando la sexta temporada del blog, después de un parate - tan necesario como merecido - para descansar, tomar nuevas fuerzas, recuperarme de un año con muchas cosas, encarar nuevos proyectos con renovadas energías y experimentar con más recetas para presentarles.

Hace ya 6 años, comencé con este espacio que me permite abrir las puertas de mi cocina semanalmente para ofrecerles mis recetas (algunas heredadas; tantas otras, de mi entera creación y algunas más, reversionadas de clásicos familiares o de mis amigos), buscando incluir productos de estación e ingredientes sanos que, a veces, no resultan tan conocidos o que, aunque los conozcan, puede que no sepan bien qué hacer con ellos. Como sin su compañía este rinconcito de cocina no tendría mucha razón de ser, aprovecho para agradecerles inmensamente que estén allí, porque sus comentarios y consultas son el corazón de este blog. ¡GRACIAS ENORMES! 😘😘😘


Antes de ir directamente a la receta de esta semana, les comparto algunos de los paisajes que llenaron mis ojos y mi corazón durante las vacaciones. A propósito de esto, les confieso (de nuevo) que cada vez me cuesta más regresar del sur 😢😢 Montañas, bosques, lagos, arroyos, ríos, glaciares y volcanes conforman la geografía que más me atrae y me hace sentir en armonía conmigo y el universo...💗💗💗


Por si al ver las fotos les entra ganas de saber más sobre estos lugares, les cuento de qué se trata: Bahía Mansa, Villa La Angostura (provincia de Neuquén); Lago Hermoso, Ruta de los Siete Lagos (Neuquén); Bahía López, San Carlos de Bariloche (provincia de Río Negro); Lago Meliquina, Villa Lago Meliquina (Neuquén), Parque Municipal Llao Llao, San Carlos de Bariloche (Río Negro) y Las Pendientes, Cerro Chapelco, San Martín de los Andes (Neuquén) 😍😍😍


Ya les iré contando sobre los nuevos descubrimientos gastronómicos que realicé en este viaje, para que compartamos algunas propuestas culinarias, basadas en ellos y los productos que traje de allí. Pero, ahora nos vamos derechito a la receta que les traigo hoy para no perder más tiempo. En esta ocasión, como para ir arrancando de nuevo, quitándonos la pereza o la falta de costumbre, les propongo una ensalada que lo que tiene de simple lo tiene de tentadora 😉😊 

Este plato posee todo lo que se necesita para ser un éxito: Ingredientes que fácilmente encontramos por aquí, en esta época del año, en mercados de orgánicos, verdulerías y comercios gourmet; sabores genuinos que se presentan sin muchas vueltas para que podamos reconocerlos de inmediato, rapidez en la preparación y distintas texturas que le dan un juego interesante al plato. ¿Complicaciones? Ninguna. ¿Sabor? A montones. ¿Texturas? Variadas y súper frescas 😍😋


Sin especificar las cantidades de cada ingrediente, que dependerán directamente del número de comensales que se sienten a la mesa, les propongo que comencemos cortando los vegetales en láminas finas. Hinojos tiernos (conseguí unos baby orgánicos que, al cortarlos, inundaron la casa con aromas a anís fresco y penetrante; tanto, que tuve que contenerme para no comerlos todos antes de armar la ensalada. No sé a ustedes, pero me encanta comer el hinojo así, sin más que limpiarlo 😍), zanahorias que rallamos grueso para que no pierdan sus jugos y podamos reconocerlas a simple vista, rabanitos pequeños con mucho sabor picantón y terroso, y tomates cherry que partimos en mitades (o cuartos si no son muy pequeños). Entretanto, cocemos los huevos duros y cortamos a la mitad los bocconcini, previamente escurridos muy bien para quitarles el suero en el que se conservan.


Aparte, picamos groseramente un buen puñado de almendras, semillas de girasol y de calabaza. Luego, las disponemos en una sartén caliente y las tostamos hasta que se doren y suelten sus aromas. Entonces, las reservamos para que se enfríen hasta el momento de servir.

Por último, preparamos la limoneta de cilantro que servirá de aliño para nuestra ensalada. En el vaso de la procesadora/mixer/robot de cocina colocamos 3 partes de aceite, 1 parte de jugo de limón recién exprimido, un puñado de hojas limpias de cilantro/perejil chino, sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Procesamos hasta obtener una emulsión suave y homogénea.


Llega el momento de servir y, para ello, disponemos los vegetales cortados en un bol, acomodamos por encima los huevos duros y los bocconcini, y condimentamos con la limoneta que preparamos. Finalmente, decoramos con las semillas y almendras tostadas y llevamos a la mesa para disfrutar 😋


Algunas observaciones y recomendaciones finales: Por si no los conocen, los bocconcini son originarios de Nápoles, Italia. Se trata de pequeños quesos mozzarella del tamaño de un tomate cherry o un huevo, originalmente preparados con leche de búfala, aunque son muy difundidos los que se realizan a partir de la mezcla de leche de vaca y búfala o sólo con leche de vaca. En caso que no los encuentren con facilidad en comercios o mercados, pueden reemplazarse por cubitos de queso mozzarella, queso fresco o quesos semiduros (Gouda, Gruyére, Emmental, Fontina, Pategrás...).

Los vegetales que elegí para la ocasión combinan perfectamente entre sí; sin embargo, pueden escoger los que sean de su preferencia. De igual modo, pueden optar por otro mix de frutos secos y semillas para incorporar texturas crocantes a la ensalada (avellanas, nueces, semillas de sésamo, chía, lino...).


Entretanto, como la relación con el cilantro/perejil chino es una cuestión de blancos y negros (o se lo ama o se lo odia, sin muchas vueltas), si no les resulta agradable al paladar pueden sustituirlo por el perejil clásico o por el crespo/rizado.

En caso que el aliño lo preparen con bastante anticipación, en el momento de servirlo será necesario que lo batan ligeramente porque las emulsiones en reposo se separan naturalmente por la incompatibilidad de sus componentes. Al batirlo corta y rápidamente, lograremos que retome su textura sedosa y homogénea.


Antes de despedirme, les agradezco que me hayan acompañado hasta aquí y les recuerdo, por si no lo han notado todavía, que he diseñado un logo para el blog (Ya era hora, ¿verdad?); después me cuentan qué les ha parecido, al igual que la propuesta que les traje hoy 😉😃

Nos reencontramos la semana próxima con una nueva receta. Hasta entonces, les deseo que disfruten mucho junto a sus seres queridos y que no se olviden de experimentar en la cocina, que siempre sale algo bueno de allí 😘😘😘

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas - Silvina L. Fernández Di Lisio
Digiscrap: ©Designs by Connie Prince/Aimee Harrison Designs/BCD Designs/Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Me alegra verte de nuevo , que paisajes mas bonito te entiendo por que te cuesta volver , ami me pasaria, una ensalada muy rica y ese aliño me gusta y lo probare seguro, el logo me ha gustado se ve muy alegre besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Inma. Me alegra mucho tenerte de vuelta por mi cocina, y que te gusten el logo nuevo y mi receta :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Bienvenida preciosa!! Me alegro mucho de que hayas descansado, y viendo esos lugares maravillosos no me extraña que no quisieras regresar, la verdad. En este mundo hay paraísos que por desgracia nos moriremos sin descubrir, tampoco es que haya tiempo en solo una vida para conocerlos, lo que también es verdad, pero a veces desconocemos lugares cercanos y nos morimos por visitar la India, por ejemplo...
    Veo que estás en modo veraniego con una ensalada que me transporta al calorcito y a las comidas fresquitas, la guardaré porque de momento lo que más apetece es un buen plato de cuchara y cuanto más calentito mejor con el frío que estamos pasando.
    Un besazo niña y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nuria, como siempre, es una alegría tenerte en mi cocina. Me alegra que te gusten los lugares por donde estuve de vacaciones :) Mi país está lleno de paisajes de esos que nos quitan el aliento y forman parte de los destinos turísticos de ciudadanos del mundo entero, al igual que España con sus lugares encantadores. Agradezco infinitamente que, por razones laborales y deseo propio, he podido visitar muchos paraísos del mundo que atesoro en mi corazón; sin embargo, la Patagonia argentina (en especial, las regiones andinas) está entre mis favoritos más favoritos ;)
      Te mando un beso enorme y todo mi cariño.

      Eliminar
  3. Que bonitos paisajes, creo que eres argentina, bueno pues un placer pasar por tu blog. Me gustan las comidas sanas, soy de dulce y de sal, de recetas sencillas y de elaboradas también, siempre intentando prepararlas lo más saludables posible. Por ello, me tienes acá. Encantada de conocerte, de a pocos iré aprendiendo de tu cocina. En cuanto a tu receta, esta ensalada me parece deliciosa tiene todo lo necesario para una comida, colores, semillas, proteína, me encanta!, estamos en la misma estación, soy colombiana pero ahora vivo en Brasil. (aunque ando de vacaciones por mi tierra en estos días, un gusto pasar por tu cocina). Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia, en efecto, soy argentina :D
      Me alegra mucho que te guste mi blog y que te hayas tomado el tiempo para dejarme tu comentario. A propósito de esto, sos bienvenida a mi cocina cada vez que te plazca, y ya mismo voy a visitar la tuya ;)
      Abrazo grande para vos.

      Eliminar
  4. ¡Hola Silvina!
    Ya he visto por facebook como has disfrutado de tus vacaciones, sin duda yo tampoco querría regresar a casar después de estar en lugares tan preciosos.
    Aunque por aquí estamos viviendo uno de los inviernos más friso que recuerdo, como los días van siendo más largos van apeteciendo ensaladas fresquitas, como esta que nos enseñas, muy completa y colorida. Me encantan los bocconcini son un placer especialmente cuando los acompañas de tomatitos y unas hojas de albahaca, pero con tu limoneta (en mi caso sin cilantro) no necesitaría de nada más para darme un buen festín.
    Besos y bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Concha! Qué alegría recibirte en mi cocina :)
      Me alegra mucho que te hayan gustado los paisajes de la Patagonia que estuve visitando.
      Entiendo que están pasando por un inverno bien fuerte; en cambio, por aquí el verano dice presente con mucha garra y este tipo de platos nos viene de maravillas para nutrirnos con pocas calorías y mucho sabor refrescante ;)
      Besos para vos.

      Eliminar
  5. Silvina, que belleza de fotos nos compartes, pero tambien que gusto tenerte de vuelta y mas aun con esa ensalada que se ve deliciosa!
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te gusten mis fotografías. La verdad es que, aunque quiera hacerle justicia a esos paisajes, las fotos se quedan cortas en comparación con estar allí.
      Gracias por pasar por mi cocina y hacerte el tiempo para dejarme estas lindas palabras de bienvenida :)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  6. Se llena la vista de esos paisajes maravillosos que has disfrutado en tus vacaciones, merecidas seguro. Ahora con energía renovada vuelves a la blogosfera con esta rica ensalada que en mi mesa tiene cabida durante todo el año, aunque es cierto que en verano es prácticamente plato único y ahora va de acompañante. En cualquier momento es bienvenida y más si es tan rica como la que hoy nos presentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te gusten los paisajes que visité durante mis vacaciones y la receta que traigo hoy para retomar la actividad en el blog :)
      Como siempre, es un placer recibirt en mi cocina.
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  7. Silvina me alegro muchísimo de tenerte de nuevo por aquí. TE he ido siguiendo a través de Instagram y me he enamorado completamente de tu tierra ¡cada vez tengo más ganas de conocerla y espero conseguirlo alguna vez!

    Mis mejores deseos para esta sexta temporada del blog, seguro que traes muchísimas cosas buenas para compartir con nosotros en este rincón que has dejado más bonito aún. Para la vuelta has elegido un plato que me ha hecho la boca agua ¡BEsos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuca, muchas gracias por tus lindas palabras de bienvenida! Me alegra mucho que te guste la región patagónica argentina. Estoy segura que si visitás mi país quedarías enamorada de ella y de muchos otros lugares que te dejan sin aliento por su belleza :)
      Me alegra mucho que te agraden mi receta y el logo nuevo.
      Besos enormes.

      Eliminar
  8. Que buena ensalada que nos enseñas hoy.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  9. Hola, ya he ido viendo en facebook por donde has estado, qué bonito todo, seguro que lo has disfrutado muchísimo. Mil gracias por compartirlo, es una forma de poder visitar esos lugares tan maravillosos. Vuelves con una ensalada perfecta para mí. Ese toque de cilantro me gusta mucho pues le va perfecto a las ensaladas. En Huelva, de donde soy, utilizamos mucho el cilantro en la cocina, aquí le llamamos culantro o culantrillo. Un beso y bienvenida111

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, me alegra mucho que te hayan gustado mi receta de ensalada y las fotos de mis vacaciones. Me hace muy feliz poder acercarles, aunque sea un poquito, algunos lugares de una de las regiones más bellas de mi país (que tiene muchas, por cierto) para que los conozcan un poco más, o los descubran por primera vez :)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  10. Que salada interessante! não conhecia.
    Deve ser gostosa...
    Prazer em conhecer seu blog.
    Adorei.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado! Bem-vinda à minha cozinha :)
      Fico feliz que você gosta de meu blog.

      Eliminar
  11. Hola Silvina, me gustan mucho las fotografías que has compartido de tus vacaciones, no me extraña que cueste volver de paisajes tan preciosos.
    Este año en el huerto he plantado unas plantas de cilantro , tengo una amiga que lo utiliza mucho, yo no lo había probado nunca y la verdad cuando lo probé no me entusiasmo, aunque conociéndome se que el paladar a veces necesita tiempo para aceptar nuevos sabores. Con esta receta que se ve muy apetitosa me das la oportunidad de volverlo a introducir , la haré tal como la presentas , con cada uno de los ingredientes y ya veré si me hago mas amiga del cilantro ;)... y si no tengo el perejil que me encanta.
    Que bien que vuelvas a publicar. Un abrazo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Karmen! Me alegra mucho recibirte en mi cocina y que te hayan gustado las fotografías de mis vacaciones y la receta para arrancar otra vez la actividad. Muchas gracias también por tus palabras de bienvenida :)
      Como dije en la receta, el cilantro tiene quien lo adora y quien no lo puede ver ni en pintura, no hay medias tintas con él :D Tal vez, si le das otra oportunidad con este aliño (con algunas poquitas hojas estará muy bien esta limoneta) podés amigarte con el pobrecito ;) A mí me pasa lo mismo, pero con el perejil. Le pongo mucha voluntad, pero sólo consumo un poquito en alguna ensalada de papa o papa y huevos; caso contrario, no puedo tragarlo (¡ni olerlo!) De cualquier modo, mi propuesta queda muy bien con el perejil que sí te agrada ;)
      Abrazo grande para vos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores